Poema sin titulo

 

(c) Juan Peláez

El corazón elige

y no hay remedio.

 

Es una flecha ciega

de avidez imparable

que elige trayectoria

y no atiende a consejos.

 

Ni busca conveniencia

ni se ajusta a la norma.

(c) Yolanda Jiménez

No reprime sus ansias

ni acepta cualquier cuerpo.

 

Es la sangre llamando a su deseo.

Es el instinto vivo, codicioso y dispuesto

con la voracidad del amor incierto.

 

El corazón elige.

No se puede hacer nada contra eso.

 

 

María José Gómez Sánchez-Romate. Piel transitada