Música, músicos, jóvenes, sonrisas

ORQUESTA

 

Un grupo de jóvenes sonrientes toman posiciones entre una algarabía de sillas, atriles y partituras. Algunas risotadas resuenan entre violines, chelos, contrabajos, flautas y clarinetes. Son los integrantes de la orquetsa “Intercentros”, formada por jóvenes músicos que  simultanean o proceden  de otras  orquestas (Federico chueca, Vázquez Montalbán, Barajas, Bernaola). A la batuta de todas ellas , la directora de orquesta, Blanca Castillo; una mujer extraordinaria que con la paciencia de los mejores pedagogos, enseñó a  muchos estos jóvenes a colocar sus deditos infantiles entre las cuerdas de  violines, a ilusionarse por un proyecto común, a compartir la expresión de la música, los viajes y los conciertos. Es una orquesta con alma, con una jovialidad que transmite  valores, más allá de la música, que rezuma  buen humor y adrenalina , que contagia de alegría.

El domingo tuve la oportunidad de asistir a uno de sus conciertos, en este caso, celebrado en la  capilla del hospital infantil “Niño Jesús” de Madrid. La idea es que los pacientes infantiles  allí ingresados que quieran, puedan asistir al concierto. Poner  iniciativas  preciosas en ambientes hostiles es siempre un motivo de celebración.

En este caso el derroche de optimismo  y el trabajo de unos jóvenes músicos motivados,  junto al  empeño y la profesionalidad de la directora, nos regalaron una  deliciosa mañana  de música y buen ambiente.

En estos tiempos de recortes sociales, también  la tijera ha llegado a las escuelas municipales de música, que han dejado de tener subvención pública. Algunas resisten con el incremento de las aportaciones económicas de los alumnos. El futuro es incierto , también para esta orquesta. En  las despedidas y los buenos deseos para el verano , se coló la incertidumbre de la nueva temporada.

Ojalá seamos capaces de alimentar redes y de consevar proyectos como este, construidos durante años, con la motivación  y  el optimismo permanentes.