El que tiene padrino se bautiza

Resulta desalentador que el viejo refrán “El que tiene padrino se bautiza”, tan en boga en los tiempos oscuros de nuestra historia reciente, cobre todo su sentido en la actualidad.

La última convocatoria de empleo público ofertada por el ayuntamiento de Madrid, con 187 plazas de Trabajador Social y a la que concurrimos unos 2.000 opositores, encierra la intención oculta de “colocar” en uno de esos puestos de trabajo, a la sobrina de Ana Botella. Los opositores que no superamos dichas pruebas, quedamos fuera, como es de ley según las bases establecidas en dicha convocatoria, y según el refrán, no tenemos “padrino”. No así para el caso de quién tiene, no solo “madrina”, sinó, además “tia-alcaldesa”  de Madrid. En éste caso, no superar la oposición no debe preocuparle a la super “ahijada”, ya que finalmente consiguió un puestazo , nada menos que de asesora de un área de Servicios Sociales  en el Ayuntamiento de madrid. Así están las cosas, para avergonzarse de tanta corrupción, para indignarse ante tanta hipocresía, para el descrédito del sistema… o para constatar que existen la perversidad de las hadas madrinas…

Presento uno de esos correos que circulan sobre éste asunto:

No han tenido bastante colocando con calzador a la hermana de Esperanza Aguirre, …el saqueo continua, por si no había suficientes asesores en el ayuntamiento de Madrid, toma otra taza….
La sobrina de la alcaldesa de Madrid se llama, Ana Robredo Botella, es una joven de 32 años que lleva muchos años intentando ser empleada pública, por lo que se ha presentado a varias convocatorias de plazas en diferentes administraciones.

Ha tenido una oportunidad buenísima en la última convocatoria de 187 plazas para Diplomados Sociales del Ayuntamiento de Madrid (con su tía, ejerciendo ya de alcaldesa, no electa al ser designada por Gallardón).
Durante dicho proceso incluso se vio envuelta en una polémica por la revisión de su segundo examen, suspendido en primer momento, aprobado tras ser revisado.
Pero al final del proceso no ha conseguido una de las plazas que llevaba ansiando tanto tiempo. Hasta aquí puede parecer algo normal, lo peculiar, es que  no hay mal que por bien no venga, y por lo evidente, ha sido mejor suspender, porque antes de que las personas que han obtenido las plazas legalmente puedan elegir sus correspondientes destinos, a esta muchacha, se la ha contratado como “ASESORA” de Servicios Sociales en la Junta Municipal del distrito de Fuencarral, precisamente en uno de los destinos más apetecibles que deberían haber correspondido a las personas que han obtenido la plaza opositando, y que curiosamente es de los más próximos a su domicilio.

 

Está visto que esta muchacha no sufrirá los rigores del paro de miles de jóvenes españoles preparadísimos, que incluso  se han visto obligados a emigrar lejos de sus familias.

 

Esta es la doble moral de nuestros políticos, están consiguiendo desmantelar el estado de bienestar que tanto nos costó, han acusado a los ciudadanos, pensionistas, parados, empleados públicos,… de derrochar,  no producir y obligarles a que se resignen, mientras cercenan los derechos más básicos. Mientras se han dedicado a saturar el ayuntamiento de amigos y familiares (entre otras cosas para financiarse ellos mismos).

 

¡Contratan como asesora a una persona que no ha superado la oposición!, por obra y gracia del dedo divino de su tía. Para asesorar  a saber el ¿qué? o a ¿quiénes?.

 

La señora Botella justificó la boda de su hija en El Escorial: ”cada una casa a su hija lo mejor que puede”, imagino que en esta ocasión su excusa  (si la tiene) será: “cada una coloca a su sobrina lo mejor que puede”

 

 

 
 

 

Vigilados por el sistema

La Peligrosa Manzana Electrónica

Publicado el 03/10/2012 por 

La conocida marca de productos electrónicos que ostenta en su logo una manzana, presuntamente forma parte del sistema que pretende esclavizarnos y recortar nuestras libertades; ha patentado una tecnología que puede inhabilitar las transferencias de fotos y vídeos de sus teléfonos si estás en una manifestación por ejemplo y lo requiere la policía, asimismo, en un ordenador portátil del FBI han sido encontrados 12 MILLONES de datos de usuarios de sus “lujosos” teléfonos, esto y mucho mas es lo que contamos en el siguiente vídeo…

Libros gratis para tiempos duros

En éste tiempo de asfixia, donde asistimos atónitos a la diaria sustracción de derechos sociales e individuales a la que nos someten los llamados “gobernantes”. No les basta con dinamitar la Sanidad, la Educación, los Servicios Sociales, privarnos de nuestros legítimos sueldos, pagas extraordinarias o días de vacaciones. Ahora van a robarnos el derecho de manifestarnos, de utilizar el espacio público como lugar de convivencia, donde expresarnos libremente. ¿Hasta donde?.

Afortunadamente, la creatividad y el empeño de personas y colectivos por difundir la cultura, más allá de intereses comerciales, nos lleva a disfrutar de propuestas como ésta, donde el Libro, con mayúsculas es el protagonista. Una herramienta que puede ser gratuita y que es fundamental en el desarrollo de la persona, en el sentido más amplio. En contrapartida a la asfixia a la que nos someten, un nuevo lugar de encuentro surge en Madrid:

Una librería en Madrid donde puedes no pagar

Sergio C. Fanjul. El país.

El libro es, sin duda, el perfecto producto cultural anticrisis. No resulta demasiado caro y permite mucho tiempo de entretenimiento y formación, así que la ratio euros/hora sale bastante rentable, sin contar los demás beneficios que producen en el espíritu del lector. Y además, el libro no ha sufrido la brutal subida del IVA en la cultura. Pero, ¿y si hubiera una librería donde los libros fueran completamente gratuitos? ¿En qué cabeza cabe?

Puede parecer una locura, pero en eso consiste el proyecto Libros Libres (Covarrubias, 7, bajo derecha) que recientemente ha abierto sus puertas en el madrileño barrio de Chamberí. Un espacio pequeño y acogedor con las paredes repletas de libros donde uno puede presentarse y elegir los volúmenes que quiera. Aquí no hacen falta guardias de seguridad, alarmas o arcos magnéticos: todo es gratis.

“Es un proyecto alejado de los vínculos económicos, puedes venir tengas dinero o no”, explica Alejando de León, uno de los promotores. “Queremos facilitar el acceso gratuito a la lectura y al cine [también tienen un videoclub en el que duerme un enorme oso panda de peluche]. Así los suscriptores no tienen ninguna ventaja sobre los no suscriptores. Los que no puedan permitirse pagar la suscripción, pueden venir igualmente”. La ayuda que piden es de 12 euros al año, es decir, un euro de nada al mes, lo que cuesta un café, que diría un político despistado. Como explican, no es necesario pagar si no se puede, pero hay gente solidaria que incluso decide ayudar con 50 o 100 euros. Por supuesto, también se puede colaborar donando libros, esta es una parte importante del flujo de volúmenes, o trayendo café, tarta o cualquier otra cosa rica. Necesitan 365 suscriptores para que el proyecto sea viable económicamente y continúe después del primer año de andadura. Y no va mal la cosa: en los primeros 12 días abiertos consiguieron más de 120 socios.

Una cosa que sorprende es la calidad de los libros que aquí se encuentran. Muchos de ellos fueron donados por fundaciones y editoriales, y no conforman el típico cementerio de libros sin interés y hechos polvo que se ven en otros locales con propuestas parecidas, como bares con bookcrossing en los que solo quedan residuos editoriales bastante tóxicos o destartaladas bibliotecas de asociaciones o centros socialesokupados. “La gente que viene no trae libros malos, trae libros interesantes, que piensan que pueden gustar a la gente, en buenas ediciones. No esos que nadie quiere tener en casa”, explica Elisa Ortega, otra de las promotoras. Libros de editoriales potentes, algunas novedades, y repartidos en diferentes secciones de Infantil a Poesía o Filosofía: “esta sección es continuamente reordenada por los estudiantes de filosofía que vienen, se ve que no soportan ver a Platón al lado de Ortega y Gasset…”, bromea De León.

Y es que la gente se entusiasma con este proyecto. Muchos se han ofrecido para trabajar voluntariamente en este espacio, donde uno puede además sentarse a leer en un mullido sofá o hacer consultas en un ordenador. La verdad es que es el lugar ideal para que se forme una espontánea tertulia de lectores habituales, como dice la leyenda que se forma en las buenas librerías en torno a un buen librero. Por lo pronto, los organizadores ya barajan la posibilidad de organizar talleres o proyecciones y abrir nuevas posibilidades para este espacio.

El proyecto está inspirado en The Book Thing of Baltimore, una gran librería gratuita en esta ciudad estadounidense. “Un hombre empezó recogiendo libros, los que consideraba buenos, y los vendía a unos 50 céntimos. Los guardaba en su garaje, pero tenía tantos que empezó a repartirlos de manera gratuita. Tanta gente se interesó por el proyecto que el garaje se le quedó pequeño y tuvo que mudarse a otro almacén. Ahora entran y salen de ese local miles de libros semanalmente. Se ha hecho muy famoso en la región”, explica Ortega. 150.000 libros por persona y día es el límite que se han puesto, en clave de humor, en The Book Thing.

En el caso madrileño, Libros Libres nació de la ONG Grupo 2013, un grupo de más de 100 voluntarios que se dedica a dar clases a niños con dificultades académicas (y de otros tipos) que sufren riesgo de exclusión social. En el extranjero colaboran con diferentes centros educativos, envían libros (dentro del proyecto Algo para leer, del que surgió la librería) y tienen a 125 niños becados en países como Nepal, Nicaragua, Colombia, etc.

¿Y qué piensa de esto el atemorizado sector librero y editorial? “Nosotros no nos vemos como competencia sino como complemento. Al final, la cultura genera más cultura, se fomenta el hábito de lectura. Algunas editoriales nos han donado libros y no hemos tenido quejas”, explican los libreros. Curiosamente Libros Libres se inauguró por las mismas fechas que se inauguró, con gran algarabía, el nuevo coloso de las librerías madrileñas, La Central de Callao.

Con la que está cayendo faltan las excusas para no pasarse por Libros Libres a liberar tus libros o a coger otros libros ya liberados. Y luego, a refugiarse a leer en un buen sofá mientras fuera el mundo se derrumba.

Madrid: acontecimientos 25 S y 29 S

Ésta es una mirada desde un punto de vista ajeno a la realidad social de los hechos y de los medios de comunicación que llenan el panorama informativo actual. Quizá una mirada objetiva. Así nos ven, así es la imagen que proyectamos.

Madrid On The Brink: S25 S29

Por 

Este cortometraje narra los acontecimientos del 25 de septiembre al 29 en Madrid,
España, donde decenas de miles de personas han salido a las calles para
exigir la dimisión del gobierno y el fin de la policía
brutalidad. Muchas de las protestas terminaron en enfrentamientos con la policía.
Desde el stand off comenzó el 25 de septiembre, las imágenes de la policía
brutalidad han viajado por el mundo entero, la gente impactantes e inspiradores
de toda Europa y que conduce a un día internacional de acción sobre el
29 de septiembre. Esta película cuenta la historia de por qué tanta gente tomó
las calles y sigue a estos acontecimientos a medida que se desarrollaba. Ir a globaluprisings.org para toda la serie de mini-documenaries sobre las reacciones a la crisis económica en todo el mundo.

Sentidos, gastronomía y sexo

Entre los registros conservados en nuestro cerebro, se hallan instintos transmitidos desde nuestros ancestros, ubicados en eso que los neurólogos denominan “cerebro reptiliano”. Allí permanecen la alerta, la agresividad, la supervivencia… pero también la capacidad de percibir a través de los sentidos,  enlazados con el sexo y enlazados también con las sutilezas derivadas de este tronco común y desarrolladas, a la par que la especie humana. Utilizar todas las posibilidades, nos aporta el placer por la vida.

Comparto un artículo interesante sobre este tema:

Los sentidos, la gastronomía y el sexo

La naturaleza y el sexo

Raimundo García…

En la especie humana, el olfato fue el segundo placer en aparecer tras el sexo. Uno de sus hechos esenciales es que la capacidad del cerebro para acumular nuevas experiencias se agota con la edad, sobre todo porque los quimiorreceptores de la pituitaria nasal se van muriendo. En este sentido, la prestigiosa enóloga de la Universidad de California Ann Noble ha sido muy expresiva: «…déjenme darles una noticia mala y otra buena: dispónganse a experimentar una pérdida progresiva del olfato a partir de los treinta años, pero prepárense también para disfrutar cada vez más del olor de sus recuerdos». ¡El olor de nuestros recuerdos!; una maravillosa evocación donde quizás se encuentre el origen de esa manida frase que algunos esgrimen cuando se les pregunta por una experiencia gastronómica concreta: estaba bueno, sí, pero ¡la mejor cocinera del mundo es (o era) mi madre! Esta es la última razón por la que los incondicionales de la cocina tradicional no ansían nuevas experiencias gastronómicas; les basta con evocar los potentes aromas y sabores del pasado a través de las vagas sensaciones que ahora solamente intuyen.
Pero el olfato también está estrechamente vinculado al sexo ya que tanto el hombre como la mujer secretan feromonas a través de su piel y mucosas. Las feromonas son sustancias liberadas por un individuo que provocan sobre los restantes de la misma especie, normalmente de sexo contrario, una respuesta estereotipada de su comportamiento, acompañada o no de algunos cambios endocrinológicos que facilitan la respuesta sexual mutua. En el cuerpo humano las feromonas se encuentran en el esmegma del pene, el flujo vaginal y la secreción de las glándulas apocrinas relacionadas con las regiones del cuerpo humano más ricas en vello. De ahí quizás procedan el refrán español de ‘hombre velloso, o rico o lujurioso’ y la típica frase de ‘aquí huele a sexo” para señalar los lugares donde se practica.
El sentido del gusto es más sencillo y aversivo que el del olfato pues surgió en los seres vivos para asegurar la ingestión de nutrientes y rechazar los potenciales agentes tóxicos. Por eso casi todos los mamíferos responden positivamente al sabor dulce ya que la glucosa es la fuente esencial de energía y de su ingesta depende la supervivencia del individuo. Sobre los alimentos y sustancias potencialmente comibles que influyen en el comportamiento sexual (los comúnmente llamados afrodisíacos) existen tres tipos fundamentales dependiendo de que su mecanismo de acción sea incrementar el deseo sexual o libido, la potencia de los órganos genitales o el placer durante el coito.
Los excitantes de la libido actúan a nivel del sistema nervioso central modificando la producción de neurotransmisores específicos o las concentraciones en sangre de las propias hormonas sexuales. Estos afrodisíacos son efectivos en ambos sexos aunque como la mayoría incrementan sobre todo los niveles de testosterona, su uso es más específico en el sexo masculino. Algunos ejemplos son la ambreína (un componente del ámbar gris del cachalote), el Lithospermum arvense o mijo del sol, el nabo común o Brassica rapa y una mítica sustancia, la bufotenina, que se encuentra en la piel, veneno y glándulas de diversas especies de sapos y es el ingrediente activo de la ‘piedra india del amor’. Esta última sustancia, que también se obtiene de algunos vegetales y hongos, es un potente alucinógeno y su ingesta puede tener graves consecuencias para la salud.
Los afrodisíacos más de moda hoy son los que incrementan la potencia sexual, fundamentalmente del hombre aunque también son efectivos en la mujer, ya que actúan facilitando la erección del miembro viril. Los más importantes son el sildenafilo o Viagra y sus derivados, medicamentos no desprovistos de efectos secundarios y contraindicaciones pero que han supuesto la revolución en el tratamiento de la impotencia masculina (¡ojo!, que ahora muchos de supuestos afrodisíacos naturales vendidos ilegalmente los contienen, sin que se advierta de ello en la etiqueta); el Panax ginseng (del latín, panacea) muy empleado como antioxidante general y afrodisíaco en la medicina china y el peligrosísimo popper (nitrito de amilo) muy popular entre la población gay y cuyo abuso puede ser fatal.
Otros afrodisíacos son los que por irritación aumentan la sensibilidad de las mucosas durante el coito para potenciar la percepción de las sensaciones. Entre ellos se encuentran algunas sustancias que desde antiguo han sido oscuro objeto de deseo para los adictos al sexo pero que tienen importantes efectos adversos, como la cantaridina, un polvo con notables propiedades congestivas e inflamatorias sobre las mucosas que se obtiene machacando al insecto verdoso conocido como cantárida o mosca española, y la yohimbina, que extraída de la planta Corynanthe yohimbe tiene potente capacidad irritativa sobre las mucosas, además de multitud de acciones tónicas cardiovasculares, algunas de ellas indeseables.
En este grupo de estimulantes de las mucosas genitales por irritación es donde se integran la mayor parte de los alimentos con supuestos efectos afrodisíacos, principalmente por su elevado contenido en sustancias volátiles que se excretan por la vía urinaria. Entre ellos se encuentran el anís, el coriandro, la albahaca, el hinojo, la salvia, el azafrán, el ajo, el jengibre, los espárragos, el apio, las alcachofas, las almendras, la guaraná, el grano de terciopelo, algunos moluscos como las ostras y por supuesto, el chocolate, uno de los más emblemáticos alimentos afrodisíacos. La capacidad de todos estos alimentos para estimular las relaciones sexuales ha sido estudiada en diversos modelos experimentales recogidos por la literatura científica aunque el trabajo más curioso dentro de ellos es el que relaciona la ingestión de chocolate con la actividad sexual de la mujer (Salonia A et al. Chocolate and women’s sexual health: An intriguing correlation J Sex Med. 2006 May; 3(3):476-82).
Aunque en el placer gastronómico (o sexual) no todo es olfato y gusto. En los niños, que son perceptores globales pues aún no han desarrollado su memoria gustativa, la vista y el tacto son tan importantes como el sabor dulce. ¿Qué chaval se comería un plato de alcachofas con habitas, guisantes y choco sin un entrenamiento intensivo previo? En la civilización occidental está claro que la comida (y el sexo) primero han de entrar por los ojos. De aquí surge el concepto de erotismo, entendido este como el estímulo visual o auditivo que provoca excitación sexual, lo cual entronca perfectamente con la emoción que provoca en muchos aficionados al buen comer la contemplación del paisajismo gastronómico que, como movimiento culinario estético, ha llevado a la cocina española a triunfar en el mundo.
Sobre el papel del sonido en la gastronomía un perfecto ejemplo es la intuitiva y perceptible diferencia que se establece entre alimentos crujientes y crocantes. En los crujientes predomina la audición por vía aérea de los sonidos que, saliendo de la boca circulan fuera de ella hasta alcanzar el pabellón auricular. En la percepción de los crocantes, a la especial estimulación de los receptores sensoriales para la presión, el cizallamiento y el movimiento de las mandíbulas, se suma la transmisión directa por vía ósea hasta la cóclea del sonido que se genera al masticar el alimento. ¡Prueben si no a taparse los oídos para ingerir alimentos crujientes y crocantes y percibirán la diferencia! En el colmo de refinamiento, Heston Blumenthal en su restaurante The Fat Duck de las inmediaciones de Londres ha propuesto asociar a la ingesta de los alimentos algunos de los sonidos presentes en su habitat natural; por ejemplo, el sonido del mar suministrado por los auriculares de un iPod para la degustación de unas ostras. En el sexo, la conexión con el sonido es mucho más evidente, ya sea a través de los mecanismos instintivos existentes en numerosas especies animales, como ocurre con el canto del macho para atraer a la hembra, o mediante los sonidos, música y palabras eróticas que los amantes se susurran al oído en la especie humana.
Aunque es obvio que sexo y tacto son inseparables, pues sin este último una relación difícilmente puede culminar en el orgasmo, la relación entre ambos va más allá de lo genital. Por una parte, la caricia es uno de los actos que distinguen a los primates del resto de los mamíferos y, por otra, resulta que el tacto dentro de la relación sexual también significa sumisión, poder, intimidad, placer, atracción y gusto. En la gastronomía también el tacto es muy importante. Uno de los grandes desafíos para los científicos básicos del siglo XXI está siendo desentrañar los mecanismos moleculares y fisiológicos que sustentan la percepción oral de las texturas de los alimentos y como estas influyen en el placer gastronómico. De hecho, mientras que la mayoría de los intríngulis del olfato y el gusto ya parecen haber sido desentrañados, la asignatura pendiente para la ciencia continúa siendo el tacto, más aún desde que la introducción progresiva de compuestos poliméricos complejos, algunos de ellos en forma de materias blandas inestables que a veces solo tienen una vida media de minutos, ha producido una infinidad de nuevas texturas en los alimentos, lo que ha sido fundamental para el desarrollo de la cocina de vanguardia de finales del siglo XX. Toquemos madera sin embargo, porque parece que hablar ahora de las texturas en la alta cocina es algo superado; casi un tabú sobre el que es mejor pasar de puntillas. Menos mal que por ahora nadie ha propuesto quitarle relevancia el tacto y sus variaciones dentro del sexo, porque si no, estábamos aviados.

 

Siguiente Entradas recientes