Grisura

Un matiz que suaviza el rotundo negro.

©Yolanda Jiménez (fotografía)

Negro como el alma de luto.

Luto de alivio, igual a gris.

Gris como nombramos a la tristeza de algunos días.

Días, años (51) en los creía reconocer la ausencia.

Ausencia que me impone inventarme nuevas formas.

Formas de aprender a sentirte.

Sentirte y confiar en mis recorridos.

Recorridos tantas veces y ahora todos nuevos.

Nuevos como la ropa de los domingos.

Domingos de lavar en el rio y de pollo con arroz.

Arroz con leche, natillas y flanes con aroma de caramelo.

Caramelo de azúcar quemado, negro.

Negro y líquido en el fondo del molde.

Molde que de tantos flanes y domingos cambió el color de su fondo

por una grisura inexacta.

Inexacta como yo misma hoy, empezando diciembre,

acabando el año,

a casi ocho meses de tu muerte.

©Yolanda Jiménez