Permitirse

Días largos de luz intensa, de deseadas siestas , de energías renovadas, de sentires exacerbados. Noches de mágica luna, de bellas constelaciones, de sueños  y de fantasías. Reencuentros y azares. Tiempo de compartir, de construir, de amar, de amigar… Siempre es buen momento para estar presente, para tomar consciencia, para cuidarse, para permitirse:

 

 

ME CONCEDO

1.- Me concedo a mí mismo el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar a que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

2.- Me concedo a mí mismo el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

3.- Me concedo a mí mismo el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

4.- Me concedo a mí mismo el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

5.- Me concedo a mí mismo el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me de el permiso para obtenerlo.

Estos cinco permisos esenciales condicionan nuestro “ser persona”.

“El camino de la Autodependencia”
JORGE BUCAY

 

Mensajes para practicar y transmitir

En el hastío veraniego de calores urbanos, de asfalto recalentado y  de horas fantasmas, reside cierta magia: la quietud de atardeceres tórridos y la brisa de madrugada, acariciando cuerpos desnudos ante el abismo previo al amanecer. Relatos refrescantes y terrazas-templos de nocturnidad y encuentro. Aquí no hay playa, aquí hay vacio, aquí hay espacio ,hay los que se van y hay los que regresan… Lo más importante ,el encuentro con los amig@s; el tiempo compartido al que nos empuja cada verano… Siempre es tiempo de amistad, siempre es tiempo para practicar el autocuidado y el cuidado a tod@s y al todo. Ahí van unos mensajes de Jodorowsky, para practicar, para transmitir… también en verano:

 

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACIÓN.

1.-Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quis
o.
2.-Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad.

3.-Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo.

4.-Aprende a no pedir amor, simplemente ama.

5.-Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino.

6.-Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano.

7.-Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando.

8.-Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar.

9.-No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación.

10.-En cuanto puedas, se independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto.

11.-Escribe un poema cada día.

12.-Busca y provoca situaciones que te hagan reír.

13.-Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario.

14.-Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación.

15.- Siente GRATITUD por todo lo que te regala el Universo.

16.- Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma.

17.-Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo.

18.-No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas.

19.-Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas.

20.-Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. La semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud.

21.-Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo.