Evolución y chakras

Evolución de la personalidad a través de los chakras

Si podemos aprender a entendernos a nosotros mismos y a comprendernos unos a otros, tendremos más posibilidad de llegar a la armonía y comenzar a evolucionar para llegar a nuestro potencial más elevado. Pero ¿cómo? Según Satyananda la evolución a la que estamos sometidos es un viaje a través de los diferentes chakras.

Chakras

“La evolución es un proceso sistemático a través del cual aprendemos a armonizarnos a nosotros mismos. Es un proceso a través del cual desarrollamos la habilidad de expresar nuestras características de manera óptima y creativa” (Swami Niranja Saraswati).

Todo el universo, la vida, está en constante cambio, sigue un proceso de evolución y en este proceso nosotros no somos una excepción. Nuestra evolución, la evolución a la que estamos sometidos, es inevitable. En el contexto del yoga, la evolución es el concepto clave en toda la vida personal. Pero ¿puede haber evolución sin bienestar ni paz mental? ¿qué necesitamos la gente hoy día?

La necesidad primordial es ser capaces de tomar nuestro lugar en la vida que llevamos en relación con nosotros mismos y con el planeta Tierra en el que vivimos. La vida actual es muy complicada, hay muchas cosas sucediendo y muchos conflictos a nuestro alrededor. Hay confusión personal, política y ambiental y muchas personas pierden el sentido de la vida. Nuestras emociones están también contaminadas por los insumos de impresiones mentales y emocionales, las comidas y bebidas no naturales, etc.

Ante todo esto nos surgen preguntas tipo: ¿Por qué otras personas se comportan de la manera que lo hacen? ¿Por qué yo me comporto como lo hago? Unos y otros somos en algunos aspectos tan parecidos… y en otros, tan diferentes. Si no sabemos por qué pensamos, sentimos y nos comportamos de la manera que lo hacemos, no podemos tampoco entendernos los unos a los otros. Si podemos aprender a entendernos a nosotros mismos, a comprendernos unos a otros, tendremos una posibilidad de llegar a la armonía con nosotros mismos, con otras personas y con el mundo alrededor nuestro. Si podemos aprender a entendernos, podemos comenzar a evolucionar para llegar a nuestro potencial más elevado. Pero ¿cómo?

Según Satyananda, la evolución a la que estamos sometidos es un viaje a través de los diferentes chakras. La palabra chakra significa rueda, vórtices de energía psíquica. Los chakras abarcan todo el espectro de la vida humana desde lo burdo hasta lo sutil. Los principales chakras representan diferentes aspectos de la personalidad, cualidades psíquicas, así como también aspectos físicos y vitales.

Estos chakras principales comenzando desde el extremo inferior son:

– Muladhara chakra, en la base del perineo, cuerpo del perineo. Tiene que ver con la seguridad personal, con la consecución y conservación de dinero y bienes materiales y con el aspecto sexual y la procreación.

– Swadhistana chakra, en el sacro, testículos/ovarios. Está relacionado con la alegría, el humor, el gozo de la sexualidad y la búsqueda del placer en general.

– Manipura chakra, en el área vertebral detrás del ombligo, glándulas suprarrenales. Es concerniente al poder personal, el dinamismo y la autoestima.

– Anahata chakra, el chakra del corazón, glándula del timo. Hace referencia al amor, la compasión, las emociones y otros sentimientos

– Vishuddhi chakra, en el área vertebral detrás de la garganta, glándula tiroides. Entre otras cosas tiene que ver con la comunicación y las relaciones interpersonales.

– Ajna chakra en el centro del cerebro detrás del entrecejo, glándula pineal. En conexión con el intelecto, la intuición, la sabiduría, ciertos poderes superiores y habilidades psíquicas.

– Sahasrara chakra en la parte superior de la cabeza, glándula pituitaria. Es el centro del iluminación, los logros más altos de todos los otros centros.

Si miramos a todo este sistema es obvio que las cualidades de la personalidad tienen grados de evolución altos y bajos en cada individuo. Ciertamente cada uno de nosotros tiene aspectos de la personalidad de cada chakra, evolucionados en grados diferentes y órdenes diferentes. Asimismo podemos hacer evolucionar aspectos individuales de nuestra personalidad y por tanto de los chakras. A medida que mejoramos vamos cultivando nuestra alegría, amor, paz mental, creatividad y calidad de expresión.

 

Cada chakra contiene dentro de sí un bagaje de recuerdos, de experiencias pasadas, de impresiones acumuladas (samskaras) que en gran medida han modelado la personalidad actual. Al activarlos afloran todos esos recuerdos y experiencias, sean buenas o malas, placenteras o dolorosas. Esto puede suceder de forma inconsciente por los acontecimientos que están ocurriendo a nuestro alrededor o dentro de nosotros. Cuando esto acontece, se produce una respuesta en todos los niveles de este sistema, en nuestra memoria, en nuestras percepciones, en nuestro cuerpo, en patrones de pensamiento, emociones y tendencias a comportarnos de determinada manera.

Es por ello que a nivel práctico el “sistema de chakra” que el yoga ha elaborado es una herramienta muy potente para abordar la personalidad, dado que cada chakra en particular abarca todos los diferentes componentes de la persona.

En este sistema se trabaja con las partes del cuerpo relacionadas, con el sistema energético, los componentes mentales y emocionales inferiores, los componentes mentales y sentimientos superiores y la realización más elevada de estos aspectos del individuo. En definitiva, el yoga ha elaborado un sistema práctico a través del trabajo corporal, la respiración y la meditación. Por medio de este sistema activamos cada chakra y abordamos todos los aspectos de nuestra personalidad sacando a relucir aquello que no nos permite ver y despertando todo el potencial que ya habita en nosotros.

Este artículo es un completa referencia a las enseñanzas del Dr. Rishi Vivekananda recogidas en su libro Psicología Yóguica Práctica, a las enseñanzas de Swami Satyananda Saraswati recogidas en su libroKundalini Tantra y a las enseñanzas de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) recogidas en su libro Claves del Yoga.

Isabel Ward

Chakras: Los centros de Energía

 

Un aspecto importante del Tantra, incluyendo el Shivaísmo de Cachemira, es el paradigma de los chakras. La palabra sánscrita chakra significa “rueda”, “círculo” o “vórtice”. Estos son centros que simbolizan los patrones específicos de cada individuo. Se relacionan con las funciones de órganos concretos, respuestas emocionales y estados de la mente. Los chakras, pues, abrazan el espectro total de la experiencia humana.

A través del Yoga, Tantra u otros sistemas, vamos tomando conciencia de la energía subyacente en nuestro cuerpo, lo que significa percibir los chakras. Experimentamos estados más intensos de consciencia. Esto acarrea unos cambios enormes en nuestra comprensión, percepción y comportamiento, que son indicaciones del proceso evolutivo individual.

Los seis chakras superiores son llamados los “seis chakras espinales” porque se localizan a lo largo de la espina dorsal. En el nivel fisico, se relacionan con órganos específicos, plexos nerviosos y gandulas endocrinas. Estos son: Muladhara (área perineal), Swadhisthana (área coccigea), Manipura (área abdominal), Anahata (área torácica), Vishuddhi (área cervical) y Ajna (centro del cráneo).

Existen además los cuatro chakras “menores”, que no son menores en ningún sentido, sino más bien aspectos de los chakras espinales con los que están asociados, que serían: Ananda Kanda (asociado con Anahata chakra y detrás del esternón), Lalana chakra (asociado con Vishuddhi chakra y a la altura del paladar alto), Brumadhya y Guruchakra (en el entrecejo y entre el centro del cráneo y la coronilla respectivamente y ambos asociados con Ajna chakra).

Se conocen otros dos centros que son incluso más sutiles que estos diez chakras, que son Bindu ySahasrara chakra, ambos situados en lo alto de la cabeza.

Chakras

 

Muladhara Chakra

Mula (raíz) Adhara (lugar), el centro raíz, representa la base física de nuestra existencia. Está relacionado con asegurar nuestra supervivencia a través del alimento y el cobijo.

Cuando este chakra funciona adecuadamente nos sentimos en armonía con nuestro entorno físico y somos capaces de trabajar con nuestro cuerpo como plataforma para expresar todo el potencial que se proyecta desde los otros centros.

Swadhisthana Chrakra

Swa (nuestra) Adhisthana (morada) representa el nivel de energía en el que se encuentran nuestro reino subconsciente con el consciente. Cuando este chakra se va despertando, los aspectos ocultos de nuestra personalidad comienzan a manifestarse.

Es el centro del sentido del placer, ya sea a través del sexo, de la comida o de la bebida. Cuando está armonizado somos capaces de vivir alegremente.

Manipura Chrakra 

Mani (joya) Pura (ciudad) es llamado así porque cada ser humano puede ser comparado con una ciudad con sus múltiples actividades que
simultáneamente pueden tener lugar. Cada ser humano tiene un enorme potencial que puede compararse que una joya brillante. Este chakra es la casa de poder del ser humano. Es el centro de la vitalidad y genera la energía que anima cada acción y pensamiento.

Cuando este chakra funciona adecuadamente uno es capaz de actuar de forma efectiva en el mundo con abundante energía y fuerza de voluntad.

Anahata Chrakra

Anahata (sin vibración, intacto) representa el centro a través del cual la pulsación primordial de la creación se manifiesta a si misma en cada individuo. Es el chakra en el que descubrimos y expresamos profundamente el Amor y la Compasión.

Es el centro de gravedad en el que se integran los aspectos físicos y espirituales de nuestra existencia.

Ananda Kanda

Kanda (raíz) Ananda (bienaventuranza). Representa la gracia, el amor y devoción individual mientras que el Anahata representa esto pero proviniendo de una fuente superior; es la fusión entre el “ascenso” o aspiración del practicante y el “descenso” o experiencia transformativa desde la consciencia.

Vishuddhi Chrakra

Vishuddhi (purificación) simboliza el nivel de purificación en todos los sentidos posibles. Entendemos que la calidad de nuestra vida depende de un cuerpo sano, emociones armoniosas y una mente clara.

Cuando la mente se va limpiando y calmando, aparece la sensación de espaciosidad. Esto nos permite comunicarnos con otros de forma mucho más eficiente.

A partir de este centro, comprendemos que nuestra naturaleza esencial o espiritual permanece siempre inafectada ante cualquier situación externa.

Lalana Chrakra

Lala (saliva o néctar en este caso) simboliza la reserva del néctar. Conectada con Vishuddhi, se considera el asiento del amrita (néctar o energía) que desciende desde Bindu. Simboliza la bienaventuranza, paz y felicidad que aparece cuando Visuddhi chakra se activa.

Agya Chakra

Agya (comando) es desde donde recibimos como intuición propia la guía de nuestro ser esencial. Despertar este centro es acceder a la visión, intuición, comprensión, en definitiva, a la Consciencia.

Agya dirige todos los centros. En él, todos los opuestos se integran en una visión más amplia de nosotros mismos y del Universo.

Bhrumadhya

Bhru (cejas), adhya (centro), el entrecejo, se simboliza como un ojo, indicando el elemento de contemplación y comprensión intuitiva.

Guru Chakra

Es un aspecto de Agya chakra. Es el centro sutil a través del cual el Guru (maestro interno o externo) se comunica con el discípulo o
practicante.

Bindu

Bindu (punto) es el punto origen desde el cual nuestra consciencia individual se conecta con la Consciencia Universal.

No se puede considerar un chakra. Tiene un profundo significado matemático, científico y místico. La palabra bindu tambien significa
“separación”; en este caso del principio individual desde la totalidad no dual de la existencia que manifiesta todo el Cosmos. Es un reflejo del vacío cuántico.

Bindu se puede considerar el aspecto manifiesto de Sahasrara, la corona, que permanece inmanifestado.

Sahasrara

Sahasrara (un millar) realmente implica el Infinito. Se refiere a la iluminación y a la perfección. La fuente de toda revelación, inefable, más allá de descripción alguna.

La Energía asentada en Muladhara chakra en la base de la columna se denomina Kundalini, Shakti, Shiva, la Consciencia, se sitúa
simbólicamente en Sahasrara. Estos son los dos polos que nos conforman: el aspecto material y el aspecto espiritual de nuestro ser.

En definitiva, la Consciencia es la fundación de nuestra Existencia.

 

Swami Nishchalananda Saraswati: Insight into Reality: The Tantric Teachings of the Vignana Bhairava Tantra (La comprensión de la realidad: las enseñanzas tántricas del Vignana Bhairava Tantra), Mandala Yoga Ashram, Wales (UK). Traducción de Swamini Radhananda Saraswati (Eva Espeita).