Elogio de la inversión

Los años se suceden

y pierden el sonido.

Conservo algunas huellas

en el ticket de mi vida:

mi primer trabajo,

mi primer sueldo,

mi segundo, tercer y compañero de vida, trabajo.

Algunas clases particulares,

mis primeros amigos,

un curso de mecanografía,

el primer beso,

mi primer viaje, una chupa de cuero,

un equipo de música con reproductor de CDs,

un concierto en un estadio,

un vestido de fiesta,

una carrera universitaria,

un curso de inglés,

un viaje a la India,

otra carrera universitaria,

el carnet de conducir

mi primer coche,

el alquiler de un estudio donde aprendí a vivir sola,

una cama, un biombo,

una estancia en una universidad de París,

una cena con mis padres,

muchas cenas con mis padres,

un ordenador,

un crédito hipotecario

un postgrado en terapia,

muchos encuentros personales,

un retiro espiritual,

clases de yoga,

diez días de silencio,

un filtro carísimo para el agua

una reforma en mi baño

una escuela espiritual,

una reforma en mi cocina,

reorientar mi dieta vegetariana

el camino de Santiago,

un desmayo del que conservo una cicatriz,

muchas madrugadas,

muchas conversaciones,

mucho tiempo compartido,

la intensidad de la vida cultural una época,

las universidades de verano,

las salidas a la montaña,

regalarme un viaje a Barcelona con mi padre

ver su cara ilusionada en su primer vuelo

mil días de compras con mi madre,

regalarme un viaje en globo con mi padre,

un cuento que escribí y narré para mi madre,

un taller de poesía,

un viaje por Escocia acompañada de mi mochila,

la subida al Ben Nevis en solitario,

mi primer libro publicado,

los amantes que me amaron,

los amantes que amé,

mi corazón radiante,

el amor que regalé,

mi corazón roto,

el amor que recibí,

los paseos en bici con mi padre,

un libro que he creado y coordinado,

mis dibujos expuestos,

el tesoro del tiempo infinito de mi infancia,

el aroma a hogar,

la inmensidad del Himalaya,

los regalos que hice y me hice,

una puesta de sol en La Atalaya,

los orgasmos infinitos,

un hombre en bicicleta,

la ternura de muchas caricias,

el artista a mi lado,

las lágrimas compartidas,

las lágrimas solitarias,

el aire que respiro,

la alegría de mis ilusiones,

el color de unos ojos,

lo que no cabe aquí,

la mujer que soy.

Yolanda Jiménez

©Yolanda Jiménez

Muro contra la sombra

 

©Yolanda Jiménez

Es alegre esta melodía

descubierta en un libro del desván,

junto al pincel ajado de alguna reflexión.

Es extraña la tonalidad de la pared,

como un color inventado,

como un rostro de ladrillos abandonados.

Al otro lado de la sombra,

hay un lucido muro

y una fachada hermosa

en la mitad del bosque,

quizá dormido de hechizos.

 

©Yolanda Jiménez.

El alba de la palabra … Poema en el 92º día de recogimiento*

 

Existe la libertad

©Yolanda Jiménez

Se despierta temprano.

Con las letras somnolientas

camina hasta la ducha.

Luego saborea el café,

huele el aroma amargo

y se cuelga el bolso de las interrogaciones.

La calle está desierta,

llena de puntos y comas,

hasta que encuentra su lugar

donde ya es una palabra completa.

 

(inspirado en un verso de Margarita Carrera)

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  nonagésimo segundo día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Memoria … Poema en el 89º día de recogimiento*

 

©Yolanda Jiménez

Sin perder el norte,

viaje al sur y un café;

memoria-meseta,

montaña-amor,

calendario móvil,

tren al deseo.

Edredón para dos amigo lejano,

sueño bocados,

palillos sobre tu mesa,

sobre las noches en ti.

El amanecer me sorprende desnuda.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  octogésimo noveno día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Cada tanto … Poema en el 82º día de recogimiento*

 

A cada tanto necesitamos

reiniciar un suspiro,

©Vicente Ruiz

liberar un bostezo,

renovar los afectos,

actualizar nuestro interno.

A cada tanto, un silencio,

parar la costumbre,

una escucha profunda

aquietar los sentidos,

fluir nuestros sueños.

A cada tanto, expresas;

cuando más, lo recibo.

Se suceden las lunas

en canales comunes.

Somos ciclos de viento,

libertad en los pensamientos.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  octogésimo segundo día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Distintos Iguales … Poema en el 60º día de recogimiento*

 

No sé, no estoy seguro.

Algo sí sabes, algo sí sientes;

©Vicente Ruiz

No hay palabras para todo.

Entre la seguridad absoluta

y la duda relativa

son extensos los matices.

Cada uno con su estilo,

Tú oscilas, yo ventilo.

No soy distinta,

somos parecidos.

Lo que yo siento,

lo que tu dudas,

estamos en el mismo camino.

En todos los naufragios

merece la pena salvar algo.

Nada exijo,

lo que doy, lo que recibo,

lo que ofreces, lo que acoges.

La balanza no se inclina.

Desde el mismo silencio

tu lo pintas,

yo lo escribo.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  sexagésimo día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Frases deshechas … Poema en el 55º día de recogimiento

 

Cuando es sentido el rechazo

se ausentan las palabras

y se acumulan las escuchas

-Yolanda Jiménez –

Él hablaba

para no soportar los silencios.

Hablaba de cualquier cosa

con propiedad exacta

y con el respeto debido.

©Yolanda Jiménez

Hablaba

para esconder su timidez,

para no dejarse sentir

las emociones de su alma.

Hablaba con frases suyas,

con frases hechas,

con freses deshechas.

Ella le escuchaba

sabiendo que sus palabras

eran escudos de paja.

Le escuchaba notando,

el rechazo que él no nombraba

Le escuchaba, hasta que

las frases deshechas

quedaron entrecortadas.

Ella le escuchaba

con la atención de quien ama.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  quincuagésimo quinto día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Herida … Poema en el 54º día de recogimiento*

 

©Yolanda Jiménez. Sallent de Gállego (Huesca)

Los caprichos de primavera

regalan cosas extrañas.

La caja de doble cara,

una explosión de palabras,

el cumpleaños más raro

el café más amargo,

el apetito anestesiado,

el estómago taladrado,

la plenitud de la luna,

una noche sin sueño,

los ojos abiertos al llanto,

dolor en la madrugada,

indigestión en la mirada,

ojeras que marcan la cara.

 

©Yolanda Jiménez. Talloires (Francia)

Los caprichos de primavera

madrugan la luz temprana,

anuncian un nuevo día

con los quehaceres por delante,

sanar las heridas pasadas,

acoger lo que me salga.

Dicen que el tiempo lo cura todo;

yo sé que es solo un dicho,

un consuelo inconsolable

o una nueva cicatriz

cuando es sentido el rechazo.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  quincuagésimo cuarto día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Espejismo … Poema en el 28º día de recogimiento*

 

©Yolanda Jiménez

Al mirlo en mi ventana

le espero cada mañana

por si me trae canciones

que atemperen mi alma.

Una visita esperada,

que me recuerda que

aún tengo alas.

Entre el sueño y la vigilia

veo espejismos reales.

 

©Yolanda Jiménez 

* Hoy es el vigésimo octavo día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Tres … Poema en el 13º día de recogimiento*

El sentido de la relatividad

se asemeja a los números impares.

El tres es mi preferido.

©Yolanda Jiménez

En mi familia somos tres herman@s;

las divisiones se hacen entre tres.

Un globo, dos globos, tres globos.

A la una, a las dos, a las tres!

Tres tristes tigres.

Tres mosqueteros.

Las tres gracias.

La Santa Trinidad.

Tres forajidos.

Amantes a tres.

Trios de ases.

Trios de amor.

Tengo tres sobrinas mujeres

y un sobrino varón.

Documentos a terceros.

Fantasía de algún trío.

Trilogías noveladas.

Tres patas para un banco.

Tres eran las hijas de Elena,

tres, eran tres.

Tres crucificados en el Gólgota.

Tres mujeres a sus pies:

Marta, María y Magdalena.

Se puede amar a a tres.

Tres ángulos hay en un triángulo

Tú, yo, el/ella.

De tres en tres.

Tres pensamientos cruzados.

Te espero a las tres.

 

©Yolanda Jiménez 

* Hoy es el décimotercer día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma desde el día 14 de marzo y la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Anteriores Entradas antiguas