Las mujeres y las quejas

 

La psicoanalista y coodirectora de la revista Registros, Gabriela Grinbaum, sostiene que al contrario que la cobardía, que es un rasgo masculino, la audacia es femenina, y que esa ausencia de proporción acaso sea causa de que las mujeres se quejen de los hombres en una escena social dominada por la declinación de la virilidad, la omnipotencia de la mirada y el supuesto borramiento de la diferencia entre los sexos.

Grinbaum está diplomada en Estudios Superiores por el Departamento de Psicoanálisis de París VIII, y es docente en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Es miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL) y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP).
espalda-sutil

Esta es la conversación que sostuvo con Télam.

T : ¿Se quejan las mujeres, de qué (haciendo la salvedad de que las mujeres existen una por una?
G : ¿Y de qué se quejan las mujeres? ¡Hoy y siempre! ¡De los hombres! Ya sea porque no hay, ya sea porque el que hay no la cuida o no la mira o no la escucha o la aburre o no la desea lo suficiente o la corre del espejo para mirarse él (habitual en la época). Las mujeres siempre se quejan, la queja es femenina para la cultura. Pero no lo es para el psicoanálisis. Para el psicoanálisis la queja es histérica y no un rasgo de femineidad. Para las mujeres es fundamental el reconocimiento. Ser reconocidas por el partenaire, por la jefa, por la amiga, por los hijos. Y cuando una mujer no se siente reconocida en su ser se queja por eso, lo sufre. La mujer actual, lo sabemos, no se satisface con ser madre, quiere tener un lugar de reconocimiento que no pasa en absoluto por la maternidad. No todas las mujeres quieren hijos hoy, muchas esperan su realización personal y si después de eso y aseguradas de no perder su libertad acceden al hijo, bueno. Pero no es aquello que las mueve verdaderamente en la vida.

T : Estos días leí que los hombres se suicidan más que las mujeres, en una proporción de 4 a 1. ¿Qué puede decir de eso una psicoanalista lacaniana?
G : No tengo esa data pero entiendo que sea así. Un hombre puede decidir quitarse la vida por haber perdido el trabajo, por ejemplo. Eso no lo creería posible en el campo de las mujeres. Aun cuando en la época del Otro que no existe, tal como la bautizó Jacques-Alain Miller, las mujeres tienen un lugar de acceso a los ámbitos laborales, desde las conducciones en las empresas, en la cultura hasta en las direcciones políticas de los países. Una mujer puede quitarse la vida por amor, no importa la edad que tenga; te sorprenderías cuán lejos puede ir una mujer en su dolor por no ser amada por ese hombre. Pero no va a suicidarse porque no llega a fin de mes o a mantener a su familia o porque no consigue trabajo. A ese nivel podría decir que es el narcisismo la trampa mortal. La relación del hombre al trabajo es una relación a su falo. Si es tocado ahí puede que el narcisismo no lo resista y eso lo lleva a identificarse a un deshecho y producir un pasaje al acto como el suicidio. Una mujer es más flexible y menos narcisista en esos casos. Desde chica ya sabe que no tiene (el falo) y eso le da más libertad, más audacia, no tiene que cuidar tanto lo que tiene porque en el fondo sabe que no tiene nada que perder. Una mujer sabe mucho más que un hombre cómo funcionar con el no tener. Aun las mujeres más identificadas a lo masculino. La labilidad de los hombres en muchos casos los deja sin recursos frente a las contingencias de pérdidas y por eso entiendo que haya más suicidios masculinos que femeninos.

mariposa-y-mano

T : ¿Cómo entender el apartado pornografía que aparece en el volumen preparatorio del próximo congreso de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) Descartamos la cosa moral, ¿cómo lo entiende una mujer, que además es psicoanalista?
G : No podía faltar pornografía en el volumen del próximo congreso Un real para el siglo XXI. Si lo que más se consume en internet es pornografía. Lo único que le preocupa a los padres de los chicos es la facilidad de acceso a la pornografía que proviene de la misma máquina que los tiene atrapados todo el día. Hay mujeres que revisan el historial de la computadora del día de sus parejas para comprobar -una vez más- que la infidelidad se ha jugado ahí. La pornografía que consumían mis compañeros de colegio rateándose a los cines de Lavalle una vez cada tanto, hoy está con una facilidad apabullante. Comodísimo. Y obvio que va de la mano con la inmediatez de la satisfacción que la hipermodernidad impone. Goce-express, sin hacer nada de nada, ni levantar el tubo, nada. Goce del idiota. Goce del soltero lo llama Lacan, es la satisfacción masturbatoria que no requiere el pasaje por el cuerpo del otro, viene de perillas para la época. Menos esfuerzo, mayor goce. En mi adolescencia había que conseguir Trópico de cáncer o algún cuento de Anais Nin o de D.H Lawrence. Y casi leerlos a escondidas. No soy de melancolizarme añorando aquellos tiempos pero respecto a esta pregunta, no puedo evitarlo.

T : Esta es mi experiencia: cierta cobardía del hombre frente a la nueva mujer. ¿Esto es así? ¿Cómo pensar no hay relación sexual en la época de la agitación de lo real?
G : La cobardía es masculina, la audacia es femenina. ¡Al revés del pepino! Pero no tengo dudas que es así. Si a eso le sumamos las mujeres contemporáneas, que avanzan, con todo esto se evidencia más. Lo ilimitado es desde la audacia hasta el goce en las mujeres, contra la limitación masculina. Y eso no es un rasgo contemporáneo, mirala a Antígona en su acto, a Medea en su venganza, y ya en el siglo XIX el portazo final que da Nora en Casa de muñecas (la pieza teatral de Henrik Ibsen), y no porque Torvaldo Helmer no la amaba, es porque no supo amarla, la amaba en tanto madre de sus hijos y no como mujer y fue eso que la decide a la protagonista a abandonar la casa. Y esto nos orienta respecto a las dificultades de los hombres para amar, porque solo es posible amar si se ha pasado por la falta. Eso las mujeres lo sabemos muy bien. ¿Cómo puede amar un hombre? Hay algo de la feminización en el hombre, necesaria para que ame. Y eso no muchos lo toleran. Claro que el estilo y los semblantes de las nuevas femineidades dejan a los hombres muchas veces turbados, incluso castrados; las nuevas mujeres no esperan que sea él quien invite, proponga… Y el amor es una respuesta al no hay relación sexual. Las dificultades para amar son un síntoma de la época, por la inconsistencia, la liquidez, la prisa, los imperativos de ¡hay que gozar ya! Es un asunto.

jap1

T : Roman Polanski acaba de estrenar su versión de La venus de las pieles. Acabo de leer un libro -de una mujer- titulado Defensa del masoquismo. ¿Cómo entender estos fenómenos político-culturales?
G : ¡Amo a Polanski! ¡Incluso con todo su prontuario!! No vi su versión de Sacher Masoch. Simplemente te voy a decir que Lacan nunca aceptó la idea freudiana del masoquismo femenino. Lacan respondió a Freud diciendo que el masoquismo femenino es un fantasma del hombre. Es decir, es el hombre que goza creyendo que la mujer goza del masoquismo. Que la mujer tolere más el sufrimiento en el cuerpo, muchísimo más que el hombre, no habla de su gusto por el dolor en el cuerpo. Lo tolera más. Todo el mundo sabe lo que un hombre hace cuando algo lo aqueja en su cuerpo. Los recorridos que hace por los médicos, el mal humor que eso le produce, la intolerancia al dolor en el cuerpo es ya graciosa, mirá como Woody Allen armó de eso un personaje. De una mujer ni te enteras si está a punto de ser intervenida mañana. Hoy muchos hombres se depilan, ¡pero cómo gritan! Volviendo a la cuestión del masoquismo y las mujeres. Lo que ocurre es que al contrario que el hombre, las mujeres tienen una gran elasticidad en su fantasma. En especial la histérica, que puede llegar a identificarse al fantasma del hombre que coloca a la mujer en el goce masoquista y terminar en ese lugar.

T : En la entrevista que le hiciste a Maitena, ella hace una reflexión muy a fondo sobre el amor. ¿Creés que una idea como esa puede nacer de alguien que no haya pasado por un análisis?
G : Maitena sabe del amor y tiene la genialidad de saber decir lo que las mujeres sufren por amor y además nos lo cuenta con humor. En la entrevista que le hicimos para Registros Mujeres, ella nos decía que finalmente encontró como la solución frente a las penurias amorosas por las que transitó en su vida, la tolerancia y la distancia. Eso le permitió sostener lo que llama su encuentro amoroso de los últimos 15 años. No tengo la menor idea si hubiera encontrado esa solución sin un análisis. Ella se analizó, se sigue analizando, supongo que el análisis habrá hecho lo suyo. El amor fue siempre lo que la movió al análisis, no el tema laboral, al que le encontró salida muy tempranamente en la vida. Cuando en la entrevista se refiere a la distancia y a la tolerancia me parece que hace hincapié a dejarse tomar, dejarse mirar por el partenaire pero no quedarse capturada persecutoriamente en esas miradas. Da el ejemplo de las parejas que terminan matándose simplemente porque ella pregunta ¿por qué me miraste así? Frente a la cual él responde por que vos me miraste así. La distancia es una buena solución para no aplastar el amor con la demanda, y la tolerancia de la diferencia: no es posible el estado de enamoramiento siempre, hay que trabajar para inventar cada vez porque el amor no dura porque sí toda la vida. 

Por Pablo E. Chacón

 

Un beso apasionado: lo que pasa en tu cerebro

“Los cuerpos se acercan, los labios cada vez están más juntos y el simple roce hace crecer una pasión irremediable. La saliva de ambos ya no se distingue y las lenguas se entrecruzan para acariciar la ajena, y sienten el húmedo tacto que puede provocar que la entrega llegue por fin”.

beso apasionado

Un beso es una de las acciones que más unen a una pareja; es el primer acercamiento y roce profundo de una de las partes más íntimas del cuerpo. Nuestro corazón se acelera y nos convertimos en víctimas de la pasión. Recordemos, por ejemplo, que, además de las yemas de los dedos, los labios tienen más terminaciones nerviosas que cualquier otra parte del cuerpo, por lo que a través de ellos tenemos gran capacidad de percibir, explorar y transmitir información al cerebro.

beso

Diego Bueno Torrens, investigador de genética de la Universidad de Barcelona, asegura que con los labios podemos notar de manera inconsciente la temperatura corporal de otra persona, el tono muscular y hasta los anticuerpos que produce. La lengua, por otro lado, transmite testosterona por el intercambio de saliva, por lo que se convierte en un afrodisiaco natural.

El beso es el primer filtro para que nuestros genes sepan que aquella persona es la adecuada, se convierte así en un examen inconsciente que ayuda a evaluar qué tan idóneos somos para la otra persona. En su libro: La ciencia del besar, Sheril Kirshenbaum asegura que la mujer se siente atraída por el olor de los hombres que tienen una genética distinta a la de ellas, para así asegurar su descendencia. Esto guarda una profunda relación con los besos, pues gracias a estos tenemos el primer acercamiento íntimo y nos permite percibir las feromonas más fácilmente.

kiss

Después de que la información entra al cerebro, éste comienza un análisis a través de los neurotransmisores, los que deciden quiénes son perfectos para estar juntos y así noten los efectos de manera inmediata. Las reacciones dependen de las reacciones químicas que dominan a los neurotransmisores, el equilibrio entre ellos y  las neuronas que se verán afectadas. Si la dopamina es la ganadora, sentiremos placer y bienestar; si es la serotonina, la excitación y el optimismo desbordarán, aunque la persona también podría experimentar ira y agresión; la epinefrina aumenta la frecuencia cardiaca, el tono muscular y la sudoración, lo que trae consigo un calor corporal que no podemos desfogar; por último, la oxitocina genera apego y confianza.

Además, el cerebro libera más sustancias como el óxido nítrico, la que hace que los vasos sanguíneos se relajen y haya un flujo sanguíneo acelerado, lo que puede provocar la erección en los hombres. En aquellas parejas ideales, la feniletilamina se desata y hace que el sentimiento de besar sea mucho más placentero.

poemas-besos-Cultura-Colectiva 1

Sin embargo, las reacciones cambian cuando hemos durado por largos años con nuestra pareja, pues el enamoramiento inicial con energía y vitalidad desaparece, al mismo tiempo que su química. Según David Bueno, se entra en una etapa de tranquilidad por la saturación de receptores del cerebro; la pareja no siente la pasión inicial pero sí el cariño por la estimulación de la vasopresina y la oxitocina: los besos son menos frecuentes e intensos pero son más cariñosos y románticos.

first kiss

Aunque el tiempo pase, el beso seguirá significando mucho más de lo que imaginamos: jóvenes, adultos y ancianos anhelamos ese momento pues, nos gusta sentir a nuestra pareja, rozar sus labios y experimentar la lluvia de reacciones químicas que genera nuestro cerebro. No hay mejor caricia que la que damos con los labios.

beso romantico

 

 

Por: 

Fuente: http://culturacolectiva.com

Una relación sin compromiso

 

Rob Arteaga (Psicoterapeuta en Houston) 

Amigos con derechos: ¿Es posible una relación sin compromiso?

El amor entre dos personas es una de las cosas más satisfactorias que pueden existir. Pero una relación siempre trae con ella retos y diferencias con las que se tiene que lidiar y que no son nada agradables. Todos hemos escuchado el término “amigos con derecho” y en general se refiere a dos amigos, que de vez en cuando tienen encuentros sexuales, aparentemente sin más compromisos, que mantenerse como “amigos”.  ¿Pero realmente es posible mantener una relación física sin tener consecuencias negativas por la falta de compromiso en la relación?

Creo que es importante analizar que implica realmente ese calificativo de “amigos con derechos”.  Algunos amigos se llaman, coomparten tiempo juntos y si tienen el beneficio adicional de “derechos” pues también tienen sexo. Eso es diferente a tener sexo casual con alguien con el que realmente no se convive mucho. Además el ser amigos implica que hay afecto pero no existe una relación romántica, entonces esa amistad tiene límites, que el amor  traspasa  por el cariño y el bienestar que le deseamos a nuestra pareja. Es importante a hacer la distinción porque creo que muchas veces se le llama a un “amigo con derecho”,  a lo que realmente se le debe llamar un encuentro de “sexo casual” con un conocido (a) con el que no existe una amistad cercana.

mar-balsa

Aunque estemos escuchando sobre el tema entre nuestras amistades y en las películas, esto no quiere decir que este arreglo entre dos personas sea realmente recomendable.  ¿Por qué? Somos seres emocionales y el acto físico de estar con alguien tiene consecuencias neuroquímicas que nos dificulta la posibilidad  de separar el sexo de los sentimientos. Al tener relaciones se crean lazos “emocionales” con esa persona en nuestro cerebro. Esos lazos son inevitables y es lo que causa que se desarrolle el amor aunque sea de parte de uno de los dos, lo que complica la situación si la otra persona, no quiere algo más serio. Y si realmente son amigos que comparten con frecuencia es mucho más difícil  evitar el lazo emocional.

Realidad o ficción

¿Amigos con Derechos?, yo creo que eso es una ficción, es imposible no involucrarse afectivamente, cuando traspasas la línea de amigos a la relación íntima. Este tipo de arreglos rara vez funciona por esta misma dinámica de los sentimientos.

Uno de los dos termina creándose  una expectativa que al final crea tensiones que disuelven el acuerdo.  Ahora muchos pensarán que la mujer es la que normalmente es la que se deja llevarse por sus sentimientos más que el hombre.  Es cierto que la mujer es más sentimental y eso la predispone a ser más vulnerable y a involucrar sus sentimientos.  Pero igual existen casos donde el hombre es el quien termina lastimado y enamorado de la mujer.  En mi experiencia como Consejero de Parejas, puedo decir que no recomiendo este tipo de relación, porque difícilmente terminan bien.

Si usted se encuentra ya en una situación así y no quiere terminar herido considere lo siguiente:

–        No tenga expectativas

–        Limite su tiempo con esta persona

–        Mantenga a sus amistades fuera de esta relación

–        No tenga atenciones románticas hacia a esa persona

Estos consejos pueden prevenir que su relación se convierta en algo más serio, pero no quiere decir de ninguna manera que lo va a evitar por completo. Especialmente si tienen buena química sexual, uno de los dos va a querer profundizar la relación. Pero cuando ese deseo no es recíproco, surgen actitudes que rompen con el supuesto “acuerdo” de no compromiso. ¿Amigos con derechos? aunque suena atractivo en la teoría, normalmente  resulta un fracaso en la  práctica.

 

Fuente: 3sesiones.com/blog

Liberarse de las relaciones

El miedo a que alguna vez nos falte comida, vestido o compañía está presente en muchos de nosotros.

Impulsivamente comemos sin tener hambre, compramos ropa que no nos cabe en el armario y nos enredamos en relaciones sociales que no podemos atender para no sentirnos solos.

A veces nos ponemos a dieta (por salud, por estética, por sentirnos mejor con nosotros mismos), a veces vaciamos el armario (no cabe nada, nos mudamos, lo compartimos con alguien que aparece en nuestras vidas) pero pocas veces soltamos relaciones, incluso cuando nos generan dolor o ansiedad.

Igual como nos liberamos de los kilos y la ropa vieja, es emocionalmente saludable liberarse de relaciones que en el momento presente ya no nos aportan bienestar… ¿cómo podemos saber que personas, HOY, tienen poco peso en nuestra vida?

 

MANO LIBERTAD

 

Algunas personas encarnan el recuerdo de un tiempo pasado y feliz, al que nos apegamos o quisiéramos regresar.

No tenemos más en común que ese pasado, si hoy las encontráramos quizás solo cambiaríamos un saludo. Siéntete feliz de haber vivido ese momento y disfruta de nuevos momentos felices con las personas que ahora mismo te son afines.

Nos sentimos en deuda con otras y las mantenemos cerca esperando la ocasión de devolver lo recibido.
Nos han enseñado a reir, a llorar, a abrazar, a pensar, a no pensar tanto, a disfrutar de una nueva afición, de nuevas lecturas, música o imágenes,… quizás nos ofrecieron un trabajo, nos apoyaron en una circunstancia difícil, nos animaron a emprender nuestro camino. Encontrar amigos así es un regalo de la vida y los regalos no se devuelven ni se deben, simplemente se aceptan o no se aceptan,… sentirse agradecido con estas personas y hacer lo mismo por otros es la mejor manera de sentirnos en paz y felices por la suerte que tuvimos al conocerlas.

Hay personas que siempre estuvieron allí y forman parte de tu paisaje, de lo conocido y confortable.

Amigos de amigos, familiares lejanos, compañeros de primaria,… no sabemos muy bien como llegaron a nuestras vidas, no los recordamos por nada en especial, nunca hemos tenido grandes conversaciones con ellos ni compartido un día memorable. Están y no sabemos quienes son, ni ellos quienes somos nosotros.

Vivir más despacio nos lleva a menudo a rebajar la cantidad de actividad social en la que nos vemos inmersos; es el momento de reducir nuestro círculo social a una dimensión que podamos atender, formado por personas que AQUÍ Y AHORA sumen con su presencia. Debemos aprender a despedirnos, a agradecer las experiencias vividas, a dar permiso a nuestros viejos amigos para irse y encontrar nuevas amistades que les hagan crecer también a ellos.

 

Las personas llegan a tu vida por una razón, para una estación o para toda la vida. Cuando entiendes para que están aquí, sabes como relacionarte con ellas.

MUJER VOLANDO

Cuando alguien llega a ti por una RAZÓN, suele ser para completar una necesidad que has expresado.
Llegan para ayudarte a superar una dificultad, para aconsejarte y apoyarte, para ayudarte física, emocional o espiritualmente. Puede parecer que el cielo los envía, y lo hace; están allí por la razón por la que los necesitas.

De repente, sin motivo aparente, esa persona hace o dice algo que lleva la relación a su fin. A veces muere. A veces se va. A veces crea un conflicto que te fuerza a mantenerte firme en una postura. Debemos entender que nuestra necesidad ha sido cubierta, nuestro deseo cumplido y su trabajo realizado. Nuestra plegaria ha sido atendida y tenemos que seguir caminando.

Algunas personas llegan a tu vida durante una ESTACIÓN, es el momento de compartir, crecer y aprender. Te dan paz o te hacen reír. Quizás te muestren algo que nunca hiciste. A menudo traen consigo grandes dosis de felicidad. Disfrútalo, es real… pero solo durante una estación.

Las relaciones que nos acompañan TODA LA VIDA nos enseñan lecciones vitales; cosas en las que basarnos para poder tener sólidos cimientos emocionales. Tu responsabilidad es aceptar la lección, amar a esa persona y aplicar tus aprendizajes a tus otras relaciones y áreas de la vida.

 

http://www.sloyu.com