Aprendí… un poema de Anna B pellicer

 

(C) Yolanda Jiménez: Templo Budista en el Himalaya indio

Aprendí a verte con el alma.
A sentir tu frescura con mi piel.
A pensarte.
A pensarte.
A pensarte.
Aprendí a dar un paso atrás
y dejar el recuerdo
colgado en cada esquina
En el repliege ausente de tu piel.
Aprendí
a llevar en el bolsillo de mi corazón la esencia del encuentro,
el freno temporal que nos aleja.
Aprendí a guardar los anhelos.
A dejarlos al fresco
y respirar a destiempo.
para no olvidar.
Aprendí a pensarte.
A pensarte.
A pensarte.
Manteniendo la frescura de tu alma.
Del segundo que me dejaba sin habla.
Rebobinando recuerdos que no caducan.
Aprendí a esperar y acomodarme
a una existencia que le falta tu sonrisa.
Tus grandes ideas. Travesuras futuras.
La esperanza sigue ahí,
pausada entre nuestras almas.
Miro al cielo y sigo caminando.

-Anna B. Pellicer –

Noche

 

Chagall

Al calor de la noche,
entre la bruma nocturna
de palabras y sonrisas:
en el deseo contenido
de un roce furtivo
o un despertar imaginado.
Bocas, lenguas
tamaños, texturas
sabores de seda
o caricias de agua …

 

-Yolanda Jiménez –

El orgasmo del alma

 

Cuando los dos miembros de la pareja experimentan el intenso intercambio energético del emparejamiento de almas, pueden sentir el placer orgásmico durante horas y sentirse profundamente conectados aunque estén separados… Es el orgasmo del alma según el Tantra sanador…

(C) Yolanda Jiménenez: Kardun-Gla, Himalaya

A través de Las técnicas del Tantra o Tao sanador las parejas aprenden a circular la energía de uno hacia el otro..más allá del simple toque físico, la pareja es capaz de sentir esa conexión eléctrica, aunque no se toquen ni estén juntas.
Cuando los dos miembros de la pareja sienten esa energía orgasmica muy intensa, sus almas empiezan a emerger y pueden unirse por encima de sus cabezas.
Una vez estén vinculados más allá del cuerpo físico, los amantes pueden mantener esa unión aun estando separados.
El orgasmo del alma es un trabajo intenso en el que los dos irán avanzando en cada paso que den. Trabajando su energía orgasmica, abriendo sus corazones sin tener miedo, a sentir como si fueran uno solo. Liberando sus almas.
Fuente: Corazón de diosa. Facebok

El deseo sexual…

 

“El deseo sexual, si es recíproco, origina un complot de dos personas que hace frente al resto de los complots que hay en el mundo. Es una conspiración de dos. El plan es ofrecer al otro un respiro ante el dolor del mundo. No la felicidad sino un descanso físico ante la enorme responsabilidad de los cuerpos hacia el dolor.
En todo deseo hay tanta compasión como apetito. Sea cual sea la proporción, las dos cosas se ensartan juntas. El deseo es inconcebible sin una herida. Si hubiera alguien sin heridas en este mundo, viviría sin deseo.
El deseo anhela proteger al cuerpo deseado de la tragedia que encarna y, lo que es más, se cree capaz. La conspiración consiste en crear juntos un espacio, un lugar, necesariamente temporal, para eximirse de la herida incurable de la carne. Ese lugar es el interior del otro cuerpo. La conspiración consiste en deslizarse al interior del otro, allí donde no se les pueda encontrar. El deseo es un intercambio de escondites”.

John Berger

Hoy

 

Hoy

 

(C) Juan Peláez

Aquí, allí

Fui, éramos, somos.

Ayer, hoy, mañana.

Sobre el horizonte incierto

de vientos y derivas,

resguardo de solanas

en efímeros instantes

de almas encontradas.

¿Y ahora?

Ahora  basta sentir.

 

 

A  veces nos llega el tiempo de reconstruirnos, de reposar, de mirar con ojos nuevos. De sentir.

Hoy 20 de junio es el día Internacional del Refugiado.  

 

-Yolanda Jiménez –

 

 

 

Contraste de complementarios

 

Diego Fernández: Papel teñido

Contraste de complementarios

en equilibrio liviano

peinan horizontes

de besos enalmados,

de brisas, de aromas…

 

-Yolanda Jiménez –

 

Diccionario para nombrar las emociones que no puedes describir

 

Esa extraña emoción que has sentido tiene un nombre.

Las palabras moldean nuestra visión del mundo, pero hasta el lenguaje tiene límites. Si te has quedado con una idea “en la punta de la lengua” sabes que no existen suficientes términos para nombrar el inmenso rango de las emociones. Sentir es una experiencia múltiple que no se agota; es por eso que poetas y escritores dedican su vida a dibujar las emociones con palabras.

Percibimos los cambios en nuestro cuerpo cuando nos alegramos o lloramos, pero sentir también puede ser contradictorio: ¿cómo expresar que sientes tristeza y alivio a la vez? A veces las palabras ordinarias no bastan y hay que salir de lo cotidiano, acceder incluso a otras lenguas.

A continuación te presentamos un magnífico “diccionario de tristezas oscuras”, una increíble serie web que define palabras recién inventadas para emociones extrañamente poderosas. Escrito, editado y narrado por John Koenig, el manual experimenta nombrando a cada uno de esos sentimientos que, al no tener nombre, dejamos en el olvido. Pero existen, y todos los hemos experimentado:

(C) Yolanda Jiménez

  1. Sonder:  La realización de que cada persona que encuentras en la calle tiene una vida tan vívida y compleja como la tuya.
  2. OpiaLa intensidad ambigua de ver a alguien a los ojos y sentirte al mismo tiempo invadido y vulnerable.
  3. Monachopsis: La sutil pero persistente sensación de estar fuera de lugar.
  4. Énouement: La experiencia agridulce de arribar al futuro, ver cómo terminan las cosas y no poder decirle a tu yo del pasado.
  5. Vellicor: La sensación de nostalgia que provoca una biblioteca antigua.
  6. Rubatosis: El ansia de estar consciente de tus propios latidos.
  7. Kenopsia: Lo misterioso de un lugar que antes estaba atiborrado de gente pero ahora está vacío.
  8. Mauerbauertraurigkeit: La urgencia inexplicable de alejar a las personas, incluso las más cercanas a ti.
  9. Jouska: Una conversación hipotética que repites de manera obsesiva en tu mente.
  10. Crisalismo: La calma de estar en un lugar seguro mientras afuera cae una tormenta.

  11. Vemödalen: La frustración de haber tomado una gran fotografía sabiendo que ya existen miles de fotografías idénticas.
  12. Anécdoque: Una conversación en la que todos hablan pero nadie escucha realmente.
  13. Elipsismo: La pesadumbre de no saber cómo se desenvolverá la historia
  14. Kuebiko: El agotamiento después de cometer actos de violencia sin sentido.
  15. Laquesismo: El deseo de que te acontezca una catástrofe -de sobrevivir a un accidente de avión o de perder todas tus posesiones en un fuego.
  16. Exulansis: La tendencia a no hablar de una experiencia propia porque sabes que la gente no puede identificarse con ella.
  17. Adronitis: Sentirte frustrado por lo mucho que toma conocer verdaderamente a alguien.
  18. Rückkehrunruhe: El sentimiento de llegar a casa después de un viaje introspectivo, solo para sentir que lo olvidas poco a poco.
  19. Nodus TollensLa conciencia de que la historia de tu propia vida ya no tiene ningún sentido para ti.
  20. Onismo: La desesperación de estar atrapado en un solo cuerpo, que solo puede habitar un lugar y un momento en el tiempo a la vez.
  21. Liberosis: El deseo de que las cosas te importen menos.
  22. Altschmerz: El cansancio de enfrentar los mismos problemas de siempre, los mismos defectos y faltas que has estado cargando durante años.
  23. Occhiolism: La conciencia de lo limitada que es tu propia perspectiva.

Fuente: https://ecoosfera.com/diccionario-emociones-raras-no-podemos-describir/

Anteriores Entradas antiguas