El sistema somos todos

 

https://i0.wp.com/www.acex.es/wp-content/uploads/2010/04/cooperacion-internacional.jpg

 

Cada uno de nuestros actos,  incluso los más cotidianos tienen una consecuencia, un efecto sobre el todo. Es una retroalimentación desde lo micro al macrocosmos, pues ninguna actitud es inocente, sinó que, conlleva siempre una dinámica determinada, desde el mismo instante en que realizamos cualquier acción.  Quizá convenga revisar nuestras actitudes y poner consciencia en cada una de ellas y quizá iniciemos un camino hacia el cambio, desde lo más personal, a lo social  y desde éste a lo universal. Os dejo un interesante artículo de Josep Pamiés, una invitación para la reflexión:

 

Para que luchar contra el Sistema, si el Sistema somos todos.

Nosotros obedecemos ciegamente y votamos disciplinada-mente cuando dicen que toca, a políticos que decimos son unos corruptos.

Les criticamos que tengan ahorros en paraísos fiscales, etc

Pero nosotros, la mayoría de los miembros de esta  Sociedad:

–Invertimos nuestros ahorros (cuando los tenemos) en la entidad bancaria  o en el negocio que nos de mas rentabilidad sin preguntar como se obtiene esta rentabilidad.

–Pedimos favores a algún político “corrupto” para que nos coloque a un familiar.

–Aspiramos a cambiar de coche cuanto antes y nos olvidamos de la bicicleta.

–No queremos aire , agua y alimentos contaminados y con nuestra actividad diaria desmedida,  no paramos de contaminar.

–Compramos productos de China o de IKEA porque son mas baratos y exigimos empleo donde no se produce lo que consumimos.

–La competitividad nos provoca estrés  y en cambio queremos que nuestro equipo de fútbol favorito sea “competitivo” y humille a sus adversarios.

–Tenemos miedo a la muerte y fumamos, bebemos y tomamos drogas  como locos.

–No queremos la guerra y toleramos la que se impone a los demás.

¿ En verdad el sistema o la Sociedad esta enferma , o somos todos y cada uno de nosotros los que estamos desorientados y damos palos de ciego de forma totalmente incoherente?.

Creo que son momentos de retro-inspección hacia nuestro interior y no es porque sean unas fechas, que para la comunidad cristiana,  invitan a ello, sino porque estamos llegando al final de un ciclo donde nos estamos dando cuenta de  que habitamos en un Planeta finito, donde el crecimiento continuo es imposible.

Nuestras vidas, las de cualquier animal o planta, nos indican que hay un momento para nacer, crecer, mantenerse, decrecer, morir y volver a renacer.

A nivel global, en nuestro Planeta como organismo viviente que es, también ocurre lo mismo. Partes del Planeta, Países diferentes, iniciamos un recorrido (creíamos de éxito) con fases de “crecimiento” tan solo económico y ahora estamos ya  en la fase de decrecimiento, esperando el desenlace, para volver a renacer.

Otras partes del Planeta en cambio están en sus fases “gloriosas” de crecimiento (China, India, Brasil….), pero en todas ellas como nos pasaba a nosotros anteriormente, en plena fase de crecimiento, también hay desequilibrio y sufrimiento.

El Equilibrio global conocido consiste en esto (sea con un modelo  económico u otro conocido), nacer, crecer, mantenerse, decrecer, morir y renacer y esto se va reproduciendo por barrios. Unas veces somos imperio y otras somos sometidos por otros imperios.

 

 La NATURALEZA en mayúsculas nos recuerda pues cada día que el crecimiento continuo es imposible.

Si quisiéramos superar este modelo que tanto sufrimiento esta provocando a millones de seres humanos continuamente y durante todos los tiempos, solo hay que desear a los demás  lo mismo que deseas para ti mismo. Y no solamente desearlo sino hacer lo posible para que así sea.

Nacer, morir y renacer, es lo único que no podremos evitar, pero intentemos vivir las demás fases de nuestra existencia con dignidad.

La competitividad es equivalente a muerte prematura y guerra. Es un modelo  que se basa en  triunfar en todos los niveles siempre, a costa de los demás para poder sobrevivir.

Nunca en la historia de la Humanidad tantos conocimientos científicos y o tecnológicos permiten producir  con tan poco esfuerzo humano físico.

Nunca en la Humanidad habíamos tenido mecanismos de creación de riqueza tan enormes.

¿Y para que sirve tanta creación de riqueza si la única forma de obtenerla por la mayoría de humanos , es trabajando en actividades en las que la ciencia ha hecho innecesario al hombre?.

De que sirve acumular tanta riqueza en pocas manos?

–¿Solo para crear esclavitud y dependencia?

–¿Solo por ansia de Poder?.

–¿O porque los seres humanos  no sabemos organizarnos de otra manera?

 

Básicamente creo que  es miedo a perder el poder por quien tradicionalmente lo viene ostentando.

Si el miedo a la represalia de las multitudes por lo que ha acontecido hasta hoy desapareciera, otro mundo seria posible.

Abogo pues por el perdón hacia aquellas personas o familias que durante decenios o milenios les ha tocado la parcela de administrar el poder.

O es que acaso la mayoría que ha padecido el abuso de poder no hubiera deseado estar en la situación de dominador?

Es aquí donde radica el nudo de la cuestión, pasemos página y seamos capaces de crear otra forma de evolucionar y no la que predico Darwin y a la que se han acogido los modelos económicos  neo liberales mas extremos. Evolucionamos gracias a la cooperación no a la competitividad.

Porque si somos capaces de crear riqueza sin la intervención física  del hombre, ¿para que alargar la jornada laboral o la edad de jubilación?.

–Vamos a compartir y no ha competir.

–Vamos a usar los bienes y alimentos de forma mesurada para que lleguen a todos.

–Vamos a hablar claramente (sin la presión de las Religiones) de la responsabilidad a la hora de procrear nuevos seres humanos para no sobrepasar la carga planetaria tolerable de los mismos

–Vamos a compartir,  pero no lo centremos solo en lo económico. Lo más importante es compartir el conocimiento y que podamos usarlo y disfrutarlo en igualdad de oportunidades.

Un paso en este sentido:

–Es la idea de la Economía por el bien común de   Christian Felber.

http://es.wikipedia.org/wiki/Econom%C3%ADa_del_bien_com%C3%BAn

–O la de  Enric Duran con la Cooperativa integral catalana.

http://www.vivirsinempleo.org/2011/09/sobre-la-cooperativa-integral-catalana.html

–O la de la Dulce Revolución de las Plantas Medicinales.

http://www.dolcarevolucio.cat/es/

– O la de la Banca Ética  COOP57,  FIARE, TRIODOS, etc.

http://www.coop57.coop/index.php?lang=es_es

http://www.proyectofiare.com/web/es/fiare/quienes-somos

http://www.triodos.es/es/particulares/

http://www.casx.cat/es

– O la del caso Marinaleda.

http://www.huffingtonpost.es/2012/08/08/marinaleda-la-utopia-comunista-sanchez-gordillo_n_1756382.html

–O la de este mexicano anónimo , al que me gustaria conocer.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=NB6_4sdWdG8

–Y la de tantos y tantos ejemplos que están mitigando los errores de un Sistema condenado a evolucionar de otra forma a la conocida hasta este momento.

 

Nuestras tijeras contra las suyas

Un reflexión sobre lo que SÍ podemos hacer los ciudadan@s, orientando nuestras acciones y actitudes hacia un cambio global, a partir de la consciencia . Un artículo de Benjamín Prado muy alentador:

Ahorro ideológico

El descenso del consumo es también una forma de rebelión contra el expolio

La palabra ilustración resume el siglo XVIII y la palabra revolucióncaracteriza el XIX. El siglo XX cabe en la palabra guerra y en estos momentos nadie duda que el XXI será recordado con la palabra crisis.La crisis del sistema capitalista y de su Estado del bienestar, en todos sus extremos: político, económico y moral. El mundo sigue partido en dos mitades, como siempre, a un lado los ricos y al otro todos los demás, en un arco que va desde la clase media, hoy en vías de extinción, hasta los pobres; pero la distancia entre ellas es cada vez más grande y los puentes que las comunicaban se han ido destruyendo hasta construir una sociedad sin esperanza, en donde la otra orilla vuelva a ser lo contrario del río. Mientras el desempleo afecta ya al 25% de la población activa y amenaza con llegar hasta 40%, un estudio llevado a cabo por Credit Suisse augura que en el año 2017 el número de millonarios en España —es decir, el de personas que tengan una fortuna superior al millón de dólares— se multiplicará por dos y pasará a ser de 616.000.

Los palacios han caído, pero eso no significa que sus dueños no puedan hacer un buen negocio con la venta de sus ruinas, y para demostrarlo no hay más que ver las montañas de dinero que se han llevado a sus casas los directivos de algunos bancos y cajas de ahorro, mientras con una mano estrangulaban a sus clientes y con la otra le pedían dinero al Estado para no caer en la quiebra. Un agravio comparativo nada raro, por desgracia, en un país donde, según The New York Times, mientras los impuestos y los recortes masacran a los ciudadanos normales, los más acaudalados defraudan a Hacienda 45.000 millones de euros al año, una cantidad que si no se perdiese en paraísos fiscales, sicav y cuentas offshore, alcanzaría para financiar la sanidad y la educación públicas del país.

Se redujo por ley la velocidad en carretera hasta que la recaudación por multas cayó en picado

Aunque el saqueo es global: en su último libro, El precio de la desigualdad, el premio Nobel de economía, Joseph E. Stiglitz, explica que la razón de que el 1% de la población posea lo que el 99% necesita es la manera en que los mercados no distribuyen los beneficios, sino que los ponen en manos de una minoría para la cual el resto de los habitantes del planeta sólo podemos ser tres cosas, dependiendo de si sus negocios van bien, regular o mal: mano de obra, bestias de carga o, en los peores casos, carne de cañón.

La reacción general ante el naufragio del sistema ha pasado de la incredulidad al desánimo y de ahí al miedo, la parálisis y la ira. Pero sobrevivir es ir aprendiendo las reglas nuevas según cambia el juego y mucha gente empieza a ver que, aunque el ajuste de cuentas del que le hablan día y noche a veces tiene que ver con la economía y a veces con la ideología, resulta evidente que aquí de lo que se está hablando es de dinero, y se extiende la idea de que la única forma de enfrentarse al dinero es pagarle con la misma moneda. El descenso brutal del consumo, especialmente desde que el Gobierno hizo lo que siempre hacen los ejecutivos sin recursos ni argumentos, subir el IVA, se puede interpretar como un método de ahorro, pero también como un modo de protesta. Es lo que podríamos llamar ahorro ideológico: reducimos hasta el límite de lo soportable los gastos y el plan le sale mal a estos legisladores abusivos que lo basan todo en la explotación de los contribuyentes y cuya única medicina es dejar sin trabajo a medio país, como si el modo de que el barco no se hunda fuera tirar a los remeros por la borda. Han engañado a todo el mundo, decían que eran cirujanos, pero sólo son leñadores. Y ahora ha llegado el momento de defenderse de ellos a su modo: nuestras tijeras contra las suyas.

El primer indicio de este comportamiento se vio cuando fue anunciada la reducción de la velocidad en las autopistas de 120 a 110 kilómetros por hora. Los conductores, hartos de que los esquilmen con ese método de recaudación bajo cuerda que son muy a menudo las sanciones de tráfico, levantaron de forma tan masiva el pie del acelerador y la recaudación de las multas cayó tan en picado, en torno al 25%, que la DGT puso de nuevo el límite donde estaba. Los sermones sobre la seguridad de los usuarios y las reservas de combustible pasaron a mejor vida.

Otra iniciativa es la retirar el dinero de los bancos que ejecuten desahucios

Un segundo ejemplo notable de este proceso de rebelión ante el expolio es el de las carreteras de peaje que se quisieron implantar, entre otros sitios, en la Comunidad de Madrid, y que han supuesto un fracaso absoluto: las previsiones eran que pasarían 35.000 coches diarios por ellas, pero no lo hacen ni 2.000, con lo que el supuesto buen negocio ha sido un desastre y la deuda que han acumulado las empresas del sector ya supera los 4.000 millones de euros. El precio de la gasolina, por su lado, no deja de subir, pero el repostaje ha descendido, hasta el momento, más de un 11%.

El último episodio, por ahora, de esta insurgencia de bolsillos hacia dentro, que trata de resistir el ataque de un Gobierno despiadado cuyo presidente solo sabe hacer dos cosas, las que le mandan y las que juró que nunca haría, ha sido la caída de un 12% en las ventas del pequeño comercio, que acumula veintiocho meses consecutivos de pérdidas, lo cual ha impedido que la subida del IVA esté siendo tan rentable como esperaban sus gestores, pero también es un drama que pone al borde de la desaparición a muchos empresarios autónomos. Las previsiones de cara a las fiestas de Navidad no pueden ser más lúgubres, ni más profunda la convicción de que, hoy más que nunca, los justos pagan las culpas de los pecadores, salvo para el presidente de la Conferencia Episcopal, quien opina que el déficit cae del cielo como una plaga de langostas al servicio de Dios y es nuestro castigo por darle la espalda a la iglesia y adorar al becerro de oro.

Y ya hay otras iniciativas en marcha, como la de que miles de clientes saquen todo el dinero que tengan en cualquier banco que desahucie a una familia sin recursos. O la de no comprar lotería de Navidad para reducir las ganancias del Estado en ese terreno. Todas ellas dejan claro que el dinero se ha acabado, pero la paciencia, también. Porque estamos empezando a recordar que la mejor manera de resistencia es defenderse con las mismas armas con que te atacan. Aunque sean de doble filo. El ahorro ideológico es hacer que cada euro que no se gasta sea un mensaje: hasta aquí habéis llegado.

Benjamín Prado es escritor.