Lo que la soledad me enseña

Lo que aprendí de la soledad… ¿Por qué vivimos con miedo a la soledad? Suele vérsele como algo negativo, algo que nadie quisiera en su vida. No hablo de una soledad total, porque entonces sí que sería un terrible problema… hablo de aquella en la que te das un espacio a ti mismo, para mejorar, para crecer, para saber lo que te apasiona, para explotar tus virtudes y trabajar en tus defectos.
Esa soledad en que no necesitas que alguien ‘’te haga feliz’’ pues esa felicidad sólo puedes encontrarla en ti y entonces la compartes con alguien más. Esa soledad en que descubres que no eres la media naranja de nadie, tú ya estas completo.

P1030376

Yolanda Jiménez. Deshielo en el valle del Nubra. Ladakh (India)

Estar en soledad es una decisión, ya que como muchos, podría andar por ahí buscando quien me haga sentir en compañía, aun cuando esto podría terminar en una sensación antónima.

Las personas a las que les aterra estar solas son aquellas que andan dejándose llevar por el mundo, rompiendo corazones o lamentándose porque siempre rompen el suyo. Las ves buscando atención o rematando su amor. Se van a extremos: o son de aquellos que buscan llenarse con piel y al ver que esto no funciona se marchan, dejando un hueco en la vida de quienes sí los estaban amando; o la viven regateando amor y regalándose a la primera persona que pinte como candidato a quedarse ‘’para siempre’’ provocando que ellos se alejen y sintiéndose entonces peor que antes.

Se necesita un real grado de madurez en este ámbito para comprender que la soledad no es la enemiga que nadie quiere cerca, sino que es el arma más poderosa para conocerme a mí misma, y entonces sí, no sentir un verdadero vacío en la mente y el alma.

La soledad es una maestra de la vida, ya que te enseña mucho más de lo que podría enseñarte el estar acompañado de alguien que exiges que te llene, cuando eres un saco con agujero.

La soledad me ha enseñado a valorarme a mí misma, a saber lo que merezco y lo que no me conviene en cada aspecto de mi vida. Me ha hecho fuerte e imponente en cuanto a mis ideas. Me ha hecho abrazarme mucho mejor que como cualquiera lo haría.

La soledad me permitió abrir los ojos al mundo, me permitió analizar aquellos errores que a cada momento volvía a cometer sin dudar y solo me estaban destrozando. Me permitió atrapar aprendizajes y archivarlos en mi mente. Me permitió sanar heridas pasadas que nadie pudo ni podría sanar, solo yo misma.

La soledad me brindó tiempo para aprender cosas nuevas, para pensar más antes de actuar, para invertir mi tiempo en cosas a mi beneficio. Para consentirme con un buen libro o viendo una película que hace tiempo quería ver pero con quienes estaba no deseaban verla.

La soledad limpió mi espejo, en el cual veía cientos de defectos, para mostrarme una cálida sonrisa en el rostro de quien estaba en el reflejo. Que allá fuera no hay personas mejores o peores que yo, pero al mismo tiempo, soy a quien cualquiera desearía tener entre brazos.

La soledad me regaló tiempo de calidad conmigo misma y así mismo, me regaló la habilidad de querer bien a aquellos que me quieren también. Me hizo independiente emocionalmente y me hizo madura. Me regaló la fuerza que en algún momento me hizo falta. Me hizo perseverante y decidida.

La soledad me hizo recordar que puedo hacer lo que me proponga en tanto tenga una voluntad firme. Que puedo caer cientos de veces con la misma piedra, que después podré patearla, que podré jugar al avioncito con ella… pero si todo eso no resulta, lo más adecuado es cambiar de camino.

La soledad me permitió admirar paisajes de una manera tan maravillosa como antes no había sido capaz de hacer. Me permitió sentir escalofríos y enchinarme la piel ante una canción. Me permitió saborear y deleitarme con la vida.

Ella también me daba bofetadas cuando entraba en pánico y sentía que me derrumbaba, para recordarme que me tenía a mí misma y eso es mil veces mejor que tener al lado a una persona con falsos ánimos y que tiene en mente sus propios dilemas.

P1030370

Yolanda Jiménez: Lago sagrado en el valle del Nubra. Ladakh (India)

Me permitió conocerme y centrarme en lo que busco. Me enseñó a no dejarme presionar por las prisas de encontrar al ‘amor de mi vida’ y sí tener muy claro que la persona indicada llegará cuando sea el momento, no cuando yo truene los dedos y sufrir por ‘equivocarme de nuevo’ una vez tras otra.

No necesito un ‘príncipe azul’ quiero a una persona real. No necesito a alguien que sea ‘mi todo’ quiero a alguien con quien pueda compartir ese ‘todo’ que soy yo misma. No necesito a alguien que piense en mí todo el tiempo, quiero a alguien que al igual que yo tenga metas y desvividas pasiones por lo que ame hacer, y que cuando piense en mí, lo haga de la manera más sincera y leal. No necesito a alguien que pretenda que yo le llene el alma, quiero a alguien que como yo, que se ame en soledad y al mismo tiempo adore estar conmigo.

La soledad me ha enseñado que una cualidad importante debe ser la de paciencia… paciencia por encontrar a quien también desee encontrarme a mí; que llene mis expectativas como yo las de él, con todo y defectos incluidos pero también el deseo de ser mejor.

No tengo prisa… pues no necesito a alguien que me cure la soledad, quiero a alguien que entienda que ella es parte de mí y puede invitarla a salir por ratos para hacernos compañía, y entonces todo será perfecto.

 

Por: Angeles Castell

http://barcelonalternativa.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: