Un paseo por las nubes

Algunas experiencias funden con nuestra memoria,  pasando a formar parte de ella. Ayer disfruté del privilegio  de Volar con mayúsculas.  A los  mandos de la avioneta, el magnífico piloto y amigo Laureano Casado; Es un hombre polifacético y prolífico, al estilo de los grandes humanistas del Renacimiento, que sabe transmitir la sabiduría que posee, a partir de la autoconfianza del alumno.

Una cadena de sensaciones recorren los más profundos circuitos internos, cuando uno se eleva sobre el plano habitual y suspendido en el aire, observa desde una nueva perspectiva.

La adrenalina deja paso a una paz profunda. Debajo, un mosaico de verdes, ocres y pardos atravesados por plácidas aguas ricas de limo y meandros, ofrecen una bella alfombra visual. Horizontes rotundos se desdibujan y todo se relativiza como en un engranaje de múltiples tornillos, donde cada pieza es necesaria para el conjunto del Todo.  Las agradable conversación con Laureano , impregnada de la didáctica de los que saben transmitir, me anima a experimentar los mandos : “mantener el plano horizontal” es la premisa repetida . Y el peso de la responsabilidad tensa mis manos de inseguridad e incertidumbre. El eco de una voz rotunda y amable y la solidez del horizonte,  me devuelven  la confianza y, con aplomo, lo intento de nuevo.

El equilibrio es dinámico, necesita atención continua. En meditación Vipassana se practica la atención activa. Entonces se aprecian los detalles minúsculos, fraccionados espacios, tan bellos como intensos.  Luego todo fluye a su propio ritmo y se acompasan los recorridos de energía.  El Universo en su totalidad se expande como parte de uno@ y a la vez del Todo… mientras alguien, en algún lugar, da un paseo por las nubes…

 

 

Páginas relacionadas:

cirros.com

cirros.es