Identidad: ¿yo tengo o yo soy?. Tu eliges

 

La identidad personal se construye en base a  una serie de factores de nuestra vida.  Lo que somos es producto de lo que pensamos, de como actuamos, de lo que hacemos, del modo de relacionarnos y de entender el mundo. El sistema capitalista, basado en el consumo, nos enseña a construir nuestra identidad en base a lo que tenemos. Y así nos induce al consumismo exacerbado. Este hecho nos sitúa en una estructura muy frágil, porque dependemos de tener, de poseer objetos y cada vez deseamos más. Pero podemos perderlo todo, pasar al otro lado y lo más grave es que con ello, perdemos nuestra identidad. Desposeidos, vulnerables, mansos, desintegrados… así nos convertimos en rebaños dóciles, en masas anónimas, en espectros a la deriva.

Dice Eric Fromm que podemos construir  nuestra identidad, sobre dos estructuras muy diferentes: Sobre el “yo tengo” o sobre el “yo soy”. Comparto aquí un vídeo con sus palabras que invitan a una reflexión sobre nuestra manera de vida. Mira a ver qué te sugiere… ¿quieres cambiar algo?… Tu decides

 

Viajar… para este tiempo veraniego

¿Qué es viajar?

Viajar es marcharse de casa,
es dejar los amigos
es intentar volar
volar conociendo otras ramas
recorriendo caminos
es intentar cambiar.

Viajar es vestirse de loco
es decir “no me importa”
es querer regresar.
Regresar valorando lo poco
saboreando una copa,
es desear empezar.

Viajar es sentirse poeta,
es escribir una carta,
es querer abrazar.
Abrazar al llegar a una puerta
añorando la calma
es dejarse besar.

Viajar es volverse mundano
es conocer otra gente
es volver a empezar.
Empezar extendiendo la mano,
aprendiendo del fuerte,
es sentir soledad.

Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo y nada con una postal,
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto,
viajar es regresar.

– Gabriel Garcia Marquez –

Comparto aquí un precioso vídeo  para saborear el concepto de viajar:

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FCulturaColectiv%2Fvideos%2Fvb.631575563520028%2F1237073122970266%2F%3Ftype%3D3&show_text=0&width=560

Fingir que algo no duele, duele el doble

Cuando atravesamos momentos que por algún motivo nos generan sufrimiento, muchas veces utilizamos como mecanismo de defensa el fingir que no nos duele, fingir que controlamos la situación, nuestras emociones y nuestro sufrimiento y esto a la larga nos genera más dolor porque no nos permitimos atravesar las etapas necesarias para sanar, lo cual solo empeora la situación.

Fingimos porque no queremos que nos vean débiles, no queremos exteriorizar que algo nos ha salido de forma contraria a la deseada, porque queremos mantener una postura determinada ante una situación o bien porque no queremos preocupar a quienes nos rodean y aprecian.TERAPIA 2

Muchas veces el fingir que algo no nos duele lo pretendemos ante un grupo determinado de personas, en donde puede estar incluida la persona involucrada con nuestro sentir, otras veces se finge con todo el que nos rodea y el peor escenario se presenta cuando fingimos ante nosotros mismos.

El dolor es característico del ser humano, sin embargo, el sufrimiento tiene que ver con nuestra actitud ante lo que nos ocurre. Si bien engancharnos al sufrimiento es una de las peores cosas que podemos hacer, también ignorarlo o fingir que no se siente nos afectará de forma negativa.

La honestidad y el reconocimiento de lo que se siente

 

Debemos ser honestos con nuestros sentimientos, identificar el dolor, entender su razonabilidad, reconocerlo y a partir de allí, tomar todas las medidas necesarias que nos permitan sanar. Cuando somos sinceros, especialmente con nosotros mismos, ya estamos dando el primer paso para la sanación, ya que entramos en la fase de aceptación de lo que se vive.

Apoyarnos en nuestros seres queridos

Si bien es cierto que no es necesario tatuarnos en la frente que estamos sufriendo o llorar con cada persona que intercambia una palabra con nosotros, también es cierto que seguramente contamos con personas cercanas que nos quieren y nos pueden prestar el apoyo necesario para aligerar la carga del dolor que estamos sintiendo, con ellos podemos desahogarnos, podemos distraernos, podemos sencillamente sentirnos acompañados mientras nos recuramos.

Darle tiempo al tiempoVIDA

Cada dolor deberá tener un proceso de sanación que requiere de tiempo, por ello es necesario estar conscientes de que si estamos enfrentando una situación que nos genera sufrimiento, será necesario darle tiempo para que aunque la realidad no cambie, al menos cambie nuestra forma de reaccionar ante ese hecho o acontecimiento.

Actitud positiva

 

Casi todo lo que atravesamos en la vida nos genera felicidad o sufrimiento dependiendo de la actitud con que se maneje, si tenemos una actitud positiva ante la vida y sus realidades lo más seguro es que podamos evitarnos una buena cuota de sufrimiento.

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontas ese sufrimiento”.  – Viktor Frankl –

 

Fuente: rincondeltibet.com

 

 

Síndrome del esclavo satisfecho… Una reflexión para la resaca postelectoral

“El problema principal del esclavo no son en sí mismas las distintas calamidades que tiene que soportar día tras día por su condición de esclavo (…) sino que es, más bien, la matriz de pensamiento que no le permite cuestionar su esclavitud”

Lunes. El día después de una jornada electoral. Resultados. Un pueblo somnoliento… La esclavitud como camino… Hoy encontré un interesante artículo de Bertrand Regader sobre la esclavitud. Nada casual. Cuantica y sincronía. Lo comparto aquí. Quizá nos mueva a una reflexión.

 

¿Cadenas físicas o mentales?cuello

En el sí de una sociedad dada, podríamos plantearnos lo siguiente: ¿qué es lo peor que le puede pasar a un esclavo?

Uno podría responder que, sin duda alguna, lo peor de la vida de esclavo es, desde luego, la humillación constante y el trato degradante que supone su condición de esclavo. Sin embargo, habría otra posible respuesta: lo peor que le puede pasar a un esclavo es sentirse satisfecho y hasta agradecido de la vida que le ha tocado vivir y del trato que recibe.

Esta satisfacción paradójica propia del neurótico adaptado, no reflexiona acerca del futuro y reduce la complejidad de la vida a la satisfacción inmediata de la rutina diaria. Aunque muchos contemplan esta filosofía de vida del carpe diem como una muestra loable de adaptación y de optimismo, lo cierto es que es una forma más de autoengaño. La trampa cognitiva radica en que el esclavo satisfecho aumenta progresivamente su aceptación resignada de su condición de esclavo; una condición que, a base de hic et nunc, termina por pasar inadvertida por el propio individuo.

Lo que define a un esclavo no son sus amarres físicos y su nula libertad de movimientos sin la expresa autorización de su amo. Ni siquiera lo define los latigazos que recibe.

El problema del esclavo satisfecho con los golpes y latigazos no es el dolor físico que éstos le causan, sino la predisposición psicológica a recibirlos y a naturalizar el ensañamiento del poderoso sobre él.

En consecuencia, la desgracia del esclavo no son tanto las formas situacionales que sufre en su cotidianidad en términos de maltrato físico, sino la asunción del pensamiento del poderoso, que le impide plantearse y por tanto cuestionar su estado de sumisión. Esto conlleva que acepte de forma acrítica las condiciones de vida con una pasividad resignada y sin atisbo de determinación para poder revertir su vida. Si además sumamos una percepción de satisfacción por el trato que se le ofrece en tanto que esclavo, el individuo está condenado a vivir una vida miserable. En este caso,las cadenas no sujetan el cuerpo, sino la mente.

El esclavo satisfecho en la sociedad actual

Es cierto que, en las sociedades actuales, las luchas por los derechos sociales y civiles han ido cimentando algunas leyes que nos protegen de abusos flagrantes como el esclavismo de cadena y látigo. Sin embargo, todavía arrastramos algunos vestigios del sistema esclavista.

El sistema socioeconómico y cultural vigente nos impone ciertos valores y ejerce una manipulación continua sobre la forma en que pensamos, conduciendo a la aceptación de algunas prácticas que chocan de pleno con el derecho básico de pensar de forma crítica y autónoma.

El esclavismo moderno consiste en que atendemos sin reflexión previa a una serie de rutinas familiares, laborales y sociales. En este día a día frenético, se nos anula la capacidad para tomar la iniciativa ante cuestiones sumamente importantes como el consumo (qué compramos y para qué), la moda (muy relacionada con la imagen de nosotros mismos que queremos proyectar al mundo) y la moralidad (aquellas reflexiones que deberían guiar nuestros actos encaminados hacia fines concretos).

Entre el acriticismo, la pasividad y el carpe diem mal entendido, nuestra mente deja de plantearse ciertas cosas, lo que a la postre significa una resignación pasiva ante las vicisitudes de la vida. De este modo, tal como actuaría un esclavo y por la indefensión aprendida que supone la nula confianza en nuestras posibilidades, acabamos siendo meros espectadores de un statu quo que creemos ubicuo y, por tanto, por sí mismo legítimo.

Jóvenes depresivos y anestesiados

Tal como escribió Álvaro Saval en su artículo “¿Juventud depresiva o juventud anestesiada?“, la manipulación de nuestros pensamientos va conformando una cultura fértil para el poder: nos amarra a prejuicios, consignas y estereotipos que paralizan a los jóvenes en un presente carente de esperanza. Aunque el movimiento 15-M despertó gran parte de estos jóvenes anestesiados bajo el yugo del pensamiento uniforme de la tecnocracia y el presentismo, la otra mitad sigue habitando un escenario en que la uniformidad de pensamiento, los empleos precarios y los momentos de ocio siguen un patrón idéntico.

En estos círculos, cualquier atisbo de pensamiento independiente o de crítica hacia ciertos usos y costumbres se vilipendia y se excluye sistemáticamente. Así, el miedo a pensar por uno mismo y la autocensura son los obstáculos para escapar de las cadenas y latigazos en el esclavismo moderno. Por supuesto, el sistema saca rédito de este tipo de pensamiento, apuntalando individuos altamente obedientes: trabajadores precarios pero productivos, consumistas sin criterio y, por supuesto, nada críticos con la sociedad ni con las injusticias que sufren aun sin percatarse de ello.

La adolescencia no solo es la etapa en que nuestra personalidad se consolida, sino también es el tiempo de nuestros pensamientos se estructuran y trazan ciertas líneas maestras de nuestra percepción del mundo que nos rodea. La influencia del grupo sobre el adolescente siempre es un factor relevante a la hora de presumir la influencia en el pensamiento uniforme o, por el contrario, en el pensamiento crítico. pensar

Sin cultura crítica, los individuos se muestran incapaces de pensar la realidad por sí mismos. En este sentido, la existencia deja de ser un viaje en busca del bien, la verdad y la felicidad, para convertirse en una sinrazón de espejismos y estereotipos cuya apariencia se revista del bienestar que nos brinda un pensamiento impuesto y asimilado: todo por no tener la valentía de superar a tiempo las cadenas del esclavo.

 

 

Por: Bertrand Regader.  Psicólogo educativo | Director de Psicología y Mente

Publicado en: psicologiaymente.net

 

La magia de los solsticios

 

La palabra solsticio quiere decir “el sol se para”. Los solsticios son una pausa, una oportunidad para reflexionar, evaluar y ver donde queremos ir. Son un momento para expresar nuestros deseos e intenciones, asimilar nuestros aprendizajes, y sentir nuestra conexión con el ciclo de la tierra y el sol.

 

El Solsticio de Verano, el día más largo del año, ilumina todo nuestro potencial y singularidad, y nuestra capacidad de amar y conectar en comunidad.  El Solsticio de Invierno, en cambio, la noche más larga del año, nos recuerda que de la oscuridad nace lo nuevo, y que un periodo de descanso y renovación es esencial en el ciclo de la vida.

 

Tanto los solsticios como los equinoccios son una oportunidad potente para unir nuestros ciclos interiores con los ciclos exteriores, y así fortalecer nuestro camino en la vida. Cuando creamos un momento de pausa alrededor de los solsticios (y los equinoccios), y somos conscientes de lo que estamos dejando atrás y hacia donde queremos ir, ¡nos abrimos a que ocurran cosas mágicas en nuestra vida! “Mágia” en el sentido que le da Starhawk: “el arte de cambiar la conciencia a voluntad”.

 

Justamente con esta intención, comparto aquí cuatro preguntas sencillas son de gran ayuda para poner consciencia a nuestra vida estos momentos iniciáticos en la rueda del año y conectar con la fuerza y dirección que nos aportan, inspiradas en el trabajo de Christine Arylo y Amy Ahlers:

 

* ¿Cuáles han sido mis logros y sorpresas en esta primavera/otoño? MUJER Y NOCHE

Tómate una pausa para darte cuenta de lo que has compartido de ti con el mundo en los últimos tres meses. Celebra tus esfuerzos, éxitos y logros, los grandes y los muy pequeños. ¿Qué te ha sorprendido? ¿Qué has recibido? ¿Qué quieres agradecer?

 

* ¿Qué quiero dejar ir, antes de pasar al verano/invierno?
No hace falta llevar contigo exceso de equipaje – patrones, hábitos, situaciones, relaciones- hacia esta nueva estación. Tómate una pausa para soltar lo que ya no necesitas – emocionalmente, físicamente y mentalmente. Usa los elementos de agua o fuego para dejar ir con amor lo que ya no te sirve.

 

* ¿Qué sabiduría quiero anclar en mí?
Cada estación, con su energía, cualidades y experiencias diferentes, trae sus aprendizajes. Tómate una pausa para reconocer las perlas de sabiduría que has encontrado en esta estación, date un tiempo para integrarlas conscientemente y así llevarlas contigo hacía la que está por llegar.

 

* ¿A que me abro para esta nueva estación?
Los solsticios son un momento perfecto para hacer una pausa y escuchar lo que está por llegar. Ábrete a recibir cosas nuevas y a plantar las semillas simbólicas de lo que quieres gestar y que florezca y de fruto, en su tiempo. ¿Qué quieres ofrecer de ti al mundo en los tres meses que vienen?

 

A partir de ahora, la tierra se mueve en un ciclo diferente.  O bién la luz vuelve y poquito a poquito los días serán cada vez más largos, una época para encontrar y expresar nuestra propia identidad.  O empieza a disminuir la luz, y transitaremos del momento de máxima expansión a progresivamente ir más hacia dentro.

 

¡¡FELIZ SOLSTICIO!!

 

Fuente: mujerciclica.com

Referencias:

Glennie Kindred, The Earths Cycle of Celebration, Permanent Publications

Starhawk, La Danza en Espiral, Ediciones Obelisco

Amy Ahlers: http://wakeupcallcoaching.com/

Christine Arylo: http://www.christinearylo.com/

 

La magia de ser mujer después de los 40

Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado, aquellas de carácter fuerte pero de corazón bueno. Se necesita mucho amor para curar las heridas y las desilusiones.

Pero, sobre todo, se necesita ser inteligente, porque son tan maduras y tan experimentadas que ya no creen en lo que sienten, sino en lo que estés dispuesto a hacer por ellas.

Walter Riso

Juan Peláez: dibujo

Juan Peláez: dibujo

Ya no tenemos la figura de los 20 años, pues las piedras del camino han moldeado nuestro cuerpo. Nuestra mirada es cómplice, pues se ha formado durante años, permitiéndonos manejar el arte de amar a nuestros hijos, a nuestra pareja, a nuestros familiares y a nuestros amigos.

Acumulamos de manera perfecta la experiencia y la juventud, lo que nos hace dominar el arte y el manejo de nuestra esencia, sumando vida a los años que hemos disfrutado y que nos quedan por disfrutar.

Porque una mujer de más de 40 deja huella por dónde camina, haciéndose dueña de sus pasos. Siente que pisa fuerte, transmite seguridad en sí misma y ha logrado una estabilidad y un equilibrio emocional y personal que hipnotiza.

 

Más de 40 soplos de aire fresco…

¿QUE CUÁNTOS AÑOS TENGO?

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas…
Valen mucho más que eso.

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!
Lo que importa es la edad que siento.

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. 
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

José Saramago

Los 40 y los 50 son un momento peculiar, en el que te encuentras entre dos generaciones que ponen en evidencia lo efímero de la vida, por eso nos damos cuenta de que hay que aprovecharla y conciliar nuestros mundos. Dejas de preocuparte por lo que pasó y por el que pasará para comenzar a disfrutar de lo que está pasando.

 

A partir de los 40 por fin entendemos  que cada persona que te encuentras tiene un papel. Algunas personas te ponen a prueba, otra te utilizan, no falta quien te ama y te enseña, pero las personas realmente importantes son las que sacan lo mejor de ti. Son y serán personas pocos comunes y extraordinarias las que te recuerdan que todo ha merecido la pena.

 

La magia del momento

Juan Peláez: acuarela

Juan Peláez: acuarela

Las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto. Hoy tienen cuarenta y pico, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas y, sobre todo, endiabladamente seductoras, esto a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitanea sus muslos, pero que las hace tan humanas, tan reales…

Hermosamente reales.

Sharon Stone con 48 años.

Muchas mujeres de más de 40 ya se han visto en situaciones complicadas. Han podido ser renegadas y rechazadas por su sociedad. Han vivido traiciones y desengaños que las han hecho madurar. Han podido sentir en su piel el desgarro de separaciones deshonrosas, de abandonos y de menosprecios.

Están forjadas en el fragor de la batalla y heridas por las flechas más inesperadas. Han cargado sobre sus espaldas gran parte del peso de la vida y, por eso, las mujeres con más de 40 han desarrollado un séptimo sentido que les permite ir más allá, mantenerse serenas y reconciliarse con la vida.

 

A modo de chiste, se dice que una mujer de 20 años puede ser atractiva, la de 30 puede ser seductora pero solo después de los 40 se puede ser irresistible. Este es el resultado de una mezcla perfecta entre experiencia y juventud.

De alguna manera, la mujer demás de 40 ha dado un importante paso en la búsqueda del amor, ahora se ama a sí misma mucho más que lo que lo hacía un década atrás.

No te olvides, mujer…

Tienes los años que permiten mirar la vida con calma pero con el interés de seguir creciendo. Ahora es cuando el amor puede ser ardiente o un remanso de paz. Cuando puedes gritar sin miedo tus temores y hacer lo que deseas aún temiendo al fracaso. Hoy puedes amarte, aceptarte y abrazarte, porque los años te han convertido en una persona mucho más plena, mucho más TÚ.

 

Por Raquel Aldana

Publicado en: rincondeltibet.com

// <![CDATA[
(function(){var h,k=this,l=function(a,b){var c=a.split("."),d=k;c[0]in d||!d.execScript||d.execScript("var "+c[0]);for(var e;c.length&&(e=c.shift());)c.length||void 0===b?d=d[e]?d[e]:d[e]={}:d[e]=b},m=function(a){var b=typeof a;if("object"==b)if(a){if(a instanceof Array)return"array";if(a instanceof Object)return b;var c=Object.prototype.toString.call(a);if("[object Window]"==c)return"object";if("[object Array]"==c||"number"==typeof a.length&&"undefined"!=typeof a.splice&&"undefined"!=typeof a.propertyIsEnumerable&&!a.propertyIsEnumerable("splice"))return"array";if("[object Function]"==c||"undefined"!=typeof a.call&&"undefined"!=typeof a.propertyIsEnumerable&&!a.propertyIsEnumerable("call"))return"function"}else return"null";else if("function"==b&&"undefined"==typeof a.call)return"object";return b},aa=function(a){var b=m(a);return"array"==b||"object"==b&&"number"==typeof a.length},p=function(a){return"string"==typeof a},q=function(a){var b=typeof a;return"object"==b&&null!=a||"function"==b},ba=function(a,b,c){return a.call.apply(a.bind,arguments)},ca=function(a,b,c){if(!a)throw Error();if(2<arguments.length){var d=Array.prototype.slice.call(arguments,2);return function(){var c=Array.prototype.slice.call(arguments);Array.prototype.unshift.apply(c,d);return a.apply(b,c)}}return function(){return a.apply(b,arguments)}},t=function(a,b,c){t=Function.prototype.bind&&-1!=Function.prototype.bind.toString().indexOf("native code")?ba:ca;return t.apply(null,arguments)};var u=function(a,b){var c=parseInt(a,10);return isNaN(c)?b:c};var x;var y=String.prototype.trim?function(a){return a.trim()}:function(a){return a.replace(/^[\s\xa0]+|[\s\xa0]+$/g,"")},z=function(a,b){return ab?1:0};var da=Array.prototype.indexOf?function(a,b,c){return Array.prototype.indexOf.call(a,b,c)}:function(a,b,c){c=null==c?0:0>c?Math.max(0,a.length+c):c;if(p(a))return p(b)&&1==b.length?a.indexOf(b,c):-1;for(;c<a.length;c++)if(c in a&&a[c]===b)return c;return-1},ea=Array.prototype.forEach?function(a,b,c){Array.prototype.forEach.call(a,b,c)}:function(a,b,c){for(var d=a.length,e=p(a)?a.split(""):a,f=0;f<d;f++)f in e&&b.call(c,e[f],f,a)},fa=function(a){var b=a.length;if(0<b){for(var c=Array(b),d=0;dparseFloat(L)){K=String(N);break a}}K=L}var O=K,P={},Q=function(a){var b;if(!(b=P[a])){b=0;for(var c=y(String(O)).split("."),d=y(String(a)).split("."),e=Math.max(c.length,d.length),f=0;0==b&&f<e;f++){var g=c[f]||"",n=d[f]||"",v=RegExp("(\\d*)(\\D*)","g"),va=RegExp("(\\d*)(\\D*)","g");do{var r=v.exec(g)||["","",""],w=va.exec(n)||["","",""];if(0==r[0].length&&0==w[0].length)break;b=z(0==r[1].length?0:parseInt(r[1],10),0==w[1].length?0:parseInt(w[1],10))||z(0==r[2].length,0==w[2].length)||z(r[2],w[2])}while(0==b)}b=P[a]=0<=b}return b},R=k.document,ka=R&&H?J()||("CSS1Compat"==R.compatMode?parseInt(O,10):5):void 0;var S;if(!(S=!I&&!H)){var T;if(T=H)T=9<=Number(ka);S=T}S||I&&Q("1.9.1");var la=H&&!Q("9");var ma=function(a){var b=document;return p(a)?b.getElementById(a):a},oa=function(a,b){var c=b||document;return c.querySelectorAll&&c.querySelector?c.querySelectorAll("."+a):na(a,b)},na=function(a,b){var c,d,e,f;c=document;c=b||c;if(c.querySelectorAll&&c.querySelector&&a)return c.querySelectorAll(""+(a?"."+a:""));if(a&&c.getElementsByClassName){var g=c.getElementsByClassName(a);return g}g=c.getElementsByTagName("*");if(a){f={};for(d=e=0;c=g[d];d++){var n=c.className,v;if(v="function"==typeof n.split)v=0<=da(n.split(/\s+/),a);v&&(f[e++]=c)}f.length=e;return f}return g},qa=function(a,b,c){function d(c){c&&b.appendChild(p(c)?a.createTextNode(c):c)}for(var e=1;e<c.length;e++){var f=c[e];!aa(f)||q(f)&&0<f.nodeType?d(f):ea(pa(f)?fa(f):f,d)}},ra={SCRIPT:1,STYLE:1,HEAD:1,IFRAME:1,OBJECT:1},sa={IMG:" ",BR:"\n"},ua=function(){var a=document.getElementById("feedback-closing-template");if(la&&null!==a&&"innerText"in a)a=a.innerText.replace(/(\r\n|\r|\n)/g,"\n");else{var b=[];ta(a,b,!0);a=b.join("")}a=a.replace(/ \xAD /g," ").replace(/\xAD/g,"");a=a.replace(/\u200B/g,"");la||(a=a.replace(/ +/g," "));" "!=a&&(a=a.replace(/^\s*/,""));return a},ta=function(a,b,c){if(!(a.nodeName in ra))if(3==a.nodeType)c?b.push(String(a.nodeValue).replace(/(\r\n|\r|\n)/g,"")):b.push(a.nodeValue);else if(a.nodeName in sa)b.push(sa[a.nodeName]);else for(a=a.firstChild;a;)ta(a,b,c),a=a.nextSibling},pa=function(a){if(a&&"number"==typeof a.length){if(q(a))return"function"==typeof a.item||"string"==typeof a.item;if("function"==m(a))return"function"==typeof a.item}return!1},wa=function(a){this.v=a||k.document||document},xa=function(a,b){return oa("feedback_description",b||a.v)};h=wa.prototype;h.createElement=function(a){return this.v.createElement(a)};h.createTextNode=function(a){return this.v.createTextNode(String(a))};h.appendChild=function(a,b){a.appendChild(b)};h.append=function(a,b){qa(9==a.nodeType?a:a.ownerDocument||a.document,a,arguments)};h.canHaveChildren=function(a){if(1!=a.nodeType)return!1;switch(a.tagName){case "APPLET":case "AREA":case "BASE":case "BR":case "COL":case "COMMAND":case "EMBED":case "FRAME":case "HR":case "IMG":case "INPUT":case "IFRAME":case "ISINDEX":case "KEYGEN":case "LINK":case "NOFRAMES":case "NOSCRIPT":case "META":case "OBJECT":case "PARAM":case "SCRIPT":case "SOURCE":case "STYLE":case "TRACK":case "WBR":return!1}return!0};h.removeNode=function(a){return a&&a.parentNode?a.parentNode.removeChild(a):null};h.contains=function(a,b){if(!a||!b)return!1;if(a.contains&&1==b.nodeType)return a==b||a.contains(b);if("undefined"!=typeof a.compareDocumentPosition)return a==b||!!(a.compareDocumentPosition(b)&16);for(;b&&a!=b;)b=b.parentNode;return b==a};var ya=function(a){a=String(a);if(/^\s*$/.test(a)?0:/^[\],:{}\s\u2028\u2029]*$/.test(a.replace(/\\["\\\/bfnrtu]/g,"@").replace(/(?:"[^"\\\n\r\u2028\u2029\x00-\x08\x0a-\x1f]*"|true|false|null|-?\d+(?:\.\d*)?(?:[eE][+\-]?\d+)?)[\s\u2028\u2029]*(?=:|,|]|}|$)/g,"]").replace(/(?:^|:|,)(?:[\s\u2028\u2029]*\[)+/g,"")))try{return eval("("+a+")")}catch(b){}throw Error("Invalid JSON string: "+a);},Aa=function(a){var b=[];U(new za,a,b);return b.join("")},za=function(){this.m=void 0},U=function(a,b,c){if(null==b)c.push("null");else{if("object"==typeof b){if("array"==m(b)){var d=b;b=d.length;c.push("[");for(var e="",f=0;f<b;f++)c.push(e),e=d[f],U(a,a.m?a.m.call(d,String(f),e):e,c),e=",";c.push("]");return}if(b instanceof String||b instanceof Number||b instanceof Boolean)b=b.valueOf();else{c.push("{");f="";for(d in b)Object.prototype.hasOwnProperty.call(b,d)&&(e=b[d],"function"!=typeof e&&(c.push(f),Ba(d,c),c.push(":"),U(a,a.m?a.m.call(b,d,e):e,c),f=","));c.push("}");return}}switch(typeof b){case "string":Ba(b,c);break;case "number":c.push(isFinite(b)&&!isNaN(b)?String(b):"null");break;case "boolean":c.push(String(b));break;case "function":c.push("null");break;default:throw Error("Unknown type: "+typeof b);}}},Ca={'"':'\\"',"\\":"\\\\","/":"\\/","\b":"\\b","\f":"\\f","\n":"\\n","\r":"\\r","\t":"\\t","\x0B":"\\u000b"},Da=/\uffff/.test("\uffff")?/[\\\"\x00-\x1f\x7f-\uffff]/g:/[\\\"\x00-\x1f\x7f-\xff]/g,Ba=function(a,b){b.push('"',a.replace(Da,function(a){var b=Ca[a];b||(b="\\u"+(a.charCodeAt(0)|65536).toString(16).substr(1),Ca[a]=b);return b}),'"')};var Ea=function(a){var b={};if(a&&a.key_value){a=a.key_value;for(var c=0;c=this.boundingClientRect.bottom&&this.boundingClientRect.left>=this.boundingClientRect.right)},Ga=function(){var a=new Fa;return a.N&&(!a.Y||a.O>=a.X)};var V=function(a,b){this.F=a;this.l=0;this.j=document.getElementById("mtadmas");this.L=document.getElementById("mtadmaundo");this.B=document.getElementById("mtadmac");this.C=document.getElementById("mtadmback");this.I=document.getElementById("mtadmpc");this.M=document.getElementById("mtadmpundo");this.w=document.getElementById("mtadmpunclose");this.K=this.s=this.G=this.D=null;this.u=0;this.h=null;this.i=!1;this.o=null;this.T=b?b.getAdsLength():1;(this.g=b)&&this.g.registerWidget(this,0);this.H=0},Ha=function(a){for(var b=document.getElementsByName("surveyOptions"),c=0;c<b.length;c++)F(b[c],t(a.U,a,b[c].value));a.L&&F(a.L,t(a.A,a,"1"));a.M&&F(a.M,t(a.A,a,"3"));a.w&&F(a.w,t(a.V,a));a.C&&F(a.C,t(a.back,a));a.g&&(a.g.listenOnObject("mute_option_selected",t(a.J,a)),a.g.forEachAd(t(function(a){a.listenOnObject("multislot_mute_collapse",t(this.S,this));a.listenOnObject("multislot_mute_collapse_undo",t(this.R,this))},a)))};V.prototype.J=function(a){this.D=a.close_button_token;this.G=a.creative_conversion_url;this.s=a.ablation_config;this.K=a.undo_callback;this.u=a.creative_index||0;this.g&&(this.o=this.g.getAd(this.u));if(1===a.type){a=oa("survey");for(var b="survey_"+this.u,c=0;c<a.length;c++)a[c].style.display=a[c].id==b?"block":"none";a=document.getElementsByName("surveyOptions");for(b=0;b<a.length;b++)a[b].checked=!1;this.j.style.display="block";W(this);X(this)}else 0===a.type&&(this.I.style.display="block",this.j.style.display="none",W(this),Ia(this,document.getElementById("pub-feedback-closing"),this.s))};var Y=function(a){a.h&&(window.clearInterval(a.h),a.h=null,a.i=!1);ma("pub-feedback-closing").style.display="none";ma("ad-feedback-closing").style.display="none"};V.prototype.A=function(a){this.i||(Y(this),G(Z(this,"user_feedback_undo",a)),this.K())};V.prototype.V=function(){var a={msg_type:"resize-me"};a.key_value=[{key:"r_nh",value:String(this.H)},{key:"r_str",value:"animate"}];a=Aa(a);window.top.postMessage(a,"*");this.i=!1;this.A("3")};V.prototype.back=function(){this.i||(Y(this),this.j.style.display="block",W(this),X(this))};V.prototype.U=function(a){this.B.style.display="block";this.j.style.display="none";X(this);G(Z(this,"mute_survey_option",a));a=document.getElementById("ad-feedback-closing");this.le||e>g||a.h)){var n=ua();c=t(function(){var a="";g<=d&&0=g&&Y(this);g–},a);c();0<=g&&(a.h=window.setInterval(c,1E3))}},Ia=function(a,b,c){if(c&&window.top&&window.top.postMessage){var d=ya(c),e=Ea(d),f="resize-me"==d.msg_type&&"animate"==e.r_str;if("ablate-me"==d.msg_type&&e["collapse-after-close"]||f&&!Ga())a.w&&(a.H=window.innerHeight,f=document.getElementById("cbtf"),f=xa(x||(x=new wa),f)[1],f=La(a.P,f),c=Ma(d,f)),Ka(a,b,u(e["secs-to-countdown"],1),u(e.countdown,0),u(e["message-tick"],1),function(){window.top.postMessage(c,"*")})}},Ma=function(a,b){if(!isNaN(b)&&isFinite(b)){var c=!1;if(a.key_value){for(var d=a.key_value,e=0;e<d.length;e++){var f=d[e];if("key"in f&&"value"in f&&"r_nh"==f.key){c=!0;f.value=b.toString();break}}c||d.push({key:"r_nh",value:b.toString()})}}return Aa(a)};V.prototype.P=function(a){var b=E(a);a=E(a.parentNode.parentNode);return parseInt(b.height,10)+parseInt(b.marginTop,10)+parseInt(a.marginTop,10)};var La=function(a,b){for(var c=[],d=b;d&&"BODY"!=d.tagName;d=d.parentNode)d.style&&"block"!=d.style.display&&(c.push({el:d,val:d.style.display}),d.style.display="block");for(var d=a(b),e;e=c.pop();)void 0!==e.W&&(e.Z.style.display=e.W);return d},Ja=function(a,b){Ka(a,b,1,0,0,t(function(){var a={creative_index:this.o.getIndex(),undo_pingback_url:Z(this,"user_feedback_undo","1")};this.o.fireOnObject("multislot_mute_collapse",a)},a))};h=V.prototype;h.S=function(){this.l++;this.g.resetAll()};h.R=function(){0// // this.Zx&&(this.Ek=-1,this.xc(1,a),null!==this.A&&this.A.registerFinalizeCallback((0,_.B)(this.A.fireOnObject,this.A,"attempt_survey_trigger",["wfocus",this.ng,this.Pf,this.ke,this.uf,this.Ng,a])))}this.ly&&this.xc(3)}};_.h.yp=function(){if(null!==this.A){var a=(0,_.B)(function(a,b,c){this.ke=_.Qc(_.Kc(b.ka));this.ke||(a=new _.Q(b.Gj()),this.ke=a.Oa+a.getPath());this.uf=b.creativeConversionUrl();this.Ng=b.adGroupCreativeId();this.Gs(c)},this),b=this.vr;this.A.forEachAd(function(c){c.forEachNavigationAdPiece(function(e){c.listen(e,b,a)})})}else{var c=(0,_.B)(this.Gs,this);_.K(_.O,this.vr,c)}};_.h.Gs=function(a){this.ur=a.button;this.Am=!0;a=(0,_.B)(this.hs,this);_.O.setTimeout(a,5E3)};_.h.hs=function(){this.Am=!1};_.h.xc=function(a,b){var c=["//",this.xC?"googleads.g.doubleclick.net":"pagead2.googlesyndication.com","/pagead/gen_204?id=wfocus","&gqid="+this.Pf,"&qqid="+this.ng].join("");0==a&&(c+="&return=0");1==a&&(c+="&return=1&timeDelta="+b,this.my&&(c+="&cbtn="+this.ur));2==a&&(c+="&bgload=1");3==a&&(c+="&fg=1");_.ud(_.O,c,void 0)};var wm=function(a){return"undefined"!==typeof a};_.u("wfocusinit",function(a,b,c,d,e,f,g){return a?new xm(a,a.getEscapedGwsQueryId(),a.getEscapedQemQueryId(),b,c,d,e,f,g):null},void 0);})(window.hydra=window.hydra||{});wfocusinit(adSlot,true,true,true,false,false,0);
// ]]>

La negación del placer: amores prohibidos

 

Amamos ver a quien está comprometido en otra relación. Nos fascina admirar a otros cuerpos en su vínculo con otras personas. Si no lo admitimos es porque, en efecto, las consecuencias de estos pensamientos –o peor aún, de sus actos– son catastróficas si se llegan a revelar. Fantasear con alguien nunca hace daño, pero en un sentido general, suele hacer sentir mal o confundir a quien lo hace. El amor que no se corresponde, ya sea porque no existe un sentimiento por parte del otro o porque no hay una soltería de por medio que posibilite el libre ejercicio de la inquietud, es una obsesión más común de lo que pensamos. No tenemos por qué satanizarla ni despreciarla.

[8 datos curiosos sobre la infidelidad]secreto

Ese deseo intenso e irresistible que se genera alrededor de quien no puede estar a nuestro lado puede quedarse en eso, en un simple producto de la imaginación, pero en otras ocasiones significa una pérdida total del raciocinio. ¿Por qué caer en ese abismo si tenemos ya una relación estable, sincera y completamente afectiva? Para qué arriesgarlo todo si hemos encontrado ya con quien compartir la vida o formar un hogar.

[¿Perdonarías la infidelidad de tu pareja?]

La respuesta a esta situación no obedece a un perverso capricho o a un despiadado intento por romper corazones, sino a un impulso del cerebro. Ese órgano que a veces cree que todo lo puede y no suele medir las secuelas de sus mandatos. Si Anna Karenina se hubiera detenido un poco más y le hubiera hecho mayor caso a su corazón en vez de al cerebro, quizá no habría destruido su vida y la de Seriozha en ese torbellino pasional ruso. En fin, se suele culpar al máximo músculo sanguíneo de los errores cerebrales y no es así.

Nuestros neurotransmisores encuentran en cada individuo una razón distinta para activar dopamina, serotonina y otras hormonas del placer; sin embargo, es una constante que esos sentimientos de adrenalina y reto caractericen el hallazgo de una persona que mueva la curiosidad o el encanto de un cuerpo que bien podría ser objeto de deseo.

Esa ansiedad por alcanzar lo imposible o de sobrepasar los límites –propios o de la sociedad–, es un reflejo de la voluntad debilitada por el placer; según algunos estudios, incluso podríamos decir que por herencia genética algunas hormonas se activan más rápido si llega a nosotros alguien que concretamente represente lo prohibido.

De acuerdo a otros análisis psicológicos, también esa tendencia a buscar el amor donde no lo hay o a exigirlo cuando ya hay otro compromiso de por medio puede obedecer a una baja autoestima o la falta de empatía con los otros.

Sea cual sea el origen clínico o científico de este asunto, de igual manera podemos hallar una luz esclarecedora en los siguientes hábitos o actitudes ante lo vivido; situaciones que son características en aquellos que se suelen involucrar en contextos de conflicto sentimental y no consumación:


La monogamia no es aceptadapareja

Hay quienes no creen en la monogamia y encuentran en ese argumento el arma más poderosa para no quedarse con una sola pareja o acomodarse en los términos de otras relaciones.


Se cree que el amor ha desaparecido

Tanto hombres como mujeres pueden llegar a creer que el amor se ha acabado en determinadas épocas y siempre es mejor “revitalizar” ese sentimiento de euforia y descubrimiento con alguien más.


Se tiene un trauma

Según estudios, las personas que han sufrido en la infancia de algún maltrato, abandono o abuso son más propensos a no ser estables con otro y buscar constantemente personas nuevas en quien depositar esperanzas renovadas.
FRESA

Aburrimiento

Que bien puede ser resultado de todos los puntos anteriores y aunque se viva una relación satisfactoria o se vea a ese otro en una unión bien cimentada, incluso en una mala, pero a final de cuentas en un contexto distinto al propio, se busca algo que no “aburra”; se pretende algo no “monótono” y que sea especial o misterioso.

No se sabe a ciencia cierta qué movimientos emocionales o neuronales existan en específico para que se decida insistir en el amor de una persona a la que no le interesamos o que está en otra unión interpersonal, pero a grandes rasgos, estos son los aspectos que se suelen considerar al momento de interesarse emocionalmente en alguien imposible. Para continuar con esos problemáticos pero intrigantes temas puedes leer sobre Las infidelidades más famosas de la historia Películas sobre infidelidad que te harán dudar del amor.

Fuente: http://culturacolectiva.com

 

Anteriores Entradas antiguas