Sabadoviernes … Poema en el 64º día de recogimiento*

 

Estoy despierta y es viernes

aunque el calendario marque sábado.

©Yolanda Jiménez

Hay días simbólicos

cargados de recuerdos.

Un tren estaba enmedio

de dos andenes paralelos.

Converger era el destino

en tu lado o en el mio.

Las estaciones están cerradas,

nos marchamos separados

hacia un sinsentido

en el amplio significado

de la palabra rebuscada.

El cerebro lo ordena,

el corazón lo siente.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  sexagésimo cuarto día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Presente … Poema en el 62º día de recogimiento*

 

Entre ayer, hoy y mañana

©Yolanda Jiménez

suceden abismos.

Hay Grietas que separan

o se rellenan con el respeto

más grande.

La serenidad es un estado

que varia según cada uno;

Tú avanzas con tu tiempo,

yo con mi ritmo calmado.

Venimos de puntos diversos,

nos cruzamos para encontrarnos.

Ahora estamos conectados,

mañana no tiene respuestas,

lo que pasa es el presente.

 

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  sexagésimo segundo día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Interrogante … Poema en el 57º día de recogimiento*

 

Mañana olvidaremos estos nombres,

en la desmemoria de la distancia.

©Yolanda Jiménez

Mañana será otro día,

otra tetera que pita,

como cuando se rompe

– o no se inicia –

una historia de amor

porque los amantes

viven en sitios diferentes.

¿Por qué te fuiste?

Mañana seré otra,

mañana quizá no te ame.

 

NOTA: Incluyo palabras prestadas de mi amigo poeta Javier Jiménez

©Yolanda Jiménez

* Hoy es el  quincuagésimo séptimo día de recogimiento. El gobierno de España decretó el Estado de Alarma el día 14 de marzo y desde ese día la mayoría de los ciudadanos tenemos la obligación de permanecer en nuestros domicilios.

Indecisión

Amigo por favor,

(c) Yolanda Jiménez

No intentes decidir ahora.
No cierres ninguna posibilidad de tu corazón.
Honra este lugar de no saber.
Inclínate ante este burbujeante desorden de creatividad.
Ve más despacio. Respira.
Sumérgete en el asombro.
Hazte amigo del lugar donde estás parado.
Cualquier decisión se tomará a tiempo.
Cualquier elección sucederá cuando tus defensas estén bajas.
Las respuestas aparecerán solo cuando estén listas.
Cuando las preguntas han sido completamente honradas y amadas.
No etiquete este lugar como “indecisión”.
Está más vivo que eso.
Es un lugar donde crecen las posibilidades.
Es un lugar donde la incertidumbre es sagrada.
Hay coraje en permanecer cerca.
Hay fuerza en no saber.
Amigo, por favor sabe que
simplemente no hay otra opción ahora.
Excepto para respirar y respirar de nuevo,
Y confiar en esta inteligencia más allá de la mente.

– Jeff Foster-

Aniversario a la carta

Se habían visto varias veces en el mismo círculo. Dos almas afines que no se buscaban, encontrándose en una balsa de calma. Luego vinieron las miradas profundas, el deseo desbocado, los sentimientos, las risas, los proyectos, la piel encendida, los besos de fuego, los viajes al norte, al este, al sur, hasta los centros de si mismos … Exploraron arribes y química. Bucearon sabores y texturas.

(c)Yolanda Jiménez: “Evolución II”, de la serie El Cuerpo. Acuarela sobre papel.

Idas y venidas sobre los railes del tiempo los llevaron hasta el primer año. Ella quiso celebrarlo, poner una fecha, la de aquella primera vez que se asomaron a la profundidad de sus miradas, al manantial de ternura, a la transparencia de lo que eran.

 

El segundo aniversario se diluyó un domingo. Él en su huida, ella en sus pensamientos.

Ó:

Pasaron dos años y sumaron inquietudes, caminos, libertades, respiros, opiniones. Crecieron y brindaron por ellos con la calma en las copas y la esperanza en los labios.

 

-Yolanda Jiménez – 16 de febrero de 2020

Soy una jodida mujer libre

 

(c) Yolanda Jiménez

Yo quería encontrarme,

recorrer el mundo,

bañarme en cada lago

embriagarme de luz,

bailar sobre el fuego.

 

Yo quería encontrarte,

recibir la caricia de tus pupilas,

parar el tiempo

vivir cogidos de la mano.

 

Yo quería sonrisas,

olvidar la soledad

como si nunca existiera

 

Me sorprendió la ausencia,

de colores neutros

de vacío derramado.

 

Yo quería todo

hasta que me di cuenta

que soy una jodida mujer libre.

 

 

-Yolanda Jiménez

 

Erotizar el buen trato

Fina Sanz,, doctora en Psicología y sexóloga, reivindica el buentrato.
“Tengo 58 años. Nací en Valencia y vivo en Madrid. Divorciada, tenía un hijo y murió a los 28 años. Soy feminista, quiero un mundo igualitario y diverso, con mas derechos humanos. Mi espiri­tualidad tiene que ver con el sentimiento de unidad con la humanidad y la naturaleza.”
Por: Ima Sanchís

‘Bientratar’

Hay algo que a todos nos pesa en los hombros, que nos impide ir ligeros. Es sutil, un peso antiguo que tiene que ver con la represión, la hemos vivido en el colegio, en la oficina, en tantas relaciones sociales. Es nuestra manera de funcionar, el regusto del maltrato con el que nos tratamos y tratamos al planeta. Fina Sanz ha acuñado una nueva palabra, buentrato, bientratar. “Las relaciones en la cultura patriarcal se basan en el poder y el maltrato. Yo propongo un modelo de convivencia desde y para el buentrato”, sobre él da conferencias y ha publicado un nuevo libro, El buentrato como proyecto de vida (Kairós), además de dirigir sus másters de Autoconocimiento, Sexualidad y Relaciones Humanas en Terapia de Reencuentro.

(c) Juan Peláez

Violencia, crisis de valores, indiferencia por el que sufre…

…Y mucha rabia, insultos públicos, epidemia de acoso escolar…, son nuestros tiempos, y nos estamos acostumbrando.

¿A qué se debe esta deriva extrema?

Vivimos en una sociedad maltratante basada en la desigualdad, en relaciones de poder y sumisión. Este modelo patriarcal absolutamente normalizado se reproduce constantemente en lo grande y en lo pequeño.

¿En el ámbito doméstico y en el político?

Sí, se reproduce en las relaciones de forma inconsciente, el poder se ejerce entre hombres, entre mujeres, entre adultos y niños…

También entre iguales, entre niños.

Eso es lo que venden los medios de comunicación y entretenimiento masivo: violencia y maltrato. Raro es el día en que un niño no ve una escena de violencia, ¿de qué nos sorprendemos?… No se venden modelos de paz y buentrato.

Buentrato no es una palabra que aparezca en el diccionario.

Ese es el problema, ni la palabra buentrato ni el verbo bientratar existen, pero sí existe el maltrato, lo tenemos claramente representado. Cuando me di cuenta de esta carencia empecé a trabajar con esos términos. Pedí a varios fotógrafos imágenes que lo representasen y ninguno supo qué ofrecerme.

¿…?

Inmortalizan el maltrato porque se ve. Sin embargo, el buentrato es algo sin representación.

Pero se nota…

El buentrato es muy sutil, tiene que ver con el lenguaje del cuerpo, con una expresión corporal de felicidad, bienestar, relajación, pero hay que trabajarlo e incorporarlo a todos los niveles y en todos los ritos.

¿Qué ritos?

El paso de la niñez a la adolescencia, por ejemplo, hoy marcado por el machismo, la popularidad hueca y el sexo. El bientratar hay que crearlo, no está representado. Y si no lo sabemos conjugar, ¿cómo vamos a desarrollarlo?…

¿Debemos definirlo para practicarlo?

Sí, y hay que introducirlo en la sociedad, que sea tan común como el maltrato. Que esté en las escuelas, se promueva y se valore, que aparezca en las películas, que sea cotidiano y excitante.

¿Excitante?

La alegría serena y el bienestar no tienen audiencia, no producen subidón, son algo soso. Hay que erotizar el buentrato.

¿Dónde empieza?

En el agradecimiento, que es mucho más profundo de lo que imaginamos. No se trata de buena educación. Por ejemplo, a una persona que se retira, que ha dedicado su vida a la empresa, hay que darle las gracias, eso es buentrato.

¿Una manera de concebir la vida?

Exacto. Hay que fomentar practicas de cooperación en lugar de competencia, introducir otros valores como la solidaridad. Pero solidaridad no es dar un kilo de arroz para los refugiados, es tener una mirada y una escucha frente a la gente que sufre.

A eso lo llaman buenismo.

Ahí tiene la demostración clara de que el buentrato no es un valor. Socialmente se valora el éxito, el dinero y la belleza, lo demás son complementos. Para que algo empiece a cambiar debemos trabajarnos a nosotros mismos.

¿Cómo?

(c) Juan Peláez

Darnos cuenta de qué valores hemos incorporado que nos dañan y hacen daño a los demás, y aprender a ser más compasivos y solidarios con nosotros mismos. Respetar, para empezar, nuestro propio ritmo, ser dueños de nosotros.

No maltratarnos.

El buentrato es la forma de expresión del amor, nuestra forma de vincularnos con los demás. Si no canalizamos nuestra energía amorosa, nos sentimos frustrados, enfermos.

Cierto.

Hay que empezar por pequeños proyectos de amor hacia uno mismo y hacia los otros, algo tan simple como: “Todos los día voy a caminar media hora, lo necesito” o “Voy a ser amable”. El buentrato debe ser proyecto de vida.

Las cosas se tuercen…

Venimos al mundo a transformarnos y a transformarlo, pero la vida te coloca en laberintos, situaciones difíciles que tienes que atravesar.

Usted tuvo leucemia y cuatro años después murió su hijo…

Hay que ser resiliente, no queda otra. La muerte de mi hijo, después de un proceso de búsqueda de sentido, me llevó a formar a gente en ese modelo de trabajo basado en el buentrato.

Una persona no puede haber nacido para que la otra se quede infinitamente mal. Mi hijo murió, tuvo su proceso y sentido de vida que yo desconozco. El mío ha sido crear herramientas de autoayuda para transformar mi vida y poder ayudar a otros, y esa fuerza me la ha dado mi hijo a pesar de todo el inmenso sufrimiento.

Entiendo.

Nos iremos cuando hayamos acabado nuestra misión en esta vida, pero no sabemos por qué hemos venido.

¿Cuál es la herramienta fundamental para transformar la propia vida?

La reflexión, la escucha.

La herida nos lleva a la ira, y la ira, al ­maltrato…

Sí, a menos que yo me haga cargo de mi herida, y entienda que la ira es una emoción humana que podemos manejar.

 

Fuente: www.lavanguardia.com/lacontra

Inventario de una bolsa de plástico

 

(c) Yolanda Jiménez

Blanca, común, dos asas,

tamaño estándar.

¿Qué cabe en una bolsa de plástico?

¿Cuánta versatilidad es posible?

verduras, zapatos,

ropa, sueños, ilusiones…

Esta bolsa de plástico está

atada  por las asas;

dos nudos sobrepuestos

que desato con minucia.

Sé lo que hay dentro,

(c) Yolanda Jiménez

no sé qué hacer con ello;

sé que algo está descolocado,

no sé cómo ordenarlo.

Pero me atrevo a abrirla:

voy a lavar todo el contenido.

Voy a reutilizar la bolsa

para el cubo de la basura.

Y colocaré todo limpito

en una nueva bolsa…

 

 

-Yolanda Jiménez-

Todo participa de su contrario

Cuarto principio hermético “ZUNAIYAT AL AQTAB”. Todo participa de su contrario.

El principio de bipolaridad es el cuarto principio de la Promulgación Hermética y nos enseña lo siguiente:” Todo lo que existe participa de su contrario” frío-calor, día-noche, masculino-femenino, bien-mal, etc.

Sin este “juego “ entre polaridades opuestas, el Universo dejaría de existir, simplemente, ya que gracias a la dinámica que se genera por la interacción entre ambas (construcción-destrucción) se hace posible la acción creadora.

(C) Yolanda Jiménez

Las personas tienen una preferente tendencia a encasillar lo que perciben desde la bipolaridad; “Esto es bueno ó es malo, esto es femenino ó masculino, etc.”. Pero todo es un reflejo del Principio que lo genera, donde se encuentran todas la posibilidades.

No existe lo absolutamente positivo ni lo absolutamente negativo, pues, como decimos, en todo se halla la presencia de lo opuesto. El Taoísmo en su representación más conocida, el círculo del Yin-Yan, también indica este concepto de bipolaridad:”Todo participa de lo opuesto”.

La percepción que tenemos de aquello que identificamos como “realidad” no es otra cosa que la lectura hecha por nuestro cerebro-culturalmente ya condicionado”, sobre un concepto ó imagen cualquiera. Pero desde  otro parámetro cultural la misma “realidad” puede ofrecer, generalmente, otros resultados.

Cada “realidad”, ante nuestros ojos esconde otras muchas apariencias y cada una de ellas, a su  vez, es el resultado de múltiples posibilidades que, en parte, dependen del observador.
Por lo tanto es del todo improcedente e ignorante formular el postulado de que;” NO HAY MÁS VERDAD QUE LA  MÍA”.

FUENTES:
– A la búsqueda del manantial. La tradición Hermética de los Sufís. Hayy Sidi Said ben Ayida al Andalusí. Antonio Said Dotor.  Mandala Ediciones.
– Rosacruz Áurea España

Cinco proverbios

 

CINCO PROVERBIOS

 

(C) Yolanda Jiménez. Técnica: pastel

 Por su forma de timbrar, sé quién es.

Por querer controlar, se descontroló.

Puso toda la carne en el asador y se quemó entera.

Por pereza se le pasó la juventud.

Mirar delante y seguir andando

 

-Yolanda Jiménez –

 

Anteriores Entradas antiguas