La falta de educación sexual.

La falta de educación sexual y cómo dejar la pornografía

Por: Josep pamiés

 

¿Te sientes cansada de fingir haciendo el amor y sientes que lo haces por obligación?

¿Estás seguro de que en el sexo actúas como realmente te gustaría o te sientes condicionado?

Hoy viene a mi web Asier González para explicarnos las consecuencias de la falta de educación sexual y dos ejercicios introductorios para empezar a dejar de ver vídeos para adultos y acabar con su influencia en nuestra conducta sexual.

Asier González es experto en sexualidad consciente y el creador de escuela de parejas ,  la web a la que acuden todos los meses decenas de parejas para aprender a mejorar la calidad de sus relaciones.

Y ahora, sin más dilación, te dejo que disfrutes de la lectura de todo lo que Asier González ha venido a explicarnos.

Yo creía que el sexo era algo completamente espontáneo, que cada uno lo hacía a su manera y cómo lo sentía. No esperaba que al igual que otras áreas de la vida, pudiera estar condicionada.

Y mucho menos que yo estuviera condicionado a actuar de cierta manera en el sexo y en mis relaciones amorosas.

Pero la realidad es que al igual que tus valores y tu personalidad, la forma que tienes de entender la sexualidad está condicionada por la educación que recibiste por parte de tus padres, de la escuela y de la sociedad.

Fotografía: C.B.

¿Te acuerdas cuando en la escuela te hablaban sobre sexualidad? O quizás, ¿ni siquiera recibiste educación sexual escolar?

¿Por qué los niños acuden a la pornografía?

En mi caso, se puede decir que sí recibí educación sexual en la escuela, pero más tarde descubrí que lejos de ayudarme a entender mejor mis necesidades, la carencia de valor de la información sexual recibida en ella, me llevó a buscar en otros lados la información que en ese momento yo necesitaba.

 

Recuerdo que, en sexto de primaria, teniendo 11 años, en ciencias tuvimos que estudiar los órganos reproductores a nivel anatómico y nos explicaron cómo se creaba la vida: el hombre introducía el pene en la vagina para dejar embarazada a la mujer.

También nos dijeron que no siempre que el hombre y la mujer hacían ésto, se hacía con la intención de tener hijos.

Y para cuando nos dieron esta “extensa información sobre sexualidad”, los chicos de mi edad ya habíamos escuchado palabras como: masturbarse, follar o sexo oral.

Además, yo y muchos otros chicos de mi edad ya habíamos empezado a masturbarnos sin recibir ningún tipo de información al respecto.

Y en el caso de las chicas, tampoco les habían enseñado a llevar de forma natural la menstruación y mucho menos a entender el creciente deseo sexual que empezaban a experimentar.

En tercero de la ESO, cuando tenía 14 años, recuerdo que vino una chica a darnos unos talleres sobre sexualidad.

La educación sexual que nos dio se centró en las enfermedades de transmisión sexual, el herpes, la sífilis, los peligros del SIDA y en la necesidad de utilizar siempre preservativo en las relaciones sexuales.

¡Y hasta ahí llegó la educación sexual para adolescentes que recibimos en la escuela!

Resumiendo, aparte de infundirnos miedo sobre la práctica de sexo sin condón, no teníamos ni idea de cómo amar a una mujer o a un hombre, de cómo mantener una relación de pareja saludable o de cómo hacer el amor.

Tampoco nos explicaron nada sobre psicología femenina o masculina.

Recuerdo que en esa época me decía a mi mismo: “¿qué será eso de follar? Como todo el mundo habla de eso, tendré que ver en qué consiste por si una de mi edad quiere hacerlo y no quedar mal”.

Y claro, como nunca me explicaron exactamente en qué consistía eso de hacer el amor o follar, lo único que encontré a mano fue los vídeos para adultos, al igual que la mayoría de los chicos y chicas de mi edad.

Muchos niños de mi edad veíamos a escondidas vídeos para adultos en internet e imágenes sexuales en la publicidad de los periódicos.

Y desde luego, tener como referencia de la sexualidad los vídeos para adultos tiene consecuencias que yo en ese momento, como es lógico, no podía ni llegar a imaginar.

Además, el hecho de ver vídeos para adultos a escondidas porque sabíamos que a nuestra edad estaba prohibido, aún nos generaba más morbo y además vinculábamos la sexualidad a “algo que debe esconderse porque no está bien visto”.

 

Fotografía: C.B.

Consecuencias de la falta de educación sexual integral

Actualmente, nuestra conducta sexual no solo está condicionada por los vídeos para adultos que veíamos de pequeños o por los que seguimos viendo de mayores, también por muchos videoclips de reggaetón y por muchas campañas publicitarias que constantemente nos bombardean con imágenes sexuales para que nos excitemos y compremos sus productos.

Yo he identificado cuatro aspectos en los que nos influye la industria para adultos y una parte de la industria musical:

  1. Estereotipos físicos para las mujeres: las mujeres deben ser delgadas, muy atractivas, con senos grandes y culos muy redondeados.
  2. Estereotipos físicos para los hombres: los hombres deben tener unos músculos hiperdesarrollados y un pene grande de 18 centímetros como mínimo.
  3. Actitud de la mujer: debe ser alocada y adicta al sexo.
  4. Actitud del hombre: debe ser dominante y desahogarse sexualmente en la mujer.

 No es de extrañar que, debido a estas influencias, una de las operaciones de estética más solicitadas por parte de las mujeres sea el aumento de pecho.

Además, en España, por ejemplo, la longitud media del pene erecto de un hombre es de 13 centímetros. Muy lejos de los más de 18 centímetros de pene que suelen exhibir los actores de vídeos para adultos.

Intentar ser como nos muestran en estas industrias, genera frustración y desigualdad entre la satisfacción sexual masculina y la femenina.

Para poder redescubrir  la sexualidad de un modo consciente y saludable tenemos que desprogramarnos de todas estas influencias externas.

Dos ejercicios introductorios para empezar a desprogramar la influencia de la pornografía en nuestra conducta sexual:

 Primer ejercicio: Tomar consciencia de su influencia El primer ejercicio consiste en tomar consciencia de cómo los vídeos para adultos moldean nuestra conducta sexual.

Para ello, responde a las siguientes preguntas y reflexiona sobre tus respuestas:

¿Qué tipo de educación sexual recibiste?

¿Cómo viviste sexualmente tu adolescencia?

¿Te sientes cansada de fingir haciendo el amor y sientes que lo haces por obligación?

¿Estás seguro de que en el sexo actúas como realmente te gustaría o te sientes condicionado por la influencia de los vídeos para adultos?

¿Sientes que tú y tu pareja quedáis igualmente satisfechos después de hacer el amor o piensas que alguno de los dos sale perdiendo?

Segundo ejercicio: Imaginar cómo realmente nos gustaría actuar sexualmente Imagina por unos instantes que te sientes totalmente satisfecha/o con tu cuerpo y contigo misma/o y que nadie te juzga en la cama.

Y ahora, responde a las siguientes preguntas y reflexiona sobre tus respuestas:

¿Cómo te gustaría verdaderamente actuar en la cama?

¿Qué es lo que crees que necesitas en una relación sexual?

¿Qué te gustaría que te hicieran en la cama?

¿Se lo pides explícitamente a tu pareja o lo tiene que adivinar?

¿Qué es lo que no te gusta que te hagan en la cama?

¿Lo soportas o lo hablas con tu pareja?

Muchas gracias Asier González por todo lo que nos has explicado en este artículo.

Estoy seguro que muchas personas se han sentido identificadas con todo lo que nos has contado y han realizado los 2 ejercicios introductorios que nos has regalado para empezar a desprogramarnos de la influencia de los vídeos para adultos.

Si quieres disfrutar de más información útil para mejorar la calidad de tu relación de pareja y tu sexualidad, visita la web de Asier González: https://www.escueladepareja.com/

El poder de los pensamientos

 

El fascinante mundo cuántico abre una enorme y misteriosa puerta al mundo espiritual. Somos como grandes antenas electromagnéticas. Dependiendo de nuestra energía vamos a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el universo.

La pregunta es: ¿qué señal estás tu transmitiendo al universo? Porque puede depender de ella lo que recibas. Siendo conscientes de esto tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía,  para ello primer paso es cambiar el pensamiento, salir de nuestra rutina, de nuestro tiempo y de nuestro cuerpo.

Fotografía: C. S.

Imaginar situaciones deseadas es una forma muy sencilla de hacerlo ya que al imaginar nuevas situaciones, como el cerebro no tiene ojos, no sabe si lo que pensamos, soñamos o imaginamos, está pasando de verdad o no. De esa forma nos adelantamos a lo que queremos,  las funciones celulares de la felicidad se ponen en marcha: serotonina, endorfinas, dopamina…  Y co-creamos con el universo.

Puedes crear tu propio mundo. Si el pensamiento que transmites sobre lo que quieres es bien claro y definido, lo atraerás. Podemos relajarnos, confiar en la vida, co-crear con el universo y disfrutar de nuestra existencia. Compartir e interactuar con las personas es lo que de verdad nos va a hacer felices .Somos seres espirituales y además de necesitar cosas necesitamos nutrirnos de amor, compartir y sentir paz y serenidad. insspirito / Pixabay.

La ciencia  ha  demostrado  que el pensamiento influye contundentemente en la realidad. Este experimento es tan trascendental para la humanidad que no entendemos cómo es que en las Universidades, periódicos, radios y televisoras no están disertando sobre esto en primeras planas, para finalmente tomar la decisión más básica del mundo: educar en las escuelas básicas a nuestros niños para cambiar a un pensamiento positivo sobre su realidad, ya que son responsables de crearla.

 

En el momento actual, se hace necesario tomar consciencia y comenzar a vivir con una actitud más responsable: pasar de ser reactivos, a ser proactivos. Para que ante la conflictividad que vivimos, seamos más adultos y reflexionemos, para elegir de nuestros pensamientos, los más positivos, los más constructivos para solucionar las problemáticas . Los pensamientos tóxicos dañan a uno mismo.   Por el contrario, si nos hacemos cargo de nuestra responsabilidad, con consciencia, construimos para un mundo mejor. Es una opción personal, si sientes que el momento es ahora.

Extracto de:  Cómo repercute la física cuántica en nuestras vidas

Lea más en: https://soyespiritual.com/ciencias/oficialmente-la-ciencia-admite-que-nuestros-pensamientos-crean-nuestra-realidad.html

Fuente: soyespiritual.com

Más conciencia = mejoro mi vida, mejoramos la sociedad

 

En la antigua Grecia Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría. Un día vino alguien a encontrar el gran filósofo, y le dijo:
– ¿Sabes lo que acabo de oír sobre tu amigo?
– Un momento, – respondió Sócrates – antes de que me lo cuentes, me gustaría hacerte una prueba, la de los tres tamices.
– ¿Los tres tamices?
– Sí,- continuó Sócrates – antes de contar cualquier cosa sobre los otros, es bueno tomar el tiempo de filtrar lo que se quiere decir. Lo llamo el test de los tres tamices. El primer tamiz es la verdad. ¿Has comprobado si lo que me vas a decir es verdad?

(C) Yolanda Jiménez: “Reflejos sobre el Adaja”

– No, sólo lo escuché.
– Muy bien. Así que no sabes si es verdad. Continuamos con el segundo tamiz, el de la bondad. Lo que quieres decirme sobre mi amigo, ¿es algo bueno?
– ¡Ah, no! Al contrario.
– Entonces,- cuestionó Sócrates – quieres contarme cosas malas acerca de él y ni siquiera estás seguro de que sean verdaderas. Tal vez aún puedes pasar la prueba del tercer tamiz, el de la utilidad. ¿Es útil que yo sepa lo que me vas a decir de este amigo?
– No, en serio.
– Entonces,- concluyó Sócrates – lo que ibas contarme no es ni cierto, ni bueno, ni útil; ¿por qué querías decírmelo?

Con nuestra actitud tenemos el poder de mejorar nuestra vida y nuestra sociedad.

“Noche”. Poesía para hoy

 

Noche

 

Fotografía: Vicente Ruiz

De luna y farolas,

de fantasías o de sueños.

El misterio de unos ojos,

linterna de mis noches,

sedas de piel y pluma.

 

– Yolanda Jiménez –

La grandeza de la bondad

La grandeza de las buenas personas está en su corazón

Por: Gema Sánchez Cuevas 
Mujer con los brazos abiertos en una cueva con forma de corazón

Hay personas que ponen corazón en todo lo que hacen. Les delata el brillo de sus ojos, el color de su sonrisa y la intención vestida de amor en cada uno de sus actos. Son esas que siempre aparecen para arroparte cuando ni siquiera te has dado cuenta de que temblabas de frío, las que te proponen un trueque de risas por tristezas y las que siempre están dispuestas a ayudarte a cambiar de color los días nublados.

Personas medicina, personas hogar, personas mágicas. Esas que te abrazan para recomponer tus partes rotas, pero también para recordarte que están ahí y que se alegran de todo lo bonito que te pase en esta vida. Esas que recorren contigo el camino de la vida, te descubren matices preciosos en emociones ya conocidas y te muestran que aún hay muchos lugares maravillosos que visitar y otras tantas formas de mirar.

Personas con las que la conexión es algo más que compartir tiempo: es crear magia.Expertas en acariciar el alma sin tocarla y doctoradas en el increíble acto de dar desde el corazón.

Profundicemos en las buenas personas, esas que son un regalo para cada uno de nosotros y en ocasiones, nuestras mejores coincidencias.

“Si ves algo bello en una persona, díselo. Esa persona puede estar en una guerra que le impide ver su belleza y tú puedes salvarle” -Zab G. Andrade-

La bondad como signo de superioridad

La grandeza de las personas está dibujada en su corazones, en su capacidad para darse a los demás a través de actos de bondad con la única intención de hacerles más felices. Porque no hay nada más grande ni que reconforte tanto que ayudar.

Así son las buenas personas. Las delata la bondad como signo de superioridad y la paciencia como estrategia para comprender a los demás. No presionan, no gritan ni fuerzan, todo lo contrario. Saben interpretar silencios, respetar tiempos y ejercer como sostén cuando alguien lo necesita. 

Mano con flor amarilla

Las buenas personas desprenden calma y una sensación de bienestar tan solo con su presencia. Además, tienen una afición secreta que pocas veces desvelan: observar el brillo que desprenden los ojos de quienes han conectado con la felicidad.

Charles Darwin ya nos habló en su momento de la importancia de este valor. De hecho, lo consideraba como nuestro instinto más fuerte y valioso, ese que posibilita la superviviencia no solo de la humanidad, sino de todos los seres vivos. El problema es que no se practica con demasiada frecuencia ni se valora lo suficiente cuando los demás lo ponen en marcha. Y eso que la bondad es la única inversión que siempre nos enriquece y nunca falla.

¡Hay tanto gestos llenos de amor y bondad que pasan desapercibidos…!

“Las personas hogar huelen a amor y aceptación incondicional. Huelen a cariño, a abrazos largos donde se te cierran los ojos y se esboza una sonrisa. Estas personas huelen a amistad, amor y familia elegida.

Huelen a “estoy a tu lado así tengamos que apretar los dientes” y confían en ti incluso cuando tú mismo has dejado de hacerlo. Son aquellas personas que no te evitan el vértigo ni la caída, sino que te ofrecen las palabras exactas que solo puede regalarte alguien que se cosió las heridas a aprendizajes”.

-Reparando Alas Rotas-

La fuerza de la compasión en las buenas personas

La compasión es otro signo delator de las personas de gran corazón. Ser capaces de ponerse en el lugar de los demás, desear que estén libres de sufrimiento y sentir la responsabilidad de hacer algo por ellos son algunos de los maravillosas actos que las identifican.

Son personas que se nutren del amor, pero entendido este desde su concepto más amplio, ese que se otorga de manera desinteresada. Sin esperar nada a cambio y sintiendo a su vez el bienestar más absoluto. Se trata de un genuino deseo que nace desde lo más profundo y que está, única y exclusivamente, dirigido a hacer el bien.

El maestro tibetano Thinley Norbu Riponche describe muy bien esta capacidad “la esencia del amor es la compasión de los seres sublimes que siempre dan energía“, mientras que Thich Naht Hanh se refiere a ella como “amor verdadero“. Y así es.

Pareja abrazada formando un corazón

Las buenas personas están repletas de compasión, bondad y amor. Son aquellas que, a pesar de la distancia, puedes sentirlas cerca porque rompen los límites físicos para conectar con tu interior. Esas que combinan a la perfección la empatía con el arte de comprender el dolor, de ahí que descifren cada una de nuestras roturas y heridas. Porque son artesanas de armonía y felicidad, capaces de volcar todos sus sentidos y sentimientos hacia los demás para transformar un día común en algo extraordinario.

Sus armas secretas son los gestos llenos de amor fruto de la nobleza de sus corazones.Gracias a ellos inundan el alma de los demás de energía positiva, sin esperar nada a cambio. Porque lo que más las llena es regalar afecto, así sin más, por el solo hecho de hacer sentir mejor.

Las buenas personas son artífices del amor más genuino y sincero que podamos llegar a encontrar. Tesoros que apreciar y cuidar desde lo más profundo de cada uno de nosotros.

¡Gracias personas bonitas, gracias por hacernos uno de los mayores regalos: vuestra compañía!

Vuestro valor es incalculable

“He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, también olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidará cómo la hiciste sentir” -Maya Angelou-

 

Por: Gema Sánchez Cuevas

Publicado en: https://lamenteesmaravillosa.com

La transición de septiembre

 

Volver, si te fuiste o si no. Regresar al ritmo establecido o iniciar los cambios que quieres en tu vida, que soñaste alguna noche de verano. Septiembre es tiempo de cambio, de adaptación y de arranque. Como especie, hemos sobrevivido por adaptación a los cambios. Como individuos, tenemos la libertad de elegir y encajar nuestros sueños en nuestra realidad.

(C) Yolanda Jiménez

Te invito a reconocerte, a viajar a tu centro más íntimo, a diseñar los cambios que deseas en tu vida. Y si crees que

necesitas un acompañamiento terapéutico, no dudes en contactarme.

 

Yolanda Jiménez.

 

 https://yolandajimenezescritora.wordpress.com/terapeuta-2/

 

Blacha, un lugar habitado de poesía

 

Tarde de verano. Curiosidad. Ganas de compartir… Y la magia de la poesía desborda de creatividad los rigores veraniegos de cosechas y rastrojos.

Mi libro “De mi cuerpo habitado” en su viaje de expansión, llega a Blacha. Allí, arropados por el aplomo de un  entorno conocido, un grupo de personas abrimos nuestras almas al encuentro. Una doble mirada hacia adentro, con uno mismo y hacia afuera, buscando la comunicación con los otros.

El proceso creativo es un proceso interior; allí es donde el poeta se sincera con su esencia, se reconoce. Y desde ese lugar profundo se abre la vía para expresar, para alumbrar versos, sensaciones, deseos, fantasías, sueños.

(C) Yolanda Jiménez

El ambiente de calidez que construimos nos abrió las puertas del abismo: un escenario donde experimentar y exponer el alma creativo que todos llevamos dentro. A partir de la lectura de algunos de mis poemas, conversamos con libertad y nos lanzamos a la apasionante aventura de mezclar letras, inventar palabras y jugar a versos. El resultado sorprendente, quedo impregnado de tintas y belleza.

Gracias a tod@s los que allí estuvimos bailando las danzas sutiles de la poesía.

Recojo aquí algunos poemas colectivos, surgidos con la ilusión de un momento. Ellos, los participantes, vosotros que os atrevisteis a crear y expresar, sois los porotagonistas hoy en este espacio.

 

POEMA Nº 1

Tu alma se expande en abanico multicolor;

paleta de juguete en el jardín

que emana el aroma de tu presencia,

amor y arte.

vida que nace desde lo más profundo de mi alma

 

POEMA Nº 2

El río de tus ojos me enamora.

El río y su sonido, la luz y su manto

de flores y alegrías.

Queda la tarde roja

que rodea el crepúsculo

 

(C) Yolanda Jiménez

Dibujo: Yolanda Jiménez

POEMA Nº 3

Bello tu torso desnudo de primavera.

Verde de luz y colores,

municipio de vida

y alegria de una tarde con amigos .

Sentimientos de belleza iluminan tu camino,

que recorro sin saber donde me lleva.

Asciendo por la vereda tortuosa que conduce a la cima de tu ser.

Desde las colinas hacia el valle verde

como el color de tus ojos.

 

POEMA Nº 4:

La luz de tus ojos ilumina mi mundo.

Mundo de desigualdades, de personas que sufren.

Tierra que tanto me gustas, alivias mi soledad,

acompañas el camino de mi vida

encarnada en tu cuerpo femenino

 

POEMA Nº 5

Fotografía: Yolanda Jiménez

Rosas y penas en tu ausencia,

ineludible inesperanza, caballerosa de la vida.

Vida: me dueles, me renaces y pasas.

Todo alrededor de mi y de ti,

gira la brisa que acaricia mi piel;

luz que ilumina tu rostro cada mañana

 

“De mi cuerpo habitado” se puede encontrar en Bubok:  https://www.bubok.es/libros/256468/De-mi-cuerpo-habitado.

 

 

 

Anteriores Entradas antiguas