Acariciar al hombre para invocar al dios

 

“Hombre de exquisita apariencia y alma sensible

Artista refinado, moldeador de belleza,

bienvenido en mi.

Ven, acércame tu don, querubín de fuego

y pintemos las galaxias de infinitos sublimes”

-Yolanda Jiménez –

 

El hombre debe de ser tocado de manera consciente si lo que deseas es un Dios como amante.

(C) Yolanda Jiménez: “Amanecer en el Triglav” (Eslovenia)

Dale un espacio sagrado donde la caricia y la veneración te lleve a descubrir cada centímetro de su piel.
Donde su cuerpo te revele nuevas e insospechadas zonas erógenas y también otras en las que parece que tocaras su alma….
Conectando con su esencia y liberando el cuerpo y la mente de tensiones.
Descubre cómo cada zona requiere de un tacto concreto… sumergete y conecta, dejate llevar por tus manos…ellas sabrán como tocarle…

Hazle sentir que respetas su Masculino, que puedes ver sus emociones y abrazarlas sin juicio…

Llévalo a un espacio donde no tenga que  demostrar nada, tan solo sentir y confiar…
Un lugar donde su corazón se abra dejando atrás cualquier patrón.

Haz que sienta la Adoración de tu Diosa y quien se presentara ante tí, será un Dios Tantrico.

-Eduardo Arat –