Tu, Tu Dios, Ambos, Uno

 

“Solo te pido que entres a mi casa con respeto. Para servirte no necesito tu devoción, sino tu sinceridad. Ni tus creencias, sino tu sed de conocimiento. Entra con tus vicios, tus miedos y tus odios, desde los más grandes hasta los más pequeños. Puedo ayudarte a disolverlos. Puedes mirarme y amarme como hembra, como madre, como hija, como hermana, como amiga. Pero nunca me mires como a una autoridad por encima de ti mismo. Si la devoción a un dios cualquiera es mayor que la que tienes hacia el Dios que hay DENTRO de Ti, les ofendes a ambos  y ofendes al UNO”

TEMPLO MUJER

 

Traducción del texto escrito en oro en la puerta del templo de Sekmeth – Templo de Karnak