El laberinto de las relaciones

Cuando nos relacionamos con alguien, en realidad se relacionan seis personas o personajes diferentes.

Uno: la persona que crees ser tu. Dos: la que  la otra persona cree que eres. Tres: lo que eres de verdad.Cuatro: la que la otra persona cree ser. Cinco: la que tu crees reconocer en la otra persona. Seis: lo que es la otra persona de verdad.

Según esto, en  nuestras relaciones intervienen cuatro personajes falsos e inventados que hacen ruido y crean confusión.

 

Relacionarse mejor

¿Qué se precisa para que dos personas se pueden relacionar sin estas complicaciones?
Deshacerse de los cuatro personajes inventados

¿Pero cómo nos deshacemos de estas personas inventadas?
Se requiere  un trabajo por ambas partes, un trabajo de crecimiento personal y autoconocimiento. Si  ambas personas dejan de juzgar al otro o proyectar en él lo que quieren ver y la aceptan tal como es, estarán más cerca de sanar la relación. Cuando en el escenario solo quedan dos personajes , podrán empezar a construir una relación auténtica.