Poema para un indeciso

 

“INDECISIÓN”

 

No quiero que te vayas,

ni que te quedes.

Quiero tan solo…

No quiero nada.

¡Lo quiero todo!

 

 

 

“Transición”…Poesía para ti. Para mi. Para el Universo

 

“TRANSICIÓN”

 

 

ANTES

Voy a ti. Mis lágrimas o las tuyas.

No caben límites. Incertidumbre desbordada.

Escucho tu voz cansada penetrando en mis adentros.

Dos palabras me bastan para ser infinita

Caricias sin tiempo reconfortan mi alma

 

TÚNEL

Eres ausencia del aquí mientras te imagino en tu luz.

Quédate en este lado. No es aún tu hora de partir.

Siendo ya parte de mí, vuelves sin haberte ido

Tu mirada me habla y mis ojos te escuchan

Desde tu silencio eres mi universo.

 

FLORES 

Mi corazón acelerado en el anhelo de verte

Alborota mis pasos hacia ti.

Brilla tu luz en tus ojos infinitos.

Tus manos me hablan en lenguaje de colores.

 

UNA TARDE 

Me miras desde tu adentro.

Busco tu piel y me entregas tus manos.

Solo emociones. Sobran palabras

Tus pasos seguros sostienen tu ímpetu

Aspiramos la tarde en la ventana abierta

Inexplorado horizonte de nuevas montañas

 

INCERTIDUMBRE 

Mis pasos acortan la distancia que me lleva a ti.

Se me para el tiempo a tu lado.

Llena de tu presencia, agoto la tarde.

Mañana saldrás a la vida.

Mi alegría se desborda. Intuyo mi lugar en otra orilla.

Mi balsa se mece incierta. Navegas en otra barca

En el silencio de mi corazón, te amo.

 

Yolanda Jiménez.

 

“Transición”… Poesía para ti. Para mi. Para el Universo

 

“TRANSICIÓN”

 

ANTES

Voy a ti. Mis lágrimas o las tuyas.

No caben límites. Incertidumbre desbordada.

Escucho tu voz cansada penetrando en mis adentros.

Dos palabras me bastan para ser infinita

Caricias sin tiempo reconfortan mi alma

 

TÚNEL

Eres ausencia del aquí mientras te imagino en tu luz.

Quédate en este lado. No es aún tu hora de partir.

Siendo ya parte de mí, vuelves sin haberte ido

Tu mirada me habla y mis ojos te escuchan

Desde tu silencio eres mi universo.

 

FLORES 

Mi corazón acelerado en el anhelo de verte

Alborota mis pasos hacia ti.

Brilla tu luz en tus ojos infinitos.

Tus manos me hablan en lenguaje de colores.

 

UNA TARDE 

Me miras desde tu adentro.

Busco tu piel y me entregas tus manos.

Solo emociones. Sobran palabras

Tus pasos seguros sostienen tu ímpetu

Aspiramos la tarde en la ventana abierta

Inexplorado horizonte de nuevas montañas

 

INCERTIDUMBRE 

Mis pasos acortan la distancia que me lleva a ti.

Se me para el tiempo a tu lado.

Llena de tu presencia, agoto la tarde.

Mañana saldrás a la vida.

Mi alegría se desborda. Intuyo mi lugar en otra orilla.

Mi balsa se mece incierta. Navegas en otra barca

En el silencio de mi corazón, te amo.

 

Yolanda Jiménez.

 

“Vive”… Un poema para ti.

 

 

Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas,

mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.

Ya me  reí cuando no podía.

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

Tuve miedo de perder a alguien especial

y terminé perdiéndolo

¡pero sobreviví!

¡y todavía vivo!

No paso por la vida

y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación

abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

porque el mundo pertenece a quien se atreve

y la vida es mucho más para ser insignificante.”

– Charles Chaplin – 

Poesía para ti

 

“Puesta de sol”. Juan Peláez

Cuando el no ser queda en suspenso
se abre la vida ese paréntesis
con un vagido universal de hambre
somos hambrientos desde el vamos
y lo seremos hasta el vámonos
después de mucho descubrir
y brevemente amar y acostumbrarnos
a la fallida eternidad
la vida se clausura en vida
la vida ese paréntesis
también se cierra incurre
en un vagido universal
el último
y entonces sólo entonces
el no ser sigue para siempre
La vida ese paréntesis.

*Mario Benedetti.

 

“Amanecer”. Yolanda Jiménez

Cada vez que te vayas de vos mismo, no destruyas la vía de regreso.

Volver es una forma de encontrarse

Y así verás que allí también te espero.

 

*Mario Benedetti. “Irse”

 

Para ti. Para hoy

 

No hay resquicio de mí que no sea tuyo.
Ni hay un palmo de ti que me sea ajeno.

Porque tú y yo somos una misma esencia,
con distinta manifestación y estado,
con distinta vibración y nota.
Una misma gota de agua
habitando simultánea en dos mares.

Somos una misma música
interpretada en distintos instrumentos.
Una misma pincelada
expresada con distintas manos.

Tu llanto brota en mis ojos
tanto como mi risa nace en tu garganta.

No necesito tenerte porque te soy.
No precisas poseerme porque ya me eres.

Sé que tú eres como eres
porque te necesito así
para que el juego de mi alma prosiga.
Sé que me necesitas tal como soy
para colaborarte en el camino
de cumplimiento de tu misión vital.

Salud y paz.

 

Fuente: Magos del Alma (Facebok)

No corras, ve despacio. Un poema para hoy

No corras. Ve despacio

¡No corras. Ve despacio,
que donde tienes que ir
es a ti solo!

¡Ve despacio, no corras,
que el niño de tu yo, recién nacido
eterno,
no te puede seguir!

Si vas deprisa,
el tiempo volará ante ti, como una
mariposilla esquiva.

Si vas despacio,
el tiempo irá detras de ti,
como un buey manso.

 

Juan Ramón Jiménez, Eternidades 1918 poema (XXXVI)

Juan Ramón Jiménez, poeta español y ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, nos invita reflexionar sobre esto.

Anteriores Entradas antiguas