El útero. Un órgano asombroso

 

Los cuerpos de las mujeres guardan en su interior un órgano precioso, fuerte, poderoso lleno de creatividad y de una enorme capacidad orgásmica: El útero o matriz

Es hora de que celebremos las asombrosas capacidades y misterios del fantástico útero

A lo largo de la historia, cada ser humano que ha logrado llegar a este planeta, lo ha hecho a través de las bondades fisiológicas del útero.

Por lo tanto, algo que tenemos en común todos los humanos es que estamos ligados de manera íntima al útero femenino, desde el comienzo de nuestra vida microscopica hasta el momento en que fuímos expulsados del cielo acuático uterino para arribar a nuestra madre tierra, el útero fue nuestro primer hogar.

Sin embargo, el útero ha sido relegado a un papel secundario que no tiene nada de mágico ni divino, sino todo lo contrario, despierta dudas, miedos, incertidumbres y dolor, condenandolo a estar en peligro de extinción.

Actualmente la histerectomía (extirpación total de útero) se ha vuelto la respuesta a las diversas patologías ginecológicas, negandole al cuerpo su propia sanación emocional y física, y aunque muchas veces es necesaria dicha cirugía, NO APLICA para todos los casos, conozco de cerca mujeres que se han sanado de miomas, endometriosis, ovario poliquístico, pólipos, etc, sin necesidad del bisturí.

En México la cirugía más común de útero es la cesárea, ya que el 50% de los niños que nacen en hospitales públicos o privados es  a través de dicha cirugía, que en muchos casos tampoco es necesaria y las consecuencias  quedan impresas en los cuerpos de las madres y de sus hijas e hijos…

El útero tiene mucho más poder del que imaginamos:

FB_IMG_1470109636019# 1: El útero es el músculo más fuerte del cuerpo humano y lo tenemos nosotras!!!
El útero es un órgano formado por capas musculares, lo que lo hace tremendamente fuerte y elástico, el útero pesa 75 gramos y normalmente mide 7 cm de alto por 4 cm de ancho por 2 cm de espesor, si lo compararamos con una fruta, el útero sería una naranja, si lo piensas bien es realmente pequeño, cabe en la palma de tu mano; pero es el único músculo que durante la gestación tiene la capacidad de crecer hasta 10 veces su propio tamaño y soportar hasta 150 veces su propio peso, ningún otro músculo puede cargar tanto peso….Durante el trabajo de parto, la presión y fuerza que ejerce el útero para expulsar al bebé, es sobre natural!!! ningún músculo puede ejercer tal presión o fuerza.

Algunas personas no valoran el poder y fuerza del útero, porque no todos lo tienen (hombres), por lo que, el útero a pasado a segundo plano y visto desde una mirada de menosprecio.

# 2: El útero es hiperflexible
El útero es más flexible que el hombre elástico de los 4 fantásticos y a diferencia de él, el útero si existe!!!! El útero de una mujer tiene el tamaño de una naranja está guardado en la pelvis justo detrás del hueso púbico, durante la gestación crece tanto que llegar a ser como una enorme sandía, extendiendose hasta la caja torácica, estirando el abdomen hacia afuera, donde podemos verlo como una bella pancita de gestante; pero una vez que bebe nace el útero se encoge y vuelve hacerse pequeñito hasta volverse a meter en la pelvis, ¡Esto es maravillosamente mágico! ¿No lo crees? ¡¡¡el útero es eslástico!!!

o-FLORAL-VAGINA-facebook.jpg

# 3: El útero es un corazón
El útero esta ubicado en el segundo chakra donde dicen los hindúes que es el lugar de las emociones, así mismo está formado por tres capas musculares, algunas son longitudionales, otras como anillos y otras corren en distintas direcciones formando espirales alrededor del útero, este precioso musculo uterino al igual que el corazón late y su latido normal es suave, pero durante el orgasmo aumenta su frecuencia y latido ¡cómo el corazón!, además antiguamente se le considero el corazón arcaico, el corazón que no miente, vinculado con el corazón de la madre tierra y el universo.

Este corazoncito uterino tiene dos adversarios, uno es el calambre, la tensión, deribada del cólico característico en úteros espásticos, y dos los problemas deribados de la sexualidad y la vida en pareja, ya que, las afecciones en el plano amoroso (traiciones, engaños, abusos, violencia, maltrato) afectaran la salud uterina.

uteroflorido2# 4: El útero es muy sensible,  llora y también se enoja.
Cómo el útero es un corazón y es un órgano espejo femenino, cuando vivimos situaciones de violencia o insatisfacciones con nuestra vida, cuando no nos sentimos realizadas en los aspectos que anhelamos, cuando vivimos humillaciones, maltrato o auto-maltrato, nuestro corazoncito uterino se duele con nosotras.
Hay mujeres que se han endurecido por las distintas situaciones dolorosas en su vida, y se niegan la expresión de la emoción, es decir, que, no se permiten sentir el dolor y el enojo, por lo que, los orgános pelvicos (útero y ovarios) se verán duramente afectados.

Nuestro cuerpo cuida de nosotras, nuestro útero hace exactamente lo mismo, cuida de cada una,  y si no liberamos las emociones pasadas relacionadas con nuestra sexualidad, con la vida de pareja, con sentirnos fracasadas, decepcionadas de nosotras mismas, de la vida, del amor, sentir que no podemos con “el paquete” de “ser mujer” en un mundo que oprime a las mujeres, etc…nuestro útero vendrá ayudarnos, ¿cómo? pues todo el llanto que no lloremos vendrá entonces como hemorragia, y toda la rabia que no soltemos vendra en enfermedades crónico degenerativas.
El útero es el corazón que no miente, los dolores emocionales que guardes y cayes en tu corazón, el útero los expresará a través de la enfermedad.

# 5: El útero produce medicina
Tal cómo lo lees, el útero cada mes aproximadamente, prepara el endometrio para albergar a un posible embrión, este tejido que se forma, esta lleno de nutrientes, células madre, minerales, de lo mejor y más nutricio, pués servirá de tierra fértil para que se implante un embrión. Si esto no ocurre, el útero se prepara en un danza de expansiones y contracciones para expulsar todo el tejido endometrial en menstruación.

evelyn7Esta preciosa sangre menstrual es rica en células madres, y hoy en día se está haciendo investigación con ella para tratar una amplia variedad de enfermedades cerebrovasculares, como: enfermedades del corazón, Parkinson, Lou Gehrig, diabetes, Alzheimer, heridas, enfermedades neurodegenerativas y más.

Las mujeres somos dueñas de esta preciosa fuente nutricia y sanadora, usar las células de la sangre menstrual es más ético que usar las  células madre de los cordones umbilicales de los bebes, o de los embriones y fetos abortados; pero el tabú que persigue y estigmatiza a la menstruación hace que los resultados científicos sean más lentos.

Por eso es que yo creo que menstruar rifa!, aquí en México cuando decimos que algo rifa es porque queremos enfatizar que de lo que hablamos es algo mucho muy bueno, Aquí te dejo un pequeño rezo que puedes decir cuando siembres tu luna como ofrendita en la tierra, ¿Poequé? simple, porque #MenstruarRifa: “Bendigo está sangre que nos purifica a mí, a mis hermanas, a las futuras y antepasadas, con el propósito de sembrar: paz en la tierra, paz en la tierra, paz en la tierra”

# 6: El útero es orgásmico
La capacidad multiorgásmica de las mujeres se debe a las ramificaciones del nervio pélvico, este maravilloso nervio también abarca al útero, por lo que, nosotras podemos experimentar orgasmos clitorianos, vaginales  y uterinos!!!!

Sexual-de-armoringEl orgasmo úterino es profundo, el útero palpita de placer y danza euforicamente cuando vivimos un orgasmo, sus fibras musculares se extienden y se contraen, recuerdas que el útero es elástico? bueno con estás contracciones y expansiones, el útero aumenta su tamaño y también vuelve a encogerse, en la antigua Creta, el útero era representado por los pulpos, porque se creía que en el orgasmo se movía como un molusco marino, retorciéndose de placer, estirando, apretando y soltando sus fibras musculares como si fueran tentáculos.

Te dejo este fragmento de uno de mis libros favoritos, para que puedas apreciar que sentir a la matriz puede ser realmente erótico y placentero.

“En el fondo de la matriz hay carne que suplica ser penetrada. Curvándose hacia adentro, se abre para que la laman. Las carnosas paredes se mueven como anémonas de mar, tratando de atraer por succión el sexo de el […]. Ella abrió la boca como para revelar la abertura de la matriz, su hambre, y solo entonces él se sumergió hasta el fondo y sintió sus contracciones.”Anaïs Nin en El Delta de Venus

replicasuterinas# 7: El Vientre plano es una amenaza para nuestro útero

¡Aleluya!, está demostrado que las mujeres que poseen un útero feliz y relajado, tienen una pequeña pancita que sobresale, podemos observar a las mujeres que practican danza árabe, son mujeres delgadas (no flacas) con vientres abultados que sobresalen, el tamaño de dichas barrigas dependerá de la estructura ósea y corporal de la mujer.

Cuando a las mujeres se les exige que tengan vientre plano de acuerdo a los cánones de belleza occidental, se le obliga a esconder al útero, a sumir la panza, a realizar ejercicios que en vez de ayudarlas, a la larga dañan el suelo pélvico, esta idea necia de tener un vientre plano, ocasiona que las mujeres tengan un útero tenso, espástico, engarruñado, lo que aumentará sus cólicos en la menstruación y la inflamación pélvica, derivada del aumento natural del útero durante la menstruación.

3c19e96f422beaca58754b0c0222e88b#8: El Útero está conectado al Universo

Los ciclos menstruales de las mujeres y las etapas de su vida están intrínsecamente ligadas a los ciclos de la Tierra, la Luna y el Sol. El ciclo lunar es de 29,5 días, y el ciclo menstrual de la mujer promedio es de 29,5 días. Las mujeres cuyos ciclos están más cerca del ciclo de 29.5 días tienen tasas más altas de fertilidad.

Además, hay 13 ciclos lunares en un año gregoriano, y la edad media de la menarquia (la primera menstruación de una chica) es de 13 años. La edad promedio de la menopausia es a los 52 años, que es también el número de semanas que tiene un año. Existen cuatro fases lunares (creciente, llena, menguante y nueva) y existen 4 fases en el ciclo menstrual: Pre ovulatoria, Ovulatoria, Pre menstrual y Menstrual, y por si fuera poco hay cuatro estaciones en el año: Primavera, Verano, Otoño e Invierno, tanto las fases lunares como las estaciones se relacionan de manera energética con las fases del ciclo menstrual.

Las siembras y cosechas de los frutos, en muchas comunidades de México se hacen de acuerdo a las fases lunares.

Los partos son influenciados con las fases lunares habiéndose registrado más partos espontáneos con la luna nueva.

También algunas culturas antiguas cómo la hindú, la antigua creta o los celtas, pensaban que en el útero existía la misma energía creadora del universo, ya que al igual que la tierra, la mujer puede gestar y traer vida a este mundo.

2075c64fecbd2423d58d0c2722875bb4.jpg# 9: El útero puede hacer crecer una placenta

El útero es el único órgano capaz de crear otro órgano diferente dentro de sí mismo (la placenta), y mantener una relación dialéctica y nutricia con ella para beneficiar a un tercero (bebe)…

El útero es capaz de gestar y sostener a la placenta, la placenta es maravillosa, porque es un órgano que funciona como cerebro, glándula, riñón, pulmón, hígado y sustento del bebé, ya que, es la placenta la encargada de proveer de nutrientes necesarios para bebe y también es la encargada de generar el ambiente ideal para que se desarrolle en óptimas condiciones, además la placenta comparte el 100% del ADN del bebé, cómo si ella fuera su hermana gemela!!!!

Aunque la placenta surge durante la división celular después de la fecundación, y está formada de ADN de mamá y de papá, el útero es quien le da forma, quien la sostiene fuertemente, el útero también es el hogar de nuestra sagrada placenta.

e9925d013791ab7144343645e7366f7e#10: En mi útero está registrada la memoria histórica y celular de todas mis ancestras

Increíble, pero totalmente cierto, a través del linaje femenino: “La información se pasa de útero a útero, por la unidad dual madre-hij@. Cada hija trae consigo a su madre, y a todas las madres que existieron antes que ella. Podemos registrar en la etapa gestacional las impresiones y sentimientos de nuestra madre, podemos también reconocernos entre las mujeres de nuestro linaje femenino y encontrar muchas cosas en común, incluso sueños y deseos, hábitos y carácter, pero sobre todo esto de recibir energía de nuestro linaje se da pues nacimos del útero de una mujer, de su copa, de su matriz, del lugar donde ella dirige sus emociones, pero donde también sofoca su sentir, por ende crecer en el vientre de nuestra madre nos conduce necesariamente a entender y sentir a nuestra línea materna y en algún momento empatizar, aprender y por qué no, sanar junto a ellas”. Esther Álvarez Psicológa Clínica, Maestra en Desarrollo Transpersonal.

“Para sanar lo femenino a nivel planetario debemos comenzar por sanar nuestra propia herida. Cada mujer lleva una herida profunda que arrastra –por ser parte del inconsciente colectivo– desde sus antepasadas más lejanas. Hemos sido obligadas a ocultar, reprimir y –en el peor de los casos– olvidar nuestros dones más preciados: la intuición, la sanación natural, el respeto por nuestro cuerpo y sus ciclos, nuestra conexión con la naturaleza y con el cosmos, los vínculos con nuestros espacios sagrados genitales y corazón. Felizmente,todo ello aún duerme en nuestra psique y espera ser despertado.” Germaine

uterocasa#11: El útero tiene un poder Creativo Físico y Espiritual

Por último quiero señalar que el útero es el centro energético de las mujeres, en las comunidades indígenas, se dice que, si el útero no está en su lugar y le falta calor, la mujer será infértil y padecerá de cólicos y dolencias en el vientre, así mismo, su energía andará dispersa, ocasionando que la mujer no concluya ni finalice sus tareas o planes, ya que su energía no está contenida en el centro de la pelvis, sino que anda dispersa.

Por lo que se recomiendan sobadas de acomodo de matriz, vaporizaciones vaginales y tecitos de hierbas que ayuden a dar calor y a conectar a la matriz con su energía creadora universal.

El útero es un órgano de poder y creatividad dentro de las mujeres, al limitarlo, limitamos nuestra capacidad creadora, porque dentro del útero se gestan vidas, pero también se gestan sueños y proyectos, por eso al tener un útero espástico, las mujeres sufren y no pueden aprovechar las ventajas placenteras de sentir el útero (orgasmo, menstruación, embarazo y parto). Es importante señalar que aunque hay mujeres que por diversas razones ya no tienen físicamente el útero, su poder energético existe y puedes sentirlo dentro de ti

 

 

Fuente: yosoyunaloba.com

Por:  Kane (kaurimujer@gmail.com)

 

Nada es perfecto: la vida duele a veces

 

“Hay que asumir que la vida duele a veces, que no hay nada perfecto”.

Entrevista a Joan Garriga, que  imparte  un seminario de constelaciones familiares, o cómo resolver conflictos que están enterrados

El concepto «constelaciones familiares» suena un poco extraño. «A estrellas, a universo, a ese tipo de cosas», dice Joan Garriga. Él, que es un experto en la materia, explica que todo viene de una mala traducción. «Yo habría elegido otra palabra. En vez de constelaciones, hablaría de configuraciones familiares», dice. Sea como fuere, Garriga está en Vilagarcía para impartir un seminario al que acuden tanto profesionales que quieren conocer más sobre una terapia «que forma parte de una tradición muy seria», como personas que buscan «revisar sus asuntos».

-¿Qué son las constelaciones familiares? ¿Las tensiones más o menos invisibles que hay alrededor de una mesa durante la comida familiar del domingo?

-Esa escena de comida de domingo sería la superficie de las cosas. Las constelaciones familiares van a la hondura para comprender la dinámica de cosas que a veces no son visibles. Una constelación es una representación de aquellos miembros de la familia o de aquellos vínculos que guardan una relación con un problema que uno tiene y con la solución que necesita. Desde esta perspectiva, lo más importante es qué hechos ha habido en el sistema familiar que no han sido aceptados, integrados, reconocidos, solucionados. Constelaciones es una herramienta que saca a la luz asuntos claves y permite abordarlos, comprenderlos, encararlos y solucionarlos, de manera que algunas dinámicas no tengan que repetirse. Trabaja mucho con los órdenes del amor.

-¿Los órdenes del amor?

-El amor se da, pero no siempre basta. Se necesita que vaya en la dirección del buen amor. Que en la familia no haya personas excluidas, un abuelo que se fue, alguien que mató a otra persona, un aborto… Hechos dolorosos que hacen que se excluya a una persona. Pero la realidad no puede ser burlada. Y los miembros que han sido excluidos, misteriosamente, vuelven, y su papel es representado por otras personas. Además de no excluir a nadie, en la familia es necesario que cada uno esté en el lugar que le corresponde. Que el hijo sea el hijo y el padre sea el padre. Que en la pareja estén el uno al lado del otro.

 

-¿Ante una situación traumática, qué hay que hacer?

-Hay que reconocer lo que ha pasado, llorar, hacer el proceso emocional necesario para al final poder aceptarla e integrarla. La clave de toda cura y de todo bienestar es la aceptación. Y la clave de todo malestar es el rechazo. Si aceptamos, estamos más libres. Si no, estamos atados y va a tener consecuencias: como una vez me ocurrió algo malo, voy a vivir siempre una vida de mierda. Hay demasiada gente atrapada en eso. El buen amor conduce a la vida, el mal amor mira al pasado y pivota sobre el pasado. Demasiados conflictos no resueltos con los padres se llevan a la pareja, a los hijos.

-¿Una cosa pequeña enterrada sin haberla asumido bien puede acarrear problemas?

-Las cosas dependen de la actitud con la que se vivan. Una vez tuve una paciente que decía que cuando tenía 13 años le había pasado algo terrible. Al final era que había pasado un año en un internado. Tengo la sensación de que estaba promoviéndose como víctima, y que si no fuese el internado hubiese sido otra cosa. Hay heridas y heridas. He visto gente con heridas graves que salen bien y se desarrollan bien. Las cosas pequeñas… Creo que hay que retirar de los hijos la idea de que todo debería ser perfecto. Hay que asumir que la vida duele a veces, que nada es perfecto. A fin de cuentas, si dependiera de los padres, todos los hijos estaríamos muy bien.

-Pero a lo mejor no estamos dando a los niños los modelos que necesitan.

-Yo introduciría en el modelo educativo una educación para los afectos, para los sentimientos, para los vínculos. Sería algo más que educación emocional. Podemos decir que un niño tiene derecho a tener rabia, que es una emoción legítima. Y es verdad. Pero a lo mejor ese niño siente rabia porque sus padres no se sujetan bien en la vida. Y es más importante hacer que los padres se sujeten bien en la vida porque la rabia, si se cronifica, acaba siendo disfuncional. Sí que hay que permitir las emociones, pero hay que entender a dónde se dirigen. Y si se repiten mucho, hay que estar atentos, buscar cuál es su origen, cuál es su función, cuál es su sentido.

-Ahora está de moda el concepto «gente tóxica», pero más que la gente, lo tóxico serían algunas relaciones…

-Si nos ponemos a hablar en este lenguaje, que levante la mano quien no tenga toxicidad. Dicho esto, a mi no me gusta pensar en personas buenas y malas. Sí es cierto que hay personas más beneficiosas y otras más problemáticas. Evitar a las personas tóxicas es un buen consejo, pero habría que preguntarse qué es lo que hace que a uno le atraigan este tipo de personas. Yendo más allá, las personas que tienen a generar relaciones turbulentas, seguramente son corazones heridos. No me parece interesante ir condenando a la gente. En un mundo que perpetúa la idea de buenos y malos, la sola idea ya es violencia. Yo no veo claro eso de decir este al cielo, este al infierno. Eso que lo haga Donald Trump, que lo hace muy bien. Este hombre vive con la idea de que hay enemigos, y si eso es así es porque la agresión está dentro de él. Habría que hacer un buen análisis psicológico de los políticos. Habría unos cuantos que saldrían muy bien parados, por su vocación de servicio, pero la política está sembrada de narcisistas y psicópatas.

 

Por: rosa Estévez.

Publicado en: http://www.lavozdegalicia.es

 

Somatizar: mis reflexiones de terapeuta gestáltica

 

¿Te has preguntado alguna vez qué hay detrás de de tu malestar físico? A veces el cuerpo acaba tan cansado que acabamos rompiéndonos porque no ha habido conciencia:  ahí ocurre la somatización. Cuando se somatiza, hay algo que no pasa ni siquiera por el subconsciente, va directamente al cuerpo.

El cuerpo influye en nuestra manera de percibirnos, de sentirnos. El cuerpo influye en el pensamiento y por lo tanto en la emoción. También ocurre al revés: llevar al cuerpo emociones o pensamientos negativos. Esto se llama somatizar.

Si no tomamos conciencia de la funciones corporales. Si no conseguimos llevar al cuerpo los pensamientos y sentimientos que nos surgen, Estamos obviando diálogos que son importantes porque tendemos a disociarnos”

Cuando estamos postrados entre mente y cuerpo, el resultado es la tristeza. El estado de la culpa es el estado de la culpa permanente.

Si las cosas no se dicen donde hay que decirlas, sino, fuera, pierden fuelle. Esto trasladado a cualquier situación (lo que no se dice en el lugar que correspondería), lleva a una situación de desenergetización.

No expresar la  rabia, nos desenergetiza. Se asocia la poca energía con una expresión no manifestada especialmente. En un silencio puede haber dos cosas contradictorias: no se dice que no, pero tampoco se dice que si.Cuando hay dobles mensajes, uno de los dos es falso. No puedes obedecer y desobedecer al mismo tiempo. Lo más difícil de la realidad es que le ponemos la fantasía encima.

Cuando hemos sido reprimidos y castigados, no escuchamos, estamos preparando estrategias. Esto puede ocurrirnos. Somatizar no es algo cuantificable. Hay que ser prudente. Siempre hay múltiples factores”.

La agresión de la somatización viene a nosotros para hacernos conscientes de lo que está pasando. Son sincronías que ocurren. Si notamos lo que nos pasa, no necesitamos agredirnos.

“Nudos”. Yolanda Jiménez

Te invito desde aquí  a que  tomes conciencia de tu proceso, de tu molestia, de tu dolor, de tu tristeza, de tu cuerpo. Te invito a que des un paso en el camino de tu propia responsabilidad. Desde ahí puedes descubrir tus “darte cuenta”. Puedes iniciar los cambios que desees en tu vida . O puedes aceptar tu situación. Desde ahí, puedes elegir tu opción y  acercarte al lugar en el que quieres estar.

Iniciar este camino, tu camino de trabajo personal, a veces, requiere del acompañamiento de un terapeuta. ¿Quieres tomar las riendas de tu vida? Tú decides.

 

Yolanda Jiménez. Terapeuta Gestalt.

https://yolandajimenezescritora.wordpress.com/terapeuta-2/

 

Estados de ánimo

 

“Los estados de ánimo positivos generan confianza y autostima, pero los negativos también son muy útiles, nos sirven para descubrir los peligros”. “La actividad física y el contacto social son los dos grandes antidepresivos” afirma  Chistophe André. Psiquiatra y psicoterapeuta francés.

¿Por qué tendemos más hacia los estados de ánimo negativos?

¡Es la desgracia del ser humano! (Ríe). En todos los idiomas hay dos veces más adjetivos para designar los estados de ánimo negativos que los positivos. ¿Por qué? Seguramente porque la vida es difícil y peligrosa, y los estados de ánimo negativos nos sirven para centrar la atención sobre los peligros. La evolución seleccionó primero a los individuos más ansiosos o más agresivos, porque sobrevivían más.

Entonces, ¿qué papel tienen los estados de ánimo positivos?

También son muy útiles para nuestra supervivencia. Cuando nuestros antepasados vivían en la sabana y vigilaban la presencia de predadores o enemigos –gracias a la inquietud y al miedo–, después descansaban y se relajaban. Miraban a su alrededor y veían frutas, cosas para comer…

Los estados de ánimo negativos hacen que nos centremos en los detalles, mientras que los positivos nos permiten tomar distancia frente a las cosas.

¿Algún ejemplo actual?

Por ejemplo, imaginemos que estamos tristes, estresados o enfadados y hablamos con un amigo durante una hora. Si en un momento concreto nos dice algo negativo, curiosamente, pondremos la atención en ese detalle. En cambio, si estamos de buen humor, podremos mantener distancia; pensaremos que quien nos ha dicho algo negativo es nuestro amigo y le quitaremos importancia.

¿Se hereda la tendencia a tener estados de ánimo negativos?

Hay una influencia genética que propone una fragilidad, pero no un destino obligatorio. Las personas somos dueñas de nuestra vida, y si nuestro entorno o nuestra familia nos enseña a utilizar esos estados de ánimo heredados, podemos transformarlos en capacidad poética, de reflexión, sensibilidad, receptividad… Hay, por tanto, influencias mezcladas: genética, experiencias de vida y la cultura en la que vivimos.

¿Las personas positivas desarrollan mayor confianza, autoestima y creatividad?

Los estudios científicos confirman que existe un vínculo entre los estados de ánimo positivos y la confianza y la autoestima. Pero con relación a la creatividad no está tan claro. Mucha gente piensa que el sufrimiento te vuelve más creativo, aunque es un pensamiento romántico. En el siglo XIX se creía que, para ser poeta, había que sufrir.

Pero imagino que no es así…

Hoy vemos que hay diferentes formas de vivir la creatividad: hay quienes crean más cuando están felices, y otros que necesitan haber sido un poco infelices para poder crear. Pero, atención, es el sufrimiento pasado el que te hace más creativo, el presente puede impedirte dar un paso.

¿Cómo podemos estar bien cuando el mundo va mal?

Hay investigaciones que demuestran que sentirnos positivos nos hace más altruistas. En cambio, si nuestros estados de ánimo son negativos, nos replegamos, nos encerramos sobre nosotros mismos. Si me digo a mí mismo que no tengo derecho a ser feliz mientras haya personas infelices a mi alrededor, además de estar equivocado, coartaré mi felicidad.

Creemos que la felicidad nos hace egoístas, pero ocurre lo contrario: cuanto más feliz soy, más poder tengo para ayudar a los demás.

Entonces, ¿cómo podemos hacer frente a nuestra negatividad?

Nuestro cuerpo necesita moverse. Pero la vida moderna nos priva de esta necesidad: nos movemos en coche o en metro, cogemos el ascensor… Por eso nos surge la necesidad de hacer deporte. Del mismo modo, nuestro espíritu necesita lentitud, continuidad y calma. Pero la vida de hoy impide la lentitud y la continuidad, ya que estamos rodeados de ruido. La tendencia en auge de hacer meditación o retiro responde a una carencia que tenemos en nuestro mundo.

¿Qué le sugiere la frase ‘Más Platón y menos Prozac’?

Es una verdad a medias. Parece sugerir que con la sabiduría o la reflexión es suficiente. Pero es la mitad del trabajo. La otra mitad es caminar, hablar con la gente…, porque los dos grandes antidepresivos son la actividad física y el contacto social.

El buen humor también es un antídoto natural contra los momentos bajos. ¿Cómo podemos fomentarlo?

El buen humor aumenta con el contacto social, la gratitud, la amabilidad… Se ha demostrado que ser solidario no solo beneficia a los demás, también a uno mismo. Hay un ejercicio que consiste en pensar en tres cosas buenas que hemos hecho durante el día. Pero aún es más beneficioso pensar en “a quién debemos esas tres cosas buenas que me han ocurrido hoy”. Por ejemplo, si escuchamos una buena pieza de música, damos las gracias mentalmente al músico que ha hecho el esfuerzo de crearla. O si estamos comiendo un buen plato, podemos pensar en el agricultor que lo ha cultivado. Parece un pequeño detalle, pero la gratitud permite en los estados de ánimo positivos doblar los efectos; nos conecta con los otros seres humanos y nos da seguridad.

“La felicidad es creer que la alegría es posible”  – André Comte-Sponville –

Los estados de ánimo negativos nos ayudan a conocernos…

El equilibrio psicológico es una mezcla entre estados de ánimo positivos y negativos. En esta mezcla tiene que primar lo positivo sobre lo negativo, pero los estados de ánimo negativos son importantes también. El sentimiento de culpa, por ejemplo, es muy importante para la persona y la sociedad.

¿Para que sirve el sentimiento de culpa?

Alguien que nunca se siente culpable no se cuestiona y puede dañar a los demás. El aburrimiento también es necesario, ya que ayuda a tomar conciencia de uno mismo y, en vez de huir, uno se pone a reflexionar.

¿Pero hay estados de ánimo menos definidos?

Muchas veces los estados de ánimo son mixtos. La nostalgia es un estado de ánimo positivo-negativo: positivo porque nos acordamos de cosas buenas del pasado, y triste, porque esas cosas quedaron atrás.

¿Es partidario de medicar a las personas depresivas o ansiosas?

Yo prefiero disminuir los medicamentos y aumentar los esfuerzos del equilibrio emocional. Me interesa la psicoeducación, explicar a las personas que la salud psicológica es el resultado de ciertos esfuerzos: así como nuestra salud física depende de lo que comemos, la salud de nuestro espíritu depende de cómo nos entregamos a reequilibrar nuestros estados de ánimo. Los medicamentos, a veces, son necesarios, porque actúan como salvavidas: durante una crisis, a una persona que está viviendo una depresión fuerte no se le puede enseñar un método.

“Escuchemos más y mediquemos menos”

Chistophe André es psiquiatra y psicoterapeuta francés. La lectura de la obra de Freud a una edad muy temprana le hizo dedicarse a la investigación de la mente y a la práctica clínica. En la actualidad es uno de los estudiosos de las emociones más influyentes.Es autor de Prácticas de autoestimaPsicología del miedoLos estados de ánimo: el aprendizaje de la serenidadEl placer de vivir o La fuerza de las emociones –este último en colaboración con François Lelord–, todos publicados en España por Kairós.

 

 

Por : Gema Salgado

Publicado en: http://www.mentesana.es

Viaje de vuelta: del abismo a la salud. Mi acompañamiento (II)

 

Una mano inquieta busca el contacto del móvil. Apresurada, reviso la pantalla. No hay llamadas. Es una buena señal. Las horas nocturnas transcurridas te habrán acogido en un abrazo homeostático. Despierta la ciudad somnolienta. Un tibio sol acaricia mis mejillas enrojecidas. Regalo de primavera en el calendario festivo. Las calles desiertas invitan al silencio. Regreso al lugar que nos separa. A las 12 horas me tendré noticias de ti. Ansiadas noticias que tensan mi espera. Miro a los otros esperantes. Compartimos una causa común. Esperamos noticias de familiares. Esperamos con esperanza. Nombres, apellidos. El reloj corre. El tiempo se para. La tensión aumenta. Mi estómago es una espiral dentada. Me perfora los adentros. Mi soledad, ahora  acompañada, permanece sola.

Tú mejoras. Un tímido destello de luz asoma a tus ojos. Te van a  trasladar “a planta”; en el argot hospitalario, significa que te acercas al equilibrio. Inicias un ascenso lento, pausado. Las horas marcan el paso del tiempo: mañana, tarde, noche. Tu energía limitada. La palabra “ayuda” es un espejismo costoso de digerir. Denostada en un sociedad que sobredimensiona  la independencia, el individualismo, la autosuficiencia…Ilusiones de humo para continuar la espiral del sistema.

Reconocerse, permitirse, aceptar, aprender a pedir,  es un ejercicio costoso. Un trabajo personal que nos acerca a nuestra esencia. Me veo reflejada. Hago un repaso rápido por situaciones propias. El esfuerzo de pedir ayuda, de aceptar la vulnerabilidad, de mostrarse. ¿Qué hay detrás?, ¿Emoción contenida?, ¿Miedo al juicio?… “Cuando aparezca el miedo optaré  por entrar el él. El miedo es algo muy primitivo. Es importante buscar un lugar propio donde encontrarme segura”. Si me veo como la mujer adulta que soy,  puedo protegerme y defenderme.

 

Tú reconquistas tus fuerzas al ritmo que transcurren los días. Cada cable liberado, cada anexo desechado, son batallas ganadas. Bromeamos: tu mejoría  contrasta con la paradoja de mis ojeras crecientes. Me reconforta la leve sonrisa que embellece tu rostro.

Una tristeza antigua me escuece en las mejillas; disfrazada de cansancio se asoma a mi sentir. Cuando estamos tristes es porque estamos procesando algo. Cuando lloramos, estamos conectando. Hay algo que me ha sucedido, que tiene que recolocarse

¿Qué guardo detrás de tantas emociones? ¿Puedo ver de dónde viene? Miro atrás. Procesos interrumpidos. El dolor de un rechazo. Una pérdida ambigua. Un abandono improvisado. Palabras no dichas. Obligados silencios. Un duelo incierto. Una digestión indigesta… Se despierta un dolor dormido que me recuerda donde estoy: en la trinchera de mis cuarenta y algunos;  con prismáticos de aprendizaje. Con filtro de conciencia. Quedarme postrada entre mente y cuerpo, es quedarme en la tristeza. Las cosas, cuando terminan se reestructuran y son diferentes.

Estamos inmersos en un juego que nos juega. No se parte de un objetivo. Ese es el poder presente.

 

Henchida de agradecimiento, abrazo tu presencia.

Tú mejoras y eso me basta hoy.

 

 

Yolanda Jiménez. Abril 2017

 

Viaje desde la salud al abismo. Mi acompañamiento (I)

 

La tarde es calurosa y tú sientes cansancio. Más tarde aparece el dolor con punzadas intensas que te roban el aliento. Arrogante y agresivo se instala en tu cuerpo. Los calmantes  que te inyectan  juegan a engañarle durante dos horas. El sol se ha escondido bajo el manto de la noche. Imposible dormir. Salimos de nuevo, hacia el hospital. Preguntas, pinchazos, calmantes,  suero, tensión, espera, tiempo. Más calmantes. Amanece y volvemos a casa.

Un día, una noche.  Inapetente,  bebes agua. Tu cuerpo no lo admite. El tiempo transcurre y algo no encaja. Algo no va bien. Tercer día extraño y volvemos al hospital.  Tercer día. Desciendes el primer peldaño de una escalera perversa. Aún no lo sabemos. Un desierto te espera.  Un huracán árido seca tu piel, tus jugos, mi garganta. En algún momento  de la secuencia estuve mareada. La burbujas ascendían por mi nuca y el calor se apoderó de mi pecho. Conozco esta  la sensación previa al desmayo. En ese momento, recuerdo que, en mi bolso  tengo una botella de agua (el hospital da mucha sed). Guardo silencio  y respiro. Respiro sentada en una silla de plástico blanco. Vacié el líquido elemento sobre mi cabeza. Recuperado el resuello, me recompongo. Te cojo la mano para hacerme más presente… Viajamos  por pasillos y estancias de colores: amarillo, naranja… Cada vez más intensos. Cada vez más críticos. Tú sobre la cama, yo te sigo. Todo se acelera en una coreografía de  médicos,  cables, monitores, noticias. Es como una carrera de obstáculos.  Un improvisado protagonismo en una  película surrealista. Alguien pronuncia  la palabra “grave”.

Tres días a tu lado, hasta aquella puerta de la UCI que nos separa. Me quedo allí, viendo cómo te alejas a toda prisa  por un largo pasillo, sobre una cama con ruedas.  Permanezco allí, incrédula, impotente,  sujetando mi bolso y tus objetos. He perdido la noción del tiempo. Las imágenes se suceden en mi memoria… Trato de ordenar los hechos. Me derrumbo. Exploto en  llanto. No sé cuánto tiempo permanecí así, entre sollozos. Me llega una voz que no reconozco:  “¿qué te pasa mi niña?” No veo. No puedo hacer otra cosa que llorar. Hago un gesto para que no se acerque nadie… Me calmo y veo a dos señoras que me miran con esa complicidad que ahora nos une. Ellas esperan la hora de visitas para ver a sus familiares.  La hora deseada, en la que nos permiten acceder a la Unidad de Cuidados Intensivos. Palabras para consolarme y ecos que resuenan en mi cabeza: “Esto es así”. “Siempre pasa al principio”. “Hay que llorar. Luego te acostumbras”.  La mujer que me habla está a mi lado. Parece fuerte y resignada. Su mirada cálida sostiene la mía.

El hecho de estar presente. La responsabilidad de saber lo que otros no saben, me pesa. Me doy cuenta de los cambios ocurridos. Tengo que compartir las noticias. Ordeno los hechos en mi cabeza. Un ejercicio de síntesis antes de transmitir la situación. Varias llamadas. Repito el esquema con cada interlocutor. Me escucho y me creo un poco más.

 

Luego, me permiten entrar a verte. Me hablas bajito. Busco el contacto de tu piel en tus manos prisioneras. Salgo de allí con el peso de  una gran soledad que me perfora el estómago. De una forma automatizada, conduzco hacia mi casa. Tengo la corazonada de que esta noche remontas… acaso es mi deseo.  Mañana será un gran día.

 

Yolanda Jiménez. Abril del 2017.

Alabanza del sentir. Aplaudir las emociones

“Hay que aplaudir cuando alguien llora, cuando alguien siente”

Jordi Montero, neurofisiólogo, experto en dolor
Tengo 65 años. Barcelonés. Divorciado, dos hijas, dos nietos. Me he jubilado del hospital Universitario de Bellvitge. Trabajo en el Institut Dexeus y la clínica Tres Torres. La política se ha convertido en una profesión, pero debería hacerse en la calle, mirando alrededor. Soy agnóstico.

El ‘emocionólogo’

Es uno de los neurólogos que más saben sobre el dolor en nuestro país, durante más de cuarenta años ha combinado la docencia, la clínica y la investigación y ha sido uno de los impulsores del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Neurología. Resume su experiencia y conclusiones en Permiso para quejarse (Ariel). Pertenece a ese pequeño grupo de médicos que reivindican el buen trato y la calidad de tiempo con el paciente porque sabe que el dolor crónico está relacionado con problemas emocionales y es el motivo del 80% de las consultas de una unidad del dolor. “El siglo XXI es el siglo de las emociones, de las neurociencias y de las mujeres, este es el gran cambio en el que estamos inmersos”.

espejo-de-agua

Más de seis millones de españoles sufren dolor crónico.

Sí, una de cada seis personas. Y, a diferencia del dolor agudo, el crónico no tiene una causa física.

¿No hay nada objetivo que lo produzca?

No, hasta ahora los médicos decíamos: “tiene cuento”, “es histérico”. Pero gracias a las neurociencias hemos podido observar que la actividad cerebral de las personas con dolor crónico es idéntica a la del dolor agudo.

¿Por fin tienen permiso para quejarse?

Sí, y su fuente son factores emocionales. Al fin y al cabo las emociones son lo que nos gobierna, lo más importante de nuestro cerebro.

¿Por encima de la razón?

Muy por encima. La razón, decía Einstein, es la servidora de la emoción. Puede que hayas tenido un dolor agudo y que cuando desaparezca la lesión continúes teniéndolo.

¿Emoción y memoria están ligados?

Sí, por eso explicarle al paciente por qué le duele hará que se encuentre mejor, y a partir de ahí hay que ayudarle a cuidar sus emociones con movimiento, fisioterapia, caricias, masajes.

¿Caricias?

La caricia es comunicación, y tiene un efecto clarísimo sobre el dolor. El contacto táctil es necesario en el animal. Si impides que la madre rata acaricie a sus crías, lo que hacen durante horas, las crías mueren.

¿Y qué ocurre con los humanos?

Hay estudios que demuestran que los bebés humanos que han tenido poco contacto con la madre tienen problemas en el aprendizaje.

frailecillo-blanco-y-negro

¿El movimiento ayuda a paliar el dolor?

Sí, en la zona dolorida, porque es antiálgico. El neurocientífico Ramachandran, un sabio, ha ideado algo genial para las personas que tienen miembros fantasma.

Suelen doler.

Ramachandran engaña al cerebro: si al paciente le falta el brazo derecho, le pone un espejo frente al brazo izquierdo, le hace mover la mano mirando el espejo y el dolor se reduce.

El cerebro ve el brazo que le falta.

Exacto. La mayoría de los parapléjicos tienen dolor en las piernas y ahora los someten a realidad virtual, se ven corriendo y mejoran. Rizzolatti, el neurólogo que desarrolló la idea de las neuronas espejo, demostró que sólo podemos entender algo si lo imaginamos, si lo reproducimos en nuestra mente.

Complejo.

Cuando Messi chuta, los cuádriceps de los espectadores se contraen en su cerebro. Cuando imagino el movimiento, neurológicamente estoy haciendo el movimiento.

¿Por qué las mujeres padecen más dolor crónico que los hombres?

La cultura tiene mucho que ver; por ejemplo, la religión católica imbuida de culpa, el dolor como castigo divino, es algo que, aunque seas agnóstico, está dentro de ti, y las mujeres en este sentido han sido más castigadas. Por eso es tan necesario que los médicos tengan tiempo para hablar con los pacientes y reflexionar sobre estos temas. Necesitamos emocionólogos.

Buen término.

Es muy difícil vencer el dolor crónico con la medicina convencional, debemos afrontarlo desde otro punto de vista, más humanista y más cariñoso. Hay que ponerse en el lugar del paciente y respetarle.

¿La migraña es emocional?

Los factores son emocionales y cognitivos con cambios físicos reales.

¿Y los dolores de espalda?

Hemos prolongado nuestra esperanza de vida. Tenemos un cerebro y un estilo de vida joven en una estructura vieja, y eso crea desajuste.

¿Cómo evitar el dolor crónico?

No distorsionando nuestras emociones. Frans De Waal se ha pasado años estudiando los bonobos, el animal más cercano al Homo sapiens. Tienen fantásticas relaciones sociales: de entrada, en vez de macho alfa tienen abuela alfa.

Lo resuelven todo con la relación afectiva.

Sí, táctil y sexual, se besan, se acarician, confían entre ellos, y no tienen conflictos.

¿Propone copiar su modelo?

Habría menos hipertensión arterial y dolores de cabeza. Estamos en un cambio de era y hay que vivir sin miedo a las emociones, clasificarlas, estudiarlas. Abordarlas desde la ciencia.

Nos tocamos poco.

Yo pedí oficialmente que se suprimieran las mesas de las consultas externas. Poder poner tu mano sobre la mano de un paciente es decirle “yo no soy un peligro para ti y te voy a ayudar”, y eso es magnífico contra el dolor crónico.

Hay que canalizar las emociones.

Hay que aplaudir cuando alguien llora, cuando alguien siente. No debemos reprimir las emociones, porque estamos expresando nuestra verdadera esencia. Reprimirlas es crearte problemas en tus redes neuronales.

Nos queda un largo camino.

Los humanos, por ejemplo, tenemos la esclerótica blanca, que nos permite ver los movimientos oculares del otro, leerle y ponernos en su lugar. Es la forma más sofisticada de caricia. Hay que poner las emociones en el centro de nuestras investigaciones, esta es la revolución.

¿Una revolución pendiente?

Como no exijamos que los médicos de familia tengan más tiempo para hablar con sus pacientes con dolor crónico, los políticos no nos lo van a dar. Valoremos lo importante.

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com/lacontra

Anteriores Entradas antiguas