La alquimia de los orgasmos I

 

Sexualidad y sociedad: dos variables para una alquimia compleja que se mezclan dando lugar a múltiples interpretaciones. Comparto aquí un artículo sobre este tema

 

Por: Dr Hunbero Brocca (Rocktor)

 

La sexualidad es una de las funciones básicas del cuerpo humano y es, por encima de toda palabra que pueda decirse al respecto, el vehículo para la transmisión del amor. La sexualidad es el ejemplo vivo de que el placer que se comparte, se duplica. Pero hace falta integridad hasta para masturbarse, damas y caballeros.

En teoría el sexo podría proporcionar a sus practicantes el placer más luminoso; sin embargo, en muchos casos el deporte íntimo se convierte en fuente de frustración, culpabilidad, abuso, traumas psicológicos permanentes, perversiones y otras maldades. Esto es debido, al menos en parte, a que la educación para la socialización en muchas culturas incluye más deformación que información; más represión y depresión que diversión.  ¿Por qué? En palabras de Wilhelm Reich: la supresión sexual es un instrumento esencial en la producción de la esclavitud económica.

Juan Peláez (Lápiz sobre papel)

La publicidad promueve ideas paradójicas que invaden la mente con prototipos metrosexuales y cool, que inducen a pensar cosas tales como: “güey, da lo mismo con quién sea, güey, dónde sea y cuándo sea, güey. Cero compromisos y nos amanecemos”. ¿Cómo aspirar a la libertad en un mundo de esclavos? ¿De qué sabor es el sexo en este gran shopping mall social?

Para conveniencia del sistema, han creado ese fantasma que hurga en todo Facebook, donde se fomentan vía medios y redes sociales la vanidad y el egoísmo, taras humanas que pretenden ocultar inseguridades sin conseguirlo. Si se les cede el gobierno de las relaciones a las actitudes de uso y abuso, sacrifica uno su capacidad emocional y rebota su afecto en un espejo cualquiera, en un selfie. La mercancía que recibe a cambio es frustración. Negar la vulnerabilidad propia es un acto de cobardía.

El sexo amoroso es un camino para las personas que son y están libres del miedo al qué dirán, que es un padecimiento epidémico entre la gente que miente a los demás y se miente a sí misma con tal de agregar una conquista al libro personal de récords.

La práctica del amor, si se sazona con ternura, sensibilidad y auténtica entrega, quedará libre de pecado, de hecho, es un alimento sutil que desintoxica el cuerpo -cerebro incluido-, el alma y el espíritu de cada protagonista de la pareja involucrada, y les abre las piernas del paraíso.

Además, como señala en algunos de sus trabajos Wilhelm Reich, hacer el amor por amor produce de manera alquímica partículas energéticas, derivadas del orgasmo duplicado, llamadas orgones, las cuales benefician a todos los seres vivos, pues se esparcen en la atmósfera democráticamente como feromonas, purificando las intenciones convivenciales de las criaturas, incitando a las caricias y al abandono de sí.

¿Cómo llevar a cabo esta revolucionaria transformación integral desde una intención de apareamiento?

¿Cuántos factores intervienen cada vez que entre sábanas compartidas te veas?

Mucho hay que desvestir para dejar a la realidad desnuda y a punto.  En el terreno de juego del sexo encontramos hormonas, neurotransmisores, vitaminas, minerales y varias estrellas químicas, físicas y fantásticas más que poseen efectos identificados sobre el funcionamiento cerebral y la fisiología humana en su totalidad.

El sexo es la danza de la vida. Hay que observar el cortejo en los animales para comprender que muchas de las conductas de ligue de los seres humanos son comunes a todas las criaturas. Los pies bailan, las hormonas y los neurotransmisores juegan a la armonía musical y la vida sigue, a pesar de tanta negatividad y de tanta invitación a la parálisis, a la hipocresía y a la muerte.

…el núcleo biológico de la estructura humana es inconsciente y muy temido. Está en desacuerdo con todos los aspectos de la educación y el régimen autoritarios. Es, al mismo tiempo, la única esperanza real del hombre de llegar a dominar alguna vez la miseria social. (Wilhelm Reich)

Y este es tan solo el principio…

 

Bibliografía:

Wilhelm Reich. La función del orgasmo. Editorial Paidós, 6ª. Reimpresión, 1991, México.

 

 

Por : Dr. Humberto Brocca (Rocktor)

Publicado en: pijamasurf.com

El amor existió antes que el alma. Eduardo Punset

 

In Memoriam.

Punset dejó a lo largo de su vida un sinfín de frases para la reflexión. Comparto aquí 10 de ellas:

  1. La felicidad es la ausencia de miedo, es una emoción, y como tal, es transitoria.
  2. Hasta las bacterias funcionan por consenso, o no funcionan.
  3. Si el amor parte de un instinto de lucha contra la soledad, el más anciano es el que más amor necesita.
  4. Dios es cada vez más pequeño y la ciencia es cada vez más grande.
  5. La política es la peor invención humana.
  6. Al sexo le pasa como a la memoria, si no se utiliza, desaparece.
  7. Para nuestro cerebro es mejor que nos cuenten una historia consistente que una historia verdadera.
  8. El hombre compite por seducir, por eso nos enamoramos antes. A la mujer le lleva más tiempo medir el impacto de este enamoramiento, a la luz de la mayor inversión que va a hacer.
  9. Si no tienes jefes tienes muchas más posibilidades de ser feliz que si te mandan.
  10. He conocido a muchos hombres que no eran ni la mitad de cariñosos que los monos.

Te miraré

 

Te miraré

Rogelio López Cuenca. Poema visual expuesto en el centro “Dados Negros”

con los ojos vacíos,

con mis labios sellados.

Te miraré

con los contadores a cero

y los sentimientos dormidos.

Te miraré

sin decirte nada,

diciéndote todo.

Te miraré

aunque tu no me veas.

Te miraré

 

 

-Yolanda Jiménez –

 

 

Todo participa de su contrario

Cuarto principio hermético “ZUNAIYAT AL AQTAB”. Todo participa de su contrario.

El principio de bipolaridad es el cuarto principio de la Promulgación Hermética y nos enseña lo siguiente:” Todo lo que existe participa de su contrario” frío-calor, día-noche, masculino-femenino, bien-mal, etc.

Sin este “juego “ entre polaridades opuestas, el Universo dejaría de existir, simplemente, ya que gracias a la dinámica que se genera por la interacción entre ambas (construcción-destrucción) se hace posible la acción creadora.

(C) Yolanda Jiménez

Las personas tienen una preferente tendencia a encasillar lo que perciben desde la bipolaridad; “Esto es bueno ó es malo, esto es femenino ó masculino, etc.”. Pero todo es un reflejo del Principio que lo genera, donde se encuentran todas la posibilidades.

No existe lo absolutamente positivo ni lo absolutamente negativo, pues, como decimos, en todo se halla la presencia de lo opuesto. El Taoísmo en su representación más conocida, el círculo del Yin-Yan, también indica este concepto de bipolaridad:”Todo participa de lo opuesto”.

La percepción que tenemos de aquello que identificamos como “realidad” no es otra cosa que la lectura hecha por nuestro cerebro-culturalmente ya condicionado”, sobre un concepto ó imagen cualquiera. Pero desde  otro parámetro cultural la misma “realidad” puede ofrecer, generalmente, otros resultados.

Cada “realidad”, ante nuestros ojos esconde otras muchas apariencias y cada una de ellas, a su  vez, es el resultado de múltiples posibilidades que, en parte, dependen del observador.
Por lo tanto es del todo improcedente e ignorante formular el postulado de que;” NO HAY MÁS VERDAD QUE LA  MÍA”.

FUENTES:
– A la búsqueda del manantial. La tradición Hermética de los Sufís. Hayy Sidi Said ben Ayida al Andalusí. Antonio Said Dotor.  Mandala Ediciones.
– Rosacruz Áurea España

La emoción que somos

Somos. Más allá de nuestro sexo, condición y circunstancias, somos materia viva. Un cerebro, un corazón, millones de conexiones, un cuerpo físico,  un cuerpo mental, un cuerpo astral, un cuerpo etérico, etc. Percibimos y  procesamos, pero, ¿expresamos?

El campo emocional es nuestra propia condición de seres vivos.  Una linea siempre paralela a la vida. A veces convergente, coincidente o divergente. Desarrollar nuestra parte emocional nos ayuda a reconocernos y vivir con la coherencia de lo que somos.

Comparto una reflexión sobre las emociones que encontré en la página “Mujer Holística” (facebok):

(C) Yolanda Jiménez

Nos educan para amoldar nuestras expresiones emocionales a  cánones socialmente aceptados,  pero nos engañamos al pretender meter nuestras emociones en un molde, y etiquetarlas como

buenas o malas, positivas o negativas. Las emociones son  expresiones naturales de nosotras mismas que buscan exteriorizar una realidad interna, una necesidad.

Existen muchas maneras de controlar las emociones. Se pueden racionalizar, reprimir, negar o tratar de desconectar. Pero el resultado de este “esfuerzo disciplinado” por controlar las emociones, es la insanidad emocional, la pérdida del contacto con una misma, la inautenticidad, la desintegración del alma.

 

La represión emocional daña nuestra salud psicológica y física

Negar o reprimir “emociones indeseadas” como el miedo, la tristeza o la rabia, no hará que desaparezcan, seguirán presentes pero expresándose de otras formas, quizá como insomnio, rigidez corporal, falta de seguridad de expresión.

La emoción es energía que busca expresarse. La energía, por principio físico, no se destruye sino que se transforma. Así que cuando reprimimos la emoción evitando que se exprese en forma de  llanto,  palabras, risa, etc. se transforma en enfermedades como gastritis, problemas digestivos, problemas cardiovasculares, males físicos  o en insanidad psicológica, como culpa, depresión, ansiedad, etc. “Las emociones no mueren. Las enterramos, pero enterramos algo que todavía está vivo”. -Don Colbert –

 

Fuente: Mujer Holistica. (Facebook)

Cinco proverbios

 

CINCO PROVERBIOS

 

(C) Yolanda Jiménez. Técnica: pastel

 Por su forma de timbrar, sé quién es.

Por querer controlar, se descontroló.

Puso toda la carne en el asador y se quemó entera.

Por pereza se le pasó la juventud.

Mirar delante y seguir andando

 

-Yolanda Jiménez –

 

Como expresar la poesía. Leonard Cohen

 

“How to Express Poetry”. Traducido por: Violeta Villalba 

Publicado en la revista Buenos Aires Poetry el 12 de junio de 2018

 

Piensa en la palabra mariposa. Para decirla no hace falta que la voz pese menos de una onza o que le pongas unas alitas polvorientas. No es necesario inventar un día soleado o un campo de narcisos. No es preciso estar enamorado de alguien o amar a las mariposas. La palabra mariposa no es una mariposa real. Existe la palabra y existe la mariposa. Si confundes estas dos cosas, los demás tendrán derecho a reírse de ti. No hagas tanto de una palabra. ¿Intentas sugerir que tu amor por las mariposas es mucho más profundo que el de cualquier otra persona o que en realidad comprendes su naturaleza? La palabra mariposa es simplemente información, no la oportunidad de revolotear, flotar, simpatizar con las flores, simbolizar belleza y fragilidad o, de ninguna manera, encarnar una mariposa. No actúes las palabras. Nunca lo hagas.

Poema visual I : Ernesto Pentón

Nunca trates de elevarte del suelo cuando hables de volar. No cierres los ojos y niegues con la cabeza cuando hables de la muerte. No fijes tus ojos ardientes en mí cuando hables del amor. Si lo que deseas es impresionarme cuando hablas del amor, mete una mano en tu bolsillo o bajo tu vestido y juega contigo mismo. Si la ambición y la sed de aplausos te han llevado a hablar del amor, debes aprender a hacerlo sin ponerte en ridículo o degradar el material.

¿Qué tipo de expresión exige esta época? Ninguna. Hemos visto fotografías de madres asiáticas¹ que perdieron a sus hijos, no nos interesa el espectáculo de tus órganos expuestos. Nada que muestres con tu rostro puede igualar el horror de este tiempo. Ni siquiera lo intentes: lo único que lograrás es causar el desprecio de aquellos que sienten profundamente. Hemos visto noticias sobre personas en situaciones de dolor y segregación extremos. Todos saben que te alimentas bien e incluso te pagan por estar allí. Te presentas ante personas que han experimentado una catástrofe, debes ser discreto. Expresa las palabras, transmite la información, hazte a un lado. Todos saben que sufres. No puedes decirle al público todo lo que sabes acerca del amor en cada verso de amor. Hazte a un lado; así ellos sabrán lo que tú sabes solo por el hecho de que ya lo sabes. No tienes nada que enseñarles. No eres más bello que ellos. No eres más sabio. No les grites. No fuerces la entrada, eso es mal sexo. Si muestras los límites de tus genitales, entonces cumple con lo que prometes. Y recuerda: la verdad es que las personas no quieren un acróbata en la cama. ¿Cuál es nuestra necesidad? Estar cerca del hombre natural, estar cerca de la mujer natural. No pretendas ser un cantante amado y admirado por una vasta audiencia que ha seguido fielmente los altibajos de tu vida hasta este momento. Las bombas, los lanzallamas y toda esa porquería han destruido mucho más que los árboles y las poblaciones. También han derribado el escenario. ¿Creías que tu profesión escaparía de la destrucción masiva? No quedan escenarios. No hay más candilejas. Estás entre la gente, así que sé modesto. Expresa las palabras, transmite la información, hazte a un lado. Estás solo. En tu habitación. No te disfraces de ti mismo.

Este es un paisaje interior. Está adentro. Es privado. Respeta la privacidad del material. Estos textos fueron escritos en silencio. Expresarlos en público implica coraje; debes tener la disciplina para no deshonrarlos. Permite que la audiencia sienta tu amor por la privacidad pese a que no hay privacidad. Sé una buena ramera. El poema no es un eslogan. No puede hacerte publicidad. No puede promocionar tu sensibilidad. No eres un semental. No eres una mujer fatal. Toda esa basura de los forajidos del amor. Eres estudiante de la disciplina. No actúes las palabras; cuando lo haces, las marchitas, las matas, y lo único que perdura es tu ambición.

Expresa las palabras con la precisión con la que pones a lavar tu ropa. No te pongas sentimental con la blusa de encaje. No es preciso tener una erección al decir la palabra pantis. No te pongas friolento al ver la toalla. Las sábanas no deben poner tus ojos somnolientos. No hay necesidad de usar el pañuelo para llorar. Las medias no están allí para traer el recuerdo de extraños y remotos viajes. Solo es tu ropa sucia. Son prendas de vestir; no te asomes dentro de ellas, vístelas.

Poema visual II: Ernesto Pentón

El poema no es nada más que información. Es la Constitución del país interior. Si lo declamas y lo agrandas con nobles intenciones, entonces no eres mejor que los políticos a quienes desprecias. Te conviertes en alguien que ondea una bandera y hace el llamado más ruin que puede haber a una especie de patriotismo emocional. Considera las palabras ciencia, no arte. Son un informe. Hablas frente a los miembros del club de exploradores de la Sociedad Geográfica Nacional, quienes conocen todos los riesgos del alpinismo. Te honran al darlo por hecho. Si les restriegas esto en la cara, podría ser un insulto a su hospitalidad. Háblales de la altura de la montaña y del equipo que usaste; especifica cómo eran las superficies y el tiempo que tardaste en escalar. No los manipules para que jadeen y suspiren. En caso de que te merezcas que las personas jadeen y suspiren por ti, no será por tu propio juicio, sino porque el público cree que eres digno de ello. Se deberá a las estadísticas más que al temblor en tu voz o a la forma en que tus manos cortan el aire. Será por la discreta organización de tu presencia y la información que esta transmite.

Evita la ostentación. No temas ser débil. No te avergüences de estar cansado; te ves bien cuando estás cansado. Te ves como si pudieras continuar por siempre. Ahora ven a mis brazos: eres la imagen de mi belleza.

LEONARD COHEN

 

Traducción de: Violeta Villalba.

Publicado en la revista Buenos Aires Poetry el 12 de junio de 2018

Cómo expresar la poesía | Leonard Cohen

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes