Hoy

 

Hoy

 

(C) Juan Peláez

Aquí, allí

Fui, éramos, somos.

Ayer, hoy, mañana.

Sobre el horizonte incierto

de vientos y derivas,

resguardo de solanas

en efímeros instantes

de almas encontradas.

¿Y ahora?

Ahora  basta sentir.

 

 

A  veces nos llega el tiempo de reconstruirnos, de reposar, de mirar con ojos nuevos. De sentir.

Hoy 20 de junio es el día Internacional del Refugiado.  

 

-Yolanda Jiménez –

 

 

 

Contraste de complementarios

 

Diego Fernández: Papel teñido

Contraste de complementarios

en equilibrio liviano

peinan horizontes

de besos enalmados,

de brisas, de aromas…

 

-Yolanda Jiménez –

 

“Palabras”… Poesía para ti

 

Palabras

(C) Juan Peláez

En tus palabras

vibra la magia profunda,

más allá de lo tangible.

Entre circuitos ignotos

nace la belleza;

manantial de calma,

tormenta de aguas,

de vientos o brisas.

Palabras para todo

y todo sin palabras.

 

-Yolanda Jiménez –

Haikus a dos

 

(C) Yolanda Jiménez. Lápiz sobre papel

Las flores del olmo

subieron hasta tu portal

con la misma alegría que yo.

 

Te regalo un abrazo

te recibo con las puertas abiertas

y con el té de los martes.

 

Ese té delicioso

que sabe a humanidad

siempre es más rico compartido.

 

Ernesto Pentón y Yolanda Jiménez

Te miraré

 

Te miraré

Rogelio López Cuenca. Poema visual expuesto en el centro “Dados Negros”

con los ojos vacíos,

con mis labios sellados.

Te miraré

con los contadores a cero

y los sentimientos dormidos.

Te miraré

sin decirte nada,

diciéndote todo.

Te miraré

aunque tu no me veas.

Te miraré

 

 

-Yolanda Jiménez –

 

 

Carta de despedida de Henry Miller a Anaïs Nim

 

Qué son las despedidas si no saludos disfrazados de tristeza? Lo mismo que el deseo y el placer de verte mientras te desnudas y te envuelves en la sábanas. Nunca has sido mía. Nunca pude poseerte y amarte. Nunca me amaste o me amaste demasiado o me admiraste como la niña que toma una lente y se pone a ver cómo marchan las hormigas y cómo, en un esfuerzo inacabable y lleno de fatiga, cargan enormes migajas de pan. Qué son aquellas noches lluviosas en medio de la cama de un hotel. Qué el recuerdo de nuestros pasos por la calle, en el teatro o en la sala de conciertos. Qué son los recuerdos de los celos y de tus amantes y de June y de mis amantes.

Fotografía recogida en facebok. Desconozco su autor

Anaïs, no creo que nadie haya sido tan feliz como lo fuimos nosotros. No creo que exista en la historia del hombre y de la mujer un hombre y una mujer como tú y como yo, con nuestra historia, nuestras circunstancias; con aquello que se desbordaba en las paredes, el ruido de la calle y la explosión de tu mirada inquieta de ojos delineados en negro; con la sinceridad de tu cuerpo frágil y tu secreto agresivo e insaciable. El recuerdo puede ser cruel cuando estás volando febrilmente a tu próximo destino, a otros brazos que te reciban expectantes y hambrientos. El recuerdo de tu diario rojo que tirabas en la humedad de la cama entre tus labios entreabiertos y mis ganas de desearte. Te deseo. Te deseo con la desesperación y el anhelo de lo imposible y ya te has ido y tal vez, en un sueño imaginativo y romántico, leerás estas palabras una y otra vez, en medio de mi ciudad con la gente pasando en medio de las calles y la sorpresa en tus ojos y la gran dama con el fuego en la mano derecha.

Mi querida Anaïs, ma petite, ma jolie, infanta inquieta de sal nocturna. Te extraño cuando huyes de madrugada y te extraño cuando camino y me tomo un café en la calle; te extraño cuando June se acerca cariñosa y cuando paso por los grandes aparadores. Te extraño casi a todas horas: cuando escribo, cuando te pienso, cuando escucho las campanas que me anuncian que ya son las tres, cuando me acuerdo de las horas interminables entre humo y whisky, cuando tengo una comida que dura toda la tarde, también cuando me despido de ti cada día a la misma hora, cuando como en aquel lugar donde nos dio el aire y cuando escucho la radio. Adiós, Anaïs, adiós. Ya nos encontraremos en otras vidas y en otras vidas podré poseerte y quedarme contigo para siempre. Ya te veré en medio de la nieve y entre libros y vino. Adiós, tuyo siempre

Henry

 

Publicado en Facebok.
Por: Ernesto Pérez

Madurez espiritual

 

¿Te sientes espiritual?, ¿como lo eres en tu vida diaria?, ¿como lo aplicas a tus relaciones con los demás y contigo? Comparto unas reflexiones de Rumi:

Le preguntaron a Rumi, maestro espiritual persa del siglo. XIII:

* ¿Qué es el veneno?

Poema visual: Cuca Canals Fotografía: Yolanda Jiménez

– Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno.
Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea …

* ¿Qué es el miedo?
– La no aceptación de la incertidumbre. Si aceptamos la incertidumbre, se convierte en aventura.

* ¿Qué es la envidia?
– La no aceptación de la bienaventuranza en el otro. Si lo aceptamos, se torna en inspiración.

* ¿Qué es la ira?
– La no aceptación de lo que está más allá de nuestro control. Si aceptamos, se convierte en tolerancia.

* ¿Qué es el odio?
– La No aceptación de las personas como son.
Si las aceptamos incondicionalmente, a continuación, se convierte en amor,

* ¿Qué es la madurez espiritual?

1. Es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.
2. Es cuando aceptamos a las personas como son.
3. Es cuando entendemos que todos están acertados según su propia perspectiva.
4. Es cuando se aprende a “dejar ir”.
5. Es cuando se es capaz de no tener “expectativas” en una relación, y damos de nosotros mismos por el placer de dar.
6. Es cuando comprendemos que lo que hacemos, lo hacemos para nuestra propia paz.
7. Es cuando uno para de demostrar al mundo lo inteligente que es.
8. Es cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás.
9. Es cuando paramos de compararnos con los demás.
10. Es cuando se está en paz consigo mismo.
11. La madurez espiritual es cuando somos capaces de distinguir entre “necesidad” y “querer” y somos capaces de dejar ir ese querer …
Por último y lo más importante:
12. Se gana la madurez espiritual cuando dejamos de anexar la “felicidad” a las cosas materiales
Publicado en Facebok por: Moy  -amante de las letras –

Anteriores Entradas antiguas