Vacío. Poema para un cajón

 

Vacío

 

“Oprimo espinas en mi corazón”

-Emmy Hennings –

 

 

(C fotofrafía) Yolanda Jiménez

El cajón estaba vacío.

Por un momento imaginó

que sus cosas habían sido trasladadas

a otro lugar más visible

a la misma altura,

al mismo lugar que seguramente ocuparían

las otras cosas, de otra persona.

Imaginó que él se sentía libre.

Y quizá él había decidido igualar sus prioridades,

sus tiempos, sus afectos.

Pero el vacío

despertó la metáfora de plástico.

Las medias ausentes, la camiseta invisible,

la bolsa opaca, el color del fondo.

Los fantasmas convocados

habitaron la alcoba.

El cajón estaba vacío,

y se vació su sueño,

su noche,

su luna.

 

-Yolanda Jiménez