Sagrada y amorosa compañía

No he venido a este mundo a cumplir tus expectativas. No has venido a este mundo a cumplir mis expectativas. Yo hago lo que hago. Tú haces lo que haces. Yo soy yo, un ser completo aún con mis carencias. Tu eres tú, un ser completo aún con tus carencias.

964d2-agarbol15b15d

Si nos encontramos y nos aceptamos, si nos aceptamos y nos respetamos, si somos capaces de no cuestionar nuestras diferencias y de celebrar juntos nuestros misterios, podremos caminar el uno junto al otro; ser mutua y respetuosa, sagrada y amorosa compañía en nuestro camino.
Si eso es posible puede ser maravilloso.


– Fritz Perls –

Conversación con el clítoris

El órgano femenino admite que no es fácil hablar de él. “Soy el más estigmatizado y perseguido”.

Contrario a lo esperado, no fue difícil contactar al clítoris para esta entrevista. Bastó una llamada y una invitación a sentarse en el banquillo de los órganos para que aceptara. “Y eso –dice este órgano eminentemente femenino- que no estoy acostumbrado a que los periodistas me busquen… Es más, me da la impresión de que también me evitan”. Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”.

¿Por qué se llama así?

PUBIS CON PÉTALOS

Mi nombre tiene origen en la palabra griega kleitoris, que significa “pequeña elevación”. Y déjeme decirle que aunque me llamo así desde que me conozco, durante diez siglos se ocultó mi existencia…

¿Y eso por qué?

Créame que durante la Edad Media, e incluso mucho más allá de la época moderna, hablar de mí se consideraba pecado. Entienda usted que habito en una parte del cuerpo femenino que aún hoy genera sonrojos.

¿Y cuál es la razón?

Empiezo por decirle que soy el único órgano humano que tiene como propósito exclusivo el de proporcionar placer. Si a eso sumamos que este placer está ligado a lo sexual y a la figura femenina, tan minimizada y oprimida durante tanto tiempo, pues ya se puede imaginar la que se arma cuando mi nombre sale a flote…

Pero con el pene pasa lo mismo…

No… Ni se le ocurra comparar. Del falo, que no es un órgano exclusivo para el placer (pues también tiene fines reproductivos), hasta se han levantado monumentos; su figura no es ajena para nadie. Si invita a alguien a que se imagine la figura de los dos órganos, la del pene viene a la mente de inmediato… Para la gente ni siquiera tengo forma.

Ya que estamos en éstas, ¿cómo es usted?

Muchas personas piensan que soy un pene pequeño, y aunque soy un vestigio de la formación de dicho órgano, están muy equivocados. Soy como una Y invertida de tejido eréctil (cuerpos cavernosos que se llenan de sangre cuando se estimulan). Mi tamaño varía, pero lo que se ve es una especie de glande que mide, en reposo, medio centímetro más o menos. En estado de erección puedo hasta triplicar mi tamaño.

 

VIOLETA 2

Fotografía: Yolanda Jiménez

 

¿Cómo así que erección?

Sí, señor, no se aterre. En ese centímetro escaso tengo ocho mil terminaciones nerviosas muy sensibles, más del doble de las que tiene el pene; el estímulo desencadena una serie de reacciones que hacen que estos cuerpos cavernosos se llenen de sangre, me aumenten el tamaño y multipliquen mi sensibilidad… No es para menos: estoy conectado con más de 15 mil terminaciones nerviosas en la región pélvica. Mejor dicho, soy la llave maestra de un complejo, pero maravilloso, mecanismo de placer… Y disculpe que me eche tantas flores.

 

A ver: usted es el vestigio de un pene, tiene nombre masculino, pero es ciento por ciento femenino. ¿Eso no le causa problemas de identidad?

(Risas) Todo lo contrario. Soy por antonomasia la identidad femenina, en todas las hembras mamíferas. Quizá por eso he sido tan estigmatizado.

¿Se siente perseguido?

Hoy no tanto, pero qué tal si le digo que da pena revisar los libros de anatomía de veinte años para atrás. Pensaban que yo no era sino la parte externa, lo que se ve, cuando en realidad soy diez veces más de lo que aparecía en las revistas médicas y algunos consultorios.

¿Qué tiene usted que ver con el orgasmo?

Le reitero que soy un órgano de placer y no exagero si le digo que soy responsable de por lo menos ocho de cada diez orgasmos. En lo demás intervienen otras partes del cuerpo, pero ese no es mi asunto.

Tengo una curiosidad: ¿Es cierto que los señores tienen orgasmos más rápido porque usted es demasiado exigente y pide mucho tiempo?

Veo, por su sonrojo, que no solo le ha pasado, sino que tampoco me conoce. Déjeme darle una cifra: si me tratan como se debe yo puedo responder en un lapso de uno a cuatro minutos. Lo noto incómodo, mejor pregunte otra cosa…

¿Es cierto que a usted también lo afecta la impotencia y que se deteriora con el tiempo?

Más que sonrojarse muérase de la envidia: crezco con el tiempo y en la menopausia puedo multiplicar mi tamaño. Y por esa razón soy responsable de que las señoras reporten desde esas edades un sexo glorioso, que deja a los hombres boquiabiertos.

Una mujer puede vivir sin usted…

Eso no es cierto. Que algunos salvajes piensen que como mi función es el placer hay que extirparme, para controlar, someter y limitar el derecho de las mujeres a sentir, no cambia la esencia de lo que es: una mutilación criminal, que las hace sufrir profundamente. Pero le cuento algo: esos que me cercenan tampoco me conocen y no logran sacarme del todo. Basta un poco de mí para cumplir con mi función, que es dar placer. Ahí sí que me esmero. Y lo digo con mucho orgullo.

¿Quiere decir algo más?

Sí: me aburre que hablen de mí sin conocerme; con esta entrevista no busco salir del clóset, sino que empecemos a hablar de una parte vital del cuerpo humano sin tanto tabú y sin tanto sonrojo. Y que me llamen a los cuatro vientos por mi nombre: ¡Clí-to-ris!

 

Por Carlos Francisco Fernández-  asesor médico de El Tiempo

http://www.primerahora.com

El arte de escuchar

En el arte de escuchar… y de saber pedirlo… de acompañar con la presencia… y recibirlo… pasan cosas mágicas:
“Escucha.BOCA - LABIOS
Cuando te pido que me escuches
y empiezas a darme consejos
no has hecho lo que te pedía.
Cuando te pido que me escuches
Y empiezas a decirme por qué no debería sentirme así
estás pisoteando mis sentimientos.
Cuando te pido que me escuches
y sientes que tienes que hacer algo para resolver mi problema,
me has fallado, por extraño que parezca.
Escucha, todo lo que te pido es que me escuches;
No que hagas o digas, sólo que escuches.
Cuando haces algo por mí que puedo y debo hacer por mí mismo,
contribuyes a mi miedo y a mi debilidad.
Pero cuando aceptas, el simple hecho delavozdelasmujeres
que siento lo que siento, por irracional que sea,
entonces puedo dejar de intentar convencerte
y dedicarme a entender
qué está detrás de ese sentimiento irracional;
Y cuando eso está claro, las respuestas son evidentes y no
necesito consejo.
Los sentimientos irracionales tienen sentido
cuando entendemos lo que está detrás de ellos.
ASÍ QUE POR FAVOR ESCUCHA Y SÓLO ÓYEME,
Y SI QUIERES HABLAR,
ESPERA UN MINUTO QUE TE LLEGUE EL TURNO
¡Y TE ESCUCHARÉ!”

Autor/a desconocido

www.mujerciclica.com

Un neurólogo a contrarreloj: Oliver Sacks se despide

Mantenerse y vivir con coherencia, con la certeza de que su tiempo es limitado. Así afronta Sacks la recta final de su vida. Comparto aquí una entrevista con el fabuloso neurólogo Oliver Sacks, donde reflexiona sobre su vida y su obra. Pero sobre todo, expresa cómo quiere vivir su tiempo, el tiempo que le queda. 

“Hace un mes, pensaba que tenía buena salud, incluso que estaba fuerte. A los 81 años, aún nado una milla cada día. Pero mi suerte se ha acabado: hace unas semanas descubrí que tengo una metástasis múltiple en el hígado”. De esta manera comienza el escritor Oliver Sacks la carta remitida a The New York Times en la que explica que apenas le quedan unos meses de vida.

El londinense Sacks es uno de los neurólogos más importantes de la segunda mitad del siglo XX gracias a obras como Despertares (que fue adaptada en una película protagonizada por Robin Williams y Robert de Niro), El hombre que confundió a su mujer con un sombrero (en el que narraba 20 insólitos casos de enfermedades neurológicas) o el más reciente Alucinaciones (Anagrama). Sus libros no son descripciones clínicas, sino que ayudan al lector a entender lapeculiaridad de las enfermedades neurológicas a través de la perspectiva de sus pacientes.

Ahora, Sacks se enfrenta con templanza al último gran reto que le ha deparado su vida. “Es decisión mía cómo vivir los meses que me faltan”, explica en la misiva. “Tengo que vivir de la forma más rica, profunda y productiva que pueda”. El escritor forma parte del “desafortunado 2% de personas” que han sufrido metástasis después de superar un melanoma ocular que le dejó parcialmente ciego. Ahora se enfrenta a un cáncer que ocupa la tercera parte de su hígado y cuyo proceso no tiene vuelta atrás.

La vida a contrarreloj

Sacks cita al pensador inglés David Hume, que escribió una breve autobiografía cuando tenía 65 años, llamada Mi propia vida, para explicar sus propios sentimientos: “Ahora reconozco una rápida disolución. He sufrido muy poco dolor por mi trastorno; y lo que es más extraño, nunca, a pesar del gran declive de mi persona, he sufrido un momento de abatimiento. Poseo el mismo ardor por el estudio y la misma alegría por la compañía”.

PUENTE REFLEJADO

El neurólogo ha superado en 16 años la longitud de la vida de Hume, un período que le ha servido para terminar cinco libros y su propia autobiografía, que será publicada esta primavera. En el año 2001, Sacks ya publicó El tío Tungsteno: recuerdos de un químico precoz, en la que relataba su niñez en la Inglaterra asolada por la Segunda Guerra Mundial. Además, aún le quedan pendientes un puñado de libros que espera completar en los meses que le quedan.

En lo que Sacks no se muestra de acuerdo con Hume es en la tranquilidad y moderación que caracterizaba el carácter del filósofo empirista. Por el contrario, el neurólogo se define como un hombre “de espíritu vehemente, con un entusiasmo violento y una extrema falta de moderación en todas mis pasiones”. En definitiva, Sacks no siente ninguna gana de separarse de la vida que actualmente experimente, sino que piensa exprimir el jugo de cada segundo que pasa.

“Durante los últimos días, he sido capaz de ver mi propia vida desde una gran altura, como una especie de paisaje, y con un sentido cada vez más profundo de la conexión de todas sus partes”, reconoce. “Pero eso no significa que no me quede nada por hacer”.

Miedo y entusiasmo ante la despedida

“Por el contrario, me siento intensamente vivo, y quiero y espero que en el tiempo que me queda profundice en mis amistades, decir adiós a las personas a las que quiero, escribir más, viajar si tengo fuerzas y alcanzar nuevos niveles de entendimiento y comprensión”, reconoce el autor. Audacia, claridad y hablar sin rodeos son las tres herramientas que le permitirán aprovechar el tiempo que le queda, en el que por supuesto, “habrá tiempo para la diversión (e incluso para las tonterías)”

Ello se traduce en dejar de ver las noticias cada noche y de interesarse por el estado del mundo –como él dice, “no es indiferencia, sino desapego”– y centrarse más en sí mismo, en su trabajo y en sus amigos. “No me queda tiempo para lo superfluo”, reconoce, lo que le ha permitido tener una visión más clara de las cosas. El calentamiento global, las guerras en Oriente Medio y la desigualdad pertenecen al futuro, y eso Sacks afirma que ya no le atañe.

 

PUENTE REFLEJADO 2

Cuando la gente muere, no puede ser reemplazada. Dejan huecos que no pueden ser llenados, porque el destino (genético y neural) de todo ser humano es ser un individuo único

Su carta es también una despedida generacional: “He sido cada vez más consciente, durante los últimos 10 años o así, de las muertes de mi contemporáneos”, explica. “Mi generación está en el camino de salida, y he sentido cada muerte como una escisión de parte de mi ser. No habrá nadie como nosotros cuando nos marchemos, pero nunca hay nadie como otra persona. Cuando la gente muere, no puede ser reemplazada. Dejan huecos que no pueden ser llenados, porque el destino (genético y neural) de todo ser humano es ser un individuo único, encontrar su propio camino, vivir su propia vida, morir su propia muerte”. Desde luego, nunca habrá nadie como Oliver Sacks.

No puedo fingir que no tengo miedo. Pero mi sentimiento predominante es la gratitud. He amado y sido amado; he dado mucho y me han dado cosas en retorno; he leído y he viajado y pensado y escrito”, concluye. “Sobre todo, he sido un ser consciente, un animal pensante en este bello planeta, y eso un enorme privilegio y aventura”.

 

http://www.elconfidencial.com

Masturbación femenina saludable

“El mejor amigo de una mujer son sus manos”. La masturbación nunca ha tenido buena prensa, sin embargo,  además de proporcionar un enorme placer, presenta numerosos beneficios para la salud. Comparto aquí un artículo sobre la masturbación femenina, publicado en www.huffingtonpost.es

 

Diversos estudios muestran que la mayoría de las mujeres se han masturbado al menos una vez, pero la mayoría sólo lo hace de manera ocasional. Según un sondeo sobre las prácticas sexuales realizado en Estados Unidos por la Universidad de Indiana, sólo el 7,9% de las mujeres de 25 a 29 años se masturba entre dos y tres veces por semana (frente al 23,4% de los hombres que lo hace dentro de la misma franja de edad). ¡Vamos, chicas! Podemos hacerlo mejor…

La masturbación es una actividad totalmente normal, agradable y buena para la salud. ¡Se acabó el tabú del placer femenino en solitario! Ya es hora de darse cuenta de que tiene muchas más ventajas de las que creemos.

Nuestros compañeros de la edición estadounidense de The Huffington Postpreguntaron a la doctora Lauren Streicher, profesora adjunta en ginecología y obstetricia en la Universidad de Northwestern, los beneficios de la masturbación para la salud. Streicher explica que esta práctica contribuye a la mejora de nuestro estado de salud en general: ayuda a dormir mejor, disminuye el estrés y permite sentirse más cómoda con su cuerpo. Streicher recuerda que, al igual que el ejercicio físico o un masaje, la masturbación es una forma perfecta para relajarse tanto emocional como físicamente. En lugar de pagarse un masaje caro, ¿por qué no quedarse en casa para un masajito en solitario?

Así que baja las luces, enciende unas velas y métete en la cama (o donde te sientas más cómoda) para explorar tu cuerpo. A continuación, 13 razones por las que todas las mujeres deberían masturbarse de forma habitual:

FLOR EROTICA

1. Te sientes más feliz…

“El placer nos hace sentir bien”, explica Streicher. Tan simple como eso. Con los orgasmos se liberan endorfinas, dopamina y oxitocina, que nos ponen de buen humor y nos dan un subidón natural. ¿Quién necesita drogas teniendo el placer tan a mano?

2. … y mejor con tu cuerpo

Es fundamental sentirse cómoda con una misma: es una de las pocas cosas que no nos abandonará en la vida. Los mejores resultados pasan por una exploración metódica. “Es esencial que las mujeres conozcan bien su cuerpo y la forma de procurarse placer”, añade la experta. ¡Llegó la hora de pasar a la práctica!

 

3. La masturbación puede mejorar nuestra vida sexual

Al explorar nuestro cuerpo, podemos descubrir lo que nos da más placer. Nos da seguridad en la cama y nos ayuda a hacer partícipe de nuestros deseos a nuestra pareja. Cuando averiguas lo que más te gusta, puedes decirle dónde quieres que te toque.

4. Nos ayuda a dormir mejor

¿Por qué siempre caemos en los brazos de Morfeo después de retorcernos de placer? Porque los orgasmos disipan las tensiones emocionales y físicas y agotan el cuerpo,haciendo que nos durmamos rápidamente. “Solemos dormir mejor después de masturbarnos, porque nos sentimos relajadas y satisfechas”, indica la especialista. La masturbación, igual que la lectura, ayuda a dormir.

5. Y a relajar la tensión sexual

Si has decidido no mantener relaciones sexuales o te encuentras en un período de abstinencia involuntaria, la masturbación es un medio muy eficaz para satisfacer la libido.

6. La masturbación puede reducir el dolor físico, incluido el menstrual

“Contraer el útero durante la masturbación favorece el flujo menstrual… y, en teoría, reduce los dolores menstruales”, señala Lauren Streicher. A pesar de que los estudios realizados sobre esta teoría son aún escasos, la experta no conoce ningún motivo por el que no haya que masturbarse durante la regla. “Nunca viene mal. Así que, si os alivia, no os privéis”. En cualquier caso, es mucho más divertido que una manta eléctrica…

 

 

7. DesestresaJAPONESA

“Todo lo que ayuda a relajarse tras una dura jornada, ya sea una sesión de yoga o un masaje en los pies, funciona igual”, explica Streicher. “No tiene por qué ser algo sexual, pero el sexo y la masturbación son medios muy eficaces para desestresarse”. ¡Así da gusto liberar tensiones!

8. Mantiene nuestro cuerpo a punto para el sexo aunque no estemos practicándolo

“La masturbación no sólo permite mantener la elasticidad y el buen estado de los tejidos y aumentar la presión sanguínea, sino también la estimulación mental”, agrega Streicher. “Sabemos que el sexo y la excitación nacen en el cerebro. Cuanto más hacemos el amor, más ganas tenemos, porque más pensamos en ello. Cuando llevamos un tiempo sin mantener relaciones sexuales, la mayoría de las veces ni siquiera pensamos en ello”.

9. Hay un montón de juguetes que pueden contribuir a nuestro placer

Desde vibradores manos libres hasta falsos pintalabios, ¡Hay un dildo para cada una de nosotras!MUJERES FLOTANDO

 

 

10. Estando en pareja, permite diversificar el placer… para después volver a por más

Como señala la experta, cuanto más lo practicamos, más ganas tenemos. Siguiendo esa lógica, cuanto más nos masturbamos, más cómodas estamos con nuestra sexualidad y más ganas tendremos de hacerlo con nuestra pareja. “Se sabe que la masturbación estimula la zona del cerebro que controla la libido”, aclara la investigadora.

11. Orgasmos. Múltiples.

Entender el funcionamiento del cuerpo nos permite saber con precisión cómo darle placer. Una, dos, tres veces… ¡Depende de ti! Los hombres suelen llegar al clímax sólo al final del coito, pero las mujeres pueden seguir disfrutando. Entonces, ¿por qué privarse?

12. No tiene efectos negativos

La masturbation no tiene “ni un solo efecto negativo”, explica Streicher. “Esta actividad no presenta ningún inconveniente: no coges nada, no te quedas embarazada, no tienes náuseas. Es el único vicio que no conlleva ninguna repercusión negativa”.

13. Simplemente, es espectacular.

Nada más que añadir.

Es solo cuestión de que hagas hueco en tu agenda y comenzar hoy mismo las sesiones íntimas.

Ser poeta, místico, anarquista y libertario hoy

Libros, papeles y máquinas de escribir rotas se amontonan alrededor de Jesús Lizano en el salón de su casa: Lizania, su país.

No tiene ordenador: “Sólo tengo desordenador”, bromea. Luce una barba de profeta y de poeta. Su obra hasta el año 2000 está reunida en Lizania. Aventura poética (Lumen). Está muy enfermo, y antes de morir sueña con ver publicado el resto de su obra en Lizania. Aventura libertaria (con Manifiesto anarquista, Cartas al poder libertario, La vuelta al mundo en 80 años…): ¿alguien se presta a editarle? Acaba de publicar El ingenioso libertarioLizanote de la Acracia o la conquista de la inocencia (Virus editorial, con DVD de una lectura pública), y ¡Hola, compañeros!, manifiesto anarquista.

 

Qué es ser poeta?

PANTAR SUEÑOSSer mensajero de la belleza.

 

¿Usted lo es?
No puedo evitarlo, como no puedo evitar hacer pipí. Es un imperativo de la naturaleza, una energía creativa que me tiene, que me vive.

 

Se nace poeta, pues.
Yo nací gracias al papa Pío XI: mis padres eran primos y sin su dispensa mi madre jamás se hubiese casado.

 

¿Cuándo comenzó a escribir poesía?
“Tiene usted madera de escritor”, me dijo un profesor a los doce años. ¡Bah, eso es anecdótico! El artista lo es más allá de su voluntad. Es una fuerza que le tiene. El artista de verdad, quiero decir.

 

¿Hay artistas de mentira?
Sí, los que buscan premios, galardones, medallas, cargos, sillones de académico… Para el artista auténtico no hay amor propio, no hay vanidad.

 

¿Acaso no quiere reconocimiento?
El artista de verdad vive sólo para su obra, y su obra es para los demás. La obra no nace hasta que no llega a los demás. El artista sabe que no tiene mérito, que es la energía creativa la que le vive. Por eso no se le puede conocer ni juzgar sin leer su obra.

 

¿Cómo le han juzgado?
Muy bien, excepto desde el poder literario, y es lógico: en vez de buscar su apoyo he criticado que la cultura esté en manos del poder.

 

¿Y qué quiere el poder?
El poder agradece que guardes las formas, la educación, que seas adulador…, y yo no atildo mi indumentaria, no vigilo mi aspecto, olvido cuidarme…

 

Vaya…
Cuido mucho mi vida interior, y nada la exterior. A la burguesía le importa la forma, no el fondo: es normal que yo no les guste. ¡Pero que lean mi obra, que la lean!

 

¿Descubrirán a un anarquista?

Fotografía: Yolanda Jiménez

Fotografía: Yolanda Jiménez

De un anarquismo poético, no político.

 

 

¿Qué propone su anarquismo poético?
Fe en lo humano, fe en que podemos superar la estructura dominante-dominado, fe en que la ayuda mutua sea nuestra única ley y moral. ¡Basta ya eso de que las ideas estén por encima de las vidas! Todos somos compañeros. Mi patria es el mundo y mi familia es la humanidad.

 

Me temo que hoy su anarquismo poético no pinta mucho…
¡Mi mundo no es de este reino!

 

¿Veremos ese mundo que sueña?
El primer verso de mi primer libro fue “he descubierto tierra”. Aquella tierra era la Acracia… Se verá cuando nos coordinemos en comunidades humanas, no políticas, no religiosas, no familiares…

 

¿Descubriremos esa tierra mediante la política?
No: en vez de vernos como fragmento de lo natural, como mamíferos humanos, la política nos obliga a vernos como fragmento de lo social que los dominantes controlan.

 

Pero necesitamos organizarnos…
Sí, pero no que unos pocos sean los que nos organicen, manipulen y, si conviene, nos destruyan, como en las guerras.

 

¿Cómo se ha ganado usted la vida?
Licenciado en Filosofía, impartí clases en un instituto durante unos años. El primer día anuncié a los alumnos: “¡Estáis todos aprobados, venid a clase sólo si queréis!”. Y me hice llamar antiseñor. El director me conminó a cambiar de actitud.

 

¿Obedeció usted?
¡No! Y al tercer año dejaron de renovarme el contrato. Entonces me empleé como corrector literario de una editorial. Pero mi necesidad imperiosa de escribir poesía irritaba a mi jefe, que me denunció a su superior.

 

¿Y volvieron a despedirle?
Di a leer mi poesía al superior, ¡y entendió!: me puso un despachito para mí: a la vez que hacía mi trabajo como corrector, pude seguir escribiendo durante 22 años.

 

Tuvo suerte.
Sí, porque no se puede crear sin tiempo libre, sin libertad de pensar y sentir: por eso la compañera de mi vida ha sido la soledad.

 

¿No ha tenido amor?
Sí, he tenido amor y he tenido compañera. Un amor que ha sido el amor de mi vida… y una constante compañera: la soledad.

 

¿Y ahora?
Mi consuelo es hacer la compra cada mañana y saludar a las vendedoras del mercado, que me quieren mucho. Esto alimenta el alma. Saldré un día a la calle con un cartelito al cuello que diga: “Necesito cariño”.

 

 

Habla de la conquista de la inocencia…REGANDO EL MUNDO
No se trata de conquistarla, sino de que sea ella la que nos conquiste. ¡La naturaleza!

 

¿Qué poetas le emocionan?
Todos los auténticos. Es ella, la poesía, la que me emociona. Pero se están muriendo los poetas. Mire, yo mismo…

 

¿Qué le pasa?
Leucemia. Me estoy muriendo. Estoy enfermo, agotado… ¡Pero no deprimido!

 

¿Le asusta la muerte?
En absoluto. Morir de viejo es natural. He llegado a viejo, he tenido muchas experiencias y lo comprendo mejor todo: está bien, no hay drama. He vivido.

 

¿Está contento?
Tampoco. Pero el intríngulis es tener vida interior. Y albergo la ilusión de ver publicada la segunda parte de Lizania antes de morir. Gastaré mis ahorros en editarme.

 

¿Nos despedimos con un poema suyo?
“El capitán / no es el capitán. / El capitán / es el mar…”.

http://www.lavanguardia.com/lacontra

Instante

Puesto que ignoras lo que te reserva el díaAMAPOLAS
de mañana, esfuérzate por ser feliz hoy.
«¿Temes lo que puede traerte
el mañana?
No te adhieras a nada,
no interrogues a los libros ni a tu prójimo.
Ten confianza; de otro modo,
el infortunio no dejará de justificar tus aprehensiones.

No te preocupes por el ayer:
ha pasado…
No te angusties por el mañana:
aún no llega…
Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza:
tu única posesión es el instante.»

 

Rubaiyat de Omar Khayyam.

El mágico templo del alma.

Anteriores Entradas antiguas