La adicción de los besos

¿De dónde vienen los besos? ¿Quién fue el primero o la primera que mostró afecto de esta manera?

Hace no mucho alguien me preguntaba buscando la forma racional y lógica del beso, ¿para qué sirve? ¿qué código evolutivo sigue? ¿a qué instinto de supervivencia obedece?

Los besos son instrumentos de comunicación, de entendimiento o desentendimiento entre dos personas. No sólo hablamos de besos en los labios de la pareja, sino de besos entre abuelos y nietos, padres e hijos, amigos y hermanos…

“….lo malo de los besos es que crean adicción”
-Joaquín Sabina-

Los besos pueden recoger aquello que no podemos expresar con palabras, pueden ser la guinda a una explosión de emociones, el inicio de un momento irrepetible o el final de una historia con fecha de caducidad.

Tazas besándose

Cada momento tiene su beso y se ha comenzado a investigar sobre ello, pero ¿cómo hacer ciencia? ¿por qué llegamos a la conclusión de que es algo adictivo?

 

Filematología, la ciencia del beso

Los estudios sobre el beso y las formas de comunicación en distintos ámbitos (fisiológico, evolutivo, psicológico) han hecho que se reúnan todos los conocimientos e investigaciones en torno a una ciencia llamada filemotología.

Esta extraña palabra que queda lejos del atractivo de “besar”, hace referencia al término Philema (beso) en griego. Esto nos demuestra entre otras cosas que el “beso” es como poco milenario, y que ya en la antigüedad existía como gesto de respeto o adoración.

Parece que las primeras referencias aparecen en textos hindúes 1.000 A.C., aunque es con el paso del tiempo cuando va ganando mayor relación con la sexualidad.

La respuesta a la pregunta de dónde vienen los besos podría remontarse al Hombre de Cromañón, cuando las madres masticaban la comida y se la pasaban a sus hijos recién nacidos contactando con sus bebés en un gesto de alimentación pero que implicaba preocupación, bienestar, cuidado y amor.

Antropólogos y biólogos siguen estudiando su significado y lo que puede relacionarlo con la elección de pareja. La filematología es una disciplina a la que aún le queda recorrido por trazar…

¿Adictos a besar?

¿Por qué hablamos de adicción? Gracias a los estudios diseñados para ello, se conocen los efectos que producen en nosotros más allá de lo que es comunicación y demostración de afecto.

Un ejemplo de ello, es que los besos mitigan el dolor dado que se liberan hormonas y elementos químicos en el cerebro relacionados con la sensación de bienestar, la relajación, la tranquilidad y el alivio.

Los besos activan nuestro sistema nervioso donde se crea una corriente viva que transmite muchísima información a nuestro corazón, músculos, saliva y respiración. Asimismo, más de treinta músculos trabajan en común para realizar esta actividad, por lo que activa la piel y se tonifica.

Científicamente, puede considerarse como algo adictivo, dado que liberan una gran cantidad de neurotransmisores y hormonas como la adrenalina (sensaciones de placer, excitación, sensación de capacidad), oxitocina ( sensaciones de bienestar, placer y confort), endorfinas, testosterona y estrógenos (relacionados con el deseo sexual).

Todas estas sustancias son lo suficientemente potentes de forma natural como para atraernos a los besos, besar o ser besados.

Los labios están llenos de terminaciones nerviosas y son transmisores y comunicadores de placer y bienestar – según algunos estudios, un beso tiene casi los mismos efectos que 1 gramo de cocaína -.

Por último, recientes estudios neurológicos, nos hablan de la estimulación de lasneuronas espejo en esta actividad, lo que estaría directamente relacionado con las manifestaciones de empatía.

¿Existen personas a las que no les gusta besar? Si, existen. Hay personas poco “besuconas”. Puede ser por diversos motivos de educación, temperamento, timidez, escrupulosidad o de malas experiencias.

Y en el caso de pareja, será un trabajo en comunión con ella para encontrar los métodos o las fórmulas para transmitir cariño y deseo.

Kiss, kuss, baiser, beijo, calus…

Para algunas culturas lejanas, la boca es una puerta al alma y el beso algo amenazante que puede entrometerse o robarte el espíritu. En otros países están prohibidos o mal vistos en público, o incluso necesitan una mayoría de edad para ser dados o recibidos.

Lo cierto es que besar sienta bien. Besar es compartir, es transmitir, es traducir emociones, es una de las formas más potentes de demostrar amor y que cuando se conjuga entre dos, forman el elemento perfecto.

“¿Beso? Un truco encantado para dejar de hablar cuando las palabras se tornan superfluas”

-Ingrid Bergman-

El 95% de la población no puede estar equivocada cuando lo usa de forma natural, expresándolo cada cual a su manera.BESAME

Beso esquimal, besos en la mejilla (dos o tres según el país), besos en las manos…varía según el país, la cultura popular y las tradiciones.

Pese a gérmenes, almas perdidas y “enfermedades del beso”, es algo que afortunadamente, no parece presentar signos de agotamiento.

 

El beso perfecto

Con tu pareja, juntar los labios y cerrar los ojos (o no), querer a tu hijo y cubrirle de besos, recibir el cariño de un familiar o amigo y que tu mejilla sea el blanco perfecto para ello, despedirte de un hermano sellando un “hasta luego” en su frente… cualquier forma de beso es perfecta dependiendo del momento y la persona.

Si pensamos en la pareja, las formas pueden ser infinitas. Besos directos, apretados, suaves, con lengua, sin lengua, del labio superior e inferior, en las comisuras, beso inclinado… al final, lo importante es conectar y conseguir esas sensaciones de las que hemos hablado antes. Lo demás…siempre puede mejorar.

Sentir que compartes un momento y una emoción. Eso es lo que compone el beso perfecto. Y lo podemos conseguir todos los días.

Fortalecer los vínculos con los más queridos demostrando afecto en la mejilla o en la frente proporciona una sensación de bienestar y cercanía que genera adicción…

Besar es una maravillosa adicción a la que merece la pena engancharse.

“El beso, es la válvula de escape de la honestidad”
-Paul Géraldy-
Fuente: lamenteesmaravillosa.com

Una caricia para cada momento. Un momento para cada caricia

El lenguaje del tacto está lleno de sutilezas. Acariciar es un verdadero arte, porque no solamente requiere un conocimiento del cuerpo de la otra persona, sino que también supone el desarrollo de un agudo sentido de la oportunidad. Quien sabe dar caricias, también entiende que hay un cómo, un cuándo y un dónde para prodigarlas.

Manos

Las caricias son una manera de estrechar una relación o de establecer puntos de ruptura. De ahí la importancia de conocer los pormenores en esa ciencia del tacto y entender mejor el universo de la piel.

  1. Las caricias en las manos, por lo general, representan la transición entre una relación protocolaria y un vínculo más cercano. Estrecharle la mano a alguien, sostener su mano entre las tuyas, acariciarle los nudillos de los dedos… Cada uno de esos gestos representa un grado diferente de proximidad entre dos personas. Las manos son un excelente punto de comunicación. No por nada son la herramienta fundamental del tacto. Para adentrarte en el mundo de otra persona, aumentar el grado de confianza y propiciar mayor cercanía, lo mejor es pasar de un nivel a otro, sin saltarte ninguno.
  2. Los abrazos son, por encima de todo, un símbolo de unión entre dos personas. La duración y la fuerza del abrazo comunican diferentes significados. Es, más que cualquier otro gesto de afecto, el que mejor reemplaza a las palabras. Con un abrazo se consolida la comunicación en un lenguaje distinto al de las palabras. Ayudan a franquear distancias y rara vez son un gesto impertinente.
  3. Acariciar el cuero cabelludo produce una sensación afectiva y relajante. Implica cierta intimidad, pero no es una caricia invasiva. Por eso es recomendable para generar mayor proximidad entre dos personas que están comenzando a intimar
  4. TEXTURAS

    “Textura”. Dibujo de Juan Peláez

    Las caricias en el rostro son, sobre todo, una expresión de ternura. Recuerdan siempre el afecto maternal y comunican un sentido de valoración integral por la otra persona. El rostro es el componente más visible de nuestra identidad. Por esoacariciar el rostro despierta en el otro una sensación de aceptación, confianza y valoración

  5. El cuello, la nuca y las orejas son zonas del cuerpo bastante sensibles. Cuando se acarician, estamos hablando de un terreno en donde ha hecho su aparición el erotismo. Implican que ya existe suficiente confianza y cercanía entre dos personas. Es, evidentemente, el preámbulo de una relación sexual. Este tipo de caricias son propicias cuando hay suficiente privacidad. Debes asegurarte de que la otra persona se sienta cómoda al ser acariciada en esas zonas.
  6. Las caricias en los labios, y con los labios, tienen el poder de comunicar afecto y, al mismo tiempo, pasión. Cuando en una pareja ambos se sienten cómodos con el otro, los labios se convierten en un vehículo para explorar. Los besos dejan de ser una forma rutinaria de contacto y se convierten en un idioma por sí solo. Jugar con los labios del otro es una linda manera de incrementar la sensación de intimidad y de confianza en ambos.
  7. Las caricias sexuales son un capítulo aparte. Para que tengan un efecto maravilloso en la relación, se debe conocer, reconocer y explorar el cuerpo del otro. Puede que existan muchas técnicas, pero cada ser humano es diferente y por eso no se trata de conocer el manual, sino a la persona con quien se comparte la intimidad.PLUMA

Las caricias incrementan la seguridad y la autoestima. Cada pareja construye su propia manera de entenderse en el terreno del tacto. El conocimiento del otro, el afecto y el respeto son los principales ingredientes en ese complejo arte de la caricia.

 

http://www.lamenteesmaravillosa.com

El filósofo y el barquero. Un cuento universal

Un cuento que he escuchado a mi padre muchas veces en preciosas conversaciones, al ritmo sosegado de la Naturaleza. Mientras él cultiva con mimo su huerto y yo le

CHOPOS

“Chopos”. Yolanda Jiménez

acompaño. A veces me permite que le ayude según sus instrucciones. Animado por la parsimonia de un tiempo único, me cuenta anécdotas, vivencias, inquietudes. Mi interés crece mientras sus ojos brillan y motivado quizá por sus propios recuerdos, me transmite la pasión por vivir, por experimentar. Tanta sabiduría de vida adereza el momento de descanso. Cobijados bajo la sombra de un altivo chopo, charlamos y reímos en el breve estío castellano.  Comprender y aceptar agrandan su significado. Y la plenitud de lo sencillo me colma de un gozo exquisito.


Hoy encontré este mismo cuento, atribuido a los Vedas (Upanishad). Veda significa conocimiento. Existe siempre. No tiene principio ni final. Se hace referencia a ellos como an-anta, sin final, porque es sonido sagrado, sustentador y benéfico. Es sólo para ser experimentado. No puede ser limitado ni comunicado. Por ello es una maravilla, una fase de experiencia personal sin precedente para cada cual.” – Baba – 
FLOR CALABACÍN

“Flor de calabacín”. Yolanda Jiménez

Había una vez un filósofo muy docto que había llegado a dominar todos los Vedas y los Sastras. Un buen día hubo de viajar hacia una aldea vecina. En el camino debía abordar una barca para cruzar un río. Como pasatiempo, comenzó a hacerle preguntas al barquero. “¿Puedes saber la hora consultando un reloj?”, fue una de las primeras. El simple barquero le contestó que no. Ante esta respuesta, el arrogante filósofo se rió despectivamente y le indicó al pobre hombre que el no saber esto era como haber desperdiciado al menos un cuarto de su vida en el río.
La segunda pregunta se refirió a si sabía leer un periódico. Cuando el barquero confesó que era analfabeto, el orgulloso filósofo se burló de él y le dijo que ya llevaba media vida desperdiciada en el río. A continuación le preguntó si sabía cantar alguna canción y, al recibir nuevamente una respuesta negativa, le dijo con desprecio al simple botero que, por así decir, tres cuartas partes de su preciosa vida se las había llevado el río. Entretanto, el cielo había empezado a cubrirse de nubes amenazadoras y comenzó a soplar un fuerte viento. Desatándose una terrible tormenta, el bote comenzó a ser sacudido de uno a otro lado por las olas cada vez más altas. El barquero le preguntó entonces al arrogante filósofo: “¿Sabe nadar, señor? Si no sabe, el total de su vida habrá sido desperdiciado”. El desventurado filósofo no sabía nadar. Toda su pedantería y su erudición no sirvieron para poderlo rescatar en ese momento de necesidad y fue arrastrado por el torrente. El barquero analfabeto, en cambio, que sabía nadar como un pez, cruzó el río y llegó a la orilla a salvo.

 

“¡Oh necio ignorante!¡Canta el nombre de Govinda!¡Tu conocimiento de la gramática no te ayudará en la hora de la muerte!”, dijo el gran santo filósofo Sankara. Todo nuestro conocimiento enciclopédico y nuestra profunda erudición nada podrán hacer para rescatarnos de la certeza de la vida y la muerte.
– Sri Sathya Sai Baba
Lluvias de Verano, VI

Cuerpo, sexo, salud

A través del cuerpo, como la herramienta más material e íntima que tenemos, podemos llegar a lugares muy saludables. Desde el sentir lo propio, el desarrollo  y la practica de la sexualidad, hasta lugares espirituales. Te invito a transitar por tus sensaciones, visitando mi exposición “El cuerpo, en la Escuela de Minas de Madrid, que se clausurará a mañana, día 27. También puedes verlos en   https://yolandajimenezescritora.wordpress.com/2015/03/12/

Y si quieres, tienes la oportunidad de participar en u juego de sugerencias en http://www.encuestafacil.com/RespWeb/Qn.aspx?EID=1918031

"EXPRESIÓN III" Yolanda Jiménez

“EXPRESIÓN III” Yolanda Jiménez

Comparto un interesante artículo sobre los beneficios derivados de la practica del sexo, publicado en el blog:   www.enfemenino.com

La Universidad norteamericana de Wilkes, en Pennsylvania, ha publicado recientemente un interesante estudio para el que, varios especialistas y terapeutas sexuales, han analizado y avalado los beneficios físicos de practicar sexo, al menos, dos veces a la semana.

Según las conclusiones del mismo, tener sexo de forma periódica, contribuye a que nuestro organismo libere un anticuerpo denominado inmunoglobulina A o IgA, responsable de protegernos físicamente frente a infecciones o posibles enfermedades.

En base a estos hallazgos, los responsables del estudio, han concluido que, las relaciones sexuales, pueden convertirse en un gran aliado cuando hablamos de algunas de las enfermedades más comunes de las sociedades modernas actuales.

Migrañas, depresiones, colesterol, incontinencia, insomnio o dolores articulares, son algunos de los beneficios más destacados que puede proporcionarnos el sexo, pero no los únicos. A continuación te contamos hasta 22 enfermedades diversas que podríamos contribuir a evitar si disfrutásemos de relaciones sexuales de forma regular:

1. Contribuye a terminar con los dolores de cabeza gracias a la liberación de oxitocina y el aumento del nivel de endorfinas. Actúan como analgésico natural y cuerpo y mente se relajan.

2. Ayuda a mantenernos en forma y cuidar nuestro corazón. Tonifica nuestros músculos y mantiene nuestra línea ¡podemos llegar a quemar más de 200 kcal. en media hora!

3. El sexo protege contra el cáncer de próstata. Las eyaculaciones frecuentes -al menos cinco veces a la semana- reduce el riesgo de cáncer de próstata

4. Previene el envejecimiento. Hace que nos mantengamos jóvenes y mejora nuestra apariencia, autoestima y seguridad.

5. Antidepresivo natural. El orgasmo es un potente relajante físico y emocional. Ayuda a crear patrones de sueño y relaja la tensión nerviosa segregando serotonina en el cerebro que mejora nuestro humor.

6. Nos protege de la incontinencia fortaleciendo la región pélvica y evitando el riesgo de pérdidas asociados a la edad.

7. Sana nuestra mente. Nos llena de energía, ternura y vida. Alimenta nuestros deseos, incrementamos nuestra empatía.

8. Contribuye a terminar con el insomnio. Facilita la creación de patrones de sueño en los hombres, con somnolencia posterior. En las mujeres, la eliminación de toxinas tiene un efecto relajante.

EXPRESIÓN IV

“EXPRESIÓN IV” yolanda jiménez

9. Incrementa nuestra felicidad. Las personas más activas sexualmente tienen mejor humor y sistema inmunológico y tienden menos a la depresión.

10. Nos protege de enfermedades de la piel y cuida de nuestros huesos y músculos. La testosterona, responsable directa de esta protección, disminuye con la edad. Practicar sexo la libera.

11. Potente aliado frente al cáncer de mama. La estimulación de la mama en la mujer contribuye a liberar oxitocina, clave por su protección frente a este tipo de cáncer.

12. Cuida de nuestro corazón. Incrementa producción de estrógeno en las mujeres, muy importante en dolencias cardiacas. En los hombres, una vida sexual activa reduce el riesgo en un 50%.

13. Mejora nuestra autoestima. Nuestro cuerpo emite gran cantidad de feromonas durante el sexo que nos hacen más deseables. Nos sentimos atractivos y por tanto más seguros de nosotros mismos.

14. Protege frente a gripe y asma. Incrementamos la producción de los anticuerpos (inmunoglobulina A) que nos protegen de las infecciones virales. Además actúa como antihistamínico natural

15. Mejora nuestro autocontrol. Suaviza y reduce nuestro estrés a la vez que favorece auto-confianza en la pareja.

16. Prolonga nuestra vida activa. Nos hace sentir más jóvenes pero también retrasa el envejecimiento gracias a la liberación de hormonas como la DHEA y los estrógenos.

17. Alivia dolores musculares y articulares. La estimulación vaginal incrementa la tolerancia al dolor a la vez que actúa como analgésico aliviando calambres menstruales, dolores de espalda, artritis, etc.

18. Cuida de nuestros dientes. La saliva limpia ayuda a mantener a raya la placa dental a la vez que disminuye los niveles de ácido.

19. Protege a mujeres de posibles enfermedades mentales gracias a la regulación de hormonas.

20. Vigoriza la pelvis y mejora nuestra sexualidad. Muy recomendable de cara a embarazos y partos pero también porque, cuanto más ejercitada esté nuestra pelvis, más placer obtendremos durante el sexo.

21. Buen aliado contra la creación de trombos en sangre. Durante el coito, nuestro corazón se acelera mejorando los niveles de oxígeno de sangre y la tasa de flujo de esta.

22. Contribuye a la felicidad en general. Fortalece nuestra relación de pareja, mejora nuestra intimidad. Diversos estudios han concluido que las personas que más sexo practican suelen corresponderse con aquellas que se sienten más felices.

Las posibilidades son infinitas. Me permito  recomendarte  las transgresoras creaciones eróticas del artista Loui Jover. Una magnífica forma de comenzar a fantasear y, por supuesto, cuidar de nosotros mismos.

Agradecer y compartir: una motivación creativa

El proceso creativo nace desde lo intimo. La magia de concebir la idea pasa por una maduración que acota y define el proyecto. Expresarlo y construir la obra  artística supone experimentar, combinar texturas, cuidar con delicadeza la forma de comunicar. Exteriorizar el torrente creativo es regalar a lo otros una inquietud propia. Es una invitación a compartir, a interpretar, a experimentar. Cuando la obra de Arte se expone, deja de pertenecer al autor para convertirse en un elemento compartido. Colocado en ese lugar, el artista es también expuesto. Entonces no hay vuelta atrás. Por delante, compartir, recibir, enriquecerse del contacto con los demás.

 

Ayer se inauguró en la Escuela de Minas de  la muestra de Arte colectiva en la que participamos 24 artistas. Mezcla de obras, de perspectivas, de energías, de inquietudes, de afectos, de abrazos, de reencuentros, etc. Todos nos envolvimos de una magia entrañable. El ambiente se preñó de motivación. Y un nuevo camino pinta el horizonte de posibilidades, explorando geografías recónditas. Quizá para descubrir tesoros y quizá por el placer de experimentar, de transitar por estados de consciencia, por sentir el palpito de la vida con energía renovada.

EVOLUCIÓN II.  Yolanda Jiménez

EVOLUCIÓN II.
Yolanda Jiménez

Agradezco: a mis amigos artistas la invitación para participar en este proyecto. A alguien especial que me apoyó y enriqueció mi trabajo con ideas, ayuda, interés, acompañamiento. A mi familia y a mis amigos y  que se acercaron a compartir y disfrutar. A los que estuvieron con el corazón, desde distancias y latitudes. A todos los desconocidos que se interesaron y compartieron sensaciones. A todos los artistas del colectivo por su calidez, colaboración y buen ambiente. A los que tanto empeño y trabajo han puesto en la organización, el montaje, los detalles y la logística. A todas las personas que pasaron y pasan por mi vida, porque son fuente continua de enriquecimiento. A mis lectores y seguidores de esta página. A mi, por mi curiosidad  que me lleva a transitar senderos desconocidos, a experimentar, a crecer.

 

Puedes visitar la muestra en la Escuela de Minas de Madrid (Calle Rios Rosas 21) y  en internet, en la entrada del 12 de marzo, publicada en esta página: https://yolandajimenezescritora.wordpress.com/2015/03/12/

 

Esta exposición continúa en Internet. Si quieres puedes participar en un juego de sugerencias en:

http://www.encuestafacil.com/RespWeb/Qn.aspx?EID=1918031  Bidi encuesta

 

 

El juego es  anónimo y os remitiré los resultados, publicándolos aquí, al término de la muestra 8a partir del 27 de marzo.

Gracias por tu colaboración.

 

 

 

Conversación con el clítoris

El órgano femenino admite que no es fácil hablar de él. “Soy el más estigmatizado y perseguido”.

Contrario a lo esperado, no fue difícil contactar al clítoris para esta entrevista. Bastó una llamada y una invitación a sentarse en el banquillo de los órganos para que aceptara. “Y eso –dice este órgano eminentemente femenino- que no estoy acostumbrado a que los periodistas me busquen… Es más, me da la impresión de que también me evitan”. Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”.

¿Por qué se llama así?

PUBIS CON PÉTALOS

Mi nombre tiene origen en la palabra griega kleitoris, que significa “pequeña elevación”. Y déjeme decirle que aunque me llamo así desde que me conozco, durante diez siglos se ocultó mi existencia…

¿Y eso por qué?

Créame que durante la Edad Media, e incluso mucho más allá de la época moderna, hablar de mí se consideraba pecado. Entienda usted que habito en una parte del cuerpo femenino que aún hoy genera sonrojos.

¿Y cuál es la razón?

Empiezo por decirle que soy el único órgano humano que tiene como propósito exclusivo el de proporcionar placer. Si a eso sumamos que este placer está ligado a lo sexual y a la figura femenina, tan minimizada y oprimida durante tanto tiempo, pues ya se puede imaginar la que se arma cuando mi nombre sale a flote…

Pero con el pene pasa lo mismo…

No… Ni se le ocurra comparar. Del falo, que no es un órgano exclusivo para el placer (pues también tiene fines reproductivos), hasta se han levantado monumentos; su figura no es ajena para nadie. Si invita a alguien a que se imagine la figura de los dos órganos, la del pene viene a la mente de inmediato… Para la gente ni siquiera tengo forma.

Ya que estamos en éstas, ¿cómo es usted?

Muchas personas piensan que soy un pene pequeño, y aunque soy un vestigio de la formación de dicho órgano, están muy equivocados. Soy como una Y invertida de tejido eréctil (cuerpos cavernosos que se llenan de sangre cuando se estimulan). Mi tamaño varía, pero lo que se ve es una especie de glande que mide, en reposo, medio centímetro más o menos. En estado de erección puedo hasta triplicar mi tamaño.

 

VIOLETA 2

Fotografía: Yolanda Jiménez

 

¿Cómo así que erección?

Sí, señor, no se aterre. En ese centímetro escaso tengo ocho mil terminaciones nerviosas muy sensibles, más del doble de las que tiene el pene; el estímulo desencadena una serie de reacciones que hacen que estos cuerpos cavernosos se llenen de sangre, me aumenten el tamaño y multipliquen mi sensibilidad… No es para menos: estoy conectado con más de 15 mil terminaciones nerviosas en la región pélvica. Mejor dicho, soy la llave maestra de un complejo, pero maravilloso, mecanismo de placer… Y disculpe que me eche tantas flores.

 

A ver: usted es el vestigio de un pene, tiene nombre masculino, pero es ciento por ciento femenino. ¿Eso no le causa problemas de identidad?

(Risas) Todo lo contrario. Soy por antonomasia la identidad femenina, en todas las hembras mamíferas. Quizá por eso he sido tan estigmatizado.

¿Se siente perseguido?

Hoy no tanto, pero qué tal si le digo que da pena revisar los libros de anatomía de veinte años para atrás. Pensaban que yo no era sino la parte externa, lo que se ve, cuando en realidad soy diez veces más de lo que aparecía en las revistas médicas y algunos consultorios.

¿Qué tiene usted que ver con el orgasmo?

Le reitero que soy un órgano de placer y no exagero si le digo que soy responsable de por lo menos ocho de cada diez orgasmos. En lo demás intervienen otras partes del cuerpo, pero ese no es mi asunto.

Tengo una curiosidad: ¿Es cierto que los señores tienen orgasmos más rápido porque usted es demasiado exigente y pide mucho tiempo?

Veo, por su sonrojo, que no solo le ha pasado, sino que tampoco me conoce. Déjeme darle una cifra: si me tratan como se debe yo puedo responder en un lapso de uno a cuatro minutos. Lo noto incómodo, mejor pregunte otra cosa…

¿Es cierto que a usted también lo afecta la impotencia y que se deteriora con el tiempo?

Más que sonrojarse muérase de la envidia: crezco con el tiempo y en la menopausia puedo multiplicar mi tamaño. Y por esa razón soy responsable de que las señoras reporten desde esas edades un sexo glorioso, que deja a los hombres boquiabiertos.

Una mujer puede vivir sin usted…

Eso no es cierto. Que algunos salvajes piensen que como mi función es el placer hay que extirparme, para controlar, someter y limitar el derecho de las mujeres a sentir, no cambia la esencia de lo que es: una mutilación criminal, que las hace sufrir profundamente. Pero le cuento algo: esos que me cercenan tampoco me conocen y no logran sacarme del todo. Basta un poco de mí para cumplir con mi función, que es dar placer. Ahí sí que me esmero. Y lo digo con mucho orgullo.

¿Quiere decir algo más?

Sí: me aburre que hablen de mí sin conocerme; con esta entrevista no busco salir del clóset, sino que empecemos a hablar de una parte vital del cuerpo humano sin tanto tabú y sin tanto sonrojo. Y que me llamen a los cuatro vientos por mi nombre: ¡Clí-to-ris!

 

Por Carlos Francisco Fernández-  asesor médico de El Tiempo

http://www.primerahora.com

Tener un amante

PAREJA VOLANDO
HAY QUE TENER UN AMANTE Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores. Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas. Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro:”Depresión” y la ineludible receta del antidepresivo de turno. Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, ES UN AMANTE Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!. Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición: Amante es: “Lo que nos apasiona”. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.   PIEL LENGUAJE A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby…En fin, es “alguien” o “algo” que nos pone de “novio con la vida” y nos aparta del triste destino de durar. ¿Y qué es durar? – Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana. Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se tú también un amante y un protagonista… de la vida. Piensa que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.   Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante… La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental:LEER MARIPOSAS “Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida”.

Jorge Bucay

Un cuento para un despertar de domingo

La armonía de despertar un domingo, de percibir una música deliciosa, de regalarnos acordes de vida y sentir la plenitud de un nuevo día, cargado de vitalidad…

 

Sueños para no olvidar

Sueño de papel, boceto misterioso de fina tinta y cálidos colores…Un rostro esquivo de mirada introspectiva y expresión rotunda, baila con Morfeo la danza onírica de los sueños inquietos. Amar profunda y apasionadamente es la única forma de vivir la vida por completo y la certeza de que todo lo que se hizo, fue de corazón…

Apurando agosto

La última semana de Agosto, de algún modo, nos marca una transición desde esa cierta  “desidia” en que se sumerga la cotidianiedad , hacia la vorágine que supone la llegada de Septiembre, con la sensación de que el tiempo pasa demasiado rápido y se nos acorta el periodo de reacción. Ya sean los que vuelven, los que se marchan, los que se quedaron, los desempleados, los que aman en soledad,  los que perdieron el amor y los que lo encontraron, todos arribamos a septiembre como un inicio, con la sensación de repetir un ritual temido o deseado y con la esperanza de un nuevo comienzo… mientras tanto, es posible disfrutar apurando Agosto…

Hoy me ha reconfortado releer un artículo de Almudena Grandes sobre los beneficios de disfrutar el tiempo de verano, que  también es septiembre y que os presento más abajo:

Hi5 and Myspace Glitter Graphics: Fin de Semana Graphics

 

Por lo que nos espera‏. Almudena Grandes

Hay muchas cosas buenas que salen gratis. Pasear por la mañana temprano, cuando el sol es tierno, tímido como la brisa que coquetea con las hojas de los árboles. Caminar de madrugada por calles tan llenas de gente como en los mediodías del invierno, para asombrarse de la euforia silenciosa de las parejas que se besan en los bancos, o apoyadas en los pilares de las plazas porticadas. Los que viven cerca del mar lo tienen fácil, pero también es una fiesta meter en una tartera la comida prevista para consumir en casa, despacharla sobre una manta, en la hierba de algún parque, y tumbarse después a la sombra. Asistir a los conciertos de las bandas que suelen tocar en quioscos de parques y plazas mayores los domingos por la mañana. Y frecuentar las bibliotecas públicas, mientras duren.

Hay muchas cosas buenas que salen muy baratas. Una botella de vino para beberla despacio, en casa, al atardecer y entre amigos. Un buen libro de bolsillo, que proporciona una emoción que dura más que el vino y cuesta casi lo mismo. Un cine de verano, el lugar ideal para hacer manitas. Una ración de ensaladilla rusa y dos cañas, en la terraza de un bar cualquiera, antes o después del cine de verano. Enamorarse es un milagro todavía más barato, tan caro que, sin embargo, no se puede fabricar.

El verano es el tiempo de la felicidad. Apúrenlo y no piensen en el invierno que nos espera. Porque nuestros abuelos lo tuvieron muchísimo peor que nosotros y si no hubieran vivido, si no hubieran sabido disfrutar de la vida, si no se hubieran enamorado en tiempos atroces, nosotros no estaríamos aquí. Si existe una cosa que sabemos hacer bien los españoles es ser pobres. Lo hemos sido casi siempre, pero eso no nos ha hecho más desgraciados, ni más tristes que los demás. Recuérdenlo y sean felices, porque la felicidad también es una forma de resistir.

  
 

Siguiente Entradas recientes