Los cuentos: vivir el temblor de lo desconocido.

¿Que se esconde detrás del consumo?. Quizá una autosatisfacción inmediata echándole un pulso a las inseguridades…  Y si la magia de los cuentos nos devuelve el temblor de lo desconocido,  la curiosidad del niño que fuimos, la aventura de la vida.

Un texo interesante  que me ha llegado y que comparto:

 

Vivimos bajo el imperio de la autosatisfacción.El desarrollo económico y tecnológico ha hecho que el hombre occidental vea a los hombres de otros tiempos y culturas con una sonrisa de conmiseración y superioridad. Somos más poderosos pero, ¿de verdad somos mejores?
Gozamos de un bienestar muy superior al de nuestros padres y abuelos, pero ¿somos más sabios que ellos?
Hemos mejorado tecnológicamente y la ciencia ha avanzado, pero me temo que no hemos avanzado gran cosa en el conocimiento de esa entidad inaprensible que los antiguos llamaron alma.POr eso es importante la literatura.La búsqueda de los cuentos es la de un conocimiento no racional, que tiene que ver con la sabiduría:un conocimiento capaz de iluminar el mundo.Los personajes de los cuentos nos conmueven y nos obligan a estar pendientes de cada una de sus palabras y acciones porque es como si llevaran en sus manos una pequeña lámpara.Su luz es una luz delicada e íntima que se opone al deslumbramiento de tantas supuestas verdades. No es una luz que se asocie al poder, sino a la debilidad. Tal vez por eso los cuentos están llenos de personajes que hoy llamariamos discapacitados o minusválidos.La sirenita debe perder su voz y camina torpemente para conseguir lo que anhela, la bella durmiente vive sumida en un sueño eterno del que nada parece capaz de despertarla…..etc..no estan completos, aún más puede que el verdadero mensaje de los cuentos sea precisamente que estar vivo es estar incompleto. Estos personajes no son distintos a nosotros, pues todos buscamos algo que no tenemos. El amor por ejemplo, ¿ qué es sino la búsqueda de eso que nos falta?…Homero, el poeta por excelencia, era ciego. Adorno dijo que la verdadera pregunta, la que funda la filosofía, no es la pregunta por lo que tenemos, sino por lo que nos falta. Y a nuestro mundo le faltan muchas cosas. No es malo reconocerlo, pues el lugar de la falta es donde se plantea la pregunta sobre si podríamos ser de otra manera. Desde ese punto de vista todos somos discapacitados, pues vivir, al menos humanamente, es sentir el peso tragico de tantas carencias.


Hay muchas razones para sentirnos orgullosos de nuestro mundo, pero no las hay menos para reprobarlo. Por ejemplo, nuestros niños sanos y bien alimentados, ¿tendrán recuerdos? Los niños de antes sabían lo que era una fuente, un nido, conocían los animales y recibían con ojos de asombro el cambio de las estaciones. La técnica ha simplificado extraordinariamente nuestra vida, permitiéndonos alcanzar un grado de bienestar impensable hace sólo unos años.El niño de nuestros países desarrollados tiene una casa cómoda, asiste a la escuela y tiene una multitud de entretenimientos que hacen más grata y fácil su vida. Pero los dibujos animados o personajes virtuales de juegos interactivos pueden sustituir el temblor de un gatito real, en ese sentido, todos los recién nacidos son como pequeños discapacitados ya que nacen incompletos y basta con compararles con otras crías del reino animal para saber hasta qué punto esto es así.Aún más, su belleza surge precisamente de esa inmadurez,con la que llegan al mundo.Un niño que no puede andar, un niño ciego o sordo presentan un evidente déficit en relación a las facultades propias de los niños normales, pero en lo esencial no son distintos a ellos.Todos quieren vivir,todos se sienten insatisfechos e incompletos, todos tiemblan sin saber la razón, pues eso es la vida, el temblor de lo desconocido.

Land Art, Arte efímero.

LA TIERRA QUE NO CESA, by Noah Laurance

LA TIERRA QUE NO CESA
Autor: Noah Laurance
Fotografía: Virginia Torres

 

Relacionar al hombre con la Naturaleza , aprovechando las posibilidades que ésta nos ofrece y desarrollar la creatividad.  Una forma de Arte más allá de lo comercial. Una reflexión sobre el trato que damos al entorno, sobre lo que somos. El placer del Arte por el Arte…Por puro deleite.

 

Pero ¿Qué es Land Art?

Land Art es una expresión artística que emplea básicamente materiales de la naturaleza para crear obras de arte interviniendo en el paisaje.

Esta modalidad artística desea poner en relación directa el hombre y la tierra, nos hace reflexionar sobre las distorsiones existentes con la deteriorada naturaleza.

Este arte efímero o comportamiento artístico nace el los años sesenta en el oeste de los Estados Unidos en respuesta a la comercialización del arte como mero objeto, ya sea cuadros o esculturas. En su filosofía la obra de arte no tiene que estar necesariamente en las salas de los museos, tiene que ser accesible y al alcance de todo el mundo, integrado en un entorno paisajístico para que pueda ser apreciado por todo típo de públicos.

En la historia del Arte nos encontramos numerosos ejemplos precedentes a la corriente del Land Art, como los Totems Stonehenge del condado de Wiltshire en el sur de Inglaterra, monumento megalítico que ha despertado la atención y admiración por su extraña, enigmática y sorprendente arquitectura construida con enormes bloques de piedra.

 

Stonehenge de Virginia Torres

Retorno a Stonehenge I
Fotografía: Virginia Torres

 

El Land Art tiene muchas variantes o tendencias. Algunos utilizan materiales para la creación extraídos de la propia naturaleza como piedras, arena, madera, nieve…, interviniendo el paisaje sin que suponga una agresión al medio ambiente, creando instalaciones, body art o pintando árboles como Agustín Ibarrola.

 

El bosque de Oma de Agustín Ibarrola

EL BOSQUE DE OMA
Autor: Agustín Ibarrola
Fotografía: Jsanchezes

 

Otros realizan la intervención sobre paisajes artificiales como ciudades, parques… un ejemplo lo tenemos en las fomosas construcciones forradas de Cristo.

 

Pont Neuf, obra de Chisto

PONT NEUF
Autor: Chisto
Fotografía: Airair

 

 

Actualmente, muchos artistas en todo el mundo continúan trabajando en esta corriente. Os dejo para que os deleitéis, las fotografías de esta obra efímera e intimista de Jim Denevan, que la desarrolla principalmente en playas. Si deseáis saber más de Jim Denevan, os recomiendo visitar este enlace de su propia web.

 

Ocean Beach obra de Jim Denevan

OCEAN BEACH
Autor: Jim Denevan

 

Obra de Jim Denevan

Autor: Jim Denevan

 

Land Art de Jim Denevan en la arena

Autor: Jim Denevan

 

Land Art de Jim Denevan

Autor: Jim Denevan

Lo esencial y la serenidad.

Vivir con la sencillez de la propia existencia, saboreando la esencia de lo que verdaderamente nos da sentido y la autenticidad  que nos proporciona la serenidad, es lo que nos transmite el texto de Ángeles Caso, publicado recientemente en varios medios:
Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio.. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación -al menos la sensación- de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.
Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.
Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.
Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.
También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase.
Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí.
Sólo quiero eso.
Casi nada.
O todo.

 

El destino de la vida humana según Pepe Mújica

Discurso de Pepe Mujica en Río:
El discurso ya se está considerando histórico,
Mujica habló ante una audiencia de mandatarios que con desgano escucharon las verdades brutales que les decía, recien a días del discurso, la prensa internacional y el mundo comienzan a tener en cuenta que no fue un simple discurso el que dijo el presidente uruguayo.

Autoridades presentes de todas la latitudes y organismos, muchas gracias. Muchas gracias al pueblo de Brasil y a su Sra. presidenta, Dilma Rousseff. Muchas gracias también, a la buena fe que han manifestado todos los oradores que me precedieron.
Expresamos la íntima voluntad como gobernantes de apoyar todos los acuerdos que, esta, nuestra pobre humanidad pueda suscribir.

Sin embargo, permítasenos hacer algunas preguntas en voz alta.

Toda la tarde se ha hablado del desarrollo sustentable. De sacar las inmensas masas de la pobreza.

¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas? ¿El modelo de desarrollo y de consumo que queremos es el actual de las sociedades ricas?

Me hago esta pregunta: ¿qué le pasaría a este planeta si los hindúes tuvieran la misma proporción de autos por familia que tienen los alemanes? Cuánto oxígeno nos quedaría para poder respirar?

Más claro: ¿tiene el mundo los elementos materiales como para hacer posible que 7 mil u 8 mil millones de personas puedan tener el mismo grado de consumo y de despilfarro que tienen las más opulentas sociedades occidentales? ¿Será eso posible?

¿O tendremos que darnos otro tipo de discusión?

Hemos creado esta civilización en la que hoy estamos: hija del mercado, hija de la competencia y que ha deparado un progreso material portentoso y explosivo.

Pero la economía de mercado ha creado sociedades de mercado. Y nos ha deparado esta globalización, cuya mirada alcanza a todo el planeta.

¿Estamos gobernando esta globalización o ella nos gobierna a nosotros?

¿Es posible hablar de solidaridad y de que “estamos todos juntos” en una economía que basada en la competencia despiadada? ¿Hasta dónde llega nuestra fraternidad?

No digo nada de esto para negar la importancia de este evento. Por el contrario: el desafío que tenemos por delante es de una magnitud de carácter colosal y la gran crisis que tenemos no es ecológica, es política.

El hombre no gobierna hoy a las fuerzas que ha desatado, sino que las fuerzas que ha desatado gobiernan al hombre. Y a la vida.
No venimos al planeta para desarrollarnos solamente, así, en general. Venimos al planeta para ser felices. Porque la vida es corta y se nos va. Y ningún bien vale como la vida. Esto es lo elemental.

Pero la vida se me va a escapar, trabajando y trabajando para consumir un “plus” y la sociedad de consumo es el motor de esto. Porque, en definitiva, si se paraliza el consumo, se detiene la economía, y si se detiene la economía, aparece el fantasma del estancamiento para cada uno de nosotros.


Pero ese hiper consumo es el que está “agrediendo” al planeta.

Y tienen que generar ese hiper consumo, cosa de que las cosas duren poco, porque hay que vender mucho. Y una lamparita eléctrica, entonces, no puede durar más de 1000 horas encendida.
¡Pero hay lamparitas que pueden durar 100 mil horas encendidas!
Pero esas no, no se pueden hacer; porque el problema es el mercado, porque tenemos que trabajar y tenemos que sostener una civilización del “úselo y tírelo”, y así estamos en un círculo vicioso.

Estos son problemas de carácter político.
Nos están indicando que es hora de empezar a luchar por otra cultura.

No se trata de plantearnos el volver a la época del hombre de las cavernas, ni de tener un “monumento al atraso”.
Pero no podemos seguir, indefinidamente, gobernados por el mercado,
“sino que tenemos que gobernar al mercado”.

Por ello digo, en mi humilde manera de pensar, que el problema que tenemos es de carácter político.
Los viejos pensadores –Epicúreo, Séneca y también los Aymaras- definían: “pobre no es el que tiene poco sino el que necesita infinitamente mucho”.
Y desea más y más.

“Esta es una clave de carácter cultural”

Entonces, voy a saludar el esfuerzo y los acuerdos que se hagan.
Y lo voy acompañar, como gobernante.
Sé que algunas cosas de las que estoy diciendo “rechinan”.
Pero tenemos que darnos cuenta de que la crisis del agua y de la agresión al medio ambiente no es la causa.
La causa es el modelo de civilización que hemos montado.
Y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir.

Pertenezco a un pequeño país muy bien dotado de recursos naturales para vivir. En mi país hay poco más de 3 millones de habitantes.
Pero hay unos 13 millones de vacas, de las mejores del mundo.
Y unos 8 o 10 millones de estupendas ovejas.
Mi país es exportador de comida, de lácteos, de carne.
Es una penillanura y casi el 90% de su territorio es aprovechable.

Mis compañeros trabajadores, lucharon mucho por las 8 horas de trabajo. Y ahora están consiguiendo las 6 horas.
Pero el que tiene 6 horas, se consigue dos trabajos; por lo tanto, trabaja más que antes.
¿Por qué?
Porque tiene que pagar una cantidad de cosas: la moto, el auto, cuotas y cuotas y cuando se quiere acordar, es un viejo al que se le fue la vida.

Y uno se hace esta pregunta: ¿ese es el destino de la vida humana?
¿Solamente consumir?

Estas cosas que digo son muy elementales: el desarrollo no puede ser en contra de la felicidad.
Tiene que ser a favor de la felicidad humana; del amor a la tierra,
del cuidado a los hijos, junto a los amigos. “Y tener, sí, lo elemental”

Precisamente, porque es el tesoro más importante que tenemos.
Cuando luchamos por el medio ambiente, tenemos que recordar que el primer elemento del medio ambiente se llama “felicidad humana”

                                                                                           

El libro de la vida de Krishnamurti

Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el «tú» y el «yo», sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica, ¿no es así?, que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; porque su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bhagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas. ¿No es, acaso, importante descubrir, ver todo el significado de la interferencia, de la influencia, ver la afirmación del «yo», que es lo opuesto de lo anónimo? Viendo todo eso, surge inevitablemente la pregunta: ¿Es posible originar de inmediato ese estado de la mente libre de influencias, el cual no puede ser afectado por su propia experiencia ni por la experiencia de otros, ese estado de la mente incorruptible, sola? Únicamente entonces es posible dar origen a un mundo diferente, a una cultura y una sociedad diferentes donde puede existir la felicidad.

El libro de la vida de Khrishnamurti.

Todo lo que ocurre tiene un sentido.

Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

– Jorge Luis Borges –

 

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que, en cambio, con las penas pasa al revés: Se achican. Tal vez lo que sucede, es que AL COMPARTIR, LO QUE SE DILATA ES EL CORAZÓN. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro.

 

“Mi percepción, a medida que envejezco, es que NO HAY AÑOS MALOS. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.
Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla dependen de nosotros; el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo.

“SER FELIZ ES UNA DECISIÓN”, no nos olvidemos de eso.
Publicado en Buenas noticias.

 

 

La tortura en las cárceles españolas hoy.

Nuria Güell es una artista comprometida con la sociedad. Ella investiga la ética de las instituciones, esta vez nos habla sobre el régimen FIES que se aplica en las cárceles de España lo que significa una tortura institucional solapada y escondida por las autoridades y los medios de comunicación tradicionales. Podemos encontrar más información sobre el tema en la webhttp://www.nuriaguell.net/projects/17.html

El primer hombre y la primera mujer se miraron con curiosidad…

¿Se pueden inventar verbos?. Quiero decirte uno: Yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida…

 

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 2.400 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 4 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Resistir siendo felices.

entregar, felicidad

Tras la resaca de unas fiestas austeras y la incertidumbre por delante, resulta refrescante leer artículos como éste, donde se nos anima a ser felices…para resistir.

Feliz año nuevo

Yo les voy a pedir que sean felices

 31 DIC 2012 . El País.

Empezamos mal, lo sé. La detestable herencia de 2012 proyecta una borrasca de negros nubarrones sobre nuestras cabezas. Hemos dado sangre, sudor y lágrimas, a cambio de más sangre, de más sudor y de más lágrimas, pero todavía quieren más, aún dicen que no es suficiente. Que, de momento, no van a subir el IVA, así que lo subirán. Que quizás ha llegado el día de revisar el derecho a la huelga, así que lo limitarán. Que tanta manifestación da muy mala imagen de nuestro país, así que buscarán una fórmula para seguir despojándonos de nuestro patrimonio, vendiendo empresas públicas, desmontando servicios, deteriorando la democracia y endureciendo las condiciones de vida de los más débiles, sin que la gente salga a la calle a protestar. Ahora la estupidez sucede al crimen. Nada tan oportuno como este viejo verso de Luis Cernuda para saludar al año que empieza.

Y sin embargo, yo les voy a pedir que sean felices. Que busquen en su interior la llama de una ilusión pequeña, pero tenaz, y la alimenten con mimo durante los 365 días que nos esperan. Que se cuiden, y cuiden a los que tienen cerca. Que sonrían a los adultos, que les hagan cosquillas a los niños. Que canten viejas coplas, alegres o nostálgicas, y bailen agarrados, que se besen mucho, todo lo que puedan, y se esmeren en cocinar platos sabrosos, barrocos, para disfrutarlos juntos en mesas vestidas con manteles blancos. Que aprovechen las mañanas de sol y las tardes de lluvia. Que se muestren orgullosos de su amor. Que lo derrochen.

La amargura nos hará débiles. La indiferencia, la desesperanza, la desunión de las víctimas, fortalece siempre a los culpables. No lo consientan. No les dejen entrar en su casa, emborronar sus paredes, secar sus macetas, acechar el sueño de sus hijos. Sean fuertes, por favor, y sean felices. Porque la felicidad es la mejor manera de resistir

 

Siguiente Entradas recientes