Control y miedo: una relación reciproca

¿Qué se esconde detrás de la necesidad de control?

La necesidad de control es la respuesta a nuestros miedos. A mayor miedo, mayor necesidad de control.

Detrás de la aparente sensación de fortaleza que existe en una persona que siempre tiene el control de todo; subyace una gran debilidad y vulnerabilidad a dejar que la vida fluya con naturalidad. La verdadera clave de la felicidad consiste en vivir al compás de la vida y no en pretender que suceda lo que uno “cree que es lo mejor”.

La persona que necesita sentir que tiene el control como garantía de felicidad, se convierte en una persona controladora y teme que las situaciones se le escapen de las manos; de ahí que tenga poca capacidad de improvisación y de espontaneidad. Pero además, bajo el rol de tener el control de todo, vive como si los demás dependieran de él. En realidad, cada ser humano es responsable de sí mismo y de sus acciones.

manos-blanco-negro

Cuando las personas pretenden controlar lo incontrolable, caen victimas de un proceso antinatural. Existen diferentes formas de control, negativas y dañinas para la autoestima propia y ajena, como son la coacción, la manipulación, el chantaje emocional o la crítica negativa constante.

La persona controladora cree que sabe lo que le conviene a la gente de alrededor, “porque la conocen muy bien”. Por muy bien que conozcamos a las personas, son ellos mismos los dueños de su vida, y son ellos los que toman las decisiones de lo que creen conveniente o no, sobre lo que quieren y les apetece.

¿Qué es lo que más temes en tu vida?

Es lógico sentir miedo, temer a algo o a alguien. Nuestro cerebro está programado para hacer saltar la alarma de miedo ante una amenaza; lo que no es tan lógico, es sentir temor de forma constante.

Cuando sentimos que los problemas que se nos plantean en el día a día, ya sean reales o fruto de nuestro miedo, son más grandes que las herramientas y recursos que tenemos para hacerlos frente, nuestro nivel de sufrimiento aumenta considerablemente. Uno de los mecanismos de defensa que tenemos para que eso no suceda es tratar de controlar el entorno para que no aparezcan los problemas, o para que, si aparecen, sepamos o creamos saber manejarlos y solucionarlos.

Llevar a cabo un trabajo personal para reforzar la autoestima y el autoconcepto, sabiéndonos capaces de hacer frente a las adversidades que se puedan presentar, puede ayudarnos a no tener esa necesidad de controlar constantemente todo y a todos y vivir de un modo más relajado y sosegado

¿Qué pasa si nos falta esa capacidad de gestión ?

Lo que nos va a pasar es que al vernos sobrepasados por los acontecimientos, se va activar la lucecita de alarma en el cerebro y para mitigar el miedo y el sufrimiento que nos provoca la sensación de pérdida de control de la situación, vamos a activar nuestros mecanismos de defensa y haremos todo lo posible por volver a recuperar esa sensación de control. Es un círculo vicioso. Sólo me encuentro bien cuando “creo tener el control”.

Algunas personas no están preparadas para vivir con cierto nivel de incertidumbre.

¿Acaso crees qué puedes controlar todo tu entorno? ¿a las personas? ¿a sus pensamientos? ¿el futuro? ¿el amor?  ¿el trabajo? ¿a tus hijos?

Piensa por un instante en aquello a lo que más temes…

Quizás lo que más temes sea que te abandonen, al sufrimiento, a la enfermedad, a la muerte, a la vejez, a la pobreza, a la soledad…posiblemente temas a más de una cosa. Anótalas y hazte esta pregunta: ¿Ejerzo más control sobre aquello que más temo? ¿me preocupo y controlo más a aquellas cosas que más temo perder?

Si con la reflexión anterior no tienes suficiente, quizás te ayude responder a estas preguntas:

  • ¿Eres consciente de que controlas?
  • ¿Anticipas con frecuencia lo que puede suceder?
  • ¿Acostumbras a decir lo que se tiene que hacer?
  • ¿Te disgusta hacer lo que proponen los otros?
  • ¿Te enfadas a menudo, cuando las personas no hacen lo que tú crees que deben hacer?

Detrás de cada conducta orientada a controlar existen creencias y valores que las sostienen, por tanto, no es sólo es importante darse cuenta de cómo controlas y sobre qué controlas, sino,  interesarte acerca de las creencias consolidadas a lo largo de tu vida y que se relacionan con la necesidad de controlar.

 

Por: María Rivera De La Plaza.

Publicado en:  mariariveradelaplaza.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: