Trabajo doméstico: una aproximación económica

Los trabajos no remunerados parecen invisibles. La inexistencia de contrapartida económica, supone una carencia de valoración. Cuantificar en términos económicos, convierte en valorable cualquier actividad. Esto es lo que hizo Steven Nelms, respecto al trabajo doméstico:

 

Steven Nelms, un joven casado, padre de un pequeño de dos años, decidió hacer un jugado experimento. CASA

Debido al alto costo que requería contratar una niñera para que cuidase a su hijo, Steven junto a su esposa Glory, acordaron que ella haría el trabajo y sería una madre que se quedaría en casa. A raíz de eso, quiso transmitirle a su mujer cuán valiosa era, por lo que calculó cuánto debería ganar.

 

Como muchas de las cosas que Glory hacía en casa eran perfectamente evaluables, Steven hizo el cálculo, el que complementó con investigación y ayuda de expertos. El resultado final fue publicado en suBlog llamado “We are Glory” (Somos Gloria), causando tanto impacto, que se volvió viral.

“Mi esposa se queda en casa y cuida de nuestro hijo todos los días. Ella le cambia los pañales, lo alimenta, juega con él, lo hace tomar una siesta y lo consuela cuando está molesto. Y eso es solo el mínimo indispensable”, asegura Nelms en su blog.

En un detallado análisis, en donde consideró todas las variables, lo que se podría resumir del cálculo de Steven es lo siguiente: 

[Servicio de limpieza: 50 a 100 dólares por visita mínimo una vez a la semana. 

Personal Shopper: 65 dólares por hora 4 horas a la semana. 

Chef: 240 dólares la semana. 

Lavandería: 25 dólares la semana reduciendo al mínimo. 

Tareas de asistencia: 75 dólares la hora.]

Con estos y otros estimativos, Nelms calculó que Glory ganaría una cifra parecida a 73.960 dólares al año.

Tras el cálculo, Steven hace una emocionante declaración:RELOJ

“Mi esposa a veces se siente con condescendencia cuando pido su permiso para comprar algo para mí. Ella siente como que es mi dinero por lo que no debería tener que pedir permiso para comprarme algo de vez en cuando. La verdad es que me da vergüenza cualquier momento en el que la he hecho sentir culpable o seguí la corriente cuando ella compró algo para si misma. Me da vergüenza que ella haya sentido alguna vez que no tiene el mismo derecho a nuestros ingresos que yo. El hecho es que nuestros ingresos no se comparan con lo que ella hace para nuestra familia… Y trágicamente he fallado en mostrar a mi esposa el reconocimiento que se merece. Ella me ama, ama a nuestro hijo, y le encanta nuestra familia, así que obviamente no está haciendo nada de esto por un sueldo o incluso para su reconocimiento. Pero, ciertamente, no está de más saber que el salario por el trabajo que ella aprecia (quedarse en casa) es casi el doble de mi ingreso real. Así que de una manera muy extraña, esta es mi manera de decir lo mucho que valoro a mi esposa como la madre de mi hijo. Tú eres más que rubíes preciosos. Y yo no te puedo pagar”.

 

http://www.upsocl.com

Compartir energía íntima: espiritualidad más allá del sexo

Prestemos atención con quien compartimos nuestra energía íntima. La intimidad en este nivel entrelaza nuestra energía aural con la energía aural de la otra persona. Estas poderosas conexiones, sin importar lo insignificante que pienses que son, dejan residuos espirituales, especialmente en las personas que no practican ningún tipo de purificación física y espiritual. Cuanto más se interactúa íntimamente con alguien, más profunda es la conexión, y mayor es el entrelazamiento de las auras.

 

blogger-image--232847658

Esto es algo hermoso cuando estamos realmente enamorados y desearíamos pasar con esa persona el resto de nuestros días, ya que cuando amamos realmente queremos compartir lo bueno y lo malo con nuestra pareja, pero ¿ y si sólo se trató de un acto de placer, o de una noche?, ya no podría ser tan agradable…

¿Imagina como se encuentra el campo energético de alguien que duerme con varias personas, llevando alrededor estas múltiples energías? Lo que ellos no saben es que otros pueden sentir esa energía, y que ésta puede repeler la energía positiva y atraer la energía negativa en sus vidas.

” Nunca duermas con alguien que no te gustaría ser”                  – Lisa Caza Patterson –

Todos somos seres físicos, aunque en realidad somos mucho más que eso, también somos “seres energéticos”. Cuando tenemos un encuentro íntimo, las energías se fusionan. No importa si se trata de sexo astral (OBE), sexo físico, o sexo oral.

Si usted tiene relaciones sexuales con personas, amorosas, positivas – esa energía maravillosa es absorbida y enaltece. Si usted tiene relaciones sexuales con gente negativa, pesimista, inestable, depresiva – la energía lo tendrá derrumbado y desinteresado en la vida cotidiana, por ejemplo.

Las parejas casadas han absorbido la energía de su cónyuges. Si usted se acuesta con una persona casada, la energía de su esposo o esposa, en consecuencia, se mezclará con la suya. Y viceversa.

Al compartir intimidad  con alguien, nos mezclamos también con la energía de las personas con las que nuestro amamte ha tenido sexo, a menos que, ésta persona practique en base regular algún tipo de limpieza energética.

Esto no se trata de un nuevo descubrimiento. Los cristianos a menudo llamaban a esta conexión ‘ataduras del alma’. También es ampliamente discutido en el estudio del sexo Tántrico. Existe información muy interesante sobre este tema en libros y artículos.

En la vida diaria, nosotros vamos acumulando energías no deseadas. Y una limpieza regular del Aura es necesaria para nuestra salud y bienestar.

Es lo mismo con la higiene personal. Si uno no se baña, el cuerpo se hace cada vez más sucio, poco a poco, el olor se hace desagradable e insoportable. Con el tiempo su cuerpo, incluso, se convierte en un caldo de cultivo para las enfermedades y bacterias. Si no limpias tu aura, tu sistema de energía espiritual también se hará ‘más sucio’. Con el tiempo será desagradable para los que te rodean (aunque ninguno entenderá conscientemente el porqué). Tu sistema de energía comenzará a atraer vibraciones inferiores, lo que no es nada saludable tanto para usted como para los demás.

En la cultura moderna, esperamos que la gente tome cuidado de su higiene personal . Pero, espiritualmente no estamos todavía tan desarrollados.

Dibujo: Juan Peláez

Dibujo: Juan Peláez

La limpieza del Aura

Existen diferentes métodos de limpieza, algunos son ligeros, otros son mas profundos – en términos de higiene – de la misma manera que nosotros hacemos con nuestro cuerpo, como ponernos desodorante, cambiarnos de ropa, lavarnos las manos, o la cara, o el cuerpo completo, este último siendo considerado el mas “profundo” en la limpieza corporal, sin embargo la limpieza ligera sigue siendo útil.

Opciones para la limpieza:

El baño con Sales

El agua ayuda a eliminar la suciedad, tanto física como energética. La adición de sales a su baño estimula el flujo de nuestra propia energía y remueve los restos psíquicos menores fuera de nuestra aura.

La natación

Sumergirse en el agua ayuda a limpiar el aura. El agua del océano es mas eficaz, ya que contiene sales y minerales, haciendolo mas útil en la extracción de desechos psíquicos menores fuera de nuestra aura.

Luz Solar

La ligera exposición a la luz solar estimula el flujo de nuestra propia energía. Algunas bajas vibraciones no pueden existir a la exposición de la luz brillante.

Cuatro enfoques más eficaces para la limpieza Aural

1. Meditación Aural

Incluso la meditación básica ayuda a liberar y relajar. La meditación Aural trabaja directamente con la liberación de las energías no deseadas a través de la conexión con la tierra, limpiando nuestra aura, los canales de energía y chakras. Una de las maneras más eficaces para limpiar y cuidar de nuestra aura es mediante la meditación aural.

2. Sanaciones Aurales

Una sanación del aura, es a través de un sanador energético, el que le ayudara en la limpieza de las energías no deseadas en su sistema. Desbloqueando los túneles energéticos, permitiendo el fluido de la energía.

3. Lectura Aural

A menudo confundimos la energía de otras personas con la nuestra. Cuando confundimos energía extranjera con la nuestra, no queremos liberarla. Nos aferramos a ésta porque creemos que somos nosotros. En una lectura aural clarividente, un lector puede ayudarle a identificar su propia energía y discernir la energía extranjera. Cuando nosotros reconocemos una energía que no nos pertenece, es mucho más fácil de liberar.

4. Palpación de emociones

Cuando nuestra energía emocional está bloqueada, se crea una congestión a través de nuestro sistema de energía espiritual. Ésto provoca la desagradable facilidad para estancarnos y quedarnos con energías no deseadas. El permitirse sentir emociones ocultas crea una liberación de energía. Éste movimiento y flujo nos apoya en la limpieza de escombros psíquicos.

RESPETATE

Otras opciones para la Limpieza del Aura:

Viento

De pie, con una postura corporal abierta al viento fuerte nos ayuda en la liberación de las energías no deseadas. Las brisas marinas contienen humedad, sal y minerales, los vientos del océano son especialmente beneficiosos para la limpieza del aura.

Jardinería y naturaleza

A través de la jardinería y el convivir con la naturaleza, entramos en contacto directo con la tierra. El contacto con la tierra nos ayuda a liberar energías no deseadas de nuestro sistema.

Creatividad

La creación de algo que nos entusiasma, nos hace crear oleadas de energía, estas oleadas estimulan el flujo de nuestra propia energía, y nos ayudan a liberar bloques y energías no deseadas.

http://www.elacorazado.mx

 

Un vídeo “molesto” para los poderosos

La vida no es una película. El guión no está escrito. Nosotros somos los escritores. Esta historia es tuya. Es de ellos. Es nuestra. Comparto un vídeo que ha puesto muy nerviosos a todos los poderosos del planeta tierra y  que está siendo eliminado de todas las redes sociales. Una reflexión para el cambio:

 

La raíz de las adicciones

Todos somos adictos de diferentes maneras, al trabajo, al alcohol, a la pornografía, al juego, al sexo, al poder, a tener siempre la razón, a probar nuestra valía, a revisar nuestro correo electrónico cada 5 minutos. Incluso, podemos hacernos adictos a las enseñanzas espirituales, a la meditación, a los gurús, a los retiros, a libros, a los satsangs. Pero la raíz de toda adicción es la misma – nuestra adicción hacia nosotros mismos. Nuestra adicción a mantener y a nutrir “mi” historia. Y subyacente a esto, nuestra adicción a salir de este momento, a escapar de las molestias buscando alguna clase de liberación. Nuestra adicción hacia el momento siguiente…

TENACION

Como individuos, todos somos adictos, en el sentido en que huimos del momento presente en cierto grado. Todos evitamos pensamientos y sentimientos, tratamos de no sentirlos, los ignoramos, nos distraemos de ellos, nos medicamos o meditamos o nos vamos de compras. Por un instante, pareciera como si la comida, el alcohol, el sexo, el gurú, la droga, la fama, tuvieran el “poder” de eliminar la tristeza, el dolor; el sentimiento de soledad, de vulnerabilidad y de aislamiento, y por último, la muerte misma. Pareciera como si la persona, el objeto o la sustancia tuviera el poder de “arreglar” la vida. Pero, por supuesto, pronto el “efecto” desaparece, el “subidón” desaparece y luego viene una especie de bajón, una especie de culpa y todas esas olas rechazadas y no deseadas regresan, algunas con mayor intensidad, y estamos de vuelta en esa fuerte identificación.  Y después se nos antoja todo de vuelta. Posteriormente sentimos una mayor necesidad de la persona o de la sustancia. Y el ciclo continúa. ¿Qué es lo que rompe el ciclo?

RECONOCER NUESTRO MALESTAR EN LUGAR DE HUIR DE ÉL, AUNQUE SUENE MUY DESCABELLADO. Ahí es en donde el ciclo puede empezar a romperse. Reunirnos con estas olas antes rechazadas y darnos cuenta que todas ellas tienen un hogar en nosotros – la tristeza, la soledad, el miedo, la vulnerabilidad. Como el océano de la consciencia, somos lo suficientemente vastos como para aceptar cada una de ellas. Tienen permiso para entrar en nosotros, pero no pueden definirnos. Y así, enfrentar nuestros impulsos en lugar de evitarlos, encontrando una forma de estar con nosotros mismos en el ahora sin tener que movernos hacia un “futuro”. Así es como el mecanismo de la adicción puede empezar a disolverse.

Normalmente cuando surge algún impulso o urgencia, o tratamos de ignorarlo, tratamos de no sentirlo, o bien, actuamos sobre él. Solemos juzgar el impulso como malo o erróneo o incluso “enfermo”. Sin embargo, hay un punto medio – el encuentro del que yo hablo, esta profunda aceptación, este “estar con”, sin una agenda. Encontrarse con el impulso o la urgencia hace que ésta desaparezca y se rinda sin tiempo, y además, sin daño. Sentarse con la urgencia, dejando que se queme, permitiendo que esté allí con toda su intensidad, y después observar cómo todos esos pensamiento e imágenes surgen – ya sabes, la imagen de un delicioso pastel de chocolate, de una cerveza; esa película del pensamiento en donde te ves felizmente comiendo o bebiendo, de cuando tus problemas han desaparecido, esas películas de una liberación y una salvación inminente, de amor, de paz – y permitiéndoles estar ahí también. Y estar ahí con todas las sensaciones que surjan, incluso las incómodas. Y después también permitir la ira – con esa extraña superstición primaria de que si permitimos que la urgencia permanezca ahí terminaremos “actuando en consecuencia”, o que nos quedaremos “atascados” y nunca saldremos de ello, o que simplemente nos vencerá. Todos los juicios rondando. Sintiendo que necesitamos de inmediato “hacer algo” sobre esa urgencia. Y, después de todo esto, recordarte como ese amplio espacio abierto, el vasto océano de la vida en donde todas las olas ya han sido aceptadas. Y saber, después, que ninguna cantidad de alcohol, sexo, drogas, chocolate, palabras, imágenes o sentimientos puede generarte ese punto de profunda aceptación en este momento – porque eso es lo que tú ya eres y lo que siempre has sido. Aquello que tanto deseas, en un nivel más profundo,  ya está aquí. Tú ya eres eso que buscas, como todas las enseñanzas espirituales a través de los años nos han estado recordando.TENTACION 2

Estamos solamente buscándonos a nosotros mismos, en millones de formas diferentes, y el chocolate o el alcohol o los casinos nunca han tenido el “poder” de llevarnos de vuelta a casa, nunca. Nuestros gurús nunca han tenido el poder que nosotros proyectamos en ellos. Perdemos la fe en los gurús del cigarro y del alcohol, y regresamos a nosotros, confiando profundamente en nuestra propia experiencia una vez más, en una forma en que nunca pudimos hacer cuando éramos pequeños.

La adicción se deshace desde dentro. Ya que lo que somos está naturalmente en paz, naturalmente no-adicto, naturalmente completo, sin la necesidad de gente externa u objetos que lo complementen. Es aquí donde el círculo de la adicción – que es el ciclo del ser – puede ser roto, justo donde empezó. Esta es la exploración que toda adicción e indudablemente todo sufrimiento nos invita a hacer, independientemente de que nos veamos a nosotros mismos como “adictos” o no.

 

Extraído del artículo “La raíz de las adicciones”, de jeff Foster . 

http://www.presenciaconsciente.tumblr.com

Ligar o conquistar. Una elección consciente

Conquistar no es que te quedes siempre, es que no te olvide nunca”…“No me ligues, conquístame” es el título de este artículo que comparto, escrito por:  Pablo Arribas:

Ahora que gusta mucho decir eso de “todos somos iguales” o “todos somos especiales” o “nada es mejor que nada”, yo digo no. Hay personas y personas.
Hay personas y personas porque hay elecciones y elecciones. Valga el destacado para diferenciar a esas personas en negrita de las, digamos, regulares; esas que, aunque sea en un rápido y diagonal golpe de vista, se te quedan retenidas en la memoria. Ser una persona subrayada se elige.

PAREJA PUNTITOS

Dibujo: Juan Peláez

 

Siempre he creído que en la vida hay un listón, y que están los que pasan por debajo como en el limbo y los que pasan por encima haciendo un salto de altura.
En el amor, como en todo, hay primeras y segundas divisiones. Creo que nadie debería pasar de puntillas por el mundo cuando puede pisar fuerte. Allá cada uno. Y tú, ¿juegas en primera o en segunda? ¿Ligas o conquistas?

Ligar está bien, es divertido y lo divertido también es necesario, pero no deja de ser la marca blanca de conquistar.

Para ligar, basta con gastarse algo de dinero en Inditex, arreglarse el pelo, ponerse una buena colonia, no hacer mucho el idiota y entrar a mucha gente. Hasta el más tonto liga un día.Todos tenemos una estadística y la de nadie –una vez que se ha estrenado– es cero. Por el contrario, para conquistar no valen las ropas. Un conquistador no se forma en el centro comercial, se forma teniendo una vida apasionante. Por mucho que quieras aparentar, por muchas camisas, cochazo, maquillaje o tacones, siempre hay un día en que la vida te pregunta¿qué queda cuando te quitas el vestido?, ¿quién eres cuando te desnudas?

La mayoría de relaciones nacen de ligar pero mueren por falta de conquista. Casi todas se rompen o no avanzan no porque se tuerzan, sino por desvelo y decepción. De nada sirve el deseo si no lo acompaña la fantasía que evocan las vidas fascinantes. De nada un brillante lazo si en el paquete no hay nada. A nadie le enamora el vacío.

Una de las principales razones por las que las relaciones fracasan es porque falta grandeza. ¿Cuánto tiempo dedicas a estar más guapo, tener mejor cuerpo o comprar más ropa? ¿Cuánto inviertes en crecer como persona? 

Todo el mundo liga, pero no todos conquistan. “Para dar una vuelta, todas las bicicletas son buenas, pero hay días en los que recordamos los grandes paseos”, dice una amiga mía[1].Ligar es juego; conquistar es arte. Ligar es pasatiempo; conquistar es que se quede cuando pasa el tiempo.

Pero conquistar no tiene que ver con la eternidad, sino con la memoria. No es que el Imperiocaiga, es que hoy sepas quién es Julio César; no es que te quedes siempre, es que no te olvide nunca. Tampoco tiene que ver con la presencia (física), pues a veces, el peso de la presencia se mide mejor en la ausencia: conquista es cuando puedes decir “ella se fue, pero se quedó el perfume”, o “él se fue pero yo aún sonrío”. Es que, aunque ya no esté, seas una persona diferente porque no te cambió que se fuera, te cambió que hubiera estado.NOTAS MUSICALES

A la mayoría le asustan los grandes retos y prefieren ser cabeza de ratón a cola de león. Es una opción optar por el atajo, pero si lo haces, no presumas, pues aunque puede que llegues antes, nunca traerás la mochila tan llena como quien hace el camino necesario. No es motivo de alarde liarte con alguien si luego te olvida. Puede ser divertido, y eso está bien, pero el orgullo debe guardarse para cosas superiores. Y el que realmente hace cosas superiores, no alardea, porque la gente superior no muestra con palabras lo que demuestra con actos.

Cuando no se aspira a la grandeza es porque algo hay apremiando la mediocridad. Detrás de cada conducta hay siempre algo que la refuerza. Cuidado con lo que aplaudimos. Nuestra vida es tan grande como aquello que admiramos.

Me repugnan esos chicos que van diciendo “a esa me la tiré” (por ser finos) o sacan pecho para decir el ‘elevado’ número de chicas a las que “se han follado” (se me fue la ‘finería’), como quien cuenta títulos de liga. He dicho chicos y no hombres, no por edad, sino por madurez. Me decepcionan también esas chicas que miden su belleza en función de los chicos a los que besan o a los tropecientos que podrían besar, así como aquellas que se creen superiores por ser guapas.

Lo más curioso es que es entre esta clase de chicos y chicas donde se crea todo: chicos que van como monos detrás de chicas para tratarlas como números y chicas que alardean de ser monas en función del número de chicos que las ven… ¡como números!

Y es que, cuando alguien no puede aspirar a la calidad se refugia en la cantidad. Están los que venden 10 unidades a 1 euro y los que venden 1 unidad a 10 euros. En el mundo de la cantidad, el que apuesta por lo excelente está siempre en minoría.

Nadie debería pasar de puntillas por el mundo cuando puede pisar fuerte”.

 

Dibujo: Juan Peláez

Dibujo: Juan Peláez

Por todo esto, a mí no me vengas con tu carita bonita de “me lío con quien quiera”, a mí dime algo que me cambie la forma de mirar la vida, ponme los ojos grandes y hazme sentir pequeño. Cuéntame tantas aventuras que sienta que me he perdido un millón de cosas. Dame ganas de comerme el mundo.

Dime que sabes lo que quieres y que “o eso, o nada”; que ni te vendes ni negocias tus sueños. Dime que tu estantería no está vacía y que tu libro favorito no es un best seller. Hazlo con tanta pasión que me lo compre mañana. Dime que cuando puedes viajas, y que viajar no es lo mismo que hacer turismo. Dime que descubriste que el secreto de la felicidad no está entener, sino en ser, crecer, dar y amar con valentía. Y dime que te partieron el corazón y que aún así lo pondrías sobre la mesa si se presentara la ocasión.

Dime que con tus 20 o 30 años lo mejor de ti no es tu belleza. No quiero un rato más, quiero alucinar contigo. No quiero mirarte, quiero admirarte. No quiero olvidarte, quiero que me dejes un surco después de beberte, como el café. Y, aunque pueda que no pueda ser, aunque se acabe o aunque duela, quiero que el rato contigo merezca, si así fuera, una dulce pena.

No me ligues, conquístame.

 

http://www.eluniversodelosencillo.com

 

Magia, intención y autoconocimiento

El ser humano, por naturaleza, tiene la capacidad de efectuar cambios en su entorno, lo único que tiene que hacer es seguir su propio camino, hacer lo que quiere. Este flujo solamente se interrumpe si no logra seguir su propio camino, si fracasa en autoconocerse. ¿Que es la magia?. Comparto las reflexiones que nos dejó Aleister Crowley sobre las similitudes entre la magia y la psicología:

 

magia

El multifacético ocultista británico Aleister Crowley consiguió ser llamado El Último Gran Mago de Occidente, al tiempo que la magia para la mente popular se convertía en un espectáculo de trucos e ilusiones para entretener a los niños –o de fantasías literarias que poco tenían que ver con la experiencia cotidiana.

Crowley formó parte de varias sociedades secretas, incluyendo la afamada Golden Dawn, en la que participó también el poeta irlandés W.B. Yeats, y pudo aprender el cuerpo hermético de la magia occidental, particularmente lo que se conoce como magia salomónica (del Rey Salomón que supuestamente utilizó espíritus ayudantes para construir su templo). La magia salomónica o teurgia, postula un complejo sistema para invocar entidades angélicas o demoníacas y operar a través de ellas cambios en la naturaleza. Esta es la magia que popularmente vemos representada con hechizos, conjuros y ritos.

El lenguaje enochiano o lenguaje de los ángeles, la cábala, la goetia, los sígilos y sistemas oraculares como las runas, conforman una base teórica para articular una intención y conseguir una resonancia operativa en la naturaleza. Pero curiosamente toda esta ciencia arcana no figura entre lo que Aleister Crowley considera como la verdadera magia –acaso como aquellos maestros que recomiendan aprender toda la teoría para después simplemente desecharla. Para Crowley la magia es fundamentalmente un sistema psicológico orientado a conducir la voluntad del ser humano al dominio de su individualidad.

La ritualización de un proceso psíquico como potencialización de la capacidad mental a través del símbolo y la emoción. Que el mismo Crowley reconocía que las entidades invocadas en un acto de magia eran parte de la psique humana queda en evidencia en su Introducción a Lemgeton Clavicula Salomonis, al decir “Los espíritus de la Goetia son porciones del cerebro humano”.

Crowley llamó a su sistema “Thelema”, palabra que significa voluntad. La voluntad, como en la filosofía de Schopenhauer y en la de Nietzsche, está en el centro de su modelo de la naturaleza. La intención, como concentración o vuelo dirigido de la voluntad, es el tema recurrente en su visión de la magia.

La magia es “la Ciencia y el Arte de provocar que ocurra un Cambio en conformidad con la Voluntad”. Y “todo acto intencional es un acto mágico”. Como Schopenhauer, Crowley notó que en la voluntad confluía la corriente primordial de energía del universo –por lo que para operar sobre la naturaleza solo era necesario canalizar esa voluntad, con la intención.

El ser humano, por naturaleza, tiene la capacidad de efectuar cambios en su entorno, lo único que tiene que hacer es seguir su propio camino, hacer lo que quiere. Este flujo solamente se interrumpe si no logra seguir su propio camino, si fracasa en autoconocerse. “Cualquiera que es forzado a desviarse de su propio curso, ya sea por no entenderse a sí mismo, o a través de una oposición externa, entra en conflicto con el orden del universo”, dice Crowley en su libro Magick in Theory and Practice. Y es que “la Magia es la Ciencia de entenderse a sí mismo y las propias condiciones. Es el Arte de aplicar ese entendimiento a la acción”. Una definición de la magia que parecería propia de un manual elemental de psicología, sobre la importancia de ser uno mismo.

El secreto de este sistema de magia basado en la individualidad, en el auto-entendimiento y en el ejercicio del autoconocimiento yace en el principio de que el individuo es una imagen microcósmica del universo (o de Dios). Entonces, si una persona aplica este entendimiento, al usar su intención, estará usando la intención del universo –una intención con una potencia de identidad divina.

De esta forma, tal vez, opera la magia.

 

http://www.faenaaleph.com

Cine y Psicología

Laberintos mentales, patologías, conductas y más, se asoman al cine de la mano de sus creadores. Comparto diez títulos de películas, clásicas  por  los entramados que reflejan y que pueden aportar a los profesionales y terapeutas en el campo de la Psicología.

1. Instinto (1999)

Título original: Instinct (Estados Unidos)
Un joven y prometedor psiquiatra que intenta profundizar en los secretos de la mente de un antropólogo que ha sido acusado de matar y herir a unos supuestos guarda parques. Sin embargo, lo que podía ser un examen de rutina en una cárcel, se convierte en un viaje hacia lo más oscuro de la sociedad, donde se cuestionan nuestras ansias de poder y control. Nos hace comprender más sobre la verdadera historia y naturaleza de la humanidad

2. Memento (2000)

Título original: Memento (Estados Unidos)
Los temas principales de la película son la naturaleza de la memoria, la identidad, el tiempo, el recuerdo inconexo, la realidad, la manipulación y la venganza. Leonard sufrió un trauma cerebral que le causó amnesia anterógrada. No puede almacenar nuevos recuerdos, pero posee memorial sensorial lo que le permite realizar algunas acciones cotidianas. La historia es narrada del final al principio, lo que te hará sentir tan confundido como el protagonista.

3. La naranja mecánica (1971)

Título original: A Clockwork Orange (Reino Unido)
El motor de la acción de esta película, es la corriente psicológica conductista. Alex, es un joven que tiene dos pasiones: la violencia extrema y la música de Beethoven, el y su banda de amigos descargan sus instintos más violentos pegando, violando y aterrorizando a la población, hasta llegar a asesinan. Las autoridades buscan al recuperación de Alex por medio del tratamiento conductista, y se muestran los efectos enmarcados en esta corriente.. La naranja mecánica (1971)

4. La Isla Siniestra (2010)

Título Original: Shutter Island Estados Unidos
Dos agentes federales, llegan a una isla, donde se encuentra un hospital psiquiátrico para investigar la desaparición de Rachel Solando, una paciente que se desaparece de una habitación cerrada. Esta película de suspenso, termina transformándose en un tratado sobre la antipsiquiatría. Inicia como una película policial, que al pasar algunos minutos muestra suficiente terror psicológico, como para quedarte atrapado en la historia y verla una segunda vez para atar cabos sueltos que no entenderás al ver el final de la película.

5. Atrapado y sin salida (1975)

Título original: One Flew Over the Cuckoo’s Nest (Estados Unidos)
El protagonista es acusado, por cinco casos de estupro y para evitar entrar en prisión aparenta un desequilibrio mental, y es trasladado al hospital psiquiátrico del estado para ser examinado. A partir de aquí comienza la historia, en el centro psiquiátrico se administra a todos los pacientes una cantidad considerable de medicación; además, si alguno se niega, se hace por la fuerza. Por lo que los pacientes consideran la medicación como sagrada, adoctrinan lo que deben de tomar como si ello les fuese a salvar el alma.. Atrapado y sin salida (1975)

6. Inocencia interrumpida (1999)

Título original: Girl, Interrupted (Estados Unidos)
En esta película, se aprecian diferentes trastornos psiquiátricos, desde la sociopatía hasta la bulimia, pasando por depresión severa y trastorno borderline de personalidad. La protagonista es una muchacha de 18 años que se siente confusa, insegura y luchando por entender un mundo que esta cambiando rápidamente.

7. El silencio de los inocentes (1991)

Título original: The Silence of the Lambs (Estados Unidos)
Una agente del FBI es encargada de presentar un cuestionario al psiquiatra Hannibal lecter, recluido en el psiquiátrico Baltimore por crímenes de canibalismo, a quién luego le piden ayuda para intentar capturar a Bufffalo Bill un asesino en serie, con trastornos de identidad sexual, al transcurrir la película con la ayuda Hannibal Lecter nos podemos dar cuenta que Bill no odia su identidad sexual en realidad odia su identidad personal

8. Psicosis (1960)

Título original: Psycho (Estados Unidos)
La película relata una historia de amor, enfermedad mental, intriga criminal, suspense y horror con un macabro sentido del humor. Esta película destaca principalmente, por el perfil psicológico de cada uno de los personajes, en especial Norman Bates.. Psicosis (1960)

9. Taxi Driver (1976)

Título original: Psycho (Estados Unidos)
La película es protagonizada por un taxista psicótico, ex combatiente de Vietnam sin mucha educación y con inteligencia básica. Sufre depresión y ansiedad por sentirse rechazado pro la sociedad, a parte es adicto a la pornografía. Se enamora de una promotora de un candidato a la presidencia de Estados Unidos y esta lo rechaza por sus vicios. Y se desencadenan varios brotes psicóticos del personaje

10. K-pax (2001)

Título original: K-pax (Estados Unidos-Alemania)
Un paciente aparentemente aquejado de algún tipo de psicosis, afirma que viene de otro planeta y que en algún momento abandonará la Tierra. Jeff Bridges, el psiquiatra, intenta que tome contacto con la realidad pero mientras lo trata, dentro del hospital psiquiátrico, sus convicciones comienzan a tambalearse.. K-pax (2001)

 

 

 

 

 


Alimentación, moralidad e intelecto

El consumo de carne y su industria son perjudiciales para los humanos y su medio ambiente. No hay duda de que la alimentación vegetariana estricta es una mejor forma de vida. Pero al afirmar eso, ¿trascendemos la investigación científica para hablar de valores? A eso se suelen limitar los argumentos a favor del vegetarianismo: publicar los beneficios de una alimentación sin carne o presentar argumentos morales.

La pregunta es: ¿Es una obligación moral adoptar una alimentación vegetariana? Tom Regan, un destacado defensor de los derechos animales, contribuyó a llevar la discusión de lo que algunos llaman “vegetarianismo ético” dentro de un marco moral.1 Regan creía que si presentaba argumentos sólidos su audiencia optaría por el vegetarianismo. “Si mi razonamiento es correcto, la mayoría de los que lean esto deberían experimentar una transformación radical en sus vidas”, afirmaba.2 Como muchos otros, Regan no buscaba tan sólo defender el vegetarianismo. En realidad, buscaba no sólo cambiar la manera de pensar de las personas, sino también de alimentarse. Sin embargo, ¿tienen esos argumentos el peso suficiente como para producir un convencimiento intelectual y un cambio de conducta? Estos interrogantes nos motivan a considerar los argumentos en favor del vegetarianismo. Si bien podríamos agruparlos de diversas maneras, hemos seleccionado cinco categorías. 3

La salud como argumentoNUECES CORAZON

Los estudios científicos han mostrado que la proteína animal no es un elemento esencial en la alimentación humana. Además, otros estudios muestran que la incidencia de algunas enfermedades se reduce significativamente en los que se abstienen de consumir carne. 4 Los que analizan el tema desde una perspectiva cristiana alegan que el vegetarianismo fue la “alimentación original” de Dios, y citan la historia de la creación y la abundancia que Dios dio a Adán y Eva en el Edén. Según esta postura, el ser humano fue diseñado para vivir sin necesidad de utilizar la carne como alimento.

El segundo argumento desde una perspectiva cristiana se basa en evidencias científicas que muestran que la alimentación vegetariana es más saludable. Como Dios creó nuestros cuerpos para que sean la habitación del Espíritu Santo (1 Corintios 3:16,17; 6:19, 20), tenemos la obligación de vivir vidas saludables. O sea que, al entender que esa es la alimentación más saludable y que es posible implementarla, llega a ser la alimentación moralmente preferible.

Los derechos de los animales

Al referirse a los deberes éticos hacia los animales, algunos autores combinan el lenguaje utilitario con el de los derechos de los animales.5 Para ellos es crucial la conciencia del daño y el sufrimiento que experimentan los animales usados como alimento. Es considerado inmoral causar ese sufrimiento para meramente satisfacer nuestras preferencias alimentarias.

Entre los estudios que culminaron en el libro The New Vegetarians: Promoting Health and Protecting Life [Los nuevos vegetarianos: la promoción de la salud y la protección de la vida], Paul R. Amato y Sonia A. Partridge identificaron 11 razones por las que la gente es vegetariana.

La primera es “la preocupación por el sufrimiento animal o la creencia en los derechos animales”.6La aceptación generalizada de estos derechos hace que éste sea un argumento particularmente fácil de aceptar. Es triste, sin embargo, que los derechos de las vacas, los pollos y los cerdos desconocidos sigan siendo anulados por los deseos del paladar. Además, tanto sus fundamentos filosóficos como las aplicaciones prácticas, continúan siendo difíciles de establecer en los humanos y aun más difícil en los animales.

Las preocupaciones ambientales

A pesar de los esfuerzos de gente como Jeremy Rifkin7 y Francis Moore Lappe,8 y más allá del éxito de sus libros, sólo un pequeño número de personas parece haber cambiado su alimentación como resultado de preocupaciones ambientales. Por ejemplo, en la encuesta ya mencionada de Amato y Partridge, se halló que sólo un cinco por ciento se hizo vegetariano por sus preocupaciones ambientales.9 Por eso, aunque los éticos ambientales insisten en adoptar métodos de conservación y utilización de la tierra, rara vez se refieren explícitamente al vegetarianismo como obligación moral.

La evolución social

Nos referimos aquí a una variedad de posturas y autores que abogan por un cambio socio-político, reconociendo que existe cierta superposición con otras categorías. La obra de Lappe, por ejemplo, encaja en más de una categoría. Notemos su preocupación en el prefacio de la edición revisada Dieta para un mundo pequeño: surgió una duda más profunda… en relación con la dirección, con el impacto de lo sugerido. ¿Se interesarían los lectores de mi libro, y aun se centrarían tanto en los detalles nutricionales como para olvidar o ignorar el verdadero mensaje? 10.

¿Cuál era ese “VERDADERO MENSAJE”? Más que nada, la autora deseaba que su trabajo destacara la manera en que la dieta individual “NOS RELACIONA CON LOS INTERROGANTES MÁS ABARCANTES DEL SUMINISTRO DE ALIMENTOS PARA TODA LA HUMANIDAD”.11

En la edición revisada y actualizada, Lappe destacó que le interesaba no sólo hacer que la cocina y la alimentación sean más simples y mejores sino también “LA SIGNIFICACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL” de nuestras elecciones alimentarias. 12

La mayordomía

El principio de mayordomía incorpora las preocupaciones de los éticos ambientales y de los activistas de los derechos animales. Andrew Linzey, al considerar el tema desde una perspectiva cristiana, insta a efectuar un cambio radical en la manera cristiana de interpretar su relación para con la creación divina. Linzey desafía la idea cristiana tradicional que afirma que este mundo y todo lo que está en él fue hecho tan sólo para elevar la raza humana. Los humanos son únicos en el orden de la creación, y esta característica requiere que asuman el papel especial de “especie sierva”. Como siervos de la creación, los mayordomos deben protegerla, imitando así a Dios. Basado en el concepto teológico del Dios sufriente, Linzey proclama: “No es suficiente tener una visión negativa de lo que deberíamos hacer para prevenir el sufrimiento. Necesitamos una visión positiva de la forma en que podemos cargar sobre nosotros el sufrimiento del mundo y transformarlo por el poder del Espíritu Santo”.13

Linzey insiste que los cristianos tienen que ir más allá de la idea de que Dios sufre cuando los humanos sufren. Cuando aceptamos plenamente el hecho de que “DIOS SUFRE EN TODAS LAS CRIATURAS SUFRIENTES” estaremos más preparados para aceptar nuestro papel de mayordomos.14Desafortunadamente, para los adherentes a ésta y otras posturas, los oyentes probablemente se limiten a decir: “SÍ, PERO…” Más allá del “SÍ, PERO…

Cada uno de los argumentos ya descritos ha recibido gran aceptación en los ámbitos filosóficos y populares, pero el número de vegetarianos no refleja esos niveles de aceptación. La gente acepta intelectualmente los argumentos pero sigue comiendo hamburguesas. Es verdad que el vegetarianismo tiene más aceptación en el presente que hace 20 ó 30 años pero, ¿por qué la gente no modifica su estilo de vida? Y los que lo hacen, como muestra la encuesta de Amato y Partridge, ¿lo hacen por compasión hacia los animales que sufren el cruel destino del consumo humano?

Moralidad, convicción y acciónVEGETARIANISMO

Es posible defender con habilidad los problemas morales asociados con el consumo de carne, pero cuando uno pasa de la simple descripción para prescribir obligaciones y acciones personales, es necesario llegar al corazón de la audiencia. Los cambios en la práctica personal a menudo se originan más en el corazón que en la mente. Los buenos argumentos no necesariamente se traducen en un cambio de estilo de vida. (Para entender la motivación de los autores de adoptar una alimentación vegetariana, lee los relatos adicionales.) Sharon Bloyd-Peshkin critica a los grupos ambientales, afirmando que estos grupos han fracasado en diseminar el vegetarianismo por temor a perder el número de miembros y los ingresos financieros. Sus observaciones en relación con los temas y métodos enfatizados por los grupos ambientales certifican aún más que las acciones prácticas surgirán sólo cuando las personas sean alcanzadas emocionalmente, además de intelectualmente. Al analizar las razones por las cuales los grupos ambientales no se vuelven vegetarianos, Bloyd-Peshkin revela que una decisión difícil no es tanto el producto de un argumento sólido sino que son las emociones las que producen resultados concretos. Bloyd-Peshkin tiene razón al señalar que “EL IMPACTO AMBIENTAL DEL CONSUMO DE CARNE ES DEMASIADO INDIRECTO”. Uno no se siente inducido a abandonar la carne en la fila del supermercado. Por el contrario, la reacción es diferente cuando uno se enfrenta con escenas de sufrimiento y tortura que preceden a la aparición de esa carne en el supermercado. Como dice ella, “ES MÁS PROBABLE QUE UNO…. SE ENOJE AL VER LA PLANTA INDUSTRIAL QUE ESTÁ EN CAMINO A CASA, PORQUE UNO VE LA CONTAMINACIÓN QUE PRODUCE”.15

Hume y la fuerza de los sentimientos

No es ninguna novedad que los agentes morales son movidos más por la emoción que por la razón. Las obras filosóficas de David Hume destacaron esta realidad en el siglo XVIII. Pero la hegemonía del racionalismo en la moralidad de la sociedad occidental ha servido para que sus adherentes se opongan a apelar a la emoción en el proceso de desarrollar argumentos morales, ya que su uso es ridiculizado como sentimentalismo barato.16

Hume se rehusó a ignorar la fuerza del sentimiento en la vida moral del ser humano. Por el contrario, este sentimiento, considerado único en los humanos, distingue su capacidad de vivir una vida moral. Es ese “SENTIMIENTO DE DESAPROBACIÓN QUE INEVITABLEMENTE SENTIMOS ANTE LA APREHENSIÓN DEL BARBARISMO O LA TRAICIÓN” lo que nos lleva a declarar tales actos como criminales o inmorales. Hume insiste que los actos humanos nunca son atribuibles a una razón “FRÍA Y DESPRENDIDA”. La razón puede transmitir “EL CONOCIMIENTO DE LA VERDAD Y LA FALSEDAD”, pero nunca servirá para adjuntar valoraciones de la virtud y el vicio, la esencia de la moralidad. Además, la razón nunca puede motivar a alguien a la acción.
El sentimiento es la “PRIMERA FUENTE O IMPULSO HACIA EL DESEO Y LA VOLUNTAD”. Según Hume, “LOS FINES ÚLTIMOS DE LAS ACCIONES HUMANAS NUNCA PUEDEN SER ATRIBUIDOS A LA RAZÓN, SINO RECOMENDARSE ENTERAMENTE A LOS SENTIMIENTOS Y AFECTOS DEL SER HUMANO, SIN DEPENDENCIA ALGUNA DE LAS FACULTADES INTELECTUALES”.17
Annette Baier, la defensora de Hume más prominente y capaz en la actualidad, lo resume así: “Para toda motivación a la acción, y para toda reacción evaluadora, la ‘razón’ debe ‘concordar’ con alguna ‘pasión’; la ‘cabeza’ debe obrar para el ‘corazón’”. 18 Es así que el cultivo y la práctica de estos sentimientos humanos permite la realidad práctica de vivir una vida moral.

¿Qué significa esto para la defensa del vegetarianismo? Se requiere algo más para lograr que la gente cambie sus hábitos alimentarios. Los buenos argumentos filosóficos no vuelven a nadie vegetariano. Los sentimientos morales, sin embargo, a menudo lo logran. La fuerza moral de los movimientos del corazón es un elemento esencial en la elección de un estilo de vida vegano.

Las virtudes del veganismo

La simpatía es una de las virtudes relacionadas con el interés por el otro, ya que ese es su objeto de atención, pero presupone una cierta habilidad del agente para adoptar disposiciones altruistas y empáticas. Es así que cuando otro sufre, la simpatía nos impulsa a responder de una forma que alivie ese sufrimiento. Al igual que Hume, Edward F. Mooney afirma que la simpatía es “el ‘mecanismo’ por el cual compartimos la situación del otro y nos sentimos impulsados a responder con benevolencia”.19

CALABAZA CON ESPINACAS Y ESPECIAS

Calabaza con espinacas y especias. Yolanda Jiménez

La compasión está estrechamente ligada a la simpatía en esa relación con el otro. Etimológicamente, el énfasis está en la similitud del sentimiento del otro; literalmente, en “sufrir con”. Hay un sentimiento de comunidad compartida con otros humanos y, basados en la idea de mayordomía ya descrita, un sentido extendido de comunidad compartida que incluye a todos los seres. Como otras virtudes que requieren la emoción del agente, la compasión trasciende el simple estado afectivo para llegar a la acción.
Sin embargo, como señala Lawrence Blum, esto implica que a menudo uno actuará “CONTRARIAMENTE AL HUMOR O LAS INCLINACIONES PROPIAS” porque lo hará en favor del otro. De hecho, aun cuando nuestras acciones puedan no eliminar inmediatamente el sufrimiento ajeno, tienen un “VALOR INTRÍNSECO PARA EL SUFRIENTE, INDEPENDIENTEMENTE DE SU VALOR INSTRUMENTAL DE MEJORAR” la suerte del otro.20

Conclusión

¿Qué efecto práctico tendrá la inclusión de la simpatía y la compasión en los argumentos intelectuales del vegetarianismo? Creemos que si nos transformamos en una sociedad donde se valoren y practiquen esas virtudes, veremos un aumento del vegetarianismo y una disminución en el consumo de carne. Estas virtudes nos servirán para trascender la aceptación moral de los argumentos en favor del vegetarianismo hacia su práctica real.

¿Tienen peso los argumentos filosóficos como para establecer la obligación moral de ser vegetarianos? ¿Requiere la virtud que los consumidores de carne se vuelvan vegetarianos? Y si es así, ¿debería la sociedad avanzar hacia la prohibición de la producción y el consumo de carne? El presionar sobre obligaciones morales o legales continúa siendo problemático aun frente a los argumentos poderosos en favor del vegetarianismo. No podemos ni requerir que las personas sean virtuosas ni que coman ciertos alimentos, en especial en la cultura contemporánea. Es posible que llegue el tiempo en que las crisis ambientales y socio-políticas de la humanidad obligue a los legisladores a exigir tales prácticas alimentarias. Mientras tanto, debemos conformarnos con la idea de que el veganismo se limita a ser moralmente loable.

El chillido del conejo

Varias encinas magníficas se elevaban por detrás de la vieja cabaña. Papá, mi hermano Pete y yo estábamos en nuestra primera excursión de caza en la granja de mi abuelo en Michigan. Según papá, los conejos que habitaban en esos árboles eran particularmente veloces. Pete y yo caminábamos en la parte posterior de la cabaña sin hablar, ya que sabíamos que si los conejos nos oían, escaparían antes de que pudiéramos disparar.

Al llegar al borde de la cabaña, alisté mi escopeta de 20 un conejo salió como una flecha hacia las malezas del fondo. Nada en el mundo me podría haber distraído en ese momento, mientras mantenía al conejo dentro de mi campo visual, como papá me había enseñado. El animal se detuvo justo al comienzo de las malezas. Sabía que tenía que acercarme para dispararle así que me arrastré hacia él, pero antes de que pudiera acortar distancias, la caza terminó.

El tiro del rifle de papá resonó sobre mí al mismo tiempo que veía caer al conejo. Por el chillido del animal, supe que papá no lo había matado. El chillido era tan agudo e intenso que corrimos lugar donde el animal se retorcía de dolor. Papá se agachó y lo tomó de las patas traseras, lo apoyó en el piso, puso su pie sobre la cabeza del conejo y tiró. La sangre saltó de su cuerpo mientras su corazón intentaba un último esfuerzo. Aunque traté, no pude ocultar el horror que sentí. Papá lo habrá notado, porque lo que dijo reveló su propia necesidad de justificar esa acción delante de sus dos hijos. “ES LA FORMA MÁS RÁPIDA DE SACARLO DE SU MISERIA”, comentó. —Mark F. Carr

Las plumas del faisán

Me sentía sumamente orgulloso de mi nueva escopeta de 12 milímetros, que había comprado con el dinero que había ganado cosechando habichuelas verdes. Mi objetivo era aprender a cazar faisanes, gansos canadienses y otras “aves de caza” que abundaban en el Valle de Willamette, donde me crié. Mis padres confiaban en que mis 14 años eran suficientes para esa actividad.

Las primeras excursiones con mi amigo Bob no tuvieron éxito. A pesar de nuestros esfuerzos y de que los faisanes chinos son lentos y ruidosos al iniciar el vuelo, erramos todos los tiros. En realidad, nuestras salidas no eran más que largas caminatas otoñales salpicadas de momentos de excitación y disparos infructuosos.

Pero una mañana fuimos a cazar con “los grandes”: el hermano de Bob y su amigo. Como principiantes, se nos ordenó ir hasta el otro lado del maizal y esperar. Ellos, junto a su perro cazador, irían avanzando en nuestra dirección. Si erraban al blanco, debíamos disparar hacia las aves que volaban hacia nosotros.
Y así fue. Un magnífico faisán chino macho voló esquivando el disparo y se dirigió directamente hacia donde me encontraba agazapado. Apunté y disparé justo cuando me sobrevolaba. Las plumas se desperdigaron en todas direcciones. El perro vino corriendo y escogió la parte más grande de lo que quedaba del faisán. Estaba casi partido en dos. Pero en los restos podía ver el asombroso anillo blanco del pescuezo, las plumas rojas y verde oscuras de la cabeza y las hermosas largas y rayadas de la cola. El hermano de Bob le echó una mirada, dijo que no valía la pena llevarlo y lo arrojó entre unas zarzamoras.
Mientras ocultaba mi desilusión con falso fanfarroneo, tomé una de las plumas y la coloqué en mi gorra de caza. Más tarde, ya en casa, la analicé. No podía borrar de mi mente el ave colorida que había sido despedazada sin razón alguna. La irremediable estupidez de esa acción me abrumaba. Puse la escopeta en el armario, con el tiempo la vendí, y nunca más cacé ningún animal. —Gerald R. Winslow

Mark R.Carr (Ph.D., University of Virginia) es profesor asociado de
religión, y Gerald R. Winslow (Ph.D., Graduate Theological Union) es
decano y profesor de ética cristiana en la Facultad de Religión, Loma
Linda University, Loma Linda, California.
Notas y referencias
1. La expresión “vegetarianos éticos” no se refiere a los vegetarianos
que son moralmente correctos, sino más bien a los que eligen esta dieta
por razones éticas. Ver Paul R. Amato y Sonia A. Partridge, The New
Vegetarians: Promoting Health and Protecting Life (New York: Plenum,
1989), p. 35ff; Andrew Linzey y Jonathan Webber, “Vegetarianism”,
Dictionary of Ethics, Theology and Society (New York: Routledge, 1996);
Gotthard M. Teutsch, “Killing Animals: Reflections on the Ethics of Meat
Eating”, Universitas 2 (1993): 98-107.
2. Tom Regan, All That Dwell Therein: Animal Rights and Environmental
Ethics (Berkeley: University of California Press, 1982), p. 4. Peter
Singer, autor de Animal Liberation: A New Ethics for Our Treatment of
Animals (New York: Avon Books,1975), también trasciende la simple
preocupación por el trato animal al afirmar que el vegetarianismo “no es
un mero gesto simbólico…. Llegar a ser vegetariano es el paso más práctico
y efectivo que se puede tomar para terminar con la matanza animal y para
dejar de infligirles sufrimientos” (p. 165).
3. Ver el artículo de William O. Stephens “Five Arguments for
Vegetarianism”, Environmental Ethics: Concepts, Policy, Theory (Mountain
View, Calif.: Mayfield Publishing Company, 1998); Jordan Curnutt, “A New
Argument for Vegetarianism”, Journal of Social Philosophy 28 (Winter 1997)
3: 153-172.
4. Para una buena introducción a una investigación en relación con esto,
ver G. E. Fraser, “Associations Between Diet, Cancer, Ischemic Heart
Disease, and All-Cause Mortality in Non- Hispanic White California
Seventh-day Adventists”, American Journal of Clinical Nutrition 70
(suplemento, 1999): 5325- 5385.
5. Peter Singer y Tom Regan son los autores más destacados dentro de
esta categoría. Animal Liberation (1975), de Peter Singer, sirvió para que
la defensa del vegetarianismo se trasladara al ámbito moral.
6. Paul R. Amato y Sonia A. Partridge, The New Vegetarians: Promoting
Health and Protecting Life (New York: Plenum Press, 1989), p. 34.
7. Ver Jeremy Rifkin, Beyond Beef: The Rise and Fall of the Cattle
Culture (New York: Dutton Books, 1992).
8. Ver Francis Moore Lappe, Diet for a Small Planet, rev. ed. (New York:
Ballantine Books, novena impresión, 1978).
9. Amato and Partridge, ibíd
10. Lappe, p. xviii.
11. Ibíd.
12. Id., p. xix.
13. Andrew Linzey, Animal Theology (Chicago: University of Illinois Press,
1995), pp. 58, 59.
14. Ibíd.
15. Sharon Bloyd-Peshkin, “Mumbling About Meat”, Vegetarian Times,
October, 1991, p. 72.
16. Tom Regan revela esta disposición cuando afirma en All That Dwell
Therein, p. 4, que es posible suponer que los vegetarianos “sufren de un
perverso sentimentalismo”. Que ellos “representan una forma de vida donde
un excesivo sentimentalismo ha rebosado los bordes de la acción racional”.
Afortunadamente, Regan rechaza esta postura, aunque no ignora la fuerza
del sentimiento al proceder en su esfuerzo de proveer un “fundamento
racional” para el vegetarianismo.
17. David Hume, An Enquiry Concerning the Principles of Morals,
reimpresión de la edición de 1777 (La Salle, Illinois: Open Court, 2a.
ed., séptima impresión, 1995), p. 134.
18. Annette Baier, “Hume, David” Encyclopedia of Ethics (New York:
Garland, 1992).
19. Edward F. Mooney, “Sympathy”, Encyclopedia of Ethics.
20. Lawrence Blum, “Compassion”, en Explaining Emotions; editado por A.
Rorty (Berkeley: University of California Press, 1980), p. 515.

© 1997-2003, Adventist Ministry to College and University Students
(AMiCUS). Pblicado en: www.haztevegetariano.com

“Te Deseo Tiempo”. Un poema de Elli Michler

 

Te deseo tiempo

No te deseo todos los dones posibles del mundo.
Sólo te deseo lo que la mayoría de las personas no tienen:
Te deseo tiempo para gozar y para reír,
y si lo aprovechas, que puedas incluso hacer algo de ti.

Te deseo tiempo para tu hacer y para tu pensar,
y no sólo para ti, también para regalar.
Te deseo tiempo, no sólo para que vayas deprisa y corriendo,
sino tiempo para que puedas estar contento.

Te deseo tiempo no sólo para “pasarlo”.
Deseo que te sobre tiempo
para la admiración y tiempo para la confianza,
en vez de tiempo para sólo mirar al reloj.

Te deseo tiempo para alcanzar las estrellas
y tiempo para crecer, esto es, para madurar.
Te deseo tiempo para esperar y para volver a amar.
No tiene ningún sentido retrasar ni perder este tiempo.

Te deseo tiempo para encontrarte,
y que cada día, cada hora, lo experimentes como felicidad.
Te deseo tiempo también para perdonar.
Te deseo tiempo: ¡que tengas tiempo para vivir!

Elli Michler

 

Publicado el 01.05.1989 por Elli Michler , “Dir zugedacht” © Don Bosco Verlag, Munich
Traducción realizada por SB Traduzioni

El poema “Te deseo tiempo” es de Elli Michler, poetisa alemana (1923-2014)

 

Frecuentar la soledad

La soledad es tal vez el ejercicio más natural a nuestro alcance. Es ahí cuando logramos cultivar algunos de los estados más nutritivos para la mente y el espíritu, cuando experimentamos las más sustanciosas tormentas y la más reconfortante quietud.

Practicada sanamente la soledad es un vehículo exquisito. Nuestro diálogo interno adquiere tintes particulares y nos vemos obligados a confrontarnos con nosotros mismos, nos auto-revelamos sin intermediarios. Sin embargo, en muchos contextos se menosprecia, se sospecha de ella o inclusive se le teme; se evita a toda costa y se asocia con la derrota social o el aburrimiento. Y esta aversión cultural por la soledad termina por privar a millones de personas de aprovechar, y disfrutar, las bondades que solo ella provee.

c8edd-surrealismoperfil

¿Qué le gustaría decirle a los jóvenes? Pregunta el entrevistador a un Tarkovsky plácidamente posado sobre un árbol. A lo que el cineasta ruso, cuya obra por cierto destacó por comulgar con elementos como la pausa, el silencio y la soledad, responde que su principal consejo sería el aprender a cultivar la soledad:

No sé, creo que solo me gustaría decirles que aprendan a estar solos y procuren pasar el mayor tiempo posible consigo mismos. Me parece que una de las fallas entre los jóvenes es que intentan reunirse alrededor de eventos que son ruidosos, casi agresivos. En mi opinión, este deseo de reunirse para no sentirse solos es un síntoma desafortunado. Cada persona necesita aprender desde la infancia cómo pasar tiempo con uno mismo. Eso no significa que uno deba ser solitario, sino que no debiera aburrirse consigo mismo porque la gente que se aburre en su propia compañía me parece que está en peligro en lo que a autoestima se refiere.

http://www.faenaaleph.com

.

Anteriores Entradas antiguas