La voz de las mujeres

La voz de las mujeres

Tengo en mi casa un cuadro de Rocío Ayara, pintora y amiga. En él, una mujer subida a lomos de un tigre y con una trompeta en la boca lanza al aire una frase “Empezó así a escuchar su propia voz, diciendo lo que debía salir desde dentro”. Compré el cuadro porque me recordó a una experiencia propia. Y en este tiempo, desde que ocupa una de las paredes del salón de mi casa, he contemplado cientos de veces justo la situación contraria.
Las mujeres tenemos nuestros labios cerrados y la garganta sellada en un nudo de acero que aprisiona sentires, quereres y deseos. Contemplo a mi alrededor mujeres maduras, inteligentes, ambiciosas que permanecen en este terreno alienadas y niñas, sin capacidad de expresar con claridad qué es lo que se quiere y cómo. Incluso nos cuesta acceder a nuestras propias necesidades narcotizadas con las promesas de un mañana mejor y las suaves ondas del consumo, el amor perfecto o la paz espritual. Y creo que hasta que las mujeres no oigamos nuestras palabras con el respeto que se merecen, hasta que no podamos comunicar sin dudas nuestra visión del mundo, hasta que no nos reconciliemos con el sonido de nuestra voz en una sala llena de gente, no daremos un paso decisivo.
La voz se nos quebró en las primeras edades a base de tragar llantos y desoír nuestras necesidades. La voz se nos quebró cuando comprendimos que no éramos importantes. Pero eso no es cierto y no tenemos que continuar viviendo como esa niña pequeña asustada e indefensa.
Preguntarnos, ¿qué quiero? ¿qué necesito? ¿cómo? e ir a por ello sin pasar por delante de los demás, con respeto pero con determinación. Respetar nuestras necesidades tanto como las de los demás es en extremo complicado, pero, de hecho, es el ejercicio en que consiste vivir. Negociación, amor, escucha, expresión, espacios, libertad, acción son palabras presentes en el arte de la Vida.
Necesitamos expresar (que significa sacar la presión) qué necesitamos o deseamos en la Vida. Y si lo que requiero entra en conflicto con otros, habrá que dialogar, acercar posturas, ceder a veces, o que cedan por mi.
Lo que no podemos seguir haciendo es no escucharnos a nosotras mismas y acumular indignación, rabia e ira que solo nos hace daño a nosotras y a las personas que nos rodean. Una vez mi hija me pregunto:
– ¿Es que no te importa lo que siento?
Le contesté:
– No, no es eso. Lo que tú sientes me importa mucho, tanto como lo que siento yo. Así que vamos a resolver esto hablando y lleguemos a un acuerdo.
No podemos seguir cumpliendo el papel de las mujeres sin voz, sumisas, que callan y otorgan y tampoco creo en vengarnos del mundo a base de ser las primeras en todo y no atender a los demás, sobre todo a los que dependen de nosotras más directamente. Habrá que llegar a acuerdos, pero para eso, antes, tendremos que saber qué queremos y, después, comunicarlo al mundo.
Publicado por: estudio sobre el útero.

 

 

Día y noche en Los Rancajales

Cuando la contemplación de una obra de Arte transmite tanto, la fuerza de la creatividad nos impregna y lo sublime de los detalles, convierte en belleza la magia de un instante… Os dejo un bellísimo video de Victor Muñoz.

 

“Amanecen los colores y sonidos del valle, que a lo largo del sía se transforman en un sinfín de versiones, como la vida”

 

http://www.jamesonnotodofilmfest.com/cortos-a-concurso.html?id=cw5134390c5c433

 

Transmite una gran belleza en cada uno de sus matices, en los fundidos, en la observación del paisaje cambiante y los sonidos de una naturaleza cercana. La sutileza que desprende emociona, fundiédose entre recónditas moléculas. Y la curiosidad desborda caprichosas circunvoluciones cerebrales, donde se aloja el misterio que sugiere.

La vida del artista

Las mujeres de más de cuarenta

Una revista británica ha realizado una encuesta entre hombres, dividiéndolos en tres grupos de edades. Sus preferencias sobre probables parejas fue aplastante: la mayoría eligieron mujeres entre 45 a 60 años. Casi todos coinciden en que son más inteligentes y más sexys. Pero la autentica respuesta la da un escritor sudamericano de 43 años, Santiago Gamboa … espero disfruten la lectura. “Palabras”…de Santiago Gamboa, escritor colombiano:

 

Las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto. Hoy tienen cuarenta y pico, incluso cincuenta y pico, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas, y sobre todo, endiabladamente seductoras, esto a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitanea sus muslos, pero que las hace tan humanas, tan reales.
Hermosamente reales.

Casi todas, hoy, están casadas o divorciadas, o divorciadas y vueltas acasar, con la idea de no equivocarse en el segundo intento, que a veces es un modo de acercarse al tercero, y al cuarto intento. Qué importa…

Otras, aunque pocas, mantienen una pertinaz soltería y la protegen como ciudad sitiada que, de cualquier modo, cada tanto abre sus puertas a algún
visitante.

Nacidas bajo la era de Acuario, con el influjo de la música de Los Beatles, de Bob Dylan…. Herederas de la “revolución sexual” de la década de los 60 y de las corrientes feministas que, sin embargo recibieron pasadas por varios filtros, ellas supieron combinar libertad con coquetería, emancipación con pasión, reivindicación con seducción.

Jamás vieron en el hombre a un enemigo a pesar que le cantaron unas cuantas verdades, pues comprendieron que emanciparse era algo más que poner al hombre a trapear el baño o a cambiar el rollo de papel higiénico cuando éste, trágicamente, se acaba, y decidieron pactar para vivir en pareja.

Son maravillosas y tienen estilo, aún cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan. Usaron faldas hindúes a los 18 años, se cubrieron con suéter de lana y perdieron su parecido con María, la virgen, en una noche loca de viernes o sábado después de bailar.

Hablaron con pasión de política y quisieron cambiar el mundo. Aquí hay algunas razones de por qué una mujer de más de 45 nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte…. “Qué estás pensando?” No le interesa lo que estás pensando.

Si una mujer de más de 45 no quiere mirar un partido de fútbol, ella no

da vueltas alrededor tuyo. Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante. Una mujer de más de 45, se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere, y de con quién lo quiere.

Son muy pocas las mujeres de más de 45 a las que les importa lo que tú pienses de lo que ella hace. Una mujer de más de 45, tiene cubierta su cuota de relaciones “importantes”Las mujeres de más de 45 son generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es no ser apreciadas lo suficiente. Tienen suficiente seguridad en sí mismas como para presentarte a sus amigas. Solo una mujer más joven e inmadura puede llegar a ignorar a su mejor amiga.

Las mujeres se vuelven psíquicas a medida que pasa el tiempo. No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre lo saben. Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imbécil si es lo que sienten sobre ti. Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 45 y por múltiples razones.

 

 

 

Con el tiempo aprenderás…

Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer un alma y aprenderás que amar no significa apoyarse y que compañía no significa seguridad.

Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas.

Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y con la tristeza de un adulto y aprenderás a construir hoy todos los caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado.

Aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitaras perdonarlas.

 

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma.

Descubrirás que lleva años construir la confianza y apenas unos segundos destruirla y que también podrás hacer cosas de las que te arrepientas el resto de tu vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias y que no importa que es lo que tienes sino a quien tienes en la vida y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar a los amigos si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambien. Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, solo por el hecho de disfrutar su compañía.

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que mas te importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuando será la ultima vez que las veamos.

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de los que hacemos.

Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejor.

Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser y que el tiempo es corto.

Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges y si no lo sabes cualquier lugar sirve.

 

Aprenderás que si no controlas tus actos, ellos te controlan y ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada sea la situación, siempre hay dos lados.

Aprenderás que héroes son las persona que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias.

Aprenderás que la paciencia requiere de mucha practica.

Descubrirás que algunas veces la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayude a levantarte.

Madurar tiene mas que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.

Aprenderás que hay mucho mas de tus padres en ti de lo que supones.

Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías porque pocas cosas son tan humillantes y seria una tragedia si lo creyese porque le estaras quitando la esperanza.

Aprenderás que cuando sientes rabia, tenes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho a ser cruel con todo lo que puedes, porque hay personas que nos aman pero que no saben demostrarlo…… No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Aprenderás que con la misma severidad con la que juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.
Aprenderás que no importa en cuantos pedazos se rompa tu corazón, igualmente el mundo no se detiene para que lo arregles.

Aprenderás que el tiempo no es algo que puedas volver atrás, por lo tanto, debes de cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores.

Entonces y solo entonces sabrás realmente lo que puedes soportar, que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no podías más.
Es que la vida vale realmente cuando tienes valor de enfrentarla!!!!!

WILLIAM SHAKESPEARE

 

 

Las siete maravillas: un cuento de autor desconocido

“Un día en la escuela, el maestro pidió a sus alumnos que escribieran una lista de las siete maravillas del mundo. Cuando terminaron, pusieron sus “maravillas” en común. A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente: las Pirámides de Egipto, el Taj Mahal, el Coloso de Rodas, los Jardines Colgantes de Babilonia, el Coliseo de Roma y la Gran Muralla China.
El maestro buscaba consenso para la séptima maravilla cuando notó que una estudiante permanecía callada y no había entregado aún su lista, así que le preguntó si tenía problemas para hacer su elección.
La muchacha tímidamente respondió: “Sí; un poco. No podía decidirme, pues son tantas las maravillas…”
El maestro le dijo: “Lee lo que has escrito, tal vez podamos ayudarte.”
La muchacha, titubeó un poco y finalmente leyó: “Creo que las siete maravillas del Mundo son:
1. Poder pensar
2. Poder hablar
3. Poder actuar
4. Poder escuchar
5. Poder servir
6. Poder orar
7. Y la más importante de todas….. poder amar.”
Después de leído esto, la clase quedó en completo silencio.”
Y nosotros, ¿Cuantas maravillas disfrutamos?. Quizá es hora de valorar todas la posibilidades que están a nuestro alcance: poder reir, poder compartir, poder regalar, poder recibir, poder bailar,  poder ser…

 

Realidad inmediata: solución exclusiva

La naturalidad es la única condición posible para una vida plena. El Universo entero, aunque aparentemente ajeno a mi vida, en realidad ha contribuido con cantidades inimaginables de energía y armonía para que Yo, aquí y ahora, sea. Miles de millones de años han sido necesarios para que Yo, aquí y ahora, sienta el inhalar y exhalar de la respiración. Todo el Universo ha deseado que en realidad la vida que lo impulsa viva en mí. Es urgente que despierte a ello, que por mi propio pie lo sienta y descubra.

¿Por qué me aferro al temor? Como hijo del Universo quiero ser total y sin tapujos ni necesidades de protección; la confianza es mi gran valor. Corazón abierto, corazón noble que su calidad obedece a la vida. La transparencia con el mundo ha de tender a la totalidad. En su momento, inesperadamente, espontáneamente, se sabe y se siente en el alma que nada me falta, que siempre he sido completo, y que nada hay que pueda o deba ocultar ni desarrollar. El alma se hace transparente, la energía fluye sin esfuerzo, lo suave vence a lo rígido. En el mundo los valores dejan de estar invertidos, el Rey vuelve a ser Rey, y el siervo, siervo.

La distancia con los demás tiende a cero, y aunque la inercia del pasado te sacuda, al igual que un tente tieso, este oscila y el centro se recupera por las mismas leyes naturales que han tomado el mando, sin que nadie intervenga. Nada puedo hacer para que ello suceda, pero simultáneamente todo yo al cien por cien debo estar entregado a ello. El círculo se cierra y la paradoja se resuelve. El esfuerzo deja de tener sentido, la ausencia del mismo es la fuente de la creatividad, y la desconfianza del corazón pierde la razón.

 

 

Publicado por :  aquí y ahora.

Anteriores Entradas antiguas