Deseo, miedo, duda… Compañeros de viaje

 

DESEO

“El deseo de mi alma es la bondad para todos los seres humanos”

“El deseo de mi alma es la paz, la convivencia. Es fundirme entre la luz del Universo. Es trascender esta existencia, en otra forma, en algo etérico y sutil”

 

“Encrucijada”. Eslovenia. Fotografía: Yolanda Jiménez

MIEDO

“Lo que me bloquea es el miedo a arriesgarme, a perderme”

“Lo que me bloquea es la costumbre de un camino ya conocido”

“Lo que me bloquea es la inseguridad de no reconocer mi poder”

 

Alpes julianos. Eslovenia Fotografía: Mariano Velázquez

 

DUDA

Yo dudo de mi

Dudo de ti

Dudo de tus palabras

Dudo de mi elección

Dudo de mi alegría

Dudo de mi tristeza

Dudo de mi perseverancia

 

 

QUIERO

Quiero sentirme priorizada, amada, confiada de mi, de ti, del regalo de reconocernos.

Quiero sentir tu atención y tu amor

Quiero tu ternura

 

Lago de Bled. Eslovenia Fotografía: Manu k

AMO

Amo tu sonrisa

Amo la luz de tus ojos

Amo tu esencia

Amo despertarme en tu aroma

Amo que me ames

Amo amarte

Amo amarme

 

 

 

 

Yolanda Jiménez

 

 

 

“Transición”…Poesía para ti. Para mi. Para el Universo

 

“TRANSICIÓN”

 

 

ANTES

Voy a ti. Mis lágrimas o las tuyas.

No caben límites. Incertidumbre desbordada.

Escucho tu voz cansada penetrando en mis adentros.

Dos palabras me bastan para ser infinita

Caricias sin tiempo reconfortan mi alma

 

TÚNEL

Eres ausencia del aquí mientras te imagino en tu luz.

Quédate en este lado. No es aún tu hora de partir.

Siendo ya parte de mí, vuelves sin haberte ido

Tu mirada me habla y mis ojos te escuchan

Desde tu silencio eres mi universo.

 

FLORES 

Mi corazón acelerado en el anhelo de verte

Alborota mis pasos hacia ti.

Brilla tu luz en tus ojos infinitos.

Tus manos me hablan en lenguaje de colores.

 

UNA TARDE 

Me miras desde tu adentro.

Busco tu piel y me entregas tus manos.

Solo emociones. Sobran palabras

Tus pasos seguros sostienen tu ímpetu

Aspiramos la tarde en la ventana abierta

Inexplorado horizonte de nuevas montañas

 

INCERTIDUMBRE 

Mis pasos acortan la distancia que me lleva a ti.

Se me para el tiempo a tu lado.

Llena de tu presencia, agoto la tarde.

Mañana saldrás a la vida.

Mi alegría se desborda. Intuyo mi lugar en otra orilla.

Mi balsa se mece incierta. Navegas en otra barca

En el silencio de mi corazón, te amo.

 

Yolanda Jiménez.

 

“Transición”… Poesía para ti. Para mi. Para el Universo

 

“TRANSICIÓN”

 

ANTES

Voy a ti. Mis lágrimas o las tuyas.

No caben límites. Incertidumbre desbordada.

Escucho tu voz cansada penetrando en mis adentros.

Dos palabras me bastan para ser infinita

Caricias sin tiempo reconfortan mi alma

 

TÚNEL

Eres ausencia del aquí mientras te imagino en tu luz.

Quédate en este lado. No es aún tu hora de partir.

Siendo ya parte de mí, vuelves sin haberte ido

Tu mirada me habla y mis ojos te escuchan

Desde tu silencio eres mi universo.

 

FLORES 

Mi corazón acelerado en el anhelo de verte

Alborota mis pasos hacia ti.

Brilla tu luz en tus ojos infinitos.

Tus manos me hablan en lenguaje de colores.

 

UNA TARDE 

Me miras desde tu adentro.

Busco tu piel y me entregas tus manos.

Solo emociones. Sobran palabras

Tus pasos seguros sostienen tu ímpetu

Aspiramos la tarde en la ventana abierta

Inexplorado horizonte de nuevas montañas

 

INCERTIDUMBRE 

Mis pasos acortan la distancia que me lleva a ti.

Se me para el tiempo a tu lado.

Llena de tu presencia, agoto la tarde.

Mañana saldrás a la vida.

Mi alegría se desborda. Intuyo mi lugar en otra orilla.

Mi balsa se mece incierta. Navegas en otra barca

En el silencio de mi corazón, te amo.

 

Yolanda Jiménez.

 

Espiritualidad cotidiana

 

A lo largo de estos preciosos años he llegado a descubrir que nuestra humanidad no es ‘menos que’ nuestra naturaleza divina; es su expresión y su consumación.
El despertar espiritual tiene muy poco que ver con trascender pensamientos y sentimientos, con negar nuestra vulnerable humanidad y con el intento de escapar hacia un estado de conciencia pura, a un reino más elevado, hacia algún otro sueño.
En lugar de eso, nos inclinamos ante nuestra tristeza, la arrullamos tiernamente entre nuestros brazos. Nos mantenemos cerca de nuestras dudas a medida que recorremos el camino de este día. Vemos lo sagrado en el miedo, la alegría en nuestra confusión, la libertad en nuestra ira. Nos inclinamos ante la vida en todas sus formas, no sólo ante lo ‘hermoso’.

Alpes Julianos. Eslovenia. Yolanda Jiménez


Las personas más vivas que he conocido son en realidad las más humanas. Las personas más ‘despiertas’ a menudo hablan muy poco de espiritualidad. Normalmente no son esos maestros que sueltan palabras rancias acerca del yo separado, de la ‘verdad’, y que andan prometiendo una felicidad que en realidad no son capaces de vivir.

En mi humilde opinión, los más ‘despiertos’ son quienes han cultivado una amorosa y profunda compasión en su interior, una inmensa bondad hacia sí mismos, y que irradian esa deliciosa empatía hacia el mundo.
Un pie en la conciencia, el otro pie bailando y jugando en el glorioso desorden de la existencia relativa; los suficientemente osados como para recibir tanto el éxtasis como la agonía con la misma clase de humildad.
No conozco ninguna espiritualidad que no esté dispuesta a honrar un corazón roto y saturarlo con su atención, con su aliento; para inundar la oscuridad con luz.
Así que ya no estamos adormecidos.
Y así podemos encontrarnos los unos con los otros en el fuego.

 

– Jeff Foster –

 

“Vive”… Un poema para ti.

 

 

Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas,

mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.

Ya me  reí cuando no podía.

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

Tuve miedo de perder a alguien especial

y terminé perdiéndolo

¡pero sobreviví!

¡y todavía vivo!

No paso por la vida

y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación

abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

porque el mundo pertenece a quien se atreve

y la vida es mucho más para ser insignificante.”

– Charles Chaplin – 

Te Amo…

Te amo. ¿Quién puede decir “te amo”? ¿Qué sucede en su alma cuando dice esta frase? ¿Qué sucede en el alma de la persona a quien va dirigida?
Al que la dice verdaderamente, le tiembla el alma. Algo se concentra en ella y crece como una ola que lo arrastra. Tal vez él se opone por miedo a la altura y a la orilla a la que le catapulta.
Quizás tiemblan también los otros, aquellos a quienes va dirigida la frase. Intuyen lo que transformará en ellos y el hecho de que les puede crear una obligación y determinar su vida para siempre.
Existe también el miedo a sostener esta frase, a poder asumirla en toda su envergadura y abrirnos a ella, independientemente de que la digamos nosotros mismos o nos la digan.
Sin embargo, no hay frase más bella, ninguna otra frase que nos conmueva más hondamente y nos una tan íntimamente con otro ser humano.
Es una frase humilde. Nos hace pequeños y grandes a la vez. Nos hace profundamente humanos.
Bert Hellinger
NOTA: El autor emplea originalmente la expresión “Te quiero” que yo he cambiado por “Te amo” por preferencia personal.

 

Amar…te….

 

“Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos…”


-“Ya entendí” – dijo la rosa.
-” No lo entiendas, vívelo” -dijo el principito”.


(“El principito”, Antoine de Saint Exupéry)

 

Anteriores Entradas antiguas