La envidia

 

Es habitual que sintamos admiración por las personas que han logrado grandes cosas. Al verlas nos alegramos por ellas y sentimos momentaneamente su gloria como si fuera nuestra … nos hace sentir bien.

Pero también existen personas que en vez de admiración sienten envidia por las personas que destacan. Las critican en un intento de bajar la importancia de la persona destacada y creendo así subir su propia importancia. En realidad es una declaración de inferioridad.

 

Decía Jorge Luis Borges:  ” el tema de la envidia es muy español. Para decir que algo es bueno dicen: Es envidiable

 

Desde esta página os invito a una reflexión: Pararse y tomar conciencia de lo que estamos sintiendo, de la gestión que hacemos de nuestras emociones, de lo que construimos con nuestros pensamientos, con nuestros deseos, con nuestras acciones Y quizá nos acerquemos un pasito más hacia el crecimiento interior, hacia la luz…

 

 

La luciérnaga y el serpiente

Cuenta la leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir con locura a una bella luciérnaga.

El insecto iluminado huía con mucha velocidad de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir. Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada. En el tercer día, sin fuerzas, la luciérnaga paró y dijo a la serpiente:

HOY ELIJO

– ¿Puedo hacerte unas preguntas?

– No acostumbro dar éste precedente a nadie ..
– .. pero como te voy a devorar, puedes preguntar.
– ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
– No
– ¿Yo te hice algún mal?
– No
– Entonces, ¿Porque quieres acabar conmigo?
– Porque no soporto verte brillar.