“Me gusta tu cuerpo…” Poesía para ti, para hoy

 

“Me gusta tu cuerpo cuando está con mi cuerpo”– E.E. Cummings –

 

 

Me gusta la electricidad que recorre nuestros cuerpos,

que se escapa por la piel,

que emborracha mis sentidos.

Me gusta el néctar químico

que desborda nuestros límites

y el aroma intenso de sabrosa savia.

Me gustan tus susurros en mi oído receptivo

y mis palabras jadeantes

de explosiones estrelladas.

Me gustan tus dedos escurridos sobre mi piel,

entrelazados con los míos.

Me gustan tus labios tiernos

sobre los míos temblorosos.

Me gusta. Me gustas.

A ti, AMADO hombre, con amor, con la alegría de nuestros cuerpos, de nuestras almas, de nuestros tiempos, de nuestras vidas

-Yolanda Jiménez –

 

 

 

Menstruación: estereotipos que la ciencia derrumba

 

Menstruar es traumático. La primera vez que encontramos una mancha roja en nuestra ropa interior, nos llenamos de dudas y de miedos; nuestra madre nos dijo que era la señal de que ya éramos “señoritas”, en la escuela nos dijeron que nos habíamos “convertido en mujeres” y en la televisión se nos sugirió que debíamos ocultar este proceso a como diera lugar.

La menstruación es un trauma porque nos han obligado a tomarlo como tal, no por sí mismo. Miles de mitos se han tejido en torno a este proceso natural y lo han convertido en algo sucio, indigno e incluso humillante. Muy probablemente a nadie le guste reglar, para ninguna persona es grato tener un chorro de sangre debajo de las piernas cada mes durante varios días. Sin embargo, si a esto le sumamos todos los prejuicios que se han encargado de imponernos, terminamos odiando este proceso y a nosotras mismas. Sin embargo, la ciencia se ha encargado de desmontar esos horribles prejuicios y recientemente, terminó con uno de los más grandes:

La menstruación no altera la mente de las mujeres

Así lo confirmó un estudio dado a conocer por Frontiers Media, donde se concluyó que «No existe una asociación consistente entre los niveles hormonales de las mujeres, en particular el estrógeno y la progesterona con la atención, la memoria de trabajo y el sesgo cognitivo». Es decir, no es verdad que durante nuestro periodo, los procesos metales sufran alguna alteración.

En la investigación participaron 5 especialistas de diversas universidades europeas, instituciones de Alemania, Suiza e Italia, entre otras. La diferencia entre este y otros estudios sobre el tema, es que en el más reciente se consideraron dos ciclos, y en los anteriores, sólo uno, por lo que se pudo descubrir que las diferencias eran más bien circunstanciales.

El estudio llamado “Falta de asociaciones entre los niveles hormonales femeninos y la memoria de trabajo visuoespacial, atención dividida y sesgo cognitivo a través de dos ciclos menstruales consecutivos” condensa la información recabada a partir del estudio de 68 mujeres que estuvieron bajo observación. Ninguna de ellas mostró un cambio notorio.

En entrevista para la revista MIC, Brigitte Leeners, una de las investigadoras participantes en el estudio aseveró: «en la medicina, no es como la matemática. Siempre hay excepciones, Siempre hay hombres o mujeres que son más sensibles a algo. No es una norma tan estricta en la naturaleza como en la física».

La susceptibilidad emocional que vivimos en nuestros periodos hormonales no son determinantes ni exclusivos de las mujeres. Existen muchos otros factores que contribuyen a un estado de ánimo fluctuante y especialmente sensible.

Millones de veces hemos escuchado cosas como “es que está en sus días” o “seguro le está bajando”, frases que usa la gente a nuestro alrededor para indicar que las mujeres estamos “locas” en “esos días”. Eso es sólo un prejuicio machista que no sólo acrecienta el de por sí incómodo momento de la menstruación hasta convertirlo en algo completamente desagradable, sino que se traduce en un odio contra nosotras mismas, nuestro cuerpo y nuestros procesos naturales.

Reconciliarse con la propia menstruación, puede volverse un acto complejo y difícil debido a toda la carga de prejuicios que la rondan. Sin embargo, desmontar este tipo de mitos ayuda, sin duda, a eliminar estas aseveraciones.

 

 

Fuente: culturacolectiva.com

“El sueño de un curioso o una curiosa”. Poesía para hoy

 

Tantas veces imaginé estar aquí

que ya reconozco el lugar.

Y no me hace daño tu indiferencia

ni tirita el frío en mi piel.

Ya no recuerdo tus caricias

y el verano eterno

calienta mi fuego fatuo.

Aquí me quedo ignorada

y  desnuda al fin de mis harapos,

vuelo  etérea hacia mí

 

– Yolanda Jiménez –

Nota: ejercicio poético, imaginando que he muerto y me hallo en otro nivel de existencia

 

 

Siguiente Entradas recientes