Permitirse

Días largos de luz intensa, de deseadas siestas , de energías renovadas, de sentires exacerbados. Noches de mágica luna, de bellas constelaciones, de sueños  y de fantasías. Reencuentros y azares. Tiempo de compartir, de construir, de amar, de amigar… Siempre es buen momento para estar presente, para tomar consciencia, para cuidarse, para permitirse:

 

 

ME CONCEDO

1.- Me concedo a mí mismo el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar a que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

2.- Me concedo a mí mismo el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

3.- Me concedo a mí mismo el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

4.- Me concedo a mí mismo el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

5.- Me concedo a mí mismo el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me de el permiso para obtenerlo.

Estos cinco permisos esenciales condicionan nuestro “ser persona”.

“El camino de la Autodependencia”
JORGE BUCAY