“MAESTRO, cuéntenos, ¿cómo hace ud. el amor a una mujer?

 

Maestro, cuéntenos, ¿cómo hace ud. el amor a una mujer?

Primero la visto de caricias para que su corazón se sienta abrigado…
Con mi mirada desnudo todos sus miedos…y los abrazo.
Mi fuego interior comienza a llenar de vitalidad mis pulmones, mi corazón, mis manos se llenan de fuego…mi tallo de Jade comienza a desperezarse, a estirarse, a calentarse y a engrosarse…

(C) Juan Peláez

Ella se permite sentir como su agua comienza a calentarse…siente cómo los ovarios vibran, viven dentro de ella…
Mis manos, como un pincel, pintan sabiduría en cada poro de su piel…
La música de los latidos redobla su ritmo, y tiene como fiel compañera a la respiración…La piel, que estaba fría, arde de deseo, sentimos como el calor nos expande, nos calienta y jamás nos quema…
Nuestros ojos se buscan por momentos…también, miran hacia dentro disfrutando del paisaje de la kundalini…
Descubriendo que el amor se edifica en el espíritu que lo comprende, nos hacemos amigos y fieles amantes del tiempo, e improvisamos inmortalidad con cada suspiro…

 

(C) Juan Peláez

Para nosotros no existen términos como “llegar”, “acabar” o “eyacular”…Nosotros somos artistas del poco a poco, de la vitalidad, de las pupilas despiertas…
Somos dioses que se visten de humanos…
Somos anónimos que conocen cada punto del cuerpo…
Somos animales, piedras y vegetales abrazando el momento…
Somos alquimistas que comparten la piedra filosofal…
Somos oro disfrazado de plomo…
Somos nadie para los humanos y TODO para el UNIVERSO.”

 

 

 

Fuente: Texto recogido en la red

 

El orgasmo del alma

 

Cuando los dos miembros de la pareja experimentan el intenso intercambio energético del emparejamiento de almas, pueden sentir el placer orgásmico durante horas y sentirse profundamente conectados aunque estén separados… Es el orgasmo del alma según el Tantra sanador…

(C) Yolanda Jiménenez: Kardun-Gla, Himalaya

A través de Las técnicas del Tantra o Tao sanador las parejas aprenden a circular la energía de uno hacia el otro..más allá del simple toque físico, la pareja es capaz de sentir esa conexión eléctrica, aunque no se toquen ni estén juntas.
Cuando los dos miembros de la pareja sienten esa energía orgasmica muy intensa, sus almas empiezan a emerger y pueden unirse por encima de sus cabezas.
Una vez estén vinculados más allá del cuerpo físico, los amantes pueden mantener esa unión aun estando separados.
El orgasmo del alma es un trabajo intenso en el que los dos irán avanzando en cada paso que den. Trabajando su energía orgasmica, abriendo sus corazones sin tener miedo, a sentir como si fueran uno solo. Liberando sus almas.
Fuente: Corazón de diosa. Facebok

El deseo sexual…

 

“El deseo sexual, si es recíproco, origina un complot de dos personas que hace frente al resto de los complots que hay en el mundo. Es una conspiración de dos. El plan es ofrecer al otro un respiro ante el dolor del mundo. No la felicidad sino un descanso físico ante la enorme responsabilidad de los cuerpos hacia el dolor.
En todo deseo hay tanta compasión como apetito. Sea cual sea la proporción, las dos cosas se ensartan juntas. El deseo es inconcebible sin una herida. Si hubiera alguien sin heridas en este mundo, viviría sin deseo.
El deseo anhela proteger al cuerpo deseado de la tragedia que encarna y, lo que es más, se cree capaz. La conspiración consiste en crear juntos un espacio, un lugar, necesariamente temporal, para eximirse de la herida incurable de la carne. Ese lugar es el interior del otro cuerpo. La conspiración consiste en deslizarse al interior del otro, allí donde no se les pueda encontrar. El deseo es un intercambio de escondites”.

John Berger

La alquimia de los orgasmos: IIª parte

 

Por: Dr. Humberto Brocca (Rocktor)

 

¿El orgasmo es tan sólo el momento climático de la excitación sexual?

Se afirma en textos técnicos que los eventos y sacudidas que ocurren durante el orgasmo están encaminados y programados por la biología para garantizar la reproducción de la especie, pero la voz de la experiencia asegura que la sexualidad abarca un espacio físico, mental, emocional y espiritual bastante más amplio que la procreación. Por fortuna la naturaleza incluyó el placer en la canasta básica de las necesidades humanas y colocó la manzana de la pasión bajo las faldas del Monte de Venus, a la entrada del Jardín del Edén.

(C) Juan Peláez

Por consiguiente, es ocioso mencionar que muy pocas veces en la vida se sube uno al colchón del sexo con intención reproductiva. Ciertamente la mayoría vive trepada en sus fantasías sexuales 24 X 7 sin que su intención sea darle hijos a la persona con la que quiere sobre todo darse gusto.

Es más, en el deporte más penetrante del mundo, entre parejas heterosexuales, el embarazo no deseado es un factor de alto riesgo. Un fantasma, más temido por algunas y algunos que las mismísimas enfermedades venéreas, por cierto, mucho más frecuentes. Como siempre, prevenir es mejor que lamentar.

“Es más fácil meterse en problemas que salir de ellos” (Woody Allen)

“no salgas caliente a la calle” (Rocktor)

¿Por dónde le llega a cada cerebro el afán erótico? Quizá lo que se busca a través del sexo es únicamente el alivio de un apetito fisiológico guiado por el instinto, o la regalada gana de abandonarse al placer de los sentidos un rato y sin compromiso. Sin embargo, según la personalidad de cada quién, la experiencia sexual promedio incluye un recorrido por sueños, fantasías y laberintos psicológicos individuales, que plantean la alternativa de liberar hacia el amor o encerrar en la frustración a los viajeros genitálicos que abordan el coito.

El antes de que entre es siempre mucho más fácil de manejar que el después de que salió. Al final es cuando y donde se demuestra la autenticidad de la intención. Bien dice el dicho que palo dado, no hay dios que lo quite.

Además del derramamiento de semen y licores que lo acompañan, una buena cogida, o una serie de las mismas, en el mejor de los casos, enciende la luz interna que muestra la salida del túnel neurótico. Pero también una función frustrante puede generar un pantano afectivo y hundir en traumas tamaño psicoanálisis a quienes alimentan hasta la obesidad la proliferación mental negativa. Y bueno, embarazo o infección exterminan la pasión.

La persona se consuma y florece, o se consume y se marchita cada vez que se viene o se corre. El clímax sexual produce la evaporación de las ideas e inicia una fiesta o la guerra entre la expectativa y la percepción de la experiencia. Te encueras ante ti mismo y alguien más como testigo. ¿Estás lista o listo para espejearte sin Photoshop?

El orgasmo es un instante mágico que impacta a todo el organismo, afuera, adentro, arriba y abajo. Es nirvana al alcance de cualquier anatomía y de todos los cultos, incultos, puros o viciosos, ricos o sabrosos. Es la gran puerta democrática y natural para aterrizar de sopetón en el aquí y ahora, que es el terreno donde ocurre la vida real. Así como puede gustarte, puede que no… la intención cuenta mucho.

Por mencionar unos cuantos ejemplos de motivaciones que desencadenan deseos carnales, ahí van éstos, con y sin vaselina:

  • Obtener una ilusión efímera de dominio y poder sobre quien hace temblar las rodillas y pone a zozobrar el juicio; son las personas que no se vienen, sino se vengan.
  • Satisfacer la necesidad de consumar la entrega total a quien uno ama, para lo cual la mejor poesía está en la cópula.
  • Exteriorizar algún producto o fantasía de la imaginación erótica, materializar sueños o corroborar pesadillas.
  • Chocar de frente contra el sentido carnal de la existencia sin necesidad de consumir sustancias psicoactivas.
  • Desahogar alguna perversión en el cuerpo de la víctima o en carne propia.
  • Reafirmar la sexualidad personal, comprobar que se tiene sex appeal.

El cuerpo es el lugar donde se produce la alquimia. Existe el sexo glorioso, incluso tratándose de un polvo fortuito que dura una noche. Entre las múltiples manifestaciones representativas del placer orgásmico puramente físico, de carne y hueso, se conocen, entre otras:

  • Contracciones involuntarias de la cintura pélvica, que sólo se danzan a ritmo genital en festejos sexuales.
  • Activación glandular total; las personas se ofrecen para el sexcrificio bañadas “en su jugo”.
  • Desbordamiento de la cascada hormonal y de los neurotransmisores y demás químicos que circulan por el cuerpo manipulando desde el ánimo hasta los sentimientos.
  • Se apaga el pensamiento.
  • Se descarga el instinto.
  • Se recarga la batería del deseo.

Hay muchas maneras de sacarle provecho a los encuentros sexuales, que en su mejor versión resultan grandes aliados de la salud física, emocional y mental. Los orgasmos sacian apetitos animales y existenciales, ubican a las personas en el universo de las relaciones humanas íntimas, “resetean” el cerebro y generan la memoria indeleble que habita en la entrepierna de los usuarios y usuarias cuando han transitado por la ruta del placer supremo.

 

Por: Dr. Humberto Brocca (Rocktor)

Publicado en: pijamasurf.com

 

 

 

 

 

La alquimia de los orgasmos I

 

Sexualidad y sociedad: dos variables para una alquimia compleja que se mezclan dando lugar a múltiples interpretaciones. Comparto aquí un artículo sobre este tema

 

Por: Dr Hunbero Brocca (Rocktor)

 

La sexualidad es una de las funciones básicas del cuerpo humano y es, por encima de toda palabra que pueda decirse al respecto, el vehículo para la transmisión del amor. La sexualidad es el ejemplo vivo de que el placer que se comparte, se duplica. Pero hace falta integridad hasta para masturbarse, damas y caballeros.

En teoría el sexo podría proporcionar a sus practicantes el placer más luminoso; sin embargo, en muchos casos el deporte íntimo se convierte en fuente de frustración, culpabilidad, abuso, traumas psicológicos permanentes, perversiones y otras maldades. Esto es debido, al menos en parte, a que la educación para la socialización en muchas culturas incluye más deformación que información; más represión y depresión que diversión.  ¿Por qué? En palabras de Wilhelm Reich: la supresión sexual es un instrumento esencial en la producción de la esclavitud económica.

Juan Peláez (Lápiz sobre papel)

La publicidad promueve ideas paradójicas que invaden la mente con prototipos metrosexuales y cool, que inducen a pensar cosas tales como: “güey, da lo mismo con quién sea, güey, dónde sea y cuándo sea, güey. Cero compromisos y nos amanecemos”. ¿Cómo aspirar a la libertad en un mundo de esclavos? ¿De qué sabor es el sexo en este gran shopping mall social?

Para conveniencia del sistema, han creado ese fantasma que hurga en todo Facebook, donde se fomentan vía medios y redes sociales la vanidad y el egoísmo, taras humanas que pretenden ocultar inseguridades sin conseguirlo. Si se les cede el gobierno de las relaciones a las actitudes de uso y abuso, sacrifica uno su capacidad emocional y rebota su afecto en un espejo cualquiera, en un selfie. La mercancía que recibe a cambio es frustración. Negar la vulnerabilidad propia es un acto de cobardía.

El sexo amoroso es un camino para las personas que son y están libres del miedo al qué dirán, que es un padecimiento epidémico entre la gente que miente a los demás y se miente a sí misma con tal de agregar una conquista al libro personal de récords.

La práctica del amor, si se sazona con ternura, sensibilidad y auténtica entrega, quedará libre de pecado, de hecho, es un alimento sutil que desintoxica el cuerpo -cerebro incluido-, el alma y el espíritu de cada protagonista de la pareja involucrada, y les abre las piernas del paraíso.

Además, como señala en algunos de sus trabajos Wilhelm Reich, hacer el amor por amor produce de manera alquímica partículas energéticas, derivadas del orgasmo duplicado, llamadas orgones, las cuales benefician a todos los seres vivos, pues se esparcen en la atmósfera democráticamente como feromonas, purificando las intenciones convivenciales de las criaturas, incitando a las caricias y al abandono de sí.

¿Cómo llevar a cabo esta revolucionaria transformación integral desde una intención de apareamiento?

¿Cuántos factores intervienen cada vez que entre sábanas compartidas te veas?

Mucho hay que desvestir para dejar a la realidad desnuda y a punto.  En el terreno de juego del sexo encontramos hormonas, neurotransmisores, vitaminas, minerales y varias estrellas químicas, físicas y fantásticas más que poseen efectos identificados sobre el funcionamiento cerebral y la fisiología humana en su totalidad.

El sexo es la danza de la vida. Hay que observar el cortejo en los animales para comprender que muchas de las conductas de ligue de los seres humanos son comunes a todas las criaturas. Los pies bailan, las hormonas y los neurotransmisores juegan a la armonía musical y la vida sigue, a pesar de tanta negatividad y de tanta invitación a la parálisis, a la hipocresía y a la muerte.

…el núcleo biológico de la estructura humana es inconsciente y muy temido. Está en desacuerdo con todos los aspectos de la educación y el régimen autoritarios. Es, al mismo tiempo, la única esperanza real del hombre de llegar a dominar alguna vez la miseria social. (Wilhelm Reich)

Y este es tan solo el principio…

 

Bibliografía:

Wilhelm Reich. La función del orgasmo. Editorial Paidós, 6ª. Reimpresión, 1991, México.

 

 

Por : Dr. Humberto Brocca (Rocktor)

Publicado en: pijamasurf.com

La falta de educación sexual.

La falta de educación sexual y cómo dejar la pornografía

Por: Josep pamiés

 

¿Te sientes cansada de fingir haciendo el amor y sientes que lo haces por obligación?

¿Estás seguro de que en el sexo actúas como realmente te gustaría o te sientes condicionado?

Hoy viene a mi web Asier González para explicarnos las consecuencias de la falta de educación sexual y dos ejercicios introductorios para empezar a dejar de ver vídeos para adultos y acabar con su influencia en nuestra conducta sexual.

Asier González es experto en sexualidad consciente y el creador de escuela de parejas ,  la web a la que acuden todos los meses decenas de parejas para aprender a mejorar la calidad de sus relaciones.

Y ahora, sin más dilación, te dejo que disfrutes de la lectura de todo lo que Asier González ha venido a explicarnos.

Yo creía que el sexo era algo completamente espontáneo, que cada uno lo hacía a su manera y cómo lo sentía. No esperaba que al igual que otras áreas de la vida, pudiera estar condicionada.

Y mucho menos que yo estuviera condicionado a actuar de cierta manera en el sexo y en mis relaciones amorosas.

Pero la realidad es que al igual que tus valores y tu personalidad, la forma que tienes de entender la sexualidad está condicionada por la educación que recibiste por parte de tus padres, de la escuela y de la sociedad.

Fotografía: C.B.

¿Te acuerdas cuando en la escuela te hablaban sobre sexualidad? O quizás, ¿ni siquiera recibiste educación sexual escolar?

¿Por qué los niños acuden a la pornografía?

En mi caso, se puede decir que sí recibí educación sexual en la escuela, pero más tarde descubrí que lejos de ayudarme a entender mejor mis necesidades, la carencia de valor de la información sexual recibida en ella, me llevó a buscar en otros lados la información que en ese momento yo necesitaba.

 

Recuerdo que, en sexto de primaria, teniendo 11 años, en ciencias tuvimos que estudiar los órganos reproductores a nivel anatómico y nos explicaron cómo se creaba la vida: el hombre introducía el pene en la vagina para dejar embarazada a la mujer.

También nos dijeron que no siempre que el hombre y la mujer hacían ésto, se hacía con la intención de tener hijos.

Y para cuando nos dieron esta “extensa información sobre sexualidad”, los chicos de mi edad ya habíamos escuchado palabras como: masturbarse, follar o sexo oral.

Además, yo y muchos otros chicos de mi edad ya habíamos empezado a masturbarnos sin recibir ningún tipo de información al respecto.

Y en el caso de las chicas, tampoco les habían enseñado a llevar de forma natural la menstruación y mucho menos a entender el creciente deseo sexual que empezaban a experimentar.

En tercero de la ESO, cuando tenía 14 años, recuerdo que vino una chica a darnos unos talleres sobre sexualidad.

La educación sexual que nos dio se centró en las enfermedades de transmisión sexual, el herpes, la sífilis, los peligros del SIDA y en la necesidad de utilizar siempre preservativo en las relaciones sexuales.

¡Y hasta ahí llegó la educación sexual para adolescentes que recibimos en la escuela!

Resumiendo, aparte de infundirnos miedo sobre la práctica de sexo sin condón, no teníamos ni idea de cómo amar a una mujer o a un hombre, de cómo mantener una relación de pareja saludable o de cómo hacer el amor.

Tampoco nos explicaron nada sobre psicología femenina o masculina.

Recuerdo que en esa época me decía a mi mismo: “¿qué será eso de follar? Como todo el mundo habla de eso, tendré que ver en qué consiste por si una de mi edad quiere hacerlo y no quedar mal”.

Y claro, como nunca me explicaron exactamente en qué consistía eso de hacer el amor o follar, lo único que encontré a mano fue los vídeos para adultos, al igual que la mayoría de los chicos y chicas de mi edad.

Muchos niños de mi edad veíamos a escondidas vídeos para adultos en internet e imágenes sexuales en la publicidad de los periódicos.

Y desde luego, tener como referencia de la sexualidad los vídeos para adultos tiene consecuencias que yo en ese momento, como es lógico, no podía ni llegar a imaginar.

Además, el hecho de ver vídeos para adultos a escondidas porque sabíamos que a nuestra edad estaba prohibido, aún nos generaba más morbo y además vinculábamos la sexualidad a “algo que debe esconderse porque no está bien visto”.

 

Fotografía: C.B.

Consecuencias de la falta de educación sexual integral

Actualmente, nuestra conducta sexual no solo está condicionada por los vídeos para adultos que veíamos de pequeños o por los que seguimos viendo de mayores, también por muchos videoclips de reggaetón y por muchas campañas publicitarias que constantemente nos bombardean con imágenes sexuales para que nos excitemos y compremos sus productos.

Yo he identificado cuatro aspectos en los que nos influye la industria para adultos y una parte de la industria musical:

  1. Estereotipos físicos para las mujeres: las mujeres deben ser delgadas, muy atractivas, con senos grandes y culos muy redondeados.
  2. Estereotipos físicos para los hombres: los hombres deben tener unos músculos hiperdesarrollados y un pene grande de 18 centímetros como mínimo.
  3. Actitud de la mujer: debe ser alocada y adicta al sexo.
  4. Actitud del hombre: debe ser dominante y desahogarse sexualmente en la mujer.

 No es de extrañar que, debido a estas influencias, una de las operaciones de estética más solicitadas por parte de las mujeres sea el aumento de pecho.

Además, en España, por ejemplo, la longitud media del pene erecto de un hombre es de 13 centímetros. Muy lejos de los más de 18 centímetros de pene que suelen exhibir los actores de vídeos para adultos.

Intentar ser como nos muestran en estas industrias, genera frustración y desigualdad entre la satisfacción sexual masculina y la femenina.

Para poder redescubrir  la sexualidad de un modo consciente y saludable tenemos que desprogramarnos de todas estas influencias externas.

Dos ejercicios introductorios para empezar a desprogramar la influencia de la pornografía en nuestra conducta sexual:

 Primer ejercicio: Tomar consciencia de su influencia El primer ejercicio consiste en tomar consciencia de cómo los vídeos para adultos moldean nuestra conducta sexual.

Para ello, responde a las siguientes preguntas y reflexiona sobre tus respuestas:

¿Qué tipo de educación sexual recibiste?

¿Cómo viviste sexualmente tu adolescencia?

¿Te sientes cansada de fingir haciendo el amor y sientes que lo haces por obligación?

¿Estás seguro de que en el sexo actúas como realmente te gustaría o te sientes condicionado por la influencia de los vídeos para adultos?

¿Sientes que tú y tu pareja quedáis igualmente satisfechos después de hacer el amor o piensas que alguno de los dos sale perdiendo?

Segundo ejercicio: Imaginar cómo realmente nos gustaría actuar sexualmente Imagina por unos instantes que te sientes totalmente satisfecha/o con tu cuerpo y contigo misma/o y que nadie te juzga en la cama.

Y ahora, responde a las siguientes preguntas y reflexiona sobre tus respuestas:

¿Cómo te gustaría verdaderamente actuar en la cama?

¿Qué es lo que crees que necesitas en una relación sexual?

¿Qué te gustaría que te hicieran en la cama?

¿Se lo pides explícitamente a tu pareja o lo tiene que adivinar?

¿Qué es lo que no te gusta que te hagan en la cama?

¿Lo soportas o lo hablas con tu pareja?

Muchas gracias Asier González por todo lo que nos has explicado en este artículo.

Estoy seguro que muchas personas se han sentido identificadas con todo lo que nos has contado y han realizado los 2 ejercicios introductorios que nos has regalado para empezar a desprogramarnos de la influencia de los vídeos para adultos.

Si quieres disfrutar de más información útil para mejorar la calidad de tu relación de pareja y tu sexualidad, visita la web de Asier González: https://www.escueladepareja.com/

Sexualidad consciente: elevar tu nivel de vibración

 

Cuando se tiene una relación sexual con alguien comienza todo un proceso energético. Principalmente los chakras raíz de ambos se unen y desde esa intimidad las auras se funden, se fusionan para crear una gran energía áurica alrededor de ambos.
Al separarse, dejan una huella energética y kármica.
Cuanto más relaciones se tienen con una persona, más profunda es la conexión. Por eso a veces recuerdas tanto a tu ex o al amante o a ese alguien con quien hayas intimado. Desde esa vibración creas lazos energéticos que unen y después de que una relación se terminó, se siguen transmitiendo energía a nivel sutil.
En cada relación se adquiere parte de la energía del otro.
Una nueva relación, trae consigo un nuevo cambio de vibración. Si tienes relaciones con gente densa, inconsciente, carente de luz y amor, inestable… adquieres lo mismo. Cambias a un paradigma en que nada te hace feliz aunque tengas muchas razones para serlo.
Si la otra persona hizo algo que marcó su karma, también lo adquieres tú y eso atrae a experiencias negativas.
Por el contrario si tienes relaciones con alguien consciente, lleno de luz, de amor y que mantiene su energía limpia, se genera un maravilloso intercambio de energía positiva para ambos individuos. Ambos se elevan en amor y consciencia.
La energía del amor y la sexualidad es tan grande y mágica que los hace vibrar tan alto que llegan a un estado expandido de la consciencia. Esa energía también queda en ti como nuevos códigos de luz .
Si te acuestas con una persona con pareja, en consecuencia adquieres la energía de esa persona y su pareja (y las parejas de su pareja)
Todos hemos tenido sexo casual, aventuras y/o locuras. No hay culpables, solo personas inconscientes y esto se puede cambiar cuando así se decide:
– Primero por vibración: Atraemos lo que somos.
– Segundo por aprendizaje: La otra persona es un reflejo de ti, te mostrará tus sombras para que puedas reconocerlas y mejorar.
– Tercero por conflictos internos: No te amas, no te valoras… (Relacionado con las anteriores).
En consecuencia te relaciones con personas de tu misma vibración. Incluso puedes llegar a enamorarte de alguien así, con la incapacidad de amarte y valorarte hasta llegar a usarte. Pues vibracionalmente percibe tu necesidad de amor. Pero esa situación solo refleja la relación contigo mismo. Ámate a ti y amarás al otro y los otros te amarán.
Esto no es una invitación a que no tengan sexo, al contrario ¡Hagan el AMOR cuántas veces quieran ! Pero antes de eso vibren alto, para atraer una persona con la que puedan ser estable y que les ayude a crecer y no que les tiren hacia abajo.
Las personas que vibran alto saben elegir el amor y la luz. Jamás duermas con alguien a quín no te gustaría parecerte.
Fuente: Mujer chamana (Facebok)

Anteriores Entradas antiguas