Ven, toma y da… Poesía para hoy. Hannah Arendt

 

¿Por qué me das la mano

(C) Yolanda Jiménez: Eslovenia

con timidez y como a escondidas?

¿Tan lejano es el país del que vienes?

¿No conoces nuestro vino?

¿En tamaña soledad vives

que no conoces nuestra hermosísima fogosidad

cuando estamos uno en otro

con el corazón y con la sangre?

¿No conoces las alegrías diurnas

cuando uno va con el amado?

¿Ni conoces la despedida vespertina

cuando uno va aquejado de pesadumbre?

Vente conmigo y quiéreme,

(C) Yolanda Jiménez: Islandia

no pienses en tus miedos.

¿Acaso no puedes sincerarte?

Ven y toma y da.

Vayamos luego por los campos dorados

—amapola y trébol silvestre—,

y más tarde, en el ancho mundo,

nos llegará a doler

cuando sintamos que el recuerdo

sopla con fuerza en el viento,

cuando, estremeciéndose, suspire nuestra alma

con una ternura de ensueño.

 

-Hannah Arendt-