Perspectiva

 

Muy  a  menudo  tratamos  de  tener  una  perspectiva  clara  antes  de tiempo. Eso  siempre  nos  vuelve  locos. No  siempre  sabemos  por  qué  están  ocurriendo  las  cosas  de  ese  modo. No  siempre  sabemos  cómo  resultará  una  relación  en  particular.  No siempre  entendemos  el  origen  de  nuestros  sentimientos,  por  qué  se nos  ha  llevado  por  un  sendero  en  particular,  qué  se  está  resolviendo en  nuestro  interior,  qué  estamos  aprendiendo,  por  qué  necesitamos experimentar  reciclajes,  por  qué  tuvimos  que  esperar,  por  qué necesitamos  pasar  un  tiempo  de  disciplina,  o  por  qué  se  cerró  una puerta.

Cómo  resultarán  nuestras  circunstancias  actuales  en  el esquema  mayor  de  eventos  no  siempre  nos  queda  claro.  Así  es  como necesita  ser. La  perspectiva  vendrá  en  retrospectiva. Podemos  hacer  un  esfuerzo  excesivo  durante  horas  hoy  para  comprender el  significado  de  algo  que  puede  venirnos  en  un  instante  el  año  que viene. Déjalo  ir.  Dejemos  ir  nuestra  necesidad  de  averiguar  las  cosas  para sentirnos  en  control. Ahora  es  tiempo  de  ser.  De  sentir.  De  pasar  por  ello.  De  permitir que  las  cosas  sucedan.  De  aprender.  De  dejar  que  tome  su  curso lo  que  sea  que  se  esté  resolviendo  en  nuestro  interior. Ya  pasada  la  ocasión,  lo  sabremos.  Lo  veremos  claro.

Por  hoy,  basta con  ser.  Se  nos  ha  dicho  que  todas  las  cosas  surtirán  efecto  para bien  de  nuestra  vida.  Podemos  confiar  en  que  así  ocurrirá,  aunque  no podemos  ver  el  lugar  que  ocupan  los  eventos  de  hoy  dentro  del panorama  más  amplio. Hoy  dejaré  que  las  cosas  sucedan  sin  tratar  de  averiguarlo  todo.  Si hoy  no  dispongo  de  claridad,  confiaré  en  que  vendrá  más  tarde,  en retrospectiva.  Confiaré  simplemente  en  la  verdad  de  que  todo  está bien,  en  que  los  eventos  se  están  desarrollando  como  deben,  y  que todo  se  resolverá  para  bien  de  mi  vida,  mejor  de  lo  que  puedo imaginar.

 

 

Desconozco la autoría de este  texto, que me parece  interesante compartir

 

La erótica del gurú

 

Las relaciones como vehículo del erotismo o el erotismo como camino a las interaciones. Una entrevista en la que hablo  sobre la erótica del gurú y  las situaciones en las  que surge. Reconocer esa línea sutil. El límite  que marca la atracción erótica. ¿Cuando una relación deja de ser  sana y comienza a ser nociva?. Una conversación íntima  en la que hablo de erótica, relaciones, terapia Gestalt…Una invitación a experimentar, a crecer, a transitar por la apasionante aventura de vivir…

 

 

Yolanda Jiménez.

Terapeuta Gestalt, Escritora.

Nuevos tiempos nuevas fronteras. Un artículo para hoy de Juan Peláez

 

Ya no vale. No nos sirve lo que hasta ahora ha sido porque ahora ES.

Los tiempos de frontera son complejos. Por un lado los que “fueron” no desean cambiar y ven en el futuro peligros y desastres. Para los que sienten de otra manera, lo que viene es diferente, es la esperanza y a la vez perciben en el pasado el lastre de la lentitud, del inmovilismo. En un sistema, la diversidad es importante y conviven al mismo tiempo. Cuanta más luz, más falta de ella, cuando más deseo de cambio, más freno. Es la ley de la dialéctica de este campo de realidad.

IMG_0183
(c) Juan Peláez

Sin embargo, la propia evolución del interior profundo del ser humano no permite anclarse. Otra de las leyes fudamentales de este mundo es que el cambio es imposible de  detener. Máxime en sistemas caóticos como en los que vivimos y nos vivimos.

Ahora,  si somos honestos sentimos la tensión en la sociedad. Lo percibimos con claridad en nuestro mundo interior y de relaciones próximas.

Algunos cambios son ya evidentes, imparables e inminentes. Esto provoca la nostalgia en unos y la ilusión en otros.

Convivimos los que se basan en el tener, con los que dan la vuelta a sus ojos y miran hacia lo que son y pueden llegar a ser desde el interior y no por lo que poseen.

Es un vuelco importante. Lo que conocemos, el neoliberalismo se basa en la acumulación permanente e imparable, así como en la manera más poderosa de sacar el mayor rendimiento a todos los recursos del sistema y a los seres humanos. Y eso de manera infinita, como si no tuviera limites. Algo falso.

Con este planteamiento los jefes se ven abocados al cambio y en algunas instituciones ya están empezando esas transformación. No les quedará más remedio que transformarse en  élderes.  En personas que motivan y establecen normas comunes en espacios de alta creatividad con un respeto absoluto por la diversidad de los equipos.

FullSizeRender (7)
(c) Juan Peláez

Empieza a no ser suficiente el concepto de inteligencia emocional para elevarse a inteligencia espiritual.  Este se encuentra más relacionado con el bienestar, con vivir una vida feliz y cerca del Ser interior. Entendiendo por Ser lo que cada uno en su creencia personal considere. Y además, está asociado con la ética se encuentra mucho más relación con lo que desarrollé hace tiempo de inteligencia ecológica activa. Lo que conduce sin duda y de nuevo,  a tener en cuenta a todo y a todos, de nuevo como eje de cualquier acción y una componente ética en todo aquello que llevamos a cabo.

El otro lado de la frontera implica que la burocracia se transforma en redecracia, en la que todos podemos ser nodos interconectados para ganar al máximo todas las partes. Pasamos del yo gano a ganamos todos, incluidas las partes visibles y no visibles de los sistemas. Es decir, agua, aire que respiramos, patrimonio cultural de los pueblos, conocimientos ancestrales…

FullSizeRender (1)
(c) Juan Peláez

Si seguimos ahondando, se deduce en este nuevo modelo que lo importante no son los resultados, sino el proceso de aprendizaje que se da durante todo el recorrido. Esto permite variar la ruta en función de lo que vayamos encontrando. Al ser partes de sistemas dinámicos que se autorganizan, nos vemos obligados a reorientarnos de manea permanente. Ya no es posible el inmovilismo personal, de empresas o de instituciones. Es necesario navegar al flujo de los vientos en cada momento.

Por tanto, la culpa empieza a salir de los sistemas. Se empieza a cambiar por maneras de hacer diferentes y posibilidades de aprender en vez de destruirnos y castigarnos por los errores. Somos capaces de crear maquinas que aprenden de las acciones que llevan a cabo y de lo que no funciona y nosotros nos castigamos los unos a los otros o nosotros mismos, cuando algo que hemos tratado de poner en marcha no funciona. Una lógica inversa extraña.

También el aprender de las máquinas por las que apostamos empezará a producir cambios importantes. Robots con conexiones emocionales, de aprendizaje hiperveloz… sustituirán a muchísimos trabajadores. Con lo cual, uno de los valores por los que un individuo se definía, el trabajo, empezará a pasar a otro nivel y habrá que crear redes de soporte para todos aquellos que en esta transición no consigan encajar. Y habrá que llevarlo a cabo no desde la pena y la asistencia, sino desde el derecho a ser humano a tener trabajo, vivienda y ser feliz algo con lo que juegan los políticos de manera perversa para someter a los grupos sociales a través del miedo. La compasión, la coherencia, como mantiene Leonardo Boff, serán elementos fundamentales para la convivencia de los pueblos. Fundamentales para pasar de ser el “homo demensn” de este lado de la línea, del neoliberalismo, al “homo sapiens sapiens”, el hombre que sabe que sabe y se reconoce como ser excepcional con una esencia a desarrollar y a compartir en actitud de servicio con sus semejantes.

FullSizeRender (13)
(c) Juan Peláez

La manera de educar cambiará, en el que el ser humano estará en el proceso con todas sus potencialidades, como alumno, maestro, profesos, facilitador. Será un nuevo paradigma. Ya no serán conocimientos memorísticos y adoctrinamientos sino el desarrollo de las capacidades que cada ser trae de manera individual maravillosa dentro de si. Cada alumno será un gestor y productor de conocimientos para enriquecer a la comunidad entera, desde su singularidad irrepetible.

Pasamos de las únicas voces de partidos, de empresas, religiones… a tener que asistir a coros de múltiples mensajesque aportan riqueza a todos.

Pasamos a lo holístico, tan de moda. Es decir integrar a todo y todos las partes de lo que nos concierne con respecto, dando la bienvenido y honrando todas las diferencias

FullSizeRender (2)

Lo repito. esta es la clave de la riqueza, intelectual, material, ética y espiritual.

Empezamos a manejar conceptos de compartir y riqueza. Ya nadie se cree que para que una parte viva de una manera desbordada otros tengan de manera obligada que vivir en la escasez o la penuria. Hay riqueza para todos, hay suficientes recursos bien repartidos para todo el planeta incluyendo otros seres que no  son humanos, animales y plantas. Forman parte de nuestro tesoro y leyenda vital y nos son necesario para la vida.

De la ignorancia de sentirnos individuos atacados, que necesitan aislarse, empezamos a darnos cuenta de que estamos en una permanente relación con todo y todos. Del conocimiento lineal pasamos a la sabiduria integrando conceptos más cuánticos de como conceptos de campo, simultaneidad de procesos, intuición… como fuentes de información válidas.

El ser humano o ya no se definirá por el estatus, marido, mujer, casado, funcionario, parado, rey, duque, empleado de banca… sino por su riqueza interior y el rango espiritual y psicológico asociado, más que por el que le pertenece por acumulación de capital o herencias.

FullSizeRender (15)
(c) Juan Peláez

Los sistemas de participación cambian a democracias en tiempo real. En ellas cada individuo y su riqueza de entorno son parte fundamental del sistema. Las antiguas instituciones dejan de tener relevancia sobre todo de proteger a clases determinadas en vez de a la totalidad de la sociedad.

Y es imparable. De lo material a lo espiritual.

Cuanto más rápida sea la aceptación, más adecuada será la transición de la frontera que se nos planeta. Para ello será necesario tener en cuenta que iglesias, políticos, empresas,  monarquías que también ven en el futuro un peligro. Están en su derecho de tener miedo. Eso es, como mantiene Arnold Mindell, la democracia profunda que está llegando de forma inexorable.

 

Escrito por: Juan Peláez. Escritor, periodista, formador, AMIGO

Publicado en su web: juanpelaezescritor.wordpress.com

 

Pareja y /o felicidad

 

La pareja es un buen lugar para que, si se dan algunas condiciones, uno pueda experimentarse feliz. Pero buscar la felicidad en la pareja o buscarla en el dinero o buscarla en la fama o buscarla en el conocimiento parece un poco falaz… No parece que la felicidad esté aquí o allí, en ningún lado o zanahoria concreta. Algunas personas que experimentan una cierta felicidad estable la describen más bien como un  estado interior, fruto de saber estar con ellas mismas, de saber abrazarse con todo lo que la vida les trae. Fruto de una búsqueda y de un encuentro con el ser esencial que reside en cada uno, como una vibración, una nota, un aroma. Hay una plenitud que es independiente de si tenemos o no pareja y de cómo nos va en pareja, así que no es la mejor apuesta buscar la felicidad en la pareja y tampoco sería muy adecuado acusar de nuestras desgracias a la pareja. Aunque claro, somos mamíferos, y como tales necesitamos contacto, relaciones, vínculos, y pertenencia. El aislamiento no es mamífero, ni natural. Es importante que sepamos y podamos estar solos, pero la ausencia de vínculos o de amores significativos no resulta tan rico. La pareja se puede experimentar como un camino grato, de desarrollo, de creatividad y apertura a la vida, a veces de plenitud y de encuentro, de intimidad y de hondura en la sexualidad. Cuando se reúnen algunos ingredientes como estos, nos experimentamos felices o colmados, o regocijados si se quiere, y logramos incluir los momentos complicados y difíciles que ocasionan los desencuentros en la pareja o algunos retos de crecimiento o de la vida. En sí misma la pareja no está pensada para que automáticamente dé la felicidad. Una pareja está pensada para crear vida, para compartir, para un camino de compañía e incluso de crecimiento, para la intimidad y a veces insisto nos experimentamos felices en ella, sí.

Joan Garriga

Una mujer independiente: Gusta y se asustan

 

Una mujer independiente goza de  su camino, trabaja en su crecimiento, en su autoestima, en sus relaciones con los demás. Es un ser consciente que se cuida y cuida a los otros desde una perspectiva holística. Se hace responsable de sus asuntos  y gestiona su independencia emocional desde la coherencia consigo misma. Es un camino no exento de vunerabilidad, incluso de dolor. Como parte de la vida, acepta su sombra y las sombras de los demás.

Una mujer independiente es una mujer apasionada. Se entrega. Ama profundamente. Da. Ofrece su corazón. Es generosa en sus afectos sin exigir nada a cambio. Se siente libre en el darse y en el recibir. Cree en la entrega y en la honestidad de los demás. Cree en los otros porque está segura de ella.  

Una mujer independiente gusta, es deseada y comparte con toda la intensidad de su corazón, de su sensualidad, de su sexualidad, de su fuerza primigenia de mujer ancestral…Pero a veces, muchas veces, esos “otros” se asustan. No pueden sostener por mucho tiempo el regalo de encontrase con una mujer así. Se marchan. Desaparecen sin explicaciones. Se establecen con otro prototipo de mujer. Con el tipo opuesto del que querían huir. La mujer independiente es sensible. Sufre con  cada abandono. Siente incomprensión. Se hace preguntas. Tiene la capacidad de romperse y  recomponerse, de aprender, de situarse en diferentes perspectivas, de continuar su camino, de abrirse a nuevas experiencias y volver a empezar. Volver a pasar por los mismos puntos, pero trazando recorridos nuevos. Sonríe. Cree en nuevas oportunidades, en nuevos encuentros. Una mujer independiente lleva sus cicatrices con la dignidad de una vida intensa…

A continuación comparto un artículo sobre este tema que encontré en la página: elvasomediolleno.guru , que me invitó a esta reflexión:

 

 

“Hay muchas razones por las que las mujeres independientes destacan entre las demás, son personas determinadas, opinadas, cómodas consigo mismas y únicas en su especie. Hay algo acerca estas mujeres que genera respeto y admiración a los demás, pero ¿por qué a todos les gusta una mujer independiente?”

1. Porque no necesita pedir permiso.

Una mujer independiente no necesita que alguien le diga que está bien. Tiene su propio set de reglas, las cuales ha escrito con su propia pluma. Era el tipo de chica que llevaba todos los proyectos escolares a otro nivel, que practicaba el deporte que quería, no el que era esperado para ella, la chica que tenía más amigos hombres que mujeres y no sentía que tenía que dar explicaciones, la clase de chica que al crecer desarrolló su propio look y no se interesó demasiado en la opinión de los demás al respecto y la clase de chica que sigue su instinto para tomar decisiones, no la corriente. ¿Por qué las personas respetan a este tipo de mujer? Porque no sólo no le teme a “meterse en problemas”, sino porque está por sobre las convenciones sociales y elige ser quien es a diario.  

2. Porque no le teme a tener una opinión.

Una mujer independiente tiene un pensamiento independiente. Tiene la libertad más poderosa de todas, la libertad de pensamiento. Y ten claro que ella no teme expresar su perspectiva novedosa sobre las cosas, ni su punto de vista. Ella no puede ni será lavada de cerebro para pensar, sentir o actuar de una manera determinada, especialmente si se trata sobre algo que a ella le importa mucho. Esta mujer tiene la genética de una revolucionaria y su moral es inquebrantable.

3. Porque no necesita que la valides.

Como dijo la divina mujer independiente, Mohadesa Najumi dijo una vez: “La mujer que no requiere de la validación de alguien más es la mujer más temida del planeta.”

¿Qué será lo de esa declaración que me recuerda tanto a tantas mujeres independientes que conozco y admiro?

La confianza de una mujer independiente no depende de otros, viene de un lugar más poderoso y estable que eso: desde ella misma. Cuando tu autoestima es absolutamente tuya y no depende de cumplidos superficiales o de la validación de otros, entonces la confianza es real. No se debilita ni cambia con los ánimos de aquellos que le rodean, y eso es algo que las personas respetan mucho.

4. Porque no teme sentir orgullo por sus logros.

Una mujer independiente no se oculta tras la máscara de la falsa modestia. No va a doblarse de brazos y fingir que no está orgullosa de ella misma por lograr algo increíble.

¿Por qué la sociedad tiende a empujar a las mujeres a que no reconozcan sus propios logros? Cuando a una mujer independiente se le da un cumplido, ella en vez de decir “no fue nada” dice, “gracias” y se muestra feliz por lo que le estés felicitando.

Una mujer independiente es ferozmente honesta, y fingir como que no estuviera orgullosa de ella misma sería mentir, que es lejos el peor atributo que puede tener una persona.

5. Porque ella no se intimida, es intimidante.

Una mujer independiente no se siente intimidada por la jerarquía. Ella sabe que puede defenderse en cualquier territorio, y que no hay absolutamente ninguna razón por la que sentirse intimidada, al menos de que se encuentre frente a una amenaza física.

En cambio, ella es vista como una criatura altamente intimidante, especialmente para aquellos que intentan lograr cosas a través de la manipulación o por trucos básicos. No intimida por que sea agresiva, al contrario, intimida porque es consecuente en lo que dice y hace y porque no le hace falta recurrir a mentiras, violencia ni manipulaciones para lograr lo que quiere ni para dar su opinión.

Una mujer independiente reconoce de inmediato a una persona que intenta ganarse el respeto de los demás a través de medios negativos, ella sabe que la real autoridad se logra mediante el respeto y no a través de palabras agresivas ni actos mal intencionados.

6. Porque es autosuficiente.

A todos les gusta una mujer independiente porque se gana el respeto de las demás personas porque realmente no depende de nadie y es autosuficiente. Nuestra sociedad tiende a atemorizar a las mujeres a pensar que no son capaces de valerse por ellas mismas, pero está completamente equivocada. Las mujeres independientes han demostrado que todas las mujeres tienen la capacidad de valerse por sí mismas, que no necesitan a un hombre al lado para hacer lo que desean ni para sentirse realizadas. Las mujeres independientes tienen la misma necesidad de afecto que cualquier mujer, sólo que no necesita afecto para sostenerse.

La parte hermosa es que: Si te enamoras de una mujer independiente y ella te ama de vuelta, es porque verdaderamente te quiere, porque te necesita. Y ese es el amor más puro de todos.

7. Porque no necesita caer bien.

Una mujer independiente, que dice sus pensamientos y que es inteligente ha aceptado que no va a caer bien a todo el mundo, pero a diferencia de otras mujeres, eso no la tira para abajo.  

Ella es dueña de sus pensamientos, de sus sentimientos y de sus opiniones y les representan tan intensamente, que naturalmente hay personas que se sienten intimidadas por ella y dicen que “no les cae bien”, pero eso no la detiene para ser una persona increíble y auténtica.

Al final, todas las personas independientes, ya sean hombres o mujeres, no son del tipo que toma la salida fácil de las cosas. Es por eso que son personas grandiosas y necesarias para que este mundo avance. Las personas que terminan en libros de historia lo hicieron por su convicción, su valentía y su creencia en la auto-expresión.

 

 

Subir a un globo. Un viaje con el corazón

 

Un amanacer de septiembre. Una sonrisa de niño en la cara del hombre. Una preciosa luz ilumina tus ojos verdes. La sabiduría y la templanza de tantos años vividos reflejados en tu cara tranquila. Me miras desde tu corazón bello con la confianza mutua de la certeza que somos. Asoma el sol por el horizonte mientras  nos elevamos del suelo. Mecidos por la suavidad del ascenso, volamos en globo, abiertos a la experiencia de un mecer tranquilo. Ascendemos, sobre rastrojos rotundos. La elegancia de los chopos pintan de verde la ribera del Eresma. La corriente tranquila acompasa nuestra visión. El sol, se hace presente, calentando nuestras mejillas, encendidas ante la belleza del momento. La solidez de la sierra de Guadarrama, acompaña nuestro fluir entre la brisa fresca. Un sentimiento profundo danza entre mis baile de adrenalina.  En la esencia de lo que soy, de lo que eres, de todo lo compartido en esta forma existencia. Gracias por ser, por estar, por existir … A mi lado, el hombre sonríe… ese hombre… mi padre!!

Fotografía: Yolanda Jiménez

 

Con mi agradecimiento. Con la confianza absoluta y  la calidez del piloto Laureano Casado, profesional, sabio, transparente, generoso, amigo. Con la gratitud también a Begoña Jiménez, mi hermana, porque a través de la amistad que les une, me ha tendido el puente que me llevó a él.

Con agradecimiento a mi amigo Mariano Velázquez, por aportar calidez y alegría, con su generosa acogida.

Y  gracias  a los hilos misteriosos que tejen el Universo de redes, de oportunidades, de momentos, de vida!

 

 

Yolanda Jiménez

 

 

Poema para un indeciso

 

“INDECISIÓN”

 

No quiero que te vayas,

ni que te quedes.

Quiero tan solo…

No quiero nada.

¡Lo quiero todo!

 

 

 

Siguiente Entradas recientes