“El río de las cosas”…Un poema liberador

El río de las cosas

 

(c) Yolanda Jiménez

Mi primera muñeca que tenía el pelo quemado, al río.

El diente de leche que se quedó clavado en una manzana, al río.

El cuento en el que la princesa despierta tras un beso, al río.

Los leotardos blancos que me cortaban la respiración, al río.

Aquellas botas que no dejaron crecer mis pies, al río.

La maestra que me introdujo el Catecismo a golpe de regla, al río.

El primer sujetador que me torturó sin consideración, al río.

La amiga que me dejó por otros, y por mi culpa, mi gran culpa, al río.

El novio que solo me quería como amiga… íntima, al río.

La jefa y el jefe que gritan y me empequeñecen, al río.

Los desahucios, la censura, la corrupción,

los malos de verdad que no salen en los cuentos,

a un pozo ciego desde donde el río no los pueda arrastrar al mar.

 

Isabel Jiménez Moreno * 

*Isabel Jiménez es poeta, mujer, cálida y amiga.

“El río de las cosas” es un poema que me resulta liberador y divertido, desde la perspectiva de las mujeres que ambas somos hoy.

 

 

 

El Tao de un cepillo de dientes

 

(c) Yolanda Jiménez

Otoño en el meridiano,

domingo en la ciudad,

orden en el armario.

Los vestidos de verano intercambiados por los de invierno.

Se despidió de prendas que ya no se ponía.

Devolvió las prendas ajenas

y se sintió liberada;

con un cajón vacío

para llenarlo a su antojo.

¿Y el cepillo de dientes?

¿es una prenda de verano o de invierno?

¿es un testigo mudo? ¿por qué está siempre presente?

Es un objeto inquieto,

¿se olvida por olvido?

¿se olvida con la intención de quedarse?

saltarín y alegre, se le resbaló entre los dedos

Y el Tao le reveló

que era tiempo de renovarlo.

 

-Yolanda Jiménez –

Bienvenida a un nuevo libro

 

Hoy,

hoy por fin

te tengo entre mis dedos.

Acaricio tu tacto

de cálido papel

salpicado de colores,

estrellado de letras,

conformado de continentes.

Tu piel y la mía

fundidas de aromas diversos,

de mujeres de fuego,

de hombres de agua,

de mundos diversos,

de tiempos ayeres

de hoys presentes.

Hueles a emoción,

sabes a alma,

eres poesía.

 

 

-Yolanda Jiménez – Octubre de 2019.

 

Con gratitud a tod@s los que formáis parte de este proyecto

 

 

 

“Soy una poeta desnuda”… poema para un 15 de octubre

 

Acariciar el papel con la punta del lápiz,

(c) Yolanda Jiménez

eso es lo que puedo hacer

para llenar tu ausencia,

para traerte conmigo.

Escribir desordenado,

dar sentido a mis versos,

imaginarte ahora,

llenarme en cada encuentro,

aprender cada día,

pintar cada poema,

desnudar mi alma,

ser poeta

y destapar el rumor,

que esconde cada palabra.

 

– Yolanda Jiménez –

_______

N.A. El 15 de octubre se celebra la festividad de Teresa de Avila, escritora y mística. El 15 de octubre, como cada día del calendario, muchas personas cumplen años.

El 15 de octubre reúne misticismo, espiritualidad, extásis, amor, exclusividad. Sincronías y afinidades. Feliz día y feliz cumpleaños.

 

 

 

Tal vez te sueñas

 

(c) Yolanda Jiménez

Entre todos tus miedos

dispersos de ansias,

repletos de planes,

mimados de amores…

 

Entre todos tus miedos

de viajes soñados,

de sueños viajados,

de instantes de fuego…

 

(c) Yolanda Jiménez

Entre todos tus miedos

de ternuras sentidas,

de abismos oscuros,

de tactos besados,

de cuerpos tocados,

de almas afines…

 

Entre todos tus miedos,

tal vez te sueñas.

 

-Yolanda Jiménez –

 

Poema sin titulo

 

(c) Juan Peláez

El corazón elige

y no hay remedio.

 

Es una flecha ciega

de avidez imparable

que elige trayectoria

y no atiende a consejos.

 

Ni busca conveniencia

ni se ajusta a la norma.

(c) Yolanda Jiménez

No reprime sus ansias

ni acepta cualquier cuerpo.

 

Es la sangre llamando a su deseo.

Es el instinto vivo, codicioso y dispuesto

con la voracidad del amor incierto.

 

El corazón elige.

No se puede hacer nada contra eso.

 

 

María José Gómez Sánchez-Romate. Piel transitada

 

 

 

 

Inventario de una bolsa de plástico

 

(c) Yolanda Jiménez

Blanca, común, dos asas,

tamaño estándar.

¿Qué cabe en una bolsa de plástico?

¿Cuánta versatilidad es posible?

verduras, zapatos,

ropa, sueños, ilusiones…

Esta bolsa de plástico está

atada  por las asas;

dos nudos sobrepuestos

que desato con minucia.

Sé lo que hay dentro,

(c) Yolanda Jiménez

no sé qué hacer con ello;

sé que algo está descolocado,

no sé cómo ordenarlo.

Pero me atrevo a abrirla:

voy a lavar todo el contenido.

Voy a reutilizar la bolsa

para el cubo de la basura.

Y colocaré todo limpito

en una nueva bolsa…

 

 

-Yolanda Jiménez-

Anteriores Entradas antiguas