El hilo rojo del destino

Sentir la conexión con alguien, reconocer los sutiles hilos que tejen sedas de caricia y de aliento, almas enredadas con invisibles lazos … y mecerse con la brisa  del destino caprichoso. Dejar ir y saber que  se queda …  palabras al vuelo y emociones de papel, es lo que me sugiere el precioso poema de Carla Paola Reyes (Crissanta) , que comparto a continuación:

 

 

El hilo rojo del destino

Estamos atados
con un lazo imposible,
un listón de seda
que se desata
todo el tiempo,

una vez,
dos,
y otra vez
y una más.

Estamos destinados
a estar siempre separados
y siempre cercanos
como líneas paralelas
que nunca se tocan
pero nunca de alejan.

Delicadas cuerdas
de amorosa seda
que nunca pueden formar
un nudo firme.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: