El silencio del corazón

Reflexión de Osho sobre el verdadero silencio.

El silencio se suele entender como algo negativo, algo vacío, una ausencia de sonido, de los ruidos.
Este malentendido es frecuente, porque pocas personas han experimentado alguna vez el silencio – Todos ellos tienen experiencia de ausencia de ruidos- . Pero el silencio es un fenómeno totalmente diferente. Es absolutamente positivo. Es existencial, no está vacío. Se desborda con la música que tu nunca has oído antes, con una fragancia que es desconocida para ti, con una luz que sólo puede ser vista por los ojos internos. No es algo ficticio, es una realidad que ya está presente en todo el mundo.

Todos nuestros sentidos son extrovertidos. Los ojos abiertos hacia fuera, nuestros oídos, las manos se mueven fuera, también, las piernas … todos nuestros sentidos tienen el propósito de explorar el mundo exterior. Sin embargo, hay un sexto sentido que está dormido, porque nunca lo han utilizado.

En el Este, el sexto sentido es llamado “el tercer ojo”. Que mira hacia adentro. Hay cinco sentidos que se están moviendo hacia el exterior, y hay cinco sentidos que miran hacia adentro. En total, tenemos diez sentidos, pero la primera sensación interior que inicia el viaje es el tercer ojo, para luego empezar a abrir otros sentidos.

Tu mundo interior tiene su propio sabor, aroma y luz. Es totalmente, inmensamente, eternamente en silencio. La mente no puede llegar allí, pero se puede llegar porque no es la mente. La función de la mente ha de ser el puente entre tú y el mundo objetivo y la función del corazón es el puente que entre tú y tú mismo.

El silencio es el silencio del corazón. Es una canción sin palabras, sin sonido. Aquí tú puedes encontrar el Jardín del Edén. La meditación es la llave para abrir las puertas de tu propio ser.

El cuerpo sabe su propio silencio – que es tu propio bienestar, salud y alegría desbordante. También la mente conoce su silencio, cuando todos los pensamientos desaparecen y el cielo está sin nubes, sólo está el espacio puro. Pero el silencio del que estoy hablando es mucho más profundo. Estoy hablando sobre el silencio de tu ser.

La enfermedad puede perturbar el silencio de tu cuerpo. Un solo pensamiento puede perturbar el silencio de tu mente, la forma en que el pequeño guijarro arrojado al lago silencioso crea miles de ondas, y el lago ya no es silencioso. El silencio del cuerpo y la mente es frágil y superficial, pero en sí mismas son buenas. Para ellos la experiencia es útil, ya que indica qué puede ser el silencio profundo del corazón. Y el día en que la experiencia del silencio del corazón suceda, que vuelva a ser una flecha de anhelo, te mueve aún más profundo.

Tu centro del Ser es el centro de un ciclón. Pase lo que pase a Tu alrededor no TE afecta, es el silencio eterno. Siempre que sea y pase lo que pase, el silencio eterno de tu Ser sigue siendo exactamente lo misma – la misma música sin sonido, la fragancia de la piedad y la trascendencia de todo lo que es mortal y momentáneo.

Cortesía de Osho International Foundation, www.osho.com.

 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Recopilación de artículos publicados en este primer año | Yolanda Jiménez. Escritora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: