Amar para educar

 

“Amar educa”. En un discurso dirigido a educadores, el biólogo chileno y premio Nacional de Ciencias, Humberto Maturana, habló del verbo “amar” y el papel de éste en los procesos educativos.

Humberto Maturana, biólogo chileno, experto en epistemología y Premio Nacional de Ciencias es reconocido en distintas partes del mundo por sus investigaciones, las cuales han abierto nuevos paradigmas en la ciencias naturales y en el entendimiento del desarrollo humano. Pero además, por sus reflexiones sobre la educación, la infancia, el futuro de la humanidad y las emociones. Maturana habla de rescatar las emociones dentro de una “deriva cultural” donde éstas se han escondido y además hacer referencia al verbo “amar” como una emoción que sostiene y funda lo humano.

En un encuentro con educadores en la Región de BioBío en Chile, Maturana no sólo habló de la importancia de los contextos donde crecen los niños y del papel de los adultos como piezas claves en el proceso de crecimiento y transformación de los niños, también hizo énfasis en ese verbo “amar” desde un punto de vista educativo:

“Cuando decimos que amar educa, lo que decimos es que el amar como espacio que acogemos al otro, que lo dejamos aparecer, en el que escuchamos lo que dice sin negarlo desde un prejuicio, supuesto, o teoría, se va a transformar en la educación que nosotros queremos. Como una persona que reflexiona, pregunta, que es autónoma, que decide por sí misma.

Amar educa. Si creamos un espacio que acoge, que escucha, en el cual decimos la verdad y contestamos las preguntas y nos damos tiempo para estar allí con el niño o niña, ese niño se transformará en una persona reflexiva, seria, responsable que va a escoger desde sí. El poder escoger lo que se hace, el poder escoger si uno quiere lo que escogió o no, ¿quiero hacer lo que digo que quiero hacer?, ¿me gusta estar donde estoy?”, son algunas de las preguntas que aparecen.

Para que el amar eduque hay que amar y tener ternura. El amar es dejar aparecer. Darle espacio al otro para que tengan presencia nuestros niños, amigos y nuestros mayores”.

 

Fuente: http://www.eligeeducar.cl

Por: Camila Londoño

Mira su discurso completo a partir del minuto 36, en este vídeo:

“El neceser negro”… Un relato de otoño en verano

 

“EL NECESER NEGRO”

 

Hacía ya algunos meses que él tenía una nueva casa. Ella se peguntaba cuando la invitaría a conocerla. Se imaginaba un delicioso fin de semana en aquel lugar precioso de la sierra con vistas al monte. Imaginaba paseos y lunas; ternuras y deseos; caricias y risas. Pasó el verano. Pasó  el otoño. Un día frío de noviembre aquel hombre la propuso ir. Una visita rápida: él tenía que recoger algo, un documento importante, le dijo. A ella no le importaba la causa. Se alegró de esa improvisada invitación. Solo disponían de dos horas. Le hacía mucha ilusión conocer ese espacio novedoso. Conducía embriagada de serotonina por una carretera serpenteante. El paisaje se le antojaba precioso. El hombre viajaba amable en el asiento delantero, a su lado. Se imaginó estrenando un lugar nuevo, llenando de energía aquel espacio aún por descubrir. Hacía frío en aquella casa coqueta. Ella estallaba de alegría… se conformaba con tan poco!

Ahora, recordándolo, se da cuenta de tantas situaciones desbordadas en su fantasiosa imaginación. Por el anhelo profundo de un amor imposible.

“Ocaso en Venecia”.
Fotografía: Yolanda Jiménez

Gozó de aquella visita con la ilusión de aquella  niña que fue. Esa niña que despertaba cada día de Reyes con la emoción de descubrir (sabiendo que era lo mismo que el año anterior), qué le habrían dejado en sus zapatos aquellos seres mágicos. Para ella, en exclusiva.

Intuía que no era la primera invitada, pero quiso sentirse especial. Tenía la capacidad de trasmutar cada momento compartido con él, en espacios de tiempo únicos. Ese era su momento y quiso aprovecharlo, gozarlo para sentirse viva.

Allí, bajo capas de edredones y forros polares se expandió en halos multicolores de aromas intensos y  sensaciones livianas.

Agotado su tiempo, sin querer, como ocurren estas cosas, lo vio sobre la repisa del lavabo: un  neceser de mujer, testigo mudo de lo temido. Olvidado allí también sin querer. Los fantasmas temidos acudieron a su mente: ¿Acaso sería aquel objeto el verdadero motivo de aquella visita inesperada y rápida? Quizá,  reclamado por su dueña, él, solícito fue hasta allí para recogerlo y devolvérselo…Tenían que regresar, el tiempo se había consumido. En el último instante él, guardó aquel neceser en su bolso mientras ella, la fantasiosa niña que fue, la mujer que le amaba, tragó saliva y mantuvo el tipo. Guardó silencio y miró  por la ventana. Pero la imagen ya se había grabado en su memoria…. Era un neceser negro.

 

Yolanda Jiménez

 

Ama a alguien que entienda que el amor es libre

Enamórate de una mujer que entienda que el amor es libre, pues sólo ella sabrá amarte con toda su existencia. Enamórate de esa mujer que se ame a sí misma tanto como ama a la vida, pues sólo así podrán disfrutar de compartirla.

Enamórate de una mujer que rompa con las normas sociales, que escriba su historia lejos de los paradigmas bajo los cuales su género ha existido por años. Una mujer que entienda que su lugar no es detrás de ti, más bien a tu lado; sólo así estarás con alguien que conozca el significado de la fuerza y la belleza de la libertad.

Sólo una mujer que ansíe un amor libre será capaz de volar sin miedo a tu lado, de entender que en el amor no existen ataduras, máscaras ni juegos, que el amor es entrega y humildad. Que amor no es sinónimo de esclavitud y mucho menos de obligación, más bien construirá a tu lado un amor capaz de expandirse lo suficiente para dejar el alma libre.MUJER CAMINA

Enamórate de una mujer que entienda que el amor es libre y si te parece difícil encontrarlas, tienes que observar bien para reconocer que una mujer que ama libremente también hace las siguientes cosas.

 
Puede ser ella misma

Enamorarse de una mujer libre es enamorarse de aquella que no necesita máscaras ni trucos para estar contigo. Que no tiene miedo de ser ella misma a pesar de que no todo lo que ella representa te parezca correcto. Una mujer libre es la que no cambia por ti, cambia porque ella lo necesita.

 
No se molesta por que salgas con tus amigos

Una mujer que entiende que el amor es libre, sabe que cada quien tiene el control de su vida y eso también significa tener tiempo para disfrutar con aquellas personas que son importantes. Las mujeres que no sienten celos cuando te ven salir con tus amigos, son aquellas que comprenden que el amor no se trata de pasar todo el tiempo juntos, más bien de respeto cuando se encuentran distantes.

 
No sigue estereotipos de una relación

Una mujer que busca libertad en el amor, jamás buscará crear la relación perfecta de la que hablan los libros y películas. Ella buscará construir una relación donde ambos puedan existir en paz. Una relación donde los momentos buenos tengan mayor peso que los problemas, y que si existen dificultades no significa que es momento de tirar la toalla, simplemente que son humanos.

 
No intenta cambiarte

Aquella mujer que vive bajo la libertad, comprende que compartir la vida no es sinónimo de mimetizarse y que cada quien es dueño de su personalidad, por lo que sabrá enamorarse de tu ser con defectos y virtudes sin la incesante necesidad de transformarte a su forma porque su forma de ser se basa en la independencia.

 
No tiene miedo de decir lo que piensaMUJER EN BLANCO Y NEGRO

La mujer que crea en este tipo de amor, sabrá siempre cómo decirte lo que piensa. Si te enamoras de ella, entenderás que nunca va a callar por miedo a hacerte enojar o por sonar ridícula, para ella el amor libre es el que da paso a la comunicación, que escucha y entiende; que razona y siente.

 
Sabe escucharte

Si emprendes una relación donde ambos crean en la libertad del amor, encontrarás en ella a una mujer deseosa de escucharte hablar, querrá saber de ti lo que te gusta y lo que te molesta, se interesará por aquello que es importante para ti a pesar de que no comparta las mismas ideas. Esa mujer creará una relación donde la confianza es la virtud más importante y escuchar siempre atenta sin juzgar tus palabras.

 
Busca su espacio y te da el tuyo

Una mujer que ama libremente comprende que necesitas tu espacio, pero también sabe que ella necesita el suyo. Buscará tener y darte momentos donde ambos puede conectarse consigo mismos, tiempo para la reflexión y meditación o incluso para el simple ocio. Una mujer que cree en el amor libre te mirará contenta cuando necesitas estar solo y esperar con calma para cuando regresas, pero nunca esperará inmóvil, ella también volará libre.

 
No se siente mejor o peor que tú

Las relaciones donde se crea un amor lleno de libertad son aquellas donde ambos son una pareja, esto quiere decir que caminan a la par y ninguno tiene más poder que el otro. Una pareja donde la libertad les permite ser y existir a su gusto y eso los hace a ambos seres maravillosos.MUJER CON JAULA

 
Busca compartir el camino

Una mujer que entiende que el amor es libre es un ser humano que busca simplemente caminar contigo, que te brindará sus brazos para cuando necesitas consuelo, su sonrisa para la paz y su alegría para hacer más fácil cada paso, pero jamás te pedirá que dejes de andar; porque una mujer que cree en la libertad del amor, lo que más desea es caminar contigo.

 

 

Fuente: culturacolectiva.com

Mi manera de quererte

No disfrazo lo que siento:

he dicho que te quiero tantas veces
y de tantas maneras.
Te lo dijo mi boca al oído
para que no sintieras miedo de mi cuerpo que te quiere.MARIPOSAS AZUL
Te lo dijeron mis manos
al tocarte, para que supieras como estás bordado en mi piel.
Te lo dijo mi cuerpo, paseándose por el tuyo
para que supieras que no está mal sentir y que te quieran.
Te lo dijeron mis ojos, sin trampa
para que supieras que se puede querer y seguir siendo libre
Te lo dijo mi corazón, en silencio, en privado
No hay nada distinto a lo que te he dicho siempre:
No hay nada que tu ya no sepas.
Elegiría quererte, mil veces, de nuevo
te elegiría.
Elegiría quererte con mis alas puestas
y las tuyas volando
Elegiría quererte otra vez y tantas veces
sin árbol, sin nido
Elegiría quererte amigo y amante
Elegiría quererte con la confianza de saber quién eres.
No disfrazo lo que siento
Te quiero,
con mi forma de quererte.
No puedes pedir nada distinto a lo que siento
cuando jamás he dicho que te quedes.
Todo lo que ocurre tiene un sentido.
Por: Irma Cristina Cardona

Ama a un escritor, a una escritora

Ama a un escritor porque  puede excitarte tan solo escribiendo. Bésalo porque puede convertir una aventura de una noche en un poema que defina la vida. Un romance de fin de semana en una novela aclamada. Un encuentro esporádico en uno de sus libros más vendidos. Agárrate a sus caderas para que pueda convertir aquella noche lluviosa en un hostal de Dublín en tres estrofas que le hablen al corazón de lujuria y soledad.

LEER MARIPOSAS

Usará la literatura para desvestirte. Usará sus palabras para excitarte. Citará la obra de otro escritor en el momento preciso para llevarte a la cama. No te darás cuenta de que accidentalmente lo cito mal hasta que llegues a casa y lo busques en internet solo por que necesitas sentir esas palabras una vez más.

 

Ama a a  una escritora, ella escogió el arte por encima del dinero, incluso si siempre se está quejando de estar arruinada. Desabrocha su sujetador porque a pesar de ser una mujer madura, sigue viviendo con tres compañeros de piso, quejándose del alquiler, moviéndose entre facturas, haciendo de camarera algunas noches, trabajando en una librería, haciendo trabajos extraños,  siempre apurada; todo porque está convencida de un día creará una obra maestra que  haga que todo eso valga la pena. Quítale sus pantalones siempre que puedas, porque admiras los sacrificios que hace para dedicarse a lo que ama, sabiendo que tú no podrías hacer lo mismo. Duerme con una escritora porque ella sueña y lucha por tener la oportunidad de grabar su nombre en el mundo.

Duerme con un escritor porque el empezará un bonito poema acerca de las plantas de tu pies, negras por usar sandalias por la calle y de la forma en la que contrastan con tus sábanas azul claro. Y entérate de que él jamás acabará ese poema, pero cinco años después, sentado una noche en su escritorio, lamentará haberte perdido y no haberlo terminado. Pensará que quizás, si hubiera terminado el poema, seguiríais enamorados. Y entonces pensará que tan solo está leyendo demasiado entre líneas. Desabotona su camisa porque te dará copias de los libros que escribe, y te los dedicará con lindas notas llenas de amor. Esas mismas notas lo harán sollozar cuando aparte sus libros de los tuyos después de haber roto, cuando se mude de casa. Se llevará con él todos sus libros dándote más espacio para los muebles nuevos que siempre dijo que no os podíais permitir.

Hazle el amor a una escritora por que en su mente ella pensará que eres mucho más de lo que jamás podrás llegar a ser en realidad. Súbete en ella cada noche porque te dirá cosas elaboradas que ambos saben que no son verdad, pero que desearíais que lo fueran. Ten relaciones con ella no por quien es realidad, sino por quien ella cree que es, y porque tu casi lo creíste también. Hazlo por su mente o porque ella lee más libros que tú, porque en el fondo es una romántica incluso cuando este triste, despechada y llena de dudas. Quítale su ropa interior porque ha dominado el arte de los grandes gestos. Y puede salirse con la suya cuando te envía poemas de amor del siglo XVI. Puede citar a Pablo Neruda, murmurar las palabras de Leonard Cohen, memorizar a Rumi, llorar con Sylvia Plath y usar las palabras de E.E. Cummings para hacerte pensar en una eyaculación. Ten relaciones con una escritora porque el juego de palabras es uno de los juegos más excitantes.

ESCRITOR

Hazle el amor a un escritor porque necesita una musa, aunque odie esa palabra. Deja marcas en todo su cuerpo porque él  puede componerte algo tan exquisito que se lo mostrarás a tus nietos. Hazlo porque él juega con metáforas y sonrisas y con crear oraciones que te hacen pausar. Pasará la vida intentando convertir las decepciones y el amor en algo tangible. Duerme con un escritor porque esta pieza fácilmente puede ser convertida en una cuenta de Twitter o en un Tumbler o en una página de Facebook, pero es mucho más poderosa como una sencilla pieza solitaria.

Ten relaciones con una escritora porque ella está loca de remate. Hazlo porque tú estás loco por ella también. Rózale el pelo, porque puede hacer que el mal humor y el abandono parezcan sexys… por un rato. Hazlo porque es insoportable cuando tiene un bloqueo de escritor y es intolerable cuando esta de malas y no quiere que la toquen o que le hablen. Porque se sentará en un cuarto, trabajará 8 horas y solo sacará 8 líneas en claro. Porque se sentará en un cuarto durante ocho horas y producirá 18 páginas. Acuéstate con una escritora, porque se sentará en un cuarto durante ocho horas y no hará nada.

Ten relaciones con un escritor, porque te enviará cartas de amor en cualquier formato (y desde cualquier rincón del mundo), te escribirá a diario con palabras que tendrán todo el sentimiento que no fue capaz de decir en persona1. Te despertarás cada mañana con mariposas en el estomago por leer una vez más que echa de menos cada centímetro de detalle de ti y que odia no estar en casa contigo. Acurrúcate junto a él porque comprenderá el significado de estar enfermo de amor y languidecerá por ti y usará el poco dinero que tiene para ayudarte a comprar un billete para que vayas a verlo. Creerás en él y te mudarás al otro lado del país y sacrificarás mucho, en el fondo sabiendo que nunca apreciará en verdad nada de lo que haces. Porque siempre pone primero a su trabajo. Vuélvete loca por un escritor porque lo amarás mucho más intensamente que a cualquiera antes de él, hasta que probablemente lo eche todo a perder.

ESCRITORA

No te líes con un corredor de bolsa. No te acuestes con un promotor inmobiliario. No quedes con un político. No te enamores de alguien con dinero. No concedas oportunidades a personas que nunca han creado algo bonito por el simple hecho de crearlo. Haz el amor con un escritor, porque ya tendrás tiempo para casarte con alguien más estable, alguien que gane un mejor sueldo, alguien que diga frases estúpidas como “a quien madruga Dios le ayuda”, o “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Él no te prometerá nunca todo eso.

Pero más que nada, acuéstate con un escritor porque necesita tenerte cerca para inyectar tinta en su boli, para dar forma a sus historias, para seguir soñando despierto.

 

(Interpretación del texto original BrokeAssStuart.com: http://brokeassstuart.com/blog/2014/06/10/why-you-should-fuck-a-writer/)

blog.sttorybox.com

Alguien que viaja, alguien que escribe…un angel libre

Cruzarse con alguien que ama leer, escribir, viajar o cantar es acercarse  a como esa persona ama, aprender de esa libertad que brota de su alma y les hace creer que tú tienes la capacidad de corresponder con sinceridad a ese torrente de emociones.

Alguien que escribe y además viaja es propenso a querer sin medida de tiempo o espacio,  irá tras de ti si se lo pides con un simple “te extraño y te necesito a mi lado”, puede estremecer su mundo entero dedicándole un “te quiero” en un pequeño correo electrónico, con eso alcanza para hacerle sonreír todo el día, se imaginará el día en que por fin te pueda abrazar y besar de nuevo en caso de estar lejos, así sea a dos o tres horas de distancia, entonces  escribirá montañas de palabras que no se atreve a decirte cuando habláis a solas.

Alguien que adora viajar, no puede parar y  un día querrás que se quede contigo en un solo lugar y debes comprender que para el o ella, el planeta es pequeño, querrá camuflarse en una cultura ajena a la suya, navegar algún mar prohibido e intentará decirte palabras de amor en idiomas que le son desconocidos, odiará que un día le digas que debe escoger un sitio para vivir, porque sabrá que eso significa que debe detenerse en un solo punto y eso aniquilará sus ilusiones.

Si amas a alguien nómada por naturaleza, debes reconocer que amas cómo te cuenta sobre esos sitios escondidos en los lugares que  visita y sabrás que te quiere si en algún momento menciona que le habría gustado mucho ver aquellos lugares contigo, pero no lo dirá directamente, porque prefiere ponerle literatura a su vida y construye cada párrafo con sumo cuidado, por eso te dirá algo así como: “te habría encantado tomar café en aquel lugar, imagínate sentado en el mismo sitio que inspiró a tantos artistas años atrás”.

No importa cuántas veces le hayan defraudado en el amor porque seguirá creyendo que viajando  dará con alguien que le sepa comprender y no le quiera someter, por eso se enamora tan deprisa, por eso se permite embriagarse con nuevos rostros que le hablen de poesía y le conduzcan por nuevas rutas, porque, necesita dejar su corazón en las letras que escribe, describir los aromas y los lugares que visita.

Si te enamoras de alguien  que viaje o escriba, si un día tú le necesitas,  irá corriendo a tu lado y te pedirá que recorras el mundo que  tanto le fascina, ¿estás dispuesto a ir así por la vida?Llevará un ritmo que tú creerás es fruto de su locura contenida, pero  te amará sin medidas, porque sabe que es la libertad de ambos lo que prima,  no te encadenará a promesas futuras, porque alguien que viaja y escribe conoce lo efímera que es la vida.

No le prometas amor en la lejanía, porque tan pronto como sepa que has traicionado su corazón te dejará para viajar de nuevo, tan lejos como sus pies y alas se lo permitan, no te dirá palabras, porque todas las habrá dejado escritas.

 

Características de alguien  viajero:

  • Adoran leer, es el medio perfecto para viajar en el tiempo y el espacio
  • Anotan los lugares a visitar que han seguramente leído en alguno de sus libros
  • Aborrecen el artificio pues saben que la magia de la vida está en andar cómodamente
  • Pueden dormir en cualquier sitio
  • Aman comer
  • Si tienen cámara fotográfica tomarán fotos de los sitios visitados y una o dos de ellos mismos en esos lugares
  • Creen en el amor a primera vista
  • Saben que la vida es corta, por eso quieren conocer todo el mundo antes de irse de él.
  • Prefieren estar a solas con sus pensamientos más profundos
  • Una hamaca puede ser el mejor lugar para leer y descansar
  • No todos son extrovertidos, es más la mayoría optará por observar a lo demás como personajes de su historia.
  • Cuando viajan para estar contigo intentan demostrarte lo que no se atreven a decirte
  • Procurará cocinar platos diferentes para que le sepan a lejanía y sitios conocidos y por conocer
  • Cantará canciones de lugares lejanos, en idiomas que no sabe pronunciar bien.
  • Son personas que viven en el presente, por eso no hacen planes de futuro
  • Sus viajes les dan un halo de misterio y les dota de capacidades intuitivas para comprender mejor a la gente.
  • Se espantan si notan que intentas atarles a promesas.
  • Se pueden quedar horas visitando alguna biblioteca o librería y seguirán pensando que ha sido poco tiempo.
  • Un buen regalo es un libro que hable de viajes o lugares que  aún no conozca

Como hacer feliz a una mujer

 

Me preguntas cómo hacer feliz a una mujer…BAILANDO DESNUDA
La mujer es una poesía a desvelar…

En primer lugar te invito a que la enamores todos los días y no solamente cuando quieras algo de ella…

No la cortejes únicamente para hacer el amor con ella, no, cortéjala con tus actos, con tus certezas, cortéjala con tu trato, cortéjala regalándole abrazos, cortéjala abriéndole puertas y contendiéndola…

La felicidad de una mujer es una consecuencia de pequeñas causas…

Escúchala…

Hazla sonreír con lágrimas…

Despiertala con un desayuno de amor y hazle el amor a la mañana, no sólo a la noche o cuando tu quieras…

Por cierto, hacer el amor no es tener sexo, hacer el amor es regalarle tu tiempo, tu presencia, comunicarte, ayudarla, hacer el amor es compartir tu aliento con el de ella…

Pregúntale como se siente y qué siente…

Hazla protagonista de tu vida, no una actriz secundaria…

Antes de dormir, y al despertar, susúrrale al oído:
– Me encanta elegirte todos los días…

Dicho esto, mi querido amigo, no sólo harás feliz a una mujer, sino que serás digno de llamarte a ti mismo “hombre”.

¿COMO HACER FELIZ A UNA MUJER?  Me preguntas cómo hacer feliz a una mujer... La mujer es una poesía a desvelar...  En primer lugar te invito a que la enamores todos los días y no solamente cuando quieras algo de ella...  No la cortejes únicamente para hacer el amor con ella, no, cortéjala con tus actos, con tus certezas, cortéjala con tu trato, cortéjala regalándole abrazos, cortéjala abriéndole puertas y contendiéndola...  La felicidad de una mujer es una consecuencia de pequeñas causas...  Escúchala...  Hazla sonreír con lágrimas...  Despiertala con un desayuno de amor y hazle el amor a la mañana, no sólo a la noche o cuando tu quieras...  Por cierto, hacer el amor no es tener sexo, hacer el amor es regalarle tu tiempo, tu presencia, comunicarte, ayudarla, hacer el amor es compartir tu aliento con el de ella...  Pregúntale como se siente y qué siente...  Hazla protagonista de tu vida, no una actriz secundaria...  Antes de dormir, y al despertar, susúrrale al oído: - Me encanta elegirte todos los días...  Dicho esto, mi querido amigo, no sólo harás feliz a una mujer, sino que serás digno de llamarte a ti mismo “hombre”.  https://www.facebook.com/pages/Hombres-y-Mujeres-hacia-el-Coraz%C3%B3n/618352334846575?ref=ts&fref=ts
Comparto este precioso texto de: “Hombres y mujeres hacia el corazón”.

Anteriores Entradas antiguas