Gratitud

“Nací a 3.800 metros de altura, en la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia). Tengo 50 años. Me he casado dos veces y tengo 5 hijos. La tierra alimenta a la humanidad entera, debemos cuidarla y agradecérselo. Hay más vida después de esta vida, entenderlo nos cambia. Yo creo en un estado de conciencia”
Reflexiones de Calixto Suárez, representante de los ‘mamos’, líderes espirituales del pueblo arhuaco

Cuidar la tierra es también cuidar nuestro propio cuerpo y pensamientos, porque nosotros también somos tierra.

Cierto.

Uno es el resultado de su pensamiento. Si es de armonía estamos armonizados; si es de desarmonía estamos desarmonizados. El pensamiento es la luz.

Entiendo.

Debemos ser conscientes de cuál es nuestro primer pensamiento del día porque crea una atmósfera de energía que nos envuelve y va más allá de nosotros mismos. No somos conscientes de que si la vida es posible, ¡todo es posible!

“Bogotá”. Mariano Velázquez

Una bonita manera de despertar, cierto.

El universo sólo existe en el presente. Si nos atrevemos a vivirlo daremos un paso de gigante. Cuando el pasado es un lastre hay que abrazarlo y permitir que se vaya, sólo así volveremos a la unidad y crearemos una nueva humanidad. Ser la unidad es la aceptación total de cómo somos.

Dicen que usted habla con el agua.

Sí, claro, y con el viento y la tierra, y con el espíritu de la humanidad; usted también puede oírlos si se armoniza. Los arhuacos somos un pueblo de paz y armonía.

¿Sin rencor?

Los conquistadores se llevaron todas nuestras riquezas; si están contentos con ellas, estupendo, si no hay que ayudarlos mediante nuestros ritos. Ese es nuestro compromiso y responsabilidad: cuidar de los humanos y del mundo.

¿Cuales son esos ritos?

El sentido es la gratitud a la vida. Hay que ser agradecido. Si tienes fe en ti mismo todo funciona. El problema es que el ser humano no se autovalora y ese es el principio fundamental de conexión con la creación: la autoconfianza, la paz interior… el resto es experimentar y vivir.

Cuénteme su propia historia.

A mi padre se lo llevó un río cuando yo tenía tres meses, se ahogó. Yo era el último de siete hermanos y nací con la cara torcida.

Pues yo no le veo la cara torcida.

Me arregló mi abuela que era masajista y curandera. Mi madre no podía mantenernos a todos y como yo nací con problemas físicos no me quiso y me regaló a mi abuela.

¿Y no le sabe fatal?

Hay que aceptar. No hay que estar en los dolores. Hay que armonizar los sentimientos, olvidar la dualidad de bueno y malo. Hay que saber observar y vivir en la alegría.

Cuesta si te sientes rechazado.

La autoconfianza es esencial. Yo pensaba: “Mi madre no me quiso”, pero conseguí entender que todo ocurre por algo y aprendí a valorarme. Hay que confiar en uno mismo, eso es lo importante. Agradecer a tu cuerpo cada noche y cada mañana es un trabajo de conciencia.

Una palabra difícil.

Cuando la persona no está en su centro su alma está lejos y espíritus ajenos se apropian de su cuerpo y sus pensamientos y son manipulados. No podemos vivir hacia fuera. Insisto: autovalorarse es fundamental. Hay que quererse.

“Atardecer en Blacha”. Yolanda Jiménez

Todos queremos estar en paz.

Sí, pero no nos permitimos espacio para conseguirlo, siempre pendientes del exterior, nos aterra enfrentarnos con nosotros mismos, no queremos sentir nuestros problemas profundos, y eso crea un bloqueo energético.

¿Y los problemas con el otro?

Has de convertirte en él, sentir su dolor.

Ustedes llaman al resto de la humanidad “los hermanitos menores”.

En nuestra cosmovisión nosotros fuimos los primeros en habitar este mundo y después vinieron los hermanitos a los que hay que cuidar.

Hermanitos traviesos.

Los mamos dicen: “Nuestros hermanitos están jugando, llegará un momento que entenderán que las armas y la tecnología son una distracción y darán valor a lo que vale”.

¿Y cómo cuidan a los hermanitos?

Los mamos recogen los pensamientos negativos del mundo entero y los llevan ante el representante de Dios en la tierra que es la naturaleza: los árboles, los ríos… ahí donde está la energía, en los lugares sagrados.

Su pueblo ha sido un pueblo castigado…

Primero la conquista, después la invasión de la misión capuchina, los narcotraficantes, la guerrilla, los paramilitares, y ahora la explotación minera nos han ido expulsando de nuestras tierras y lugares sagrados donde hacemos nuestros ejercicios ceremoniales para armonizar a toda la humanidad.

Son ustedes generosos.

La tierra es una y está toda conectada, y la vida está en todo: en el agua, en las piedras, en el aire. Hay que cuidar la vida.

Dicen que la vida es un valle de lágrimas.

Cada cual cae donde cae y debemos vivirlo con alegría. Nadie es más ni menos en este planeta. Desde un humano a un perro todos somos importantes, pero nos abandonamos a nosotros mismos, no nos queremos ni cuidamos. La alegría es un deber para con los demás.

Estoy de acuerdo.

La gente alegre armoniza el planeta porque no lleva pensamientos desarmónicos en la mente. Aceptar las cosas como son dentro del caos es armonizar el planeta.

Pero hay tanta amargura.

Hay que entender lo importante que somos cada uno de nosotros. Somos importantes porque sentimos y vivimos. Somos creadores. Somos sagrados para la vida.

 

Los arhuacos son 45.000 almas, puras como la nieve que pisan en las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta, constantemente invadidos y expulsados, por eso Calixto viaja por el mundo como representante de los mamos, líderes espirituales, para explicar que su tierra es sagrada, lugar de valor para toda la humanidad, punto energético desde el que con sus ritos buscan armonizar a la humanidad y empiezan a ser escuchados. Calixto preside el Instituto en Defensa de los Lugres de Valor en Miami, ha participado junto a Martí Boada y Odile Rodríguez de la Fuente en un evento organizado por la Casa de l’Ésser y es miembro del Círculo de Abuelos Sabios que recorren el mundo con su Proclamación Universal por la Paz.

Fuente: /www.lavanguardia.com/lacontra

 

Belleza para hoy

 

A veces me despierto y te busco. Se me olvida que duermes dentro de mi

 

Belleza para hoy


A veces me despierto y te busco. Se me olvida que duermes dentro de mi

 

 

Perspectiva

 

Muy  a  menudo  tratamos  de  tener  una  perspectiva  clara  antes  de tiempo. Eso  siempre  nos  vuelve  locos. No  siempre  sabemos  por  qué  están  ocurriendo  las  cosas  de  ese  modo. No  siempre  sabemos  cómo  resultará  una  relación  en  particular.  No siempre  entendemos  el  origen  de  nuestros  sentimientos,  por  qué  se nos  ha  llevado  por  un  sendero  en  particular,  qué  se  está  resolviendo en  nuestro  interior,  qué  estamos  aprendiendo,  por  qué  necesitamos experimentar  reciclajes,  por  qué  tuvimos  que  esperar,  por  qué necesitamos  pasar  un  tiempo  de  disciplina,  o  por  qué  se  cerró  una puerta.

Cómo  resultarán  nuestras  circunstancias  actuales  en  el esquema  mayor  de  eventos  no  siempre  nos  queda  claro.  Así  es  como necesita  ser. La  perspectiva  vendrá  en  retrospectiva. Podemos  hacer  un  esfuerzo  excesivo  durante  horas  hoy  para  comprender el  significado  de  algo  que  puede  venirnos  en  un  instante  el  año  que viene. Déjalo  ir.  Dejemos  ir  nuestra  necesidad  de  averiguar  las  cosas  para sentirnos  en  control. Ahora  es  tiempo  de  ser.  De  sentir.  De  pasar  por  ello.  De  permitir que  las  cosas  sucedan.  De  aprender.  De  dejar  que  tome  su  curso lo  que  sea  que  se  esté  resolviendo  en  nuestro  interior. Ya  pasada  la  ocasión,  lo  sabremos.  Lo  veremos  claro.

Por  hoy,  basta con  ser.  Se  nos  ha  dicho  que  todas  las  cosas  surtirán  efecto  para bien  de  nuestra  vida.  Podemos  confiar  en  que  así  ocurrirá,  aunque  no podemos  ver  el  lugar  que  ocupan  los  eventos  de  hoy  dentro  del panorama  más  amplio. Hoy  dejaré  que  las  cosas  sucedan  sin  tratar  de  averiguarlo  todo.  Si hoy  no  dispongo  de  claridad,  confiaré  en  que  vendrá  más  tarde,  en retrospectiva.  Confiaré  simplemente  en  la  verdad  de  que  todo  está bien,  en  que  los  eventos  se  están  desarrollando  como  deben,  y  que todo  se  resolverá  para  bien  de  mi  vida,  mejor  de  lo  que  puedo imaginar.

 

 

Desconozco la autoría de este  texto, que me parece  interesante compartir

 

La erótica del gurú

 

Las relaciones como vehículo del erotismo o el erotismo como camino a las interaciones. Una entrevista en la que hablo  sobre la erótica del gurú y  las situaciones en las  que surge. Reconocer esa línea sutil. El límite  que marca la atracción erótica. ¿Cuando una relación deja de ser  sana y comienza a ser nociva?. Una conversación íntima  en la que hablo de erótica, relaciones, terapia Gestalt…Una invitación a experimentar, a crecer, a transitar por la apasionante aventura de vivir…

 

 

Yolanda Jiménez.

Terapeuta Gestalt, Escritora.

Nuevos tiempos nuevas fronteras. Un artículo para hoy de Juan Peláez

 

Ya no vale. No nos sirve lo que hasta ahora ha sido porque ahora ES.

Los tiempos de frontera son complejos. Por un lado los que “fueron” no desean cambiar y ven en el futuro peligros y desastres. Para los que sienten de otra manera, lo que viene es diferente, es la esperanza y a la vez perciben en el pasado el lastre de la lentitud, del inmovilismo. En un sistema, la diversidad es importante y conviven al mismo tiempo. Cuanta más luz, más falta de ella, cuando más deseo de cambio, más freno. Es la ley de la dialéctica de este campo de realidad.

IMG_0183
(c) Juan Peláez

Sin embargo, la propia evolución del interior profundo del ser humano no permite anclarse. Otra de las leyes fudamentales de este mundo es que el cambio es imposible de  detener. Máxime en sistemas caóticos como en los que vivimos y nos vivimos.

Ahora,  si somos honestos sentimos la tensión en la sociedad. Lo percibimos con claridad en nuestro mundo interior y de relaciones próximas.

Algunos cambios son ya evidentes, imparables e inminentes. Esto provoca la nostalgia en unos y la ilusión en otros.

Convivimos los que se basan en el tener, con los que dan la vuelta a sus ojos y miran hacia lo que son y pueden llegar a ser desde el interior y no por lo que poseen.

Es un vuelco importante. Lo que conocemos, el neoliberalismo se basa en la acumulación permanente e imparable, así como en la manera más poderosa de sacar el mayor rendimiento a todos los recursos del sistema y a los seres humanos. Y eso de manera infinita, como si no tuviera limites. Algo falso.

Con este planteamiento los jefes se ven abocados al cambio y en algunas instituciones ya están empezando esas transformación. No les quedará más remedio que transformarse en  élderes.  En personas que motivan y establecen normas comunes en espacios de alta creatividad con un respeto absoluto por la diversidad de los equipos.

FullSizeRender (7)
(c) Juan Peláez

Empieza a no ser suficiente el concepto de inteligencia emocional para elevarse a inteligencia espiritual.  Este se encuentra más relacionado con el bienestar, con vivir una vida feliz y cerca del Ser interior. Entendiendo por Ser lo que cada uno en su creencia personal considere. Y además, está asociado con la ética se encuentra mucho más relación con lo que desarrollé hace tiempo de inteligencia ecológica activa. Lo que conduce sin duda y de nuevo,  a tener en cuenta a todo y a todos, de nuevo como eje de cualquier acción y una componente ética en todo aquello que llevamos a cabo.

El otro lado de la frontera implica que la burocracia se transforma en redecracia, en la que todos podemos ser nodos interconectados para ganar al máximo todas las partes. Pasamos del yo gano a ganamos todos, incluidas las partes visibles y no visibles de los sistemas. Es decir, agua, aire que respiramos, patrimonio cultural de los pueblos, conocimientos ancestrales…

FullSizeRender (1)
(c) Juan Peláez

Si seguimos ahondando, se deduce en este nuevo modelo que lo importante no son los resultados, sino el proceso de aprendizaje que se da durante todo el recorrido. Esto permite variar la ruta en función de lo que vayamos encontrando. Al ser partes de sistemas dinámicos que se autorganizan, nos vemos obligados a reorientarnos de manea permanente. Ya no es posible el inmovilismo personal, de empresas o de instituciones. Es necesario navegar al flujo de los vientos en cada momento.

Por tanto, la culpa empieza a salir de los sistemas. Se empieza a cambiar por maneras de hacer diferentes y posibilidades de aprender en vez de destruirnos y castigarnos por los errores. Somos capaces de crear maquinas que aprenden de las acciones que llevan a cabo y de lo que no funciona y nosotros nos castigamos los unos a los otros o nosotros mismos, cuando algo que hemos tratado de poner en marcha no funciona. Una lógica inversa extraña.

También el aprender de las máquinas por las que apostamos empezará a producir cambios importantes. Robots con conexiones emocionales, de aprendizaje hiperveloz… sustituirán a muchísimos trabajadores. Con lo cual, uno de los valores por los que un individuo se definía, el trabajo, empezará a pasar a otro nivel y habrá que crear redes de soporte para todos aquellos que en esta transición no consigan encajar. Y habrá que llevarlo a cabo no desde la pena y la asistencia, sino desde el derecho a ser humano a tener trabajo, vivienda y ser feliz algo con lo que juegan los políticos de manera perversa para someter a los grupos sociales a través del miedo. La compasión, la coherencia, como mantiene Leonardo Boff, serán elementos fundamentales para la convivencia de los pueblos. Fundamentales para pasar de ser el “homo demensn” de este lado de la línea, del neoliberalismo, al “homo sapiens sapiens”, el hombre que sabe que sabe y se reconoce como ser excepcional con una esencia a desarrollar y a compartir en actitud de servicio con sus semejantes.

FullSizeRender (13)
(c) Juan Peláez

La manera de educar cambiará, en el que el ser humano estará en el proceso con todas sus potencialidades, como alumno, maestro, profesos, facilitador. Será un nuevo paradigma. Ya no serán conocimientos memorísticos y adoctrinamientos sino el desarrollo de las capacidades que cada ser trae de manera individual maravillosa dentro de si. Cada alumno será un gestor y productor de conocimientos para enriquecer a la comunidad entera, desde su singularidad irrepetible.

Pasamos de las únicas voces de partidos, de empresas, religiones… a tener que asistir a coros de múltiples mensajesque aportan riqueza a todos.

Pasamos a lo holístico, tan de moda. Es decir integrar a todo y todos las partes de lo que nos concierne con respecto, dando la bienvenido y honrando todas las diferencias

FullSizeRender (2)

Lo repito. esta es la clave de la riqueza, intelectual, material, ética y espiritual.

Empezamos a manejar conceptos de compartir y riqueza. Ya nadie se cree que para que una parte viva de una manera desbordada otros tengan de manera obligada que vivir en la escasez o la penuria. Hay riqueza para todos, hay suficientes recursos bien repartidos para todo el planeta incluyendo otros seres que no  son humanos, animales y plantas. Forman parte de nuestro tesoro y leyenda vital y nos son necesario para la vida.

De la ignorancia de sentirnos individuos atacados, que necesitan aislarse, empezamos a darnos cuenta de que estamos en una permanente relación con todo y todos. Del conocimiento lineal pasamos a la sabiduria integrando conceptos más cuánticos de como conceptos de campo, simultaneidad de procesos, intuición… como fuentes de información válidas.

El ser humano o ya no se definirá por el estatus, marido, mujer, casado, funcionario, parado, rey, duque, empleado de banca… sino por su riqueza interior y el rango espiritual y psicológico asociado, más que por el que le pertenece por acumulación de capital o herencias.

FullSizeRender (15)
(c) Juan Peláez

Los sistemas de participación cambian a democracias en tiempo real. En ellas cada individuo y su riqueza de entorno son parte fundamental del sistema. Las antiguas instituciones dejan de tener relevancia sobre todo de proteger a clases determinadas en vez de a la totalidad de la sociedad.

Y es imparable. De lo material a lo espiritual.

Cuanto más rápida sea la aceptación, más adecuada será la transición de la frontera que se nos planeta. Para ello será necesario tener en cuenta que iglesias, políticos, empresas,  monarquías que también ven en el futuro un peligro. Están en su derecho de tener miedo. Eso es, como mantiene Arnold Mindell, la democracia profunda que está llegando de forma inexorable.

 

Escrito por: Juan Peláez. Escritor, periodista, formador, AMIGO

Publicado en su web: juanpelaezescritor.wordpress.com

 

Pareja y /o felicidad

 

La pareja es un buen lugar para que, si se dan algunas condiciones, uno pueda experimentarse feliz. Pero buscar la felicidad en la pareja o buscarla en el dinero o buscarla en la fama o buscarla en el conocimiento parece un poco falaz… No parece que la felicidad esté aquí o allí, en ningún lado o zanahoria concreta. Algunas personas que experimentan una cierta felicidad estable la describen más bien como un  estado interior, fruto de saber estar con ellas mismas, de saber abrazarse con todo lo que la vida les trae. Fruto de una búsqueda y de un encuentro con el ser esencial que reside en cada uno, como una vibración, una nota, un aroma. Hay una plenitud que es independiente de si tenemos o no pareja y de cómo nos va en pareja, así que no es la mejor apuesta buscar la felicidad en la pareja y tampoco sería muy adecuado acusar de nuestras desgracias a la pareja. Aunque claro, somos mamíferos, y como tales necesitamos contacto, relaciones, vínculos, y pertenencia. El aislamiento no es mamífero, ni natural. Es importante que sepamos y podamos estar solos, pero la ausencia de vínculos o de amores significativos no resulta tan rico. La pareja se puede experimentar como un camino grato, de desarrollo, de creatividad y apertura a la vida, a veces de plenitud y de encuentro, de intimidad y de hondura en la sexualidad. Cuando se reúnen algunos ingredientes como estos, nos experimentamos felices o colmados, o regocijados si se quiere, y logramos incluir los momentos complicados y difíciles que ocasionan los desencuentros en la pareja o algunos retos de crecimiento o de la vida. En sí misma la pareja no está pensada para que automáticamente dé la felicidad. Una pareja está pensada para crear vida, para compartir, para un camino de compañía e incluso de crecimiento, para la intimidad y a veces insisto nos experimentamos felices en ella, sí.

Joan Garriga

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes