Diccionario para nombrar las emociones que no puedes describir

 

Esa extraña emoción que has sentido tiene un nombre.

Las palabras moldean nuestra visión del mundo, pero hasta el lenguaje tiene límites. Si te has quedado con una idea “en la punta de la lengua” sabes que no existen suficientes términos para nombrar el inmenso rango de las emociones. Sentir es una experiencia múltiple que no se agota; es por eso que poetas y escritores dedican su vida a dibujar las emociones con palabras.

Percibimos los cambios en nuestro cuerpo cuando nos alegramos o lloramos, pero sentir también puede ser contradictorio: ¿cómo expresar que sientes tristeza y alivio a la vez? A veces las palabras ordinarias no bastan y hay que salir de lo cotidiano, acceder incluso a otras lenguas.

A continuación te presentamos un magnífico “diccionario de tristezas oscuras”, una increíble serie web que define palabras recién inventadas para emociones extrañamente poderosas. Escrito, editado y narrado por John Koenig, el manual experimenta nombrando a cada uno de esos sentimientos que, al no tener nombre, dejamos en el olvido. Pero existen, y todos los hemos experimentado:

(C) Yolanda Jiménez

  1. Sonder:  La realización de que cada persona que encuentras en la calle tiene una vida tan vívida y compleja como la tuya.
  2. OpiaLa intensidad ambigua de ver a alguien a los ojos y sentirte al mismo tiempo invadido y vulnerable.
  3. Monachopsis: La sutil pero persistente sensación de estar fuera de lugar.
  4. Énouement: La experiencia agridulce de arribar al futuro, ver cómo terminan las cosas y no poder decirle a tu yo del pasado.
  5. Vellicor: La sensación de nostalgia que provoca una biblioteca antigua.
  6. Rubatosis: El ansia de estar consciente de tus propios latidos.
  7. Kenopsia: Lo misterioso de un lugar que antes estaba atiborrado de gente pero ahora está vacío.
  8. Mauerbauertraurigkeit: La urgencia inexplicable de alejar a las personas, incluso las más cercanas a ti.
  9. Jouska: Una conversación hipotética que repites de manera obsesiva en tu mente.
  10. Crisalismo: La calma de estar en un lugar seguro mientras afuera cae una tormenta.

  11. Vemödalen: La frustración de haber tomado una gran fotografía sabiendo que ya existen miles de fotografías idénticas.
  12. Anécdoque: Una conversación en la que todos hablan pero nadie escucha realmente.
  13. Elipsismo: La pesadumbre de no saber cómo se desenvolverá la historia
  14. Kuebiko: El agotamiento después de cometer actos de violencia sin sentido.
  15. Laquesismo: El deseo de que te acontezca una catástrofe -de sobrevivir a un accidente de avión o de perder todas tus posesiones en un fuego.
  16. Exulansis: La tendencia a no hablar de una experiencia propia porque sabes que la gente no puede identificarse con ella.
  17. Adronitis: Sentirte frustrado por lo mucho que toma conocer verdaderamente a alguien.
  18. Rückkehrunruhe: El sentimiento de llegar a casa después de un viaje introspectivo, solo para sentir que lo olvidas poco a poco.
  19. Nodus TollensLa conciencia de que la historia de tu propia vida ya no tiene ningún sentido para ti.
  20. Onismo: La desesperación de estar atrapado en un solo cuerpo, que solo puede habitar un lugar y un momento en el tiempo a la vez.
  21. Liberosis: El deseo de que las cosas te importen menos.
  22. Altschmerz: El cansancio de enfrentar los mismos problemas de siempre, los mismos defectos y faltas que has estado cargando durante años.
  23. Occhiolism: La conciencia de lo limitada que es tu propia perspectiva.

Fuente: https://ecoosfera.com/diccionario-emociones-raras-no-podemos-describir/

Carta de despedida de Henry Miller a Anaïs Nim

 

Qué son las despedidas si no saludos disfrazados de tristeza? Lo mismo que el deseo y el placer de verte mientras te desnudas y te envuelves en la sábanas. Nunca has sido mía. Nunca pude poseerte y amarte. Nunca me amaste o me amaste demasiado o me admiraste como la niña que toma una lente y se pone a ver cómo marchan las hormigas y cómo, en un esfuerzo inacabable y lleno de fatiga, cargan enormes migajas de pan. Qué son aquellas noches lluviosas en medio de la cama de un hotel. Qué el recuerdo de nuestros pasos por la calle, en el teatro o en la sala de conciertos. Qué son los recuerdos de los celos y de tus amantes y de June y de mis amantes.

Fotografía recogida en facebok. Desconozco su autor

Anaïs, no creo que nadie haya sido tan feliz como lo fuimos nosotros. No creo que exista en la historia del hombre y de la mujer un hombre y una mujer como tú y como yo, con nuestra historia, nuestras circunstancias; con aquello que se desbordaba en las paredes, el ruido de la calle y la explosión de tu mirada inquieta de ojos delineados en negro; con la sinceridad de tu cuerpo frágil y tu secreto agresivo e insaciable. El recuerdo puede ser cruel cuando estás volando febrilmente a tu próximo destino, a otros brazos que te reciban expectantes y hambrientos. El recuerdo de tu diario rojo que tirabas en la humedad de la cama entre tus labios entreabiertos y mis ganas de desearte. Te deseo. Te deseo con la desesperación y el anhelo de lo imposible y ya te has ido y tal vez, en un sueño imaginativo y romántico, leerás estas palabras una y otra vez, en medio de mi ciudad con la gente pasando en medio de las calles y la sorpresa en tus ojos y la gran dama con el fuego en la mano derecha.

Mi querida Anaïs, ma petite, ma jolie, infanta inquieta de sal nocturna. Te extraño cuando huyes de madrugada y te extraño cuando camino y me tomo un café en la calle; te extraño cuando June se acerca cariñosa y cuando paso por los grandes aparadores. Te extraño casi a todas horas: cuando escribo, cuando te pienso, cuando escucho las campanas que me anuncian que ya son las tres, cuando me acuerdo de las horas interminables entre humo y whisky, cuando tengo una comida que dura toda la tarde, también cuando me despido de ti cada día a la misma hora, cuando como en aquel lugar donde nos dio el aire y cuando escucho la radio. Adiós, Anaïs, adiós. Ya nos encontraremos en otras vidas y en otras vidas podré poseerte y quedarme contigo para siempre. Ya te veré en medio de la nieve y entre libros y vino. Adiós, tuyo siempre

Henry

 

Publicado en Facebok.
Por: Ernesto Pérez

Madurez espiritual

 

¿Te sientes espiritual?, ¿como lo eres en tu vida diaria?, ¿como lo aplicas a tus relaciones con los demás y contigo? Comparto unas reflexiones de Rumi:

Le preguntaron a Rumi, maestro espiritual persa del siglo. XIII:

* ¿Qué es el veneno?

Poema visual: Cuca Canals Fotografía: Yolanda Jiménez

– Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno.
Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea …

* ¿Qué es el miedo?
– La no aceptación de la incertidumbre. Si aceptamos la incertidumbre, se convierte en aventura.

* ¿Qué es la envidia?
– La no aceptación de la bienaventuranza en el otro. Si lo aceptamos, se torna en inspiración.

* ¿Qué es la ira?
– La no aceptación de lo que está más allá de nuestro control. Si aceptamos, se convierte en tolerancia.

* ¿Qué es el odio?
– La No aceptación de las personas como son.
Si las aceptamos incondicionalmente, a continuación, se convierte en amor,

* ¿Qué es la madurez espiritual?

1. Es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.
2. Es cuando aceptamos a las personas como son.
3. Es cuando entendemos que todos están acertados según su propia perspectiva.
4. Es cuando se aprende a “dejar ir”.
5. Es cuando se es capaz de no tener “expectativas” en una relación, y damos de nosotros mismos por el placer de dar.
6. Es cuando comprendemos que lo que hacemos, lo hacemos para nuestra propia paz.
7. Es cuando uno para de demostrar al mundo lo inteligente que es.
8. Es cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás.
9. Es cuando paramos de compararnos con los demás.
10. Es cuando se está en paz consigo mismo.
11. La madurez espiritual es cuando somos capaces de distinguir entre “necesidad” y “querer” y somos capaces de dejar ir ese querer …
Por último y lo más importante:
12. Se gana la madurez espiritual cuando dejamos de anexar la “felicidad” a las cosas materiales
Publicado en Facebok por: Moy  -amante de las letras –

Apostrofando a los dioses. Poesía para hoy

 

Apostrofando a los dioses

 

Ante la inmensidad del océano

(C) Yolanda Jiménez

ahí duerme el silencio.

Mi mano siempre,

un día y otro

peina las brisas saladas.

En el horizonte incierto

el verano es ahora;

nadie pertenece a nadie.

 

-Yolanda Jiménez –

 

 

“No toques lo que hay, toca lo que falta”. Poesía para hoy

 

No toques lo que hay, toca lo que falta

-Miles Davis –

 

Como hacer el amor

Lo que tienes que acariciar es lo que está escondido

(C) Yolanda Jiménez

sacar lo que no se ve

bañarse entre lágrimas de gozo

descubrir un último universo en el palpitar de un iris

caminar por las dunas de la piel erizada

atreverse a probar todos los frutos antes de que se marchiten

darse un banquete de piel y pelos

arañar el deseo escondido

vomitar el placer prohibido

completarse, regalarse,  descubrirse.

Vacío y plenitud esquivando el abismo

de la soledad.

 

-Javier Jiménez –

 

Todo participa de su contrario

Cuarto principio hermético “ZUNAIYAT AL AQTAB”. Todo participa de su contrario.

El principio de bipolaridad es el cuarto principio de la Promulgación Hermética y nos enseña lo siguiente:” Todo lo que existe participa de su contrario” frío-calor, día-noche, masculino-femenino, bien-mal, etc.

Sin este “juego “ entre polaridades opuestas, el Universo dejaría de existir, simplemente, ya que gracias a la dinámica que se genera por la interacción entre ambas (construcción-destrucción) se hace posible la acción creadora.

(C) Yolanda Jiménez

Las personas tienen una preferente tendencia a encasillar lo que perciben desde la bipolaridad; “Esto es bueno ó es malo, esto es femenino ó masculino, etc.”. Pero todo es un reflejo del Principio que lo genera, donde se encuentran todas la posibilidades.

No existe lo absolutamente positivo ni lo absolutamente negativo, pues, como decimos, en todo se halla la presencia de lo opuesto. El Taoísmo en su representación más conocida, el círculo del Yin-Yan, también indica este concepto de bipolaridad:”Todo participa de lo opuesto”.

La percepción que tenemos de aquello que identificamos como “realidad” no es otra cosa que la lectura hecha por nuestro cerebro-culturalmente ya condicionado”, sobre un concepto ó imagen cualquiera. Pero desde  otro parámetro cultural la misma “realidad” puede ofrecer, generalmente, otros resultados.

Cada “realidad”, ante nuestros ojos esconde otras muchas apariencias y cada una de ellas, a su  vez, es el resultado de múltiples posibilidades que, en parte, dependen del observador.
Por lo tanto es del todo improcedente e ignorante formular el postulado de que;” NO HAY MÁS VERDAD QUE LA  MÍA”.

FUENTES:
– A la búsqueda del manantial. La tradición Hermética de los Sufís. Hayy Sidi Said ben Ayida al Andalusí. Antonio Said Dotor.  Mandala Ediciones.
– Rosacruz Áurea España

“Palabras”. Celebremos la poesía hoy y todos los días

 

Palabras

 

(C) Yolanda Jiménez

Palabras que flotan

en el limbo etéreo

de tus mares verdes,

de tus brisasusurros.

Viajes eternos

de idas y regresos

donde descubrir manantiales:

los tesoros de poesía

en los lazos compartidos.

 

-Yolanda Jiménez –

Anteriores Entradas antiguas