Del pezón viene el amor

Un recorrido etimológico por el origen de algunas palabras relacionadas con la sensualidad, el alimento, el placer. Comparto un interesante artículo de Anne Cé, publicado en elpais.com:

Del pezón y de las vísceras, también, viene el amor. Porque las palabras se nutren de cuerpo, del aparato fonador que las pronuncia y del cuerpo que las siente. Porque amar viene de ‘mama’ (y de ahí ‘mamar’), el mismo gesto y sonido de la onomatopeya original con la que el bebé pide el pezón.

Gustave Courbet
‘La mujer en las olas’ de Gustave Courbet.

A vueltas con la oralidad, aunque ya no hace falta que vuelva a confesar que soy muy oral.

Este post también va de lenguas y del amor como nuestro eterno retorno al seno materno, con la mm sostenida. Nuestro eterno retorno a la leche tibia de la madre, porque “las primeras expresiones verbales del infante tienen que ver con el acto de succión, su primera actividad voluntaria”, como explica la lingüista Ivonne Bordelois en Etimología de las pasiones.

Nuestro eterno retorno al cuerpo.

“La etimología es una empresa de recuperación del cuerpo, no solo del cuerpo de la palabra, sino de nuestro propio cuerpo”, explica Bordelois en ese libro que una vez trajimos, a propósito del sentido figurado con que nacemos las mujeres y el lenguaje.

“Toda palabra y toda lengua es onomatopéyica“, dijo Walter Benjamin, citado por Bordelois. También habló Benjamin de la lectura de las vísceras, las estrellas o las danzas como la actividad primigenia que anticipó nuestra capacidad de escribir y leer actuales.

“La M del amor de las lenguas romances, meridionales, como la (presente, entre otros ejemplos en el inglés love) de las lenguas germánicas, septentrionales, la relación se ofrece a través de dos onomatopeyas centrales, que reproducen los gestos de la boca y de la lengua, respectivamente. Estos gestos, en ambos casos, se refieren, reproducen y apuntan al acercamiento al pezón y al lamer o paladear propios del amamantamiento”.

“Para las lenguas europeas, las palabras son conceptos abstractos, entidades espirituales, no metáforas, y menos onomatopeyas, sonidos guturales, animales. Apenas tienen cuerpo. Pero las palabras, como nuestros cuerpos, se resisten, hacen ruidos; toda clase de ruidos. Las palabras son ruido y significado, ruido e idea (…) Las onomatopeyas son testigos del origen encarnadamente corporal de nuestras palabras”, señala Bordelois.

L de LoveLiebeLust (placer, deseo, ganas, en alemán). L de lamer, lascivia, lujuria, libido y leche. M de milk (leche en inglés) y tan sonora en amamantar y en amar.

Lo nutricio está presente en todas las lenguas indoeuropeas al hablar del amor y de hacer el amor. Y no solo en las indoeuropeas: como ejemplo, la lingüista toma de Eduardo Galeano la recuperación del che ha’u de los guaraníes que significa tanto comer como hacer el amor. Lo sexual como una prolongación del alimento puede rastrearse en el origen de los términos que usamos para copular o para comer/nos.

La conciencia es corporal.

“La conciencia reflexiva humana es la síntesis de las sensaciones que vienen del cuerpo”, aseguraba el neurofisiólogo Paul Chauchard. Este científico, que fue catedrático en la École Pratique des Hautes Études de La Sorbonne, postulaba: “Soy un cuerpo y por mi cuerpo pienso, espiritualizo y me personalizo, entro en relación con el mundo y los otros, expreso mis sentimientos”.

“Se ha afirmado -insistía Chauchard- que el hombre comporta una triple categoría: carne, psiquismo y espíritu. En los tres niveles es cuerpo (…) El cerebro es, de alguna manera, un resumen del cuerpo: pensamos con imágenes de origen sensible“.

Pero la palabra, o algunas de ellas, han ido desligándose de su carnalidad. Y es que al cuerpo se lo ha demonizado y penalizado, suponiendo que se trata de la antítesis, primero de lo religioso, luego de lo intelectual o lo científico (en nombre de la modernidad) y, finalmente, como enemigo de lo material y del individuo que consume, amparado este en la cofradía de un dios secular, donde para pertenecer hay que controlar los impulsos (algunos impulsos).

Pero esta carne instintiva, sexualizada, nos turba.

800px-Gustave_Courbet_017
‘El sueño’ de Gustave Courbet.

Amor no tiene nada de abstracto. Tampoco la palabra con que designan en rifeñoal amor: Tsa-ino, que literalmente significa ‘hígado mio’, como me comenta nuestro autor invitado nacido en el Rif.

A propósito, vuelvo a Bordelois: “el cuerpo -que constituye el asiento de las pasiones- es la primera palabra, la palabra fundamental de la cual todas las demás palabras emanan. Por eso muchas de las palabras que denotan las diversas pasiones en nuestras lenguas provienen claramente de los nombres que designan zonas, propiedades y acciones de nuestros cuerpos”.

¿Y cuáles son las funciones del hígado? Entre otras varias, produce y almacenaenergía en forma de glucógeno, procesa y reparte las reservas de combustible y clasifica y elimina toxinas. Algunos médicos incluso establecen una relación simbólica del hígado con cuestiones filosóficas y religiosas por su misión en la síntesis de la albúmina, que es la base de la vida.

Entonces, Bordelois nos conduce a Spinoza, que se oponía tenazmente a separar la razón de la pasión. Del filósofo rescata la noción de que “amamos a quien nos vuelve alegres, a aquel que difunde en nosotros una luminosa energía”. Y dealegría, y no de sacrificios, está hecha la felicidad, que “no es consecuencia de la virtud: no somos felices por ser buenos, sino que llegamos a ser virtuosos porque somos felices”.

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Serenidad
    Mar 11, 2014 @ 17:29:45

    Reblogueó esto en Serenidad, Olas y Arenay comentado:
    Creo que yo, algunas cosas, las explicaría distinto o las matizaría diferente. A lo mejor, justamente porque se trata de palabras, y las palabras se entienden de forma diversa según la experiencia, la carnalidad, de la propia vida.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: